Diario Vasco

img
Mercedes Salisachs: fina estampa
img
Luis Gasca | 15-04-2014 | 11:26

Hace un año hablaba yo en Onda Cero sobre mi amiga Mercedes Salisachs, esa dama elegante que como allí dije, cada vez escribe mejor . Mis amigos saben que soy admirador suyo pero ese amor por su persona y su obra, no me ciega. Se lo ha ganado a pulso y “Goodbye España”, su biografía de Ena, la reina Victoria Eugenia tan unida a San Sebastián, mi ciudad natal que lleva  su nombre y su huella en puentes, teatros y estatuas , demuestra el vigor de su escritura.

Afincada ahora en el paseo de Gracia barcelonés , lejos de la calle Amigó donde he compartido tantas tertulias y de su rincón en Madrid , la imagino en este momento escribiendo incansable, lejos del ruido de la calle y al anochecer, repasando el último número de “Hola” ya que me confesó que tiene la colección completa. Guardo con cariño inmenso recuerdos y confesiones, nadie sabe que sus primeras colaboraciones con seudónimo fueron en la revista infantil “Mickey” junto a un joven José Mallorquí, futuro autor de “El Coyote” . Y no creo que sus lectores conozcan nunca el misterio de las sillas de su comedor arañadas por un ente desconocido, o que  llevar al cine “La gangrena” solo le gustaría si la interpretaba María Dolores Pradera.Hemos hablado tanto, o mejor dicho, la he escuchado tanto … en Madrid , en Barcelona y aquí en  San Sebastián donde vivió los años de la guerra , reflejados en su obra “San Marcial 42″.

Hace años le pedí que escribiese el volumen correspondiente a la vivienda para mi “Enciclopedia Juvenil”, un texto lleno de sabiduría y consejos , empapado de sus dotes para montar una casa confortable, discreta y espléndida a la vez. Recuerdo ahora su tienda “El diablo cojuelo”, conocida luego por “El cojuelo” , tan exquisita como su socio el decorador Fernando Viñas o la boda de su hijo José María Juncadella y muy especialmente a su hija Fusi , con quien hablé la última vez en un acto en su honor en el hotel Balmoral de Barcelona . Allí estaba, en la primera fila del acto ofrecido por Carlos Pujol para presentar “Entre la sombra y la luz” su nieta Alejandra Soler Roig, superviviente del ataque a las torres gemelas en Nueva York y por lo que he leido de ella, promesa de escritora en ciernes.

 

Una cena en el Club de Tenis de San Sebastián, con la novelista Mercedes Saenz Alonso, autora de “Altas esferas”, “Bajos fondos” y de la novela ambientada en San Sebastián “La pequeña ciudad”, 1982

 

En el teatro Victoria Eugenia de San Sebastián, bajando las escaleras con un paso tan firme como su escritura, 1977.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el Tiro de Pichón de Igueldo, con la actriz Silvia Pinal, la inolvidable “Viridiana” e Hiram Garcia Borja, director General de Cine de México, 1977. 

 

 

      

 

En La Perla de San Sebastián , 1977

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celebrando los premios Ondas en El mesón del segoviano, junto con Yolanda Rubio, Madrid , 1982.

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

En esa misma cena con Maria Dolores Pradera candidata entonces a protagonizar “La gangrena”, junto con la gran cantante mexicana de rancheras  Lola Beltrán, María Fernanda Montes y Juan Lopez Moctezuma.

 


Sobre el autor Luis Gasca