Diario Vasco

img
El amor de Isinbayeva
img
Antxon Blanco | 24-02-2012 | 11:26

Ohhhhhhhhhhhhhhhhh. Elena Isinbayeva ha vuelto. La zarina de la pértiga eligió Estocolmo para recuperar el pasado. Estamos en el Año 1 de su Época 2. El abrazo con el viejo Evgeny Trofimov y su grito al cielo, fueron entrañables. Parecía que esta mujer de 29 años, con 28 plusmarcas universales en sus piernas, había batido su primer récord junior de Rusia.

El 5.01 metros significaba mucho más que un récord, que un salto de 5 metros, que un puñetazo en la mesa de la pértiga. Era el regreso de una supercampeona, de una de las leyendas del atletismo moderno. Los flashes han vuelto para alumbrar su cuerpo escultural y para enseñar esa sonrisa que durante tantos años le ha acompañado.

Sonrisa que perdió cuando se esfumó esa facilidad que tenía a la hora de saltar. Había quedado bloqueada durante años y su cabeza perdió su agresividad en las grandes competiciones. Ha perdido tres mundiales consecutivos (dos al aire libre y uno indoor) y se había puesto en duda su vuelta al trono.

Desde hace un año Isinbayeva está con el técnico que esculpió a la gran campeona en sus inicios. Ese tándem se rompió en 2006. Se echó en los brazos de Vitaly Petrov, el afamado técnico de Sergey Bubka. En la primera época todo fue bien. Incluidos nuevos récords. Pero desde 2009 la confianza de la reina quedó descuartizada. ¿Por qué? Enorme incógnita. Tema tabú. En su entorno nadie quería afrontar el problema.

Isinbayeva cogío el tema por los cuernos y la pasada primavera tomó la decisión de pedir algo más que disculpas a su antiguo entrenador y le rogó regresar a sus entrenamientos. La bronca, espectacular bronca, de 2006 con mucha herida y ruptura de relaciones, era ya pasado. Isinbayeva volvía al estilo ‘Trofimov’. La época Petrov había muerto.

Tampoco el verano pasado fue lo bueno que el duo Isinbayeva-Trofimov habían planeado. Han tenido que esperar unos meses más para poder ver a la rusa en los 5 metros y con récord. Es el 28º de su carrera (15 al aire libre, con 5.06 m como mejor marca, y 13 en pista cubierta), a solo siete de los 35 récords de Bubka. En ocho ocasiones ha saltado 5 metros o más. Desde 2009 no lo hacía. La siguiente mejor marca mundial es de la estadounidense Jennifer Suhr 4.92.

 

¿Cuál ha sido el cambio de la ‘nueva’ Isinbayeva? Pienso que Trofimov ha trabajado el tema psicológico. Le ha quitado esa sobreexcitación que demostraba Isibayeva en las competiciones de los últimos dos años. Seguro que le ha rebajado esa tensión del entorno tras su paso por Mónaco y Formia.  Con el cambio de entrenador, Isinbayeva cogió oxígeno en su Volvogrado natal. Era como empezar de cero. “Al principio no tenía la misma motivación, pero al llegar a mi casa sentí que mi espíritu renació”, dijo.

Ahora la duda es si Isinbayeva recuperará su agresividad en las competiciones con medallas en liza. Los Juegos de Londres están ahí. Naroa Agirre, plusmarquista española de pértiga, asegura que “con este récord Elena ha recuperado la confianza que había perdido. Seguro que la forma de saltar que tenía ya la tiene de nuevo”, asegura la guipuzcoana.

“El secreto más importante ha sido amarme a mí misma, amar todo lo que me rodea”, exponía Isinbayeva hace unos meses. Pues ese amor parece que ha sido clave.

Dos incógnitas a resolver a partir de ahora:  Si la rusa será la campeona sin piedad en las grandes citas. Y segundo, ¿conquistará la altura de 5.10-5.15 que vaticinaba hace años el propio Trofimov?. La respuesta en el Año 1. Época 2 de E. I.

 

Otros Blogs de Autor