Diario Vasco
img
El maldito balance de fin de año.- Por LaAlquimista
img
Cecilia Casado | 26-12-2009 | 09:56| 0

 

Hoy me he despertado pensando en la cantidad de cosas nuevas y diferentes que he hecho durante el año que está a punto de ser engullido junto con las uvas. Igual he tenido ese pensamiento porque la prensa –aprovechando que sus colaboradores están de vacaciones- rellena los espacios con generalidades del tipo, “los personajes del año”, “las noticias del año” o “los divorcios del año”. Y mi mente se pone ella solita a hacer inventario, a recordar…

A pesar de que nadie pagaría porque yo contara mi vida en televisión, mis “noticias” las voy elaborando día a día, pasito a pasito, con mucho cariño y algo de perejil. Cuando miro hacia atrás veo siempre un panorama encantador después de haber pasado la “borragoma” por encima de los chirridos y desafueros. Mi secreto para ser feliz no son pociones mágicas sino, como decía el imponente Cesare Beccaria, “tener buena salud y mala memoria”.

Pero primero hay que hacer balance. La auditoria anual no se la debería saltar ningún hijo de vecino. Porque es necesario mirar atrás, recoger toda la cosecha del año y, aunque sea rápidamente, separar el grano de la paja, tirar lo que no nos sirve y guardar en el fondo del cajón de la memoria lo que nos ha hecho felices. Una especie de “ahorro para los malos tiempos”.

Me propongo que sea poca cosa para que no me salga humo por las orejas de tanto pensar, pero al final siempre acabo repasando todas las cuentas con lupa, intentando averiguar a dónde se fueron aquellas ilusiones o qué pasó con cierto afán que se perdió en alguna curva. Es lo que llamo el maldito balance de fin de año. Pero aunque farragoso y a veces doloroso es preciso hacerlo y que cuadren las cuentas. Y si no cuadran –no nos engañemos- tendremos que saldarlas en algún momento futuro, como si hubiera un departamento de hacienda universal que nos tiene fichados y nos pasa las facturas viejas que están sin pagar.

Hoy me toca trabajar duro.

En fin.

LaAlquimista.

para ver más: www.apartirdelos50.com

Foto: Amanda Arruti

Ver Post >
Cada día duermo menos
img
Cecilia Casado | 25-12-2009 | 11:10| 0

 

Es lo que tiene hacerse mayor. Que se te encabritan los párpados cuando llevas más de seis horas en la cama y como vienen los pensamientos a tocarte los maitines pues ya no hay nada que hacer. O te levantas y te pones a pasar el aspirador (a según qué horas de la madrugada es mejor limpiar el frigorífico) o empiezas mal el día.

Esto de dormir poco en las personas “mayores” dicen los médicos que tiene algún fundamento, pero yo no lo sé. Yo sólo sé que cuanta menos vida nos queda por delante el cuerpo nos espabila, parece que nos dice:”más vale que aproveches ahora que todavía puedes” y ya está, las ocho de la mañana del día de Navidad y mirando cómo las nubes peinan la ciudad a pesar de que la cena de ayer se alargó hasta las mil y gallo.

Todos duermen y yo escribo. Lejos de la cocina devastada por el huracán de la Nochebuena -espero que lleguen los refuerzos humanitarios-, me tomo mi zumito mirando al mar.- Desde lejos, pero mirando al mar. Y pienso que este silencio parece apocalíptico, las calles desiertas, no se escucha ningún coche, tan sólo las campanas de la cercana iglesia violan la paz con su llamada a la batalla (para que luego digan los suizos de los minaretes musulmanes).

Es lo que tiene esto de hacerse mayor, que hay más tiempo para vivir y más tiempo para pensar.

En fin.

LaAlquimista

para ver más: www.apartirdelos50.com

 

Ver Post >
“LA VIE EST BELLE…¡” Por LaAlquimista
img
Cecilia Casado | 24-12-2009 | 10:53| 0

 

Aunque no hayas aprendido a caminar con los zapatos que te tocaron en suerte…”la vie est belle”.

Aunque a veces tengas que vivir la vida de los otros en vez de la tuya propia… “la vie est belle”.

Aunque pierdas la alegría los días de viento y frío…”la vie est belle”.

Aunque creas que otros son injustos contigo…”la vie est belle”.

Y si te das cuenta de todo esto, podrás bailar con tus zapatos prietos, ser protagonista de tu vida, cantar bajo la lluvia y quererte cada día un poco más porque…”LA VIE EST BELLE”.

PAZ PARA TODOS.

LaAlquimista

www.apartirdelos50.com

Foto:C.Casado

Luna llena en Abú Simbel. Egipto.


