Diario Vasco
img
La “gastroterapia” de los miércoles
img
Cecilia Casado | 06-10-2017 | 08:28

 
Somos seis; amigas y residentes en San Sebastián. Se podría decir que estas son las dos características principales que nos identifican, aparte claro está, del interés por juntarnos semanalmente para, simplemente, compartir.
Cada miércoles le toca a una proponer el lugar donde juntarnos a comer como excusa para hablar de lo divino y de lo humano y, esto es lo mejor de todo, el esfuerzo y el interés que ponemos en “crecer juntas”.
Disfrutamos de esta agradable rutina desde hace varios años ya, tiempo en el que la amistad ha ido afianzándose a pesar de los desencuentros –pequeños, pero desencuentros- que son ley de vida (y de amistad) que puedan surgir.
Somos seis amigas del alma, confidentes en grupo o en petit comité, nuestras cuitas son sagradas, respetadas y selladas con esa promesa de fidelidad que algunas mujeres sabemos hacernos unas a otras. Tres casadas y tres sin perro que nos ladre; tres felices y tres también felices, cada una a nuestra manera y elección.
Son mujeres/hermanas a las que lo mismo les pido consejo que apoyo en la adversidad y a las que me atrevería a pedir un préstamo dinerario: no hay líneas rojas. O por lo menos yo así lo siento…
Hace una decena de años estas mujeres no formaban parte de mi vida, las he ido incorporando de a pocos y ellas también me han añadido a su “árbol genealógico de la amistad”; hace una decena de años yo no tenía apenas amigas porque vivía inmersa en el mundo de la pareja y sus penas y glorias y estaba convencida que lo más importante afectivamente ya lo tenía: alguien con quien compartir cama y cuitas y unas hijas a las que situar emocional e intelectualmente en la vida.
Un buen día todo se vino al traste; me quedé sin pareja, sin trabajo, el síndrome del nido vacío se cebó en mí como en tantas mujeres que lo perdieron todo sin darse cuenta de que les era arrebatado. Un buen día, empezaron a resonar las campanas amargas de la necesidad de “reinventarse”, “resurgir de las cenizas” o simplemente “abrirse a nuevas relaciones”. No olvidaré nunca la sentencia de mi hija mayor: “Ama, no necesitas un nuevo novio; lo que tú necesitas son AMIGAS”.
Los miércoles nos juntamos en una “terapia amistosa”, distendida y ante una buena mesa, seis mujeres que hemos comprendido y aprendido a disfrutar que también hay amor, cariño, confianza, lealtad y cierto punto de locura fuera del modelo convencional relacional al que nos hemos visto abocadas por culpa –o gracia- del signo de los tiempos que nos ha tocado vivir.
Aprendemos de las “aparentes locuras” de la benjamina aventurera del grupo, escuchamos amablemente estupefactas las sentencias de la “abogada del diablo”, reposamos los comentarios de la “discípula de Blay”, se aplauden los outfits y el savoir faire de Milady, y la calma sosegada, la sonrisa tranquila de nuestra “Annie Leibovitz” particular. Luego está servidora, que todo lo lía y lo confunde, pero que intento buscar la madera más resistente para tender los puentes que nos permitan cruzar las unas al encuentro de las otras.
Este es un post de agradecimiento a las amigas comprometidas que me permiten quererlas y que me regalan su cariño sin más expectativa que la de reducir las expectativas al mínimo posible para que la relación entre nosotras fluya tranquila y transparentemente.
Animo desde aquí a aquellos grupos de mujeres/amigas (o de hombres/amigos, por qué no) a reunirse de vez en cuando para compartir desde el fondo y desde la esencia, dejando de lado –o para otros momentos- la forma, lo superficial, lo que no suma sino que es un mero cero a la izquierda relacional.
Felices los felices…
LaAlquimista
https://www.facebook.com/laalquimistaapartirdelos50
Por si alguien desea contactar:
apartirdeloscincuenta@gmail.com

Sobre el autor Cecilia Casado
Hay vida después de los 50, doy fe. Incluso hay VIDA con mayúsculas. Aún queda tiempo para desaprender viejas lecciones y aprender otras nuevas; cambiar de piel o reinventarse, dejarse consumir y RENACER. Que cada cual elija su opción. Hablar de los problemas cotidianos sin tabú alguno es la enseña de este blog; con la colaboración de todos seguiremos creciendo.

Otros Blogs de Autor