Blogs

Cecilia Casado

A partir de los 50

Toda la vida por delante

 

landas-lago

Tengo toda la vida por delante y toda la vida por detrás y aunque sea una perogrullada y cosa de simples recordarlo no por ello me resulta menos necesario. El camino recorrido se va quedando aposentado en los bolsillos de la mochila espiritual y tiene un peso específico inversamente proporcional al espacio ocupado. Si ha sido rico en experiencias, éstas quedan condensadas en una nube amorfa de recuerdos y emociones (no se puede estar recordándolo todo, todo el tiempo). Si, por el contrario, pasó la vida por el camino sin dejar su huella contra las piedras, al volver la mirada, es como si no hubiera sido recorrido o como si el sentir se hubiera difuminado con el último rayo de sol da la tarde.

Cumplidos con creces los cincuenta no tiene ya sentido echar la vista atrás. ¿Para qué? Melancolías y nostalgias se agolparán con todas las lecciones aprendidas y, de seguro, olvidadas. Volverán los rostros de los que ya no están porque quisieron marcharse de nuestra vida o porque se les truncó el paso antes que a nosotros, y sentir que seguimos –que tenemos que seguir- nuestra andadura cada vez más solitarios, cada vez más débiles, no es precisamente de las cosas que a uno le alegran el día.

Así que soy de las que se despierta cada mañana con la emoción de ser consciente de que tengo toda la vida por delante. Y ahora, además, sin planes presurosos, sin proyectos agobiantes, sin obligaciones amenazadoras.

Yo, que siempre he sido la reina de las agendas, controladora natural de mis pasos, previsora y prudente, precavida y organizada… me encuentro ahora con toda la vida por delante y con la agenda vital alegremente vacía o como mucho llena de algunas esperanzas que puede que estén al caer.

Trabajando en la toma de conciencia de que todo es posible porque ya nada está preescrito, ni sé dónde estaré dentro de unas semanas, ni mucho menos en qué campo de lirios o berenjenal andaré metida.

landas-playa

Y esta ausencia de proyectos a largo plazo, de planes concretos contra reloj, en vez de producirme el desasosiego que en otro tiempo habría sido natural en mí, me deja cómoda y sonrientemente relajada. Sin más obligación que seguir cuidando mis “pies” para poder seguir hollando el camino y con la alegría expectante de saber que, a la vuelta de cualquier recodo, la vida y sus afanes llamarán mi atención para que me deleite en ellos.

Pienso todas estas cosas sentada a la fresca primaveral de una tarde de Abril, con la lluvia lavándolo todo, mirando caer del cielo esta agua que sirve de vida para la tierra y que también puedo aprovechar para dibujar algún nuevo brote de ilusión desde mi interior.

Despierta con el alba, me dejo invadir por el frescor del bosque cercano que entra por la ventana. Poco a poco, las nubes se diluyen en pequeños jirones de ese color poético y un poco cursi que tanto me gusta soñar: el rosicler de la aurora.  Yo también tengo todo el día por delante, que es como decir, la vida.

landas-conejito

Felices los felices.

LaAlquimista

Por si alguien desea contactar:

apartirdeloscincuenta@gmail.com

***Foto de portada: J.R.Bartolomé

Resto de fotos: Cecilia Casado

 

 

Temas

Filosofía de Vida y Reflexiones. Lo que muchos pensamos dicho en voz alta

Sobre el autor

Hay vida después de los 50, doy fe. Incluso hay VIDA con mayúsculas. Aún queda tiempo para desaprender viejas lecciones y aprender otras nuevas; cambiar de piel o reinventarse, dejarse consumir y RENACER. Que cada cual elija su opción. Hablar de los problemas cotidianos sin tabú alguno es la enseña de este blog; con la colaboración de todos seguiremos creciendo.

abril 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30