Diario Vasco

img
Eufemiano Fuentes pasa de los silencios a los golpes
img
Antxon Blanco | 30-01-2013 | 16:15

Si a primera hora del día, los silencios de Eufemiano Fuentes a las preguntas acusatorias fueron las respuestas más jugosas, hoy ‘Ufe’ ha pasado a dar dos crochets muy intencionados. Ha cargado contra el Consejo Superior de Deportes (CSD), del que depende la Agencia Española Antidopaje, al desvelar que uno de sus clientes fue el actual responsable de la Fundación Deporte Joven del CSD, ‘Pipe’ Gómez. Y Eufemiano ha rematado explicando que Gómez nunca puso objeciones a los métodos utilizados. Pocas horas después Gómez ha puesto el cargo a disposición del Consejo para “facilitar su defensa”.

Segundo juego de piernas y ‘uppercut‘, crochet vertical, para el exciclista Jesús Manzano, el primero en denunciar las prácticas de dopaje en el ciclismo español. Según Fuentes le pidió que le tratara pero no lo hizo porque Manzano consumía cocaína “y eso es muy peligroso en el deporte de elite”

En los juicios o en los procesos contra el dopaje ya estoy acostumbrado a escuchar respuestas con las no pruebas, con los no indicios, con el no procede, con los defectos de forma, con los silencios de los acusados. Son precisamente esos silencios las mejores respuestas de Eufemiano Fuentes, supuestamente el Asterix de la Operación Puerto. Sus contestaciones solo las dirige para defenderse de la acusación de delito contra la salud pública, lo único que le interesa y lo único tipificado en mayor de 2006 en el Código Penal. Lo del dopaje casi le resbala, puesto que en España no le pueden condenar porque no existía Ley contra el dopaje en ese momento.

Eso sí, él desea salpicar a otros deportes. No solo al ciclismo. Fútbol, tenis, atletismo, boxeo… por si alguien podía tener dudas, por si alguien quiere ir más allá, para dejar claro que controla muchos nombres que pueden ser un cactus para el deporte español. Las bolsas no tienen nombres, solo alias, seudónimos “porque era más corto que escribir nombres y apellidos”. Claro ‘Ufe’, poner los nombres era casi escribir la biblia. Me molesta que nos traten como a imbéciles y tengamos que tragar. Trago saliva. Lo hice en la Operación Galgo.

Sin embargo esta vez me han encantado esos silencios del priemr día de juicio después de las preguntas, incisivas preguntas a Fuentes. Casi, casi, nos ha respondido a todo sin abrir la boca. Solo con leer el cuestionario y saber que él no se defiende de estas preguntas casi acusatorias, poco más se puede decir:

1- “¿Por qué si todos sus clientes eran ciclistas profesionales acudían a usted cuando disfrutaban de tratamiento médico gratuito en sus equipos?”

2- “¿Por qué, si las transfusiones eran legales, todos ellos decidieron que sus muestras fueran identificadas mediante apodos y ninguno quiso poner su nombre y apellidos?”

3- “¿Por qué si el único tratamiento que se daba a la sangre era congelarla en ocho muestras aparecieron niveles de EPO más elevados de lo normal?”

4- “¿Dónde consta el consentimiento de los deportistas y que recibieron información sobre los riesgos del tratamiento?”

5- “¿Por qué se utilizaban códigos y motes que podían crear confusión para identificar las muestras?”

6- “¿Por qué todos sus clientes pertenecían a equipos en competición?”

7- “¿Correspondían algunos de los símbolos que figuran en la documentación -puntos, círculos, conjuntos vacíos…- a sustancias como EPO, insulina o anabolizantes?”

8- “¿Por qué siempre hablaban en clave si sus actividades eran lícitas?”

Entiendo que existe mucha decepción en la sociedad con la corrupción. Entiendo que existe hastío en el mundo del deporte porque los últimos procesos han rozado el cachondeo y con todo muy clarito, nadie ha sufrido una sanción.

Hay una esperanza de cerrar el círculo de las sospechas si la jueza entrega las 200 bolsas de sangre solicitadas por la AMA (Agencia Mundial Antidopaje) con el objetivo de cotejar a quien corresponde cada una de las muestras y descubrir a más deprotistas implicados. ¿Interesará hacerlo? Por  la transparencia en este proceso y por la credibilidad nuevamente del deporte español, es imprescindible.

Por ahora primer gol contrario a los defensores de la transparencia ya se ha producido. La jueza ha rechazado la petición del CONI para que Fuentes dé los nombres reales que corresponden a las bolsas de sangre.