Diario Vasco

img
Tolosa, un club centenario en riesgo de desaparición
img
Antxon Blanco | 04-10-2013 | 11:46

En una época en la que una parte del deporte solo entiende de presupuestos millonarios, cuando el gerente es más importante que el directivo deportivo y los mismos deportistas son paquetes para vender y comprar, noticias como la posible desaparición de un club casi centenario como es el Tolosa, obliga a analizar qué está sucediendo.

El equipo guipuzcoano lleva 91 años en la comarca tolosarra dando cobertura a diferentes modalidades y supone un referente para los jóvenes deportistas. Esa camiseta urdiña se ha portado con orgullo. Decenas de generaciones han llevado el nombre del Tolosa, unos deportistas con categoría internacional, otros en niveles simplemene de escolares. Siempre con el objetivo de disfrutar. Pues bien, ahora el Tolosa no encuentra un relevo en la junta directiva. Tras dos legislaturas con el doctor Iñaki Arratibel al frente del club, ahora es necesario dar paso a otra gente porque así lo exige la ley.

Ocho secciones deportivas, 800 chavales, decenas de monitores/voluntarios, millones de ilusiones, mejora de la salud, formar parte del deporte y no de otras actividades menos ‘saludables’… todo ésto en peligro de desaparición. ¿Es justo con lo que se ve en el deporte?

La ausencia de directivos en el deporte base (porque para ser directivo o consejero de un club de Primera de fútbol, hay más candidatos) es una enfermedad ahora mismo de nuestro deporte. El voluntario es otra especie en vías de extinción. De forma puntual, vale. De forma continuada, se mira hacia otro lado.

Cada fin de semana hay miles de espectadores del deporte de elite, pero pocos mueven un dedo por fomentar el deporte de abajo que conducirá en el futuro a tener esos deportistas imprescindibles para que el espectáculo continue. Todos llevamos con orgullo tan chaval del pueblo, del barrio, de mi club de la cantera…, ha llegado a ser jugador de Primera o deportista olímpico. Pero ¿qué hacemos en el día a día para que esos ‘milagros’ sigan produciéndose? Quizás muy poco o nada.

Esa llamada desesperada del Tolosa es una más entre los clubes humildes de cualquier punto de nuestra geografía. Esos directivos sí son unos jabatos. Esos monitores/entrenadores sí merecen reconocimiento. Entre sus ‘trofeos’ están cientos de quebraderos de cabeza, reuniones para mendigar en ayuntamientos, disfrazarse de recaudadores con las empresas o tiendas del barrio.

Lo curioso es que en este caso del Tolosa, el club está saneado, con futuro por los acuerdos con el ayuntamiento, magníficas instalaciones… pero nadie quiere dar un paso al frente. La labor social del club tolosarra está en peligro. Ojalá que en los próximos días haya respuestas positivas y el Tolosa club llegue a ser centenario.

Otros Blogs de Autor