Diario Vasco
img
Lo que se lleva esta primavera
img
Cecilia Casado | 12-05-2017 | 06:30

 

Las tendencias ya no vienen de Paris; ni de Londres, ni mucho menos de Milán. Ahora mismo quien marca las pautas de lo que está de moda es Berlín. (Obsérvese que Frau Merkel lleva siempre el mismo modelo de traje de chaqueta en distintos colores) Y lo que se va a llevar oficialmente esta primavera es el color “miedo”. Sí, el miedo a levantar la voz, el miedo a decir lo que se piensa, el miedo a que hagan olas y el nivel de porquería suba esos cinco centímetros que faltan para que nos entre directamente en la boca.

El color de moda por antonomasia esta temporada va a ser el “negro miedo”. Elegante, austero, multiusos, formal, correcto y significativo de dignidad e invencibilidad, el negro se está adueñando ya de nuestro fondo de armario y de los escaparates de la vida.

Porque negra se ha vuelto la pantalla donde se reflejaban los sueños de varias generaciones que sienten su vida perturbada por la “peste” peor de todas: la de la indefensión ante la ignominia, el abuso de poder y la falta de justicia social. Situaciones por las que hemos luchado durante treinta años han completado un absurdo círculo y vuelto al punto de partida. ¿Dónde quedaron los derechos laborales, los logros sociales obtenidos por nuestra generación? Cuando se consiguió que hubiera cierta dignidad en el trabajo para una mujer, ¿Cómo es posible que mujeres jóvenes trabajadoras se vean amenazadas soterradamente con la rescisión de su contrato si se quedan embarazadas? ¿Cómo hemos llegado a que a un trabajador se le mande a la calle si cae enfermo más del tiempo que estima aceptable el empleador? ¿Quién ha permitido que los derechos adquiridos gracias a la pelea incesante de quienes ahora tienen entre cuarenta y cincuenta años se conviertan en humo?

Estas situaciones, impensables hace unos años, están siendo el pan nuestro de cada día e instalando el temor en la mente del ser humano. Estoy viendo a personas enfermas acudiendo cada día a su trabajo por MIEDO a que les echen si se cogen la baja más de una semana. Personas que llevan a sus espaldas más de veinte años de actividad laboral y que aguantan al pie del cañón una lumbalgia, una gripe, incluso un accidente laboral, por miedo total y absoluto a verse en la calle. Con la excusa y salvaguarda de un E.R.E. los patronos van quitándose de en medio a los débiles, a los enfermos, a los “viejos” y…a las mujeres.

Porque también estoy sabiendo de mujeres de más de treinta años que se ven ante la disyuntiva de tener hijos o perder el puesto de trabajo porque la empresa no está dispuesta a aguantar el permiso maternal subsiguiente. Aunque sigan hablando de una pretendida “conciliación” y siga en vigor oficialmente la posibilidad de que sea el padre el que acceda también al permiso por tener hijos.(No lo dicen claramente, pero van a la calle de cabeza)

 ¿De qué sirvió el esfuerzo por conseguir leyes laborales que no explotaran al trabajador –convenios, salarios, derechos y obligaciones? ¿Quién ha propiciado esta involución en la que nos hemos instalado casi con normalidad, como si no tuviéramos a nuestras espaldas más de treinta años de trabajo, de pagar impuestos y de ayudar a construir un país, una economía?

¿Ya está? ¿Así de fácil? ¿De quién es la culpa? ¿De los bancos, de la “crisis”, el quinto jinete del Apocalipsis?

Esta primavera no van a vestir de florecillas sobre tonos pastel más que aquellas personas que tienen un puesto de trabajo asegurado, léase funcionarios con plaza fija y miembros de las fuerzas de seguridad del Estado. Éstos también tendrán miedo, digo yo, porque es contagioso.

Esta primavera va a seguir estando de moda criticar a los corruptos, poner a parir a los bancos usureros, hablar mal del Gobierno y no mover un dedo por arreglar la situación. Ellos dirán con sorna: “ladran, luego cabalgamos” y seguirán marcando la tendencia de la moda para esta primavera.

En fin.

LaAlquimista

** Leyendo “Miedo líquido”. Zygmunt Bauman

*Este post fue escrito y publicado en Mayo 2013. Reflexione quien quiera reflexionar…

https://www.facebook.com/laalquimistaapartirdelos50

Por si alguien desea contactar:

apartirdeloscincuenta@gmail.com

Sobre el autor Cecilia Casado
Hay vida después de los 50, doy fe. Incluso hay VIDA con mayúsculas. Aún queda tiempo para desaprender viejas lecciones y aprender otras nuevas; cambiar de piel o reinventarse, dejarse consumir y RENACER. Que cada cual elija su opción. Hablar de los problemas cotidianos sin tabú alguno es la enseña de este blog; con la colaboración de todos seguiremos creciendo.

Otros Blogs de Autor