Diario Vasco
img
Autor: IvanCastillo
Cinco más para el Bilbao BBK Live 2015
img
Ivan Castillo Otero | 05-02-2015 | 11:39| 0

Estupendo, nuevas confirmaciones para el Bilbao BBK Live 2015. Cuando anuncian novedades, es como cuando llegan los Reyes Magos: tienes varios paquetes y los vas abriendo poco a poco para ver qué hay dentro. Pues bien, la décima edición del festival bilbaíno cuenta desde ayer con cinco conjuntos más en su plantel.

alt-J destacan por encima de los demás. Nacieron en 2007 en Leeds, Reino Undo, ciudad de la que también son Kaiser Chiefs, que ya han tocado en Kobetamendi en dos ocasiones. An Awesome Wave fue su primera referencia, publicada en 2012. Su segundo disco se llama This Is All Yours y llegó el pasado 22 de septiembre de 2014. Alcanzó el número uno en Reino Unido, copiando el éxito de su predecesor. También llegará a tierras vizcaínas Azealia Banks, una joven intérprete y compositora de rap y hip hop de Harlem, Nueva York. Presenta Broke With Expensive Taste, su primer disco largo, y ser de esa zona de la ciudad ya le da como un caché especial.

Las otras tres confirmaciones son Sheppard, sexteto australiano en activo desde 2009 que trae bajo el brazo su debut (Bombs Away), los belgas Triggerfinger, formados en 1998 y con cuatro discos de estudio y dos grabados en directo, y la joven formación neoyorquina The London Souls, con raíces plantadas en el rock and roll de toda la vida e influencias básicas que van desde Led Zeppelin y Cream hasta The Beatles o The Hollies.
Todo esto está genial, pero lo mejor es dejarles un tema de cada grupo y que vayan haciendo oído. Luego ustedes decidan si quieren seguir rebuscando algo más de alguno de los conjuntos. Adjunto en el siguiente orden “Left Hand Free” de alt-J, “Chasing Time” de Azealia Banks, “Geronimo” de Sheppard, “Perfect Match” de Triggerfinger y “The Sound” de The London Souls.

Ver Post >
La influencia básica armenia de System of a Down
img
Ivan Castillo Otero | 27-01-2015 | 1:49| 0

Recuerdo esos años del instituto. Éramos unos paquitos mal vestidos pero muy honestos, humildes y simpáticos. Ahora eso ya no se lleva. Vivíamos absorbidos por lo que sucedía cerca de casa y no mirábamos mucho más allá de los clásicos musicales. Escuchábamos todo el Rock Radical Vasco, lo nacional más rockero y lo que nos llegaba por herencia de Estados Unidos (Ramones sobre todo) y Reino Unido (Sex Pistols, The Clash…). Confieso que hoy en día escucho todo lo nuevo y lo que llega de lejos pero me sigo emocionando con aquellas bandas que supusieron mi despertar musical y, en cierto modo, político. No sé qué habría sido de mí sin ellos.

Un buen día a alguien se le ocurrió hablar de System of a Down. No ha sido el grupo que querría que sonara en mi funeral pero, de alguna manera, marcaron un antes y un después en mi vida musical. Tienen varios aspectos muy interesantes como su origen. Son una banda de Estados Unidos pero todos sus miembros tienen otra procedencia que no es la del gran gigante americano.

Serj Tankian, cantante, nació en Beirut (Libano) puesto que su familia huía de los problemas que sufría Armenia, país del que eran oriundos, y a los siete años se trasladó con sus progenitores a Los Ángeles escapando de la Guerra Civil de Libano de 1975. Actualmente vive en Nueva Zelanda. En el colegio armenio al que fue en Estados Unidos conoció a Daron Malakian, guitarra. Este tuvo una vida más tranquila, puesto que nació Los Ángeles, pero las raíces de sus progenitores son de Armenia, Irak e Irán. Shavarsh Odadjian, bajista, nació en Ereván, actual capital de Armenia y exrepública socialista y soviética, y pronto se mudó a la misma ciudad estadounidense en la que residían sus compañeros de banda. También fue a parar al mismo centro educativo que sus otros dos compañeros de grupo. Finalmente, John Dolmayan, batería, nació en Beirut y es de padres libaneses y armenios. Durante la Guerra Civil de Libano casi pierde la vida por una bala perdida que impactó en su cama cuando no se encontraba en ella y decidieron emigrar a Canadá (Toronto y Montreal) en un primer momento para terminar en California.

Todo este revuelto de orígenes, viajes huyendo de guerras y mestizaje familiar hace que su música esté fuertemente influenciada por sonidos que no se encuentran en Estados Unidos. Su compromiso social es otro tema que hay que tener en cuenta. Cantan en contra del maltrato infantil, la violencia, la guerra, los genocidios, la pornografía, el machismo, la homofobia, la xenofobia o la desigualdad. Son una banda diferente que se coló en ese selecto círculo de conjuntos que escuchábamos en el instituto y por ese toque diferente que tienen siempre les guardo un lugar diferenciado en mi biblioteca musical. Tanto me gustó su sonido la primera vez que los escuché que corrí a comprarme sus tres primeros discos (System of a Down, Toxicity y Steal this album!) a la primera tienda que encontré. Aquellos tiempos en los que se compraban discos, qué bonito era todo. Si no los conocen, este es un recorrido cronológico corto para iniciarse por algunos de sus hits:

“War”, “Sugar” y “Spiders” (System of a Down, 1998)

“Toxicity”, “Prison Song” y “Chop Suey!” (Toxicity, 2001)

“Boom!”, “Innervision” y “Fuck the System” (Steal this album!, 2002)

“B.Y.O.B”, “Question!” y “Cigaro” (Mezmerize, 2005)

“Hypnotize”, “Lonely Day” y “Kill Rock and Roll” (Hypnotize, 2005)

Ver Post >
Sutura siguen en pie
img
Ivan Castillo Otero | 21-01-2015 | 3:54| 0

Desde lo más profundo de Trintxerpe, con una buena ración de mala leche en cada estrofa de sus canciones y siendo la versión guipuzcoana de La Polla Records en lo que a estética y rollo se refiere, Sutura siguen en pie. Estos chicos, que crean ritmos con raíces en lo que hicieron en otras épocas UK Subs o Sex Pistols con un toque importante del punk que se ha hecho en Euskadi desde los tiempos del Rock Radical Vasco, presentan después de muchos años de carretera su primer videoclip oficial y currado.

Los donostiarras y los que vivan en las cercanías habrán reconocido fácil que la pieza está grabada en el puerto de Pasajes, cerquita de la casa de esta banda. El tema que han elegido, encuadrado en Héroes de mierda, su nueva referencia, se llama “Seguimos en pie”. Es una declaración de intenciones y básicamente es lo que llevan haciendo desde hace más de una década. Siempre han tenido un estilo muy marcado y han escapado de las diferentes modas que han ido apareciendo en la escena, como la skin y similares.

Si no los han visto en directo nunca, miren el vídeo. Ahí podrán encontrar algunos fragmentos de sus conciertos. Uno me hace especial ilusión, puesto que lo grabé yo con una cámara cutre de fotos que tenía aquel 1 de diciembre de 2007 en el Gaztetxe Kataxulo de Oiartzun. No dejan indiferente a nadie, ofrecen tralla y el espectáculo corre por cuenta de su vocalista, Anartz. Si no los conocen, denles una oportunidad. No dejen de seguirlos.

Ver Post >
Frenetik a escena
img
Ivan Castillo Otero | 13-01-2015 | 12:04| 0

Fonta, exbajista de Kaotiko y Kaos Etiliko, se lo ha montado por su cuenta. Los que hemos seguido la escena punk nacional, lo recordamos también de algunos conciertos de La Polla Records en los que hacía los coros a la banda de Evaristo. Su nuevo grupo se llama Frenetik y se ha rodeado de músicos curtidos en mil batallas. Fonta será el encargado de la voz y le acompañarán Unai Olalde, actual cantante y guitarrista del grupo Eratu, a la guitarra y los coros; Xabi Seko, ex bajista del grupo Hesian, al bajo y los coros; y Eneko Larrañaga, ex batería de grupos como Txapelpunk y Norelax, le dará a la caja, bombo y platos.

El primer videoclip de Frenetik ya está aquí. Suena bien, rápido y sencillo. Tal vez falte trabajar un poco las voces; es la primera vez que este peso cae por completo sobre los hombros de Fonta. La canción se llama “Mi mansión” y forma parte de Guillotina, el primer redondo que verá la luz antes de que termine este mes de enero. La pieza audiovisual ha sido dirigida, editada y producida por Lohitzune Sistiaga, con fotografía de Koteto Camacho y la participación del actor Joseba Etxeberria. Les seguiremos la pista, a ver cómo evoluciona la formación. ¡Mucha suerte!

 

Ver Post >
Siempre es buen momento para el “Never Mind the Bollocks”
img
Ivan Castillo Otero | 09-01-2015 | 11:44| 0

1977 es un año que está marcado a fuego en la historia del punk. Se dice que en ese momento comenzó la gran explosión. Es difícil marcar un punto de partida exacto, pero lo cierto es que el Never Mind the Bollocks, Here’s the Sex Pistols vio la luz el 28 de octubre de aquel mismo año. La polémica lo acompañó desde su nacimiento, aquella sociedad inglesa no estaba preparada para que “testículos” estuviera en el título de un álbum. Hubo acciones legales para vetarlo, pero aquí estamos, en 2015, escuchándolo sin ningún problema y con su nombre original. Yo, como otros muchos, me he llegado a comprar la camiseta con la portada del disco sin ningún problema. Si los censores de la época levantaran la cabeza…

Siempre es un buen momento para escucharlo y yo me lo puse aprovechando el final de las fiestas navideñas. No llega a los cuarenta minutos por poco y engancha de principio a fin. Las melodías son pegadizas en todos los cortes y la voz de Johnny Rotten encaja de maravilla. Eso sí, si grande fue la controversia que se formó por el nombre del redondo, más aún fue la que se montó por los temas que lo componían. Las letras de “Anarchy in the U.K.” o “God Save the Queen” eran claros ataques al corazón de la monarquía británica y hacia su figura principal, la reina Isabel II. Estas dos, “Pretty Vacant” y “Hollidays in the Sun” fueron los singles elegidos para la promoción.

Puede que “Anarchy in the U.K.” y “God Save the Queen” tengan demasiado peso histórico y tapen otros cortes que son igual de buenos. Una vez que realizas una escucha del tirón y en orden del Never Mind the Bollocks, Here’s the Sex Pistols, “Liar”, “Bodies” o “Problems” se vuelven piezas básicas sin las que no entiendes el disco. Hace unos años los Sex Pistols pisaron tierras vascas dentro del festival Azkena Rock que se celebra en Vitoria-Gasteiz. Tocaron de principio a fin el álbum, como no podía ser de otra manera. Siendo justos, tampoco tienen mucho más que ofrecer, pero bendita oferta musical. Sí, eran una copia trasnochada de lo que fueron, pero, durante un buen rato, fue lo más cercano de vivir en 1977 que muchos de los presentes experimentaremos nunca.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor