Skip to content

Mucho más que la marchadora que apareció en Interviú

2013 noviembre 14
por Antxon Blanco

María Vasco ha escrito la página más brillante de la marcha femenina española. Su palmarés tiene decenas de lineas. Y casi todas brillantes. Una es de color bronce y con un peso infinito. Es la olímpica de Sydney en el año 2000. De esa forma la catalana se convertía en la primera -y por el momento sigue siendo la única- atleta es ser medalla en unos Juegos. Ahora, con 37 años, dice adiós al atletismo profesional. Se dedicará a pruebas de larga distancia (en medio maratón tiene 1h.25 y en el pasado maratón donostiarra hizo parte de la carrera) y al duatlon.

La marchadora no solo es historial, es algo más. Es carisma. Ha vendido marcha, atletismo. Ha peleado durante su trayectoria por patrocinadores. Ha llegado al público. Y no solo por aquel posado en Interviú. Buena relaciones públicas. Ha exigido más presencia en todos los foros. Ha reclamado que los atletas pudieran vivir de su deporte. En los últimos años fundó el Club María Vasco ante la falta de apoyos. Desde muy joven tenía un perfil diferente. Aún recuerdo una charla que tuve durante el campeonato de Europa junior en San Sebastián en 1993. Ella tenía 18 años y me impresionó por su madurez. Me habían advertido que aquella marchadora no solo era una promesa (había competido en dos mundiales junior, con 15 y 17 años). Y efectivamente tenían razón. María demostraba tener las cosas muy claras. No recuerdo si me dijo que su objetivo era ser medallista olímpica. Lo cierto es que siete años después se llevó al cuello ese bronce. Un carácter.

Lo cierto es la catalana ha competido en cinco Juegos Olímpicos, y en cuatro de ellos se clasificó entre las diez primeras.  Tiene otra medalla de bronce en un campeonato del mundo (ha competido en ocho mundiales, de 1995 a 2011, casi nada) y ha sido admirable su regularidad, con pocos abandonos, algo habitual en el mundo de la marcha. Sin embargo, no figuran descalificaciones en su biografía y eso sí que es algo sorprendente.

Con 37 años quiere correr. Sorprende esa frase cuando procede de una atleta que ha estado 17 años en la elite internacional. Claro, antes marchaba. Estoy seguro que hará un guiño al mundo de la moda. Ella siempre se ha preocupado por su imagen. Y no lo hacía nada mal. Pero lo más importante de María Vasco es que tras las también catalanas María Cruz Díaz y Reyes Sobrino, auténticas pioneras de la marcha femenina, es ella quien ha dado solidez a la especialidad. Ahora son otras las que cogerán el testigo, por ejemplo Julia Takacs, otra niña prodigio.

Que le vaya bonito a María. Se lo merece.

  • toneletti

    La marcha atlética a pesar de ser una disciplina artificial, antiestética y nociva para el cuerpo humano, tiene mucho futuro sobre todo si se fusiona con el reguetón. Solo así, cuando los jóvenes la asocien al ritmo bobalicón que retumba en sus bafles, se abrirá paso. Mientras tanto, apenas contará con practicantes ya que es la última opción a la que suelen recurrir los atletas fracasados de otras disciplinas. Las academias de baile volverán a poner a la marcha en lo más alto del podium.