 

Ver Post >
Videntes, médiums y otras yerbas.
img
Cecilia Casado | 22-12-2009 | 23:23| 0

Ayer acompañé a un amigo a visitar a un médium, o quizás fuera un vidente, no sé diferenciar muy bien, pero el caso es que quien solicitó mi compañía no las tenía todas consigo. A mí no se me ocurrió decir nada, -soy racionalista en extremo- y me limité a hojear las revistas de la sala de espera mientras en otro cuarto se celebraba la consulta. Había un ambiente como de ocultación, tal parecía que estábamos haciendo algo ilegal (bueno, si es dinero no declarado a Hacienda es ilegal ¿no?), el negocio no estaba a la vista sino detrás de una tapadera. Obviamente pensé que mi amigo estaba pagando por una tontería y decidí que ya le echaría la bronca una vez terminara “la sesión”.

Al cabo de aproximadamente una hora reapareció con una sonrisa de oreja a oreja. Tal era su cara de satisfacción que se me contagió de alguna manera su contento y le propuse ir a tomar una cervecita mientras me contaba lo que se pudiera contar. –supuse que al haberme pedido que le acompañara era porque me iba a hacer su confidente también.- Y así fue. Escuché atentamente durante mucho rato lo que me contó. Abrí la boca en varias ocasiones y la volví a cerrar sin decir nada; me escandalicé un par de veces y me estremecí otro par, mientras se me ponían los vellos de punta.

En definitiva, el médium supo exponerle en los primeros minutos todos los avatares de su vida pasada, le dijo a la cara el secreto mejor guardado, le enumeró los enredos y problemas de su presente y le ofreció la opinión de los guías espirituales con los que, supuestamente, había entrado en contacto en el transcurso de la sesión para reconducir su vida fuera de los caminos de la duda y la infelicidad.

Fue tan contundente el aluvión de datos –todos ciertos- , que mi amigo se vio obligado a abrir su mente, dejar de lado el escepticismo y la lógica cartesiana y decidir seguir los consejos del intermediario cósmico/espiritual.

Ahora tan sólo hay que esperar unas pocas semanas para ver si se cumple lo previsto y se amortiza el dinero –no poco- desembolsado.

Yo ni quito ni pongo rey y pienso como lo de las meigas,pero por si las moscas ya he pedido hora para dentro de un par de meses…porque a cierta edad más vale prevenir que lamentar.

LaAlquimista

Para ver más: www.apartirdelos50.com

Ver Post >
“La loca de la casa” Por LaAlquimista
img
Cecilia Casado | 21-12-2009 | 09:54| 0

 

Santa Teresa de Jesús llamaba así a la imaginación –luego Rosa Montero escribió una novela maravillosa poniéndole el mismo título-, “la loca de la casa”, la que contraviene las normas y se sumerge en ensueños que le hacen vivir otras vidas y visitar otros mundos. Cuando niña, tener una imaginación fuera de lo común era tratado como una anécdota más para contar a las visitas, aunque de puertas para adentro supusiera más de una regañina y alguna cachetada por estar en las nubes creyendo ser quien no era o quien no debía ser.< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

 

Pero los años pasan y la imaginación, bien enseñada, evoluciona, crece, se viste con los ropajes de sutiles experiencias y se desborda por los límites aburridos de la vida cotidiana, se niega, como el campo, a que le pongan puertas y se acuesta cada noche en nuestra cama sin pedir permiso. Afortunadamente.

 

Atrás quedaron las ensoñaciones que metamorfoseaban a la niña traviesa en misionera disciplinada, a la adolescente granujienta en salvadora de algún pequeño mundo extraviado, a la mujer alineada –que no alienada- en icono de una vanguardia por inventar, atrás quedó la imaginación cansada en reinventarse cada mañana para volver a morir con la noche.

 

Y ahora, cuando el tramo que conforma el pasado abarca una superficie exageradamente inmensa vista desde la silla de la cocina y pensar en el mañana supone un esfuerzo, me pregunto si no hubiera sido mejor dejarme enredar mientras pude en los brazos de la loca de la casa.

 

Quizás ahora estaría bailando bajo los copos de nieve que adornan la ciudad y sonriendo feliz, extendiendo los brazos hacia el compañero que mira con ojos alegres, dejando nuestras huellas blancas en el suelo de la noche y bebiéndonos el aliento helado el uno al otro, hermoso preludio de las horas siguientes que calentarán esta noche fría del solsticio de invierno que se regala, como un don mágico, tan sólo para aquellos que tengan la imaginación suficiente.

 

En fin.

 

LaAlquimista

Para ver más: www.apartirdelos50.com

Ver Post >
Sobre el autor Cecilia Casado
Hay vida después de los 50, doy fe. Incluso hay VIDA con mayúsculas. Aún queda tiempo para desaprender viejas lecciones y aprender otras nuevas; cambiar de piel o reinventarse, dejarse consumir y RENACER. Que cada cual elija su opción. Hablar de los problemas cotidianos sin tabú alguno es la enseña de este blog; con la colaboración de todos seguiremos creciendo.

Otros Blogs de Autor