Diario Vasco

img
Operación Puerto: el fracaso de la ¿Justicia?
img
Antxon Blanco | 10-02-2015 | 10:28| 0

Quienes creen/creían en la Justicia hoy están en fase depresiva. No es para menos. Tampoco ha sido una sorpresa. La intuición y la veteranía en temas de dopaje llevaban a creer que poco se sacaría ya de la Operación Puerto. Y ahora ha llegado la puntilla. Los puristas tendrán un buen ardor de estómago. Otros quizás también lo tengan, pero después de haber bebido unas copitas de cava.

El congelador del laboratorio de Barcelona con las 211 bolsas de sangre y plasma pasa al museo de las antigüedades. Será otro símbolo del fracaso en materia antidopaje en este país. Como escribe nuestro compañero de El País Carlos Arribas, “las autoridades deportivas y antidopaje mundiales dan por perdida la información y las identidades que podría revelar el análisis de ADN de las bolsas de sangre de la Operación Puerto, víctima de las prescripción de los hechos”.

La cadena de fracasos en esta Operación ha sido una constante. Desde que la jueza de Primaria instancia ordenó la destrucción de la sangre pasando por, tras los recursos del CSD y otros, la ‘pereza’ de la Audiencia Provincial de Madrid que no ha comenzado a estudiar los recursos. Y así nos ha ido.

Todos han dejado morir la Operación Puerto. Con alevosía, con perfidia. Bajo presiones desde muy arriba. Menospreciando un tema clave para salvar la honestidad de un país en esta materia antidopaje, honestidad ahora bajo tierra, por supuesto. La ‘Puerto’ lleva coleando, y a algunos dando fuertes dolores de cabeza, desde 2006. Ni que decir tiene que la prescripción para sancionar según la normativa española acabó en un tic-tac (tres años); el Código Mundial antidopaje fija el límite en 8 años. Sin embargo, las cuentas ya no dan.

Seguirán los bla, bla, blas y escucharemos ciertas argumentaciones jurídicas que supuestatemente permitirían conocer la verdad. Pues señores, yo me bajo del autobús. Ya sé que no habrá más investigación. Renuncio. Echo la toalla. Los tramposos han ganado esta batalla.

Una sonrisa amplia y dentadura albina serán la imagen de este final. Allá ellos/ellas. Sus engaños les encadenarán para siempre. Sus medallas centellearán sin honor. Y eso es lo más triste para un deportista. Nunca mirarán de frente cuando expliquen sus victorias. En su mente aparecerán imágenes entremezcladas de un podio y un laboratorio. De unas zapatillas y una probeta. De un récord y unas pastillas. De un entrenamiento no realizado a cambio de una jeringuilla cargada de química.

Ver Post >
Bajar de 2 horas en maratón, ¿para cuándo? Esperen tranquilos
img
Antxon Blanco | 29-09-2014 | 10:17| 0

Desde que el momento en el que el keniano Dennis Kimetto batió el récord mundial (2h.02.57) y la noche del mismo domingo, no fueron menos de veinte personas las que me cuestionaron ¿Y para cuándo menos de 2 horas?.

Claro, lógica pregunta cuando se ha vivido la ruptura de otro muro: el de las 2h03. Son ‘apenas’ tres minutos de nada, evidente. Pero que se lo pregunten a los maratonianos qué suponen 3 minutos en esta carrera, y aún más, cuando hablamos del récord del mundo.

Impresiona comprobar el nivel de registros en la actualidad. Principalmente desde el año 2010 ha sido una cascada de marcas sub 2h05 e incluso de plusmarcas mundiales. Mordicos y mordiscos a récords que eran estratosféricos. Y sin embargo…

Ahora mismo Kimetto ha colocado el gran muro de las 2 horas a 2 minutos y 57 segundos, redondeemóslo a 3 minutos. Si analizamos la evolución del récord mundial, bajar 6 minutos (del primer sub 2h.09 al sub 2h.03 de este domingo) han pasado 45 años. Por lo tanto la aritmética pura, alejada de la realidad del atletismo, diría que para pulir los 3 minutos que faltan será necesario que pasen otros 22 AÑOS.

Pero la actual preparación de los atletas, los premios en metálico que  se reparten, la dedicación de cientos de especialistas, la irrupción del atletismo africano… obliga a pensar que la progresión de los años 70 del siglo pasado en nada tiene que ver a la de la actual década.

Segundo parámetro. El viejo récord (2h.06.50) del etíope Dinsamo en 1988 fue el primero en descender de 2h.07… Desde esa plusmarca que estuvo en las tablas 10 años, son casi 4 minutos de diferencia respecto al récord de Kimetto. Por lo tanto han pasado 26 años para mejorar 4 minutos, una equivalencia de casi 7 años por minuto, es decir, repetimos casi el primer parámetro analizado: faltan 21 años para esos tres minutos hasta el 1h.59.

