Diario Vasco
img
Etiqueta: Napoleón
¿Qué clase de tirano era Napoleón?. Los “campos de reeducación” del emperador de los franceses (1812)
img
Carlos Rilova | 27-02-2017 | 10:30 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Sobre Napoleón Bonaparte se han vertido más que ríos, embalses enteros de tinta.  Hasta tal punto que les recomiendo desconfiar de quien diga que es un experto en Napoleón y las guerras napoleónicas. Eso es algo, más que difícil, imposible de conseguir para un ser humano. Por una sencilla razón: desde que el emperador muere en Santa Helena en el año 1821, se han escrito cerca de 200.000 títulos diferentes sobre él, su imperio, sus guerras… Por lo tanto habría que ser prácticamente inmortal, tener la capacidad de sobrevivir sin hacer nada más que leer (ni comer, ni dormir, ni ninguna otra cosa) para leerse todos esos libros y escritos. Aparte de eso, naturalmente, hay todavía toneladas de documentos en muchos archivos que, dos siglos después de que el Corso pusiera fin a sus hazañas, estaban inéditos.

Doy fe personalmente de ello, habiendo contribuido en 2003 y de 2008 a 2015 (gracias al Archivo Municipal de Tolosa, un nudo de comunicaciones clave en el dominio imperial) a aumentar algo ese caudal de tinta sobre Napoleón y su imperio.

Así no debe extrañarnos, incluso si nos consideramos muy expertos en el tema

Ver Post
Hitler, Stalin y el oficio de los historiadores. Algunas reflexiones sobre Totalitarismo, Historia e Historia alternativa (1933-2016)
img
Carlos Rilova | 07-11-2016 | 10:44 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Como saben quienes siguen, al detalle, este correo de la Historia, no ha faltado algunas veces en su área de comentarios la aparición de la famosa (y vulgar) frase -atribuida a Winston Churchill- de que la Historia la escriben los vencedores y, por tanto, hay tantas “Historias” como historiadores y, por tanto, la Historia no es una ciencia, sino un relato subjetivo de los hechos del pasado.

Supongo que quienes sostienen esa idea errónea -y, por si no lo saben, refutada científicamente por grandes maestros de la profesión como Lucien Febvre y Marc Bloch hace ya cerca de un siglo- pensarán que, la Historia que podamos contar hoy día, variaría radicalmente caso de que viviéramos en uno de esos mundos alternativos que a la Física cuántica (y a la ciencia-ficción) le gusta imaginar. Esos en los que, por ejemplo, todo el planeta ha sucumbido a la Alemania nazi -o a la Rusia stalinista- por una serie de azares que han alterado la Historia tal y como la conocemos.

Así, yo mismo, por ejemplo, de haberse mantenido en esa realidad alternativa las circunstancias personales que hubieran facilitado mi nacimiento y mi posterior dedicación a

Ver Post
No se fíen de las “grandes” fechas de la Historia: De la Paz de Westfalia en 1648 a la batalla de Trafalgar en 1805...
img
Carlos Rilova | 24-10-2016 | 08:28 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Hoy se cumplen 368 años de la firma de la Paz de Westfalia, sellada por múltiples dignatarios europeos un 24 de octubre de 1648.

Me ha parecido, por tanto, una gran ocasión para dedicarle a estas cuestiones de las efemérides históricas, y su alcance, este nuevo correo de la Historia.

Me he decidido por este tema por lo que vi y viví este viernes pasado. Resulta que en tan señalado día se cumplían 211 años de la batalla de Trafalgar, que tuvo lugar un 21 de octubre de 1805.

En las redes sociales tuve ocasión de asistir, con renovado estupor, a la repetición de “tuits” que recordaban las desgracias de ese día. Por ejemplo, algo que toca muy de cerca a esta tierra guipuzcoana desde la que escribo: la muerte de Churruca en esa batalla. También se habló mucho de la superior capacidad de fuego de las baterías británicas sobre las españolas. Por ejemplo, las del Santísima Trinidad, que sólo hacían un disparo por cada tres que podían realizar los británicos.

Los “tuits” anglosajones eran aún más contundentes. De hecho, me resultaban fascinantes como historiador. Repetían, con menor o mayor autoridad académica

Ver Post
Carta abierta de un historiador al cineasta Fernando Trueba, o ¿por qué fue mejor que ganase la Guerra de Independencia España?
img
Carlos Rilova | 28-09-2015 | 09:35 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Estimado Fernando: hoy me siento audaz, aun con la resaca de las famosas elecciones plebiscitarias catalanas que, seguramente, quedarán en agua de borrajas -como hasta ahora- y, por tanto, me he decidido a escribirte esta carta abierta (perdona el tuteo, pero es que tras ver cine tuyo y oír tus declaraciones del sábado 19 de septiembre creo que hay confianza suficiente).

La razón para que haya decidido convertir este artículo semanal en esta carta abierta (en vez de en un mejor empleo de tiempo y espacio que, seguramente, me traería menos problemas y menos peligrosos resentimientos de personas influyentes , como puede ser tu caso), son las reacciones que ha suscitado el discurso -vamos a llamarlo así- que lanzaste el sábado 19 de septiembre de 2015. Lo recuerdas, ¿verdad?, fue cuando te dieron el Premio Nacional de Cinematografía y dijiste que no te habías sentido español ni cinco minutos en tu vida -eso a mi, en calidad de historiador, me da igual- y que cuando leías libros de Historia pensabas que qué pena que España ganase la Guerra de Independencia. Lo cual, a mí, en calidad de historiador, no me puede dar igual de ninguna

Ver Post
Todo empezó con una gran derrota. Napoleón frente al almirante Nelson en Abukir (del 1 de agosto de 1798 al 1 de agosto de 2015)
img
Carlos Rilova | 03-08-2015 | 09:35 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Hoy, 3 de agosto de 2015, ya se han cumplido, con largueza, los doscientos años de la captura de Napoleón Bonaparte por la flota británica, ante las tormentosas -en más de un sentido- costas de la Francia de aquella época.

Fue a finales de julio de aquel año de victoria para la última coalición contra el llamado “Tirano de Europa”.

Por supuesto los focos de resistencia franceses no se extinguieron en ese momento y los ejércitos aliados tuvieron que aplicar una “amistosa persuasión” en distintos puntos de Francia, con mayor o menor gasto de pólvora y balas, para dejar clara constancia de que la epopeya napoleónica había tocado a su fin. Pero de esos episodios, especialmente de los que tuvieron lugar en el País Vasco y otros puntos de los Pirineos, hablaremos cuando se cumplan sus doscientos años redondos, a finales de este mes.

En cualquier caso, este 3 de agosto de 2015 no es un mal momento para recordar que la carrera de Napoleón que acaba así, entregándose a bordo de un navío de guerra de su majestad británica, empezó, paradójicamente, escamoteando su persona a la flota británica, después de una formidable

Ver Post
Sofocos (griegos) y mamelucos (egipcios y de otras nacionalidades). Notas sobre otro capítulo de una peligrosa deriva política. Europa entre 1945 y 2015
img
Carlos Rilova | 06-07-2015 | 09:28 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Antes de decidir escribir hoy sobre este tema -evidentemente el controvertido referéndum griego a favor o en contra de las medidas de austeridad impuestas por el FMI, la Comisión Europea, etc…- me lo he pensado mucho.

Y es que, como el asiento vacío en la Tabla Redonda del rey Arturo, es un asunto peligroso. La última vez que traté de ese tema se me echaron a la yugular algunos anónimos lectores por haber tenido sólo, tan sólo, la, al parecer, osadía de recordar que Alemania no hablaría hoy tan fuerte de no ser por la paciencia que los griegos y los demás estados de la actual Unión han tenido con ella desde 1945 hasta la creación del euro. A lo que añadía que el supuesto “milagro” alemán se debe, en gran parte, a que ese país -que había arrasado Europa dos veces en un siglo- fue perdonado -empezando por la deuda de guerra que había generado- y se le permitió empezar de cero, obviando bastantes de los reproches que ahora sí se hacen a Grecia.

Finalmente, como ven, me he decidido a escribir un nuevo correo de la Historia que se mete, una vez más, a avisar de lo irresponsable de esas políticas, de esas supuestas

Ver Post
Recuerden, recuerden, recuerden... Fue el 2 de mayo... de 1808. “Pueblo”, nación y sociedad civil durante la fase española de las guerras napoleónicas
img
Carlos Rilova | 04-05-2015 | 09:43 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Hoy, 4 de mayo, quiero dedicar este nuevo correo de la Historia a hacer un pequeño homenaje a dos oficiales navales españoles: Juan Van Halen y José Heceta.

¿Por qué?, pues porque creo que su historia dentro de la gran Historia debe ser conocida. Más que nada por las razones habituales que tanto hacen subir el tono de este correo de la Historia a veces.

Es decir, porque la historia de Van Halen y su amigo Heceta durante el 2 de mayo de 1808, apenas es conocida y ha sido desdibujada por la imagen exageradamente popular que ha predominado a la hora de escribir la Historia de esos hechos que, en definitiva, hundieron al llamado “capitán del siglo”. Es decir, a Napoleón Bonaparte.

Sí, Van Halen y Heceta han sido eliminados de esos acontecimientos en la mayor parte de las obras que se han escrito, o filmado, sobre ellas.

¿Cuál puede ser la razón?, tal vez se pregunten ustedes. Yo, como historiador atento, tengo mi propia teoría sobre el tema. O tal vez sea algo más que una teoría.

Verán, en algún momento de la segunda mitad del siglo XIX, se hizo casi obligatorio entre los intelectuales españoles reducir la reacción

Ver Post
El águila ha desembarcado. Historia para el principio del fin del bicentenario de las guerras napoleónicas. Del 1 de marzo de 1815 al 1 de marzo de 2015
img
Carlos Rilova | 02-03-2015 | 10:37 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Hace doscientos años, el 27 de febrero de 1815, un navío se acerca a la costa del Sur de Francia. El 1 de marzo su pasaje desembarca y se dirige a lo que con el tiempo se convertirá en uno de los lugares más lujosos del Mundo, Cannes, que entonces es poco más que una pequeña población de campesinos y pescadores.

Esa falta de eso que algunos llaman “glamour” en el Cannes de 1815 se desvaneció ahora hace doscientos años, cuando el jefe del pasaje de ese barco que se ha adentrado en Golfe-Juan el 27 de febrero de 1815, se abre paso hasta esa, por otra parte, anodina, casi irrelevante, población.

Su figura es inconfundible. Casi tanto como el perfil de muchos de esos actores y actrices que se pasean por el Cannes actual. Sí, difícilmente nadie en la Francia de 1815, ni en la Europa de ese mismo año, puede ver ese sombrero negro y ese capote gris -y al hombre algo rechoncho y más bien bajo que habita esas prendas- quedando indiferente. Es Napoleón Bonaparte.

Los habitantes de lo que ahora es la Costa Azul francesa, que, según los grabados de la primera edición del famoso “Memorial de Santa Elena”, lo aclaman cuando entra

Ver Post
Las elecciones europeas a la luz de la Historia. Napoleón, Bismarck, Hitler y otros recuerdos de un pasado infeliz...
img
Carlos Rilova | 26-05-2014 | 13:45 |0

Por Carlos Rilova Jericó

 

Mientras escribía estas líneas no sabía, por supuesto, el resultado de las elecciones europeas que ayer culminaban en el cada vez más vasto territorio de la Unión.

Tampoco es que importase mucho. Claro, uno tiene sus preferencias. A mí, por cuestiones de geografía sociológica, no me conviene nada una Europa “azul”, dominada por partidos como los de la actual canciller alemana.