Tercer parámetro. ¿Cuánto tiempo ha pasado para romper los últimos muros? Los de 2h.05 y 2h.04. Aquí ya con la explosión de la carrera de maratón, ya universal por completo, con profesionales como nunca habían existido, es quizás más real que los anteriores parámetros que se esconden en la prehistoria de la prueba. Ojo, se acortan los tiempos pero tampoco una barbaridad. Veamos.

Pues bien, de la cota sub 2h.05 a la de 2h.04, transcurrieron 5 años ( de Tergat a Gebresalassie !qué fantásticos corredores¡). Y de la cota sub 2h.04 a la de 2h.03, han pasado 6 años más. Por lo tanto, con la calculadora en la mano estaríamos hablando de entre 16 y 18 años para alcanzar el 1.h59.

Otro dato a tener en cuenta. Se aprecia que los récords del mundo en maratón se suceden con más frecuencia en los últimos años que antaño. Que hay un mayor número de corredores que bajan con relativa facilidad de 2h.05, existen liebres que pueden correr el primer medio maratón en 1h.02 sin despeinarse y seguir unos cuantos kilómetros más; que los premios son espectaculares y las preparaciones son muy profesionales. Hoy por hoy los récords son ‘más sencillos’ que en otras épocas.

Por ejemplo, en este capítulo vemos que desde 1969 a 1999, en treinta años,  se batieron 9 récords mundiales. Y en el actual siglo, desde 2002 a la actualidad, esto es, en 12 años, se han superado ya 7 plusmarcas.

En el capítulo de muros superados, además del 2h.03, también Kimetto se convirtió en el primer hombre que bajó de los 2 minutos 55 segundos de media por kilómetro. Casi nada. El muro del 2.50 llevaría a un crono final de 1h.59:30… lo dejamos para la siguiente generación. ¿O no?

 

Ver Post >
¿Qué hacemos con el griposo mediofondo/fondo español?
img
Antxon Blanco | 18-08-2014 | 15:53| 0

Lo primero poner el termómetro, conocer la fiebre que tiene, aplicar terapia y reposo.

El mediofondo y fondo español está pasando  la mayor crisis desde que los atletas españoles comenzaron a tener al podio como compañero final de un campeonato. Desde la década de los años 80, y principalmente desde los 90, las medallas llegaron con cierta fluidez. Los bronces de José Manuel Abascal en el Europeo de 1982 y los Juegos Olímpicos de 1984 abrieron el camino para este sector que en algunas citas fue un filón.

Del 800 al 10.000 metros -no incluyo maratón y sí los obstáculos-, el equipo español ha sumado tres medallas olímpicas, nueve en campeonatos del Mundo y 35 en campeonatos de Europa. En varias citas continentales hubo torbellinos con hasta ocho podios solo en este doble sector de mediofondo/fondo. Desde 1996 no hay recompensa olímpica; en el último Mundial llegó el cero; y en las últimas citas europeas solo han sonado tres metales en obstáculos y el bronce de 1.500 de Bustos en Helsinki 2012.

Es evidente que algo está ocurriendo en unos del sectores más mimados en la Federación Española. No sé si solo es gripe o hemos llegado a la neumonía. O simplemente es un cambio generacional más duro de lo previsto, aliñado con lesiones de atletas clave.

Además de paciencia, que la tendremos, es obligado a realizar un chequeo en profundidad. Desde las edades formativas hasta la esfera profesional, pasando por dirigentes de núcleos y responsables finales. Entendemos que no cada década se puede presumir de un Abascal, González, Fermín Cacho, Reyes Estévez, Chema Martínez, Natalia Rodríguez.… pero estábamos tan a gusto con esas camadas que ahora sufrimos mucho frío en esta estepa (en este Europeo de Zurich sin finalistas en 800, un 6º puesto en 1.500; dos 5º en 5.000; nada en 10.000 y la tabla de salvación que han sido los bronces en obstáculos).

El poderío habitual en estas especialidades refuerza la sensación de terremoto. Esta reflexión no llega en otros sectores menos pródigos en éxitos. Cierto. La exigencia parece que se duplica a los corredores y la lupa es gigante a la hora de sacar la vara. Los interrogantes ya comenzaron a dibujarse en los años pasados y se van cerrando.

Lástima que los atletas con éxitos en categoría junior/sub 23 en anteriores campeonatos no están siendo el relevo, o al menos con la velocidad demandada. Desde 2000 (Antonio Reina) no hay podio en un Mundial junior. Se espera al doble campeón de Europa en 2011 en 5.000/10.000 Gabriel Navarro. Y Kevin López y David Bustos, en 2009, son los últimos podios en mediofondo en europeos junior.