Pero, dejando al margen esas preferencias personales por una existencia tan alejada de la precariedad como desea cualquier ser humano racional -no sólo europeo sino de los otros continentes-, lo cierto es que lo más importante de las elecciones europeas no es tanto el resultado como el hecho de que se celebren y vayan adquiriendo la importancia que están adquiriendo. Más que nada porque con ellas, como se dice en catalán, se hace patria. Patria europea en este caso, que es una de las mejores ideas que los habitantes de ese campo de batalla conocido como “Europa” -esa pequeña península pegada a las barbas de Asia- han tenido a lo largo de los muchos siglos en los que se han estado destruyendo mutuamente, engendrando, por esa misma razón,

Ver Post
Las falsas Navidades del emperador Napoleón
img
Carlos Rilova | 27-01-2014 | 18:53 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Probablemente el libro me vio a mí y yo, desde luego, lo vi a él. Fue en Burdeos, durante el tiempo de Adviento, así que supongo que todo lo predestinaba a ayudar a llenar esta página en la víspera de estas Navidades del año 2013, en las que se cumplen doscientos años del peor invierno -después del de 1812- para el emperador Napoleón, el hombre que fue el amo de Europa durante unos cinco años, más o menos.

El autor del libro, titulado “Leyendas de Navidad”, era Gustave Lenotre, un erudito experto en el tema de la revolución francesa que, en diversas obras, diseccionó aquel período histórico. Desde las (casi inexistentes) relaciones sentimentales de Robespierre, hasta las calles y casas desaparecidas del París revolucionario.

Si el libro me llamó la atención fue por la ilustración de la portada de estas “Leyendas de Navidad” en la que Napoleón aparecía retratado de un modo que pocas veces se asocia con él.

Lo hemos visto, sí, como general revolucionario dotado de unas rebeldes melenas tipo estrella del Heavy Metal, como hombre de estado con la mano metida bajo el chaleco y apoyado en una mesa cargada con el

Ver Post
Fue hace dos siglos. El bulo de las bolas de nieve y la Historia del sitio de Pamplona (1813-2013)
img
Carlos Rilova | 28-10-2013 | 10:42 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Esta semana volvemos, otra vez, sobre el tema de las guerras napoleónicas. Ese cataclismo histórico que apenas dejó piedra sin remover sobre la vieja y castigada piel de Europa.

Si la semana pasada hablaba de Leipzig y de la importancia que tuvo esa batalla en la estrategia continental contra Napoleón, esta semana no me he podido resistir a pasar por alto otro hito más en esa lenta, y sangrienta, descomposición del primer imperio francés. El hito en cuestión es el fin del sitio a la ciudad de Pamplona que tuvo lugar a finales del mes de octubre de 1813.

Con ello llovía sobre mojado, como se suele decir, tras victorias como la de San Marcial o Leipzig de las que hablaba la semana pasada. Mylord Wellington conseguía asegurar así, aún más, su retaguardia peninsular y desmoralizar a un enemigo que desde el 8 de octubre, e incluso antes, ya había visto las puertas del corazón del imperio traspasadas por tropas de invasión. En este caso las del mismo ejército aliado hispano-anglo-portugués que llevaba meses cercando Pamplona como una verdadera tenaza de acero. Tal y como se vio durante la llamada batalla de Sorauren de la que

Ver Post
Europako Tiranoa akabatu!. ¡Abajo el Tirano de Europa!. ¿Por qué luchábamos hace dos siglos? (Leipzig, 1813-2013)
img
Carlos Rilova | 21-10-2013 | 09:49 |0

Por Carlos Rilova Jericó

No ha tenido mucho eco en la prensa, pero ahí ha estado. Ha ocurrido en Leipzig una bella, según me han dicho, ciudad alemana de lo que una vez fue esa contradicción en términos, aquel estado policiaco que, sin embargo, insistía en llamarse, y ser llamado, república democrática alemana. Lo que más vulgarmente se conocía hasta el otoño de 1989 como RDA o Alemania del Este.

Esa ciudad, Leipzig, fue el hábitat natural de uno de los mayores pensadores europeos, Gottfried Wilhelm Leibniz. Empelucado caballero digno de la corte del rey sol, que dedicó su vida, entre finales del siglo XVII y principios del XVIII, al cálculo infinitesimal, a las máquinas de calcular, a educar princesas y, entre otras cosas, a determinar que este Mundo, con todos sus horrores e injusticias -quizás más en 1693 que en 2013-, era el mejor de los mundos posibles, pues en la mente de Dios no existía la posibilidad de crear un mundo complejo con menos contradicciones y sinsentidos aparentes vistos desde la corta perspectiva humana. Algo que a muchos les pareció de lo más conveniente y convincente y a otro, un tal Voltaire, le dio combustible para su corrosiva

Ver Post
Historia en miniatura. Pequeña crónica de un nuevo viaje al Museo de Armería de Álava
img
Carlos Rilova | 23-09-2013 | 12:22 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Hace como unos quince días aprovechaba este espacio para aclarar, un poco más, las vías por las que se puede enseñar y aprender Historia sin que intervenga en el proceso un historiador titulado, como tal, en la Universidad. Una aclaración que me parecía pertinente dados los ataques que había sufrido a ese respecto la Asociación de historiadores “Miguel de Aranburu” por alguno de los comentarios que se publicaron aquí en torno al artículo titulado “Decidnos ¿quién quemó realmente San Sebastián en el año 1813?”.

Que, como ya habrán adivinado los perspicaces lectores y lectoras que no lo conozcan, se metía de lleno en la polémica generada por interpretaciones políticamente sesgadas de ese acontecimiento histórico que está a punto de cumplir doscientos años y que fue una batalla clave -aunque aún no lo suficientemente valorada- de lo que llamamos “guerras napoleónicas”.

Entonces se nos acusó de querer acotar el campo de las aportaciones a la Historia sólo para los historiadores titulados en la Universidad. Algo que, por otra parte, debería haber sido completamente legítimo si se tiene en cuenta el

Ver Post
La penúltima campaña de las guerras napoleónicas (I). Una reflexión sobre la Historia de la conmemoración de un centenario: “Donostia 1813-2013”
img
Carlos Rilova | 16-07-2013 | 10:24 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Hoy comenzamos en este correo de la Historia, que ya ha cumplido su primer año, una serie de artículos que llegarán hasta el 9 de septiembre. Todos ellos tendrán un mismo denominador común: estarán dedicados a reconstruir los hechos históricos que tuvieron lugar, fundamentalmente, en territorio alavés y guipuzcoano hace ahora doscientos años, y tratarán de ofrecer información inédita, y de primera mano, sobre ellos.

Ese objetivo es producto tanto de la mera inercia del trabajo del historiador -se supone que eso, precisamente, es lo que debe de hacer-, como del preocupante horizonte que plantea el modo en el que, según los indicios disponibles, se ha decidido conmemorar alguno de los principales hechos históricos de esa penúltima campaña de las guerras napoleónicas liderada nada más, y tampoco nada menos, que por el general que acabará con Napoleón en Waterloo: sir Arthur Wellesley, desde 1809 conocido como Lord Wellington.

Para mí, quizás, habría sido más fácil pasar por alto un hecho fundamental. A saber: que hoy mismo todo apunta a que, si no hacemos algo para remediarlo, la conmemoración de esos hechos

Ver Post
Un complicado asunto histórico. Vida de un general de las guerras napoleónicas. Gabriel de Mendizabal e Iraeta (1764-1838)
img
Carlos Rilova | 16-06-2013 | 21:26 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Hoy estoy decidido a ser más breve de lo que suele ser habitual en este “Correo de la Historia”.

Quizás es que se aproxima el fin del año y se me ha contagiado esa nonchalance tan habitual en estas fechas, en las que todo parece ralentizarse, perderse en fiestas, comidas, cenas y otras situaciones que invitan a bajar la guardia. O, tal vez, mi inconsciente, esa cosa que, según los psicólogos, tenemos todos dentro de la cabeza y, a veces, no siempre nos aconseja demasiado bien, me dice que es un gasto de tiempo inútil dedicarme a escribir más de cuatro folios sobre Gabriel de Mendizabal e Iraeta, aquel general de las guerras napoleónicas que nació en Bergara -esa villa guipuzcoana en la que se hace uno de los mejores pasteles de Europa, tal vez del Mundo- porque -pese a los recortes que nos están empobreciendo en todos los sentidos, incluido el cultural- ya he hablado mucho sobre él y, acaso, lo mejor para todos -empezando por el que escribe que, lógicamente, es el que más se cansa- sería remitir a los lectores interesados en el tema a esos otros textos en los que ya he narrado la vida de ese general de las guerras

Ver Post

Otros Blogs de Autor