Desde la lejanía aprecio que, en demasiados casos, los mediofondistas compiten poco. Parece que les cuesta salir a mítines extranjeros (hay ejemplos…) y en España lamentablemente hay pocas oportunidades para su nivel. Ecuación final: llegan poco rodados a los grandes campeonatos. Me imagino que el recorte de becas tampoco ayuda a una dedicación absoluta y a invertir en concentraciones en altitud, por ejemplo. Y a utilizar fisios, médicos… como sucedía años atrás. Todo ayuda, o mejor dicho, todo frena. Lo que sí  constato es una gripe con fiebre alta… ojalá no pase a ser neumonía.

 

Ver Post >
Caso Mekhissi. El fútbol para bien y para mal
img
Antxon Blanco | 15-08-2014 | 09:28| 0

No hace ningún favor al fútbol el francés Mekhissi  cuando tras su arrogante gesto de quitarse la camiseta antes de cruzar la meta, señala que “deseaba festejar su victoria como lo hace un futbolista”. Y no lo hace porque parece que solo de este deporte se imitan los gestos más dudosos de buenas prácticas deportivas.

Quizás el francés, que en repetidas ocasiones ha demostrado su mal comportamiento en la pista, pensara que por su poderío en la final de 3.000 m obstáculos merecía llegar con el torso desnudo. Sin embargo, todos entendieron-entendimos que era un desprecio con sus rivales, que no estaban para quitarse la camiseta y solo apretaban los dientes para lograr mejorar posiciones y no deseaban ver la espalda sin camiseta de nadie.

El reglamento es muy claro y se aplicó. Es cierto que tras la reclamación de las delegaciones de España y Polonia. En pista, el francés Mekhissi recibió una tarjeta amarilla de un juez. Pero me hubiese gustado que el Comité de Apelación hubiera actuado de oficio al ver la imagen y no por la protesta oficial.

Fue una tarde de gestos de tres atletas franceses muy propios de otros deportes. El triplista Compaoré hizo el gesto de callar al público tras un enorme salto en la final de triple. Como un futbolista cuando mete un bello gol en campo contrario (aunque después, tras el rifi rafe de su compatriota en los obstacúlos, saludó uno a uno a todos los jueces y voluntarios de su prueba, en un bonito gesto). Y finalmente el vallista francés Martinot, en semifinales, exhibió su calidad y la diferencia con sus rivales, que nos e le ocurrió otra cosa que aletear sus brazos como diciendo a los otros atletas que corrierasn más porque él ya había llegado a la meta.

El fútbol tiene muchas virtudes y yo mismo soy un seguidor apasionado de este deporte, como de otros. Es un deporte locomotora por lo que significa de negocio, de tirón entre el público, y aunque fagotiza a otras especialiadades, el reclamo que produce entre los millones de aficionados, es digno de valorar. Sin embargo, algunas de sus estrellas carismáticas no ayudan a transmitir los mejores valores del deporte. Se roza el show, el desprecio a rivales o a aficiones. Y en ocasiones, como es el caso que nos ocupa, otros con pocas luces intentan hacer un plagio, lamentablemente un plagio de lo malo. Es una lástima que no se fijen en las cosas positivas que tiene el fútbol.

Entre los miles de comentarios, leí que fue excesiva la descalificación, que con una amonestación era suficiente. El reglamento está para cumplirlo y si se considera que está anticuado o confuso, que se modifique.  Yo en el momento que pedía una sanción a ese atleta por el gesto despectivo, no me fijaba a quién podía beneficiar, si al segundo clasificado que entonces sería campeón (precisamente otro atleta francés) o al cuarto que lograba así subir al podio (un atleta español). No. Lo que era justo, en primer lugar, aplicar la norma que existe en el atletismo, y segundo, explicar que existe una cultura deportiva que va más allá del gran campeón para que nadie siga esa senda de los mentecatos.

Ver Post >
Qué maravilla de marcha
img
Antxon Blanco | 13-08-2014 | 15:50| 0

Las pruebas de marcha no son las que más llegan al gran público. Cierto. No siempre se ha entendido bien lo del contorneo de caderas durante horas de sufrimiento. Sin embargo, el potencial de la marcha española es descomunal y lo ha sido durante décadas. Los más veteranos tienen grabados los nombres de Jordi Llopart y José Marín. Desde los años 70-80… una eternidad. Y desde entonces las generaciones de marchadores españoles han sumado éxitos internacionales casi de forma continuada.

Con el oro del murciano Miguel Ángel López en el Europeo de Zurich, de nuevo la marcha recobra protagonismo, tras unos años algo grises. No había podio europeo desde hacía 8 años. Precisamente López había devuelto la sonrisa a este sector con su quinto puesto olímpico en Londres 2012 y el bronce descomunal en el Mundial del pasado año.

Me gustaría destacar hoy a esos grupos de marchadores que trabajan apasionadamente para ‘fabricar’ campeones. El seleccionador español Ramón Cid señala que ha sido el sector que más le ha impresionado. Habla de “humildad y ambición” entrelazados. Y no le falta razón. Hoy mismo, en la grada de Zurich, cuando López iba con los otros tres atletas en busca del podio, su entrenador, José Antonio Carillo, decía “ni bronce, ni plata, ni leches. Tiene que ser oro”. Nunca se han escondido los marchadores.

La verdad es que este murciano es una joya, un líder de un equipo muy joven. Porque el extremeño Alvaro Martín es una figura para un futuro cada vez más cercano. Hoy sexto, plaza de finalista, con tan solo 20 años. Una barbaridad. Y destaco otra frase que se decía en el equipo español esta misma mañana: “¿Joven? Muy bien pero tiene que ser finalista”. Ambición extrema. Y eso es maravilloso en el deporte de alto nivel. El otro atleta, Luis Amezcua, décimo, tiene 22 años. Lo dicho. Mucho futuro.

Reconocimiento desde este blog a esos nucleos de marcha. En Murcia, en Cieza, con Carrillo al frente y muchos atletas internacionales en su factoría. El grupo de Guadix, con cuatro atletas en la última Copa del Mundo. El eterno nucleo de Cataluña, con Pepe Marín como máximo exponente. Y el de Madrid, con José Antonio Quintana como capo, con un equipo muy joven pleno de internacionales y medallistas futuras absolutas sin duda.

La marcha española ‘ha mojado’ esta temporada en todas los campeonatos internacionales. Y falta la Olimpiada de la Juventud donde dicen que está la mayor promesa, el murciano -otro- Manuel Bermúdez, 17 años.

Aún quedan dos pruebas de marcha. En los 50 kms no creo que haya un nuevo ‘bragadazo’. Ahí falta un pelín de relevo. Y mañana miércoles, la prueba femenina. El podio es difícil pero no imposible. Beatriz Pascual es un valor seguro para pescar puesto de finalistas. Ojo con la benjamina Raquel González. Llega fuerte y con la corriente positiva tras la final masculina de hoy, quiere ser ambiciosa.

PD: En el post de esta mañana, escrito con celeridad tras el éxito de Miguel Ángel, creo que se han quedado en el teclado algunos datos, nombres, que justamente deben tener su espacio en este humilde blog.

Por ejemplo, el actual responsable de la marcha española, el gallego y exmarchador Santi Pérez. Hombre conciliador, eficaz, práctico… y  a la vez duro cuando es necesario serlo, pero con el guante de seda para sus marchadores a los que mima. Un relevo elegido por Cid que ha funcionado.

2-  Chuso Bragado. Un caso único. Neutrón libre. Peleón dentro y fuera de la pista. Con uno de los mejores historiales del atletismo español. Longevidad -con 45 años marcha en este Europeo- que quedará en los libros del atletismo. Este periodista ha tenido sus cruces, pero él siempre respiraba por la marcha. Entrañable y un eslabón clave en la continuidad de los éxitos de esta especialidad.

3-  Como otro eslabón es un tal Juanma Molina. Marchador olímpico, medallista europeo. Ahora presidented de la Murciana de atletismo y me imagino que ofrece todo el apoyo a los marchadores de ese núcleo clave de Cieza.

4- Dani Plaza/Massana. Dos medallistas olímpico. Plaza, oro en Barcelona92, con un estadio puesto en pie (permitidme una anécdota personal. Yo en los Juegos trabajé para el COOB y una de mis labores era entrevistar en el mismo estadio a medallistas de habla hispana. Y allí me fui a hablar con Dani, él aún saludando al público pero con tan mala fortuna que estábamos en el ángulo de los fotógrafos de meta y comenzaron a llover algunas botellas de agua para ‘explicarnos’ que dejáramos libre esa posición…). Y Massana tiene medallas en Europeos, mundiales y Juegos. Casi nada

5- María Vasco. Primera medalla olímpica de una atleta española. Bronce en JJOO de Sidney, además de podio mundialista. Recién retirada del deporte, es una imagen de esta especialidad.

6- Paquillo Fernández. Uno de los referentes durante muchos años… pero su final como atleta resultó lamentable y los que siguen este blog ya saben lo que pienso en materia de dopaje. Punto.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor