Diario Vasco
img
Categoría: dopaje
Operación Puerto: el fracaso de la ¿Justicia?

Quienes creen/creían en la Justicia hoy están en fase depresiva. No es para menos. Tampoco ha sido una sorpresa. La intuición y la veteranía en temas de dopaje llevaban a creer que poco se sacaría ya de la Operación Puerto. Y ahora ha llegado la puntilla. Los puristas tendrán un buen ardor de estómago. Otros quizás también lo tengan, pero después de haber bebido unas copitas de cava.

El congelador del laboratorio de Barcelona con las 211 bolsas de sangre y plasma pasa al museo de las antigüedades. Será otro símbolo del fracaso en materia antidopaje en este país. Como escribe nuestro compañero de El País Carlos Arribas, “las autoridades deportivas y antidopaje mundiales dan por perdida la información y las identidades que podría revelar el análisis de ADN de las bolsas de sangre de la Operación Puerto, víctima de las prescripción de los hechos”.

La cadena de fracasos en esta Operación ha sido una constante. Desde que la jueza de Primaria instancia ordenó la destrucción de la sangre pasando por, tras los recursos del CSD y otros, la ‘pereza’ de la Audiencia Provincial de Madrid que no ha comenzado a estudiar los recursos. Y así nos ha ido.

Todos han dejado morir la Operación Puerto. Con alevosía, con perfidia. Bajo presiones desde muy arriba. Menospreciando un tema clave para salvar la honestidad de un país en esta materia antidopaje, honestidad ahora bajo tierra, por supuesto. La ‘Puerto’ lleva coleando, y a algunos dando fuertes dolores de cabeza, desde 2006. Ni que decir tiene que la prescripción para sancionar según la normativa española acabó en un tic-tac (tres años); el Código Mundial antidopaje fija el límite en 8 años. Sin embargo, las cuentas ya no dan.

Seguirán los bla, bla, blas y escucharemos ciertas argumentaciones jurídicas que supuestatemente permitirían conocer la verdad. Pues señores, yo me bajo del autobús. Ya sé que no habrá más investigación. Renuncio. Echo la toalla. Los tramposos han ganado esta batalla.

Una sonrisa amplia y dentadura albina serán la imagen de este final. Allá ellos/ellas. Sus engaños les encadenarán para siempre. Sus medallas centellearán sin honor. Y eso es lo más triste para un deportista. Nunca mirarán de frente cuando expliquen sus victorias. En su mente aparecerán imágenes entremezcladas de un podio y un laboratorio. De unas zapatillas y una probeta. De un récord y unas pastillas. De un entrenamiento no realizado a cambio de una jeringuilla cargada de química.

Ver Post >
La soga de la sanción (ahora 4 años) merodea a Marta Domínguez

La IAAF (Federación Internacional de atletismo) es una apisonadora en el tema del dopaje. No repara en si el sospechoso es un plusmarquista mundial, un medallista olímpico o si es el político más importante de su país. Tampoco distingue banderas. Cuando la probeta señala con el dedo, la maquinaria comienza y no parará.

El pasaporte biológico está siendo muy eficaz para poner cara y nombre a los estafadores de este deporte. La cautela y discreción deja a casos dudosos en la agenda de ‘no confirmado’.

Sin embargo, en el caso de Marta Domínguez las muescas siguen sonando y avanzan. En lo que publica hoy El Mundo, hay dos elementos claves. El primero, que la IAAF no se queda en la posible sanción de dos años. Pide cuatro. El cuadro de expertos de la IAAF argumenta que las variaciones hematológicas que aparecen en el pasaporte biológico de la fondista española tenían como base altamente probable la utilización de algún método dopante (EPO o transfusiones sanguíneas). Hasta ahora solo se había hablado de dos años. Según una comunicación de la IAAF del 8 de julio, se pide una sanción de 4 años.

La segunda novedad que ahora se desvela, es la inhibición del Comité de Disciplina Deportiva (CDD) de la Federación Española de atletismo “por la complejidad del caso e imposibilidad de resolvre en el plazo previstro de tres meses” (24 de septiembre). El pastel se pasa (da traslado del expediente) a la Comisión de Control y seguimiento de Salud y dopaje, del CSD.

Según las informaciones que han partido desde ese CDD de la Federación, “si los mismos datos hubiesen sido de un hombre, la sanción era clara; pero en una mujer…”.

Parece que los hematólogos dudan que esos parámetros aparecidos en el pasaporte biológico de Marta, sean determinantes para posicionarse a favor de un uso dopante. ¿Ccámaras hiperbáricas? ¿altitud? ¿una hemorragia natural? ¿un aborto?, podrían ser causas de estos valores anormales, según los expertos consultados por ese CDD, y de ahí la inhibición.

Menudo tomate hay en este caso. Desde luego mejor inhibirse y pasar el expediente al CSD que de nuevo decidir la inocencia ante unos datos muy elocuentes y que el atletismo español sea insultado por el deporte internacional y acusarle de tapar positivos. Un positivo que la IAAF tiene meridianamente claro. Porque aunque ese CDD de la Federación Española de atletismo es absolutamente independiente al gobierno de la Federación, casi nadie quiere entender tal situación y colocan erróneamente en el mismo mortero al Comité y a la Federación. Pero explíca en otros países este fino matiz.

 

 

Ver Post >
Más deportistas con segundos casos de dopaje ¿hay que endurecer las sanciones?

El reciente caso de segundo dopaje de la velocista búlgara Tezdzhan Naimova eleva la cifra de deportistas que dan positivo por segunda vez y por lo tanto son sancionados de por vida. Parece que esta pena no disuade para seguir utilizando sustancias prohibidas… o quizás lo que no disuada lo suficiente es que el primer positivo se castigue solo con dos años.

El primer doble positivo de enorme repercusión en el deporte fue el de Ben Johnson. Luego han llegado una lista de otros atletas que a mi entender es ya demasiado larga. De los más recientes es el de la turca Asli Cakir, campeona olímpica de 1.500; el marchador ruso Yerokhin; y hace un tiempo el lanzador bieloruso Mikhnevich. Otros atletas también han querido burlar las normas después de haber engañado y ser cazados.

De ahí que me pregunte si la sanción de dos años es corta. Los deportistas piensan que merece la pena arriesgar y si das positivo pues un par de añitos de tranquilidad y ya regresaré al negocio. Y a seguir compitiendo con trampas. Los métodos de detección están mejorando muchísimo pero todavía tienen fisuras. El atletismo tuvo una época de sanciones de cuatro años en primer positivo para luego volver a los dos años. Y desde hace un par de meses, este deporte regresa a la sanción de 4 años en primer positivo. Hay quien esgrime la opción de primer positivo igual a fuera del deporte.

Analizar la cuantía de la sanción sería es una reflexión necesaria. Aplicar sanciones económicas durísimas, pues también. Y ya por pedir que no quede que los controles sean mejores, continuados y con mayor rigor en deportes que salen de rositas porque son de los considerados poderosos y colocan muchas puertas a los controles ‘de verdad’ y solo permiten los de la señorita pepis.

 

Ver Post >
Los vampiros no localizan a Horner, busquen en el McDonalds

La noticia de esta misma mañana es la ausencia de Chris Horner, el estadounidense de 41 años vencedor de la Vuelta a España, de la habitación de su hotel cuando la Agencia Española Antidopaje ha acudido hasta allí para efectuar un control. Mal asunto aunque en principio no significa nada. Claro, aquí se junta la incredulidad de ver la exhibición deportiva de un ciclista cuarentón, el aroma estadounidense desprendido por Lance Armstrong, la ya inquietante duda sobr el pelotón ciclista… y llega la ecuación de dopaje.

El control venía teledirigido desde la USADA (Agencia americana antidopaje) y llega el día después de finalizar la ronda porque durante la carrera los controles son exclusividad de la UCI (Unión Ciclista Internacional).

Es muy negativo asociar dopaje a un deportista que no ha tenido ningún problema en este apartado. Cierto que nadie pone la mano en el fuego ni por el vecino del tercero que gana la carrera popular del barrio. Vamos a ver qué sucede y qué obligación tenía Horner de permanecer la mañana después de concluir la carrera en su hotel. Desconozco si existe un protocolo en esta cuestión. Los deportistas tienen que estar permanentemente localizados aunque si el propio ciclista (o su equipo) da de inmediato su ubicación puede ser suficiente. El problema es que los dirigente de la escuadra americana no han dado datos.

Hace tres años mi compañero Benito Urraburu, especialista en ciclismo, escribió un perfil del estadounidense tras ganar la Vuelta al País Vasco y explicaba casi su adicción por las hamburguesas y los donuts. Ahora también se conoce que bebe coca colas durante las etapas… No sé cuánto habrá de leyenda o de pasado, porque se me antoja complicado que a su nivel deportivo siga con esos menús anclados en el colesterol.

El capítulo de esta mañana escribe un interrogante que puede ser solo pasajero de Horner como protagonista. Yo soy de los que prefiero pensar en la inocencia de todos (casi) y solo criticar cuando salta el positivo.

Desde luego si Horner sigue con esa irregular nutrición, pues busquen en el McDonalds de Alcorcón o alrededores. Por cierto Carl Lewis también ingería numerosas hamburguesas (estuvo a punto de hacerlo en un restaurante donostiarra tres estrellas Michelín) y el mediofondista marroquí El Guerrouj tras ganar el título mundial de 1.500 en Sevilla acabó con pizza y media en un local sevillano. Dejémosolo ahí. No quiero más episodios de solomillos de Irun…

Ver Post >
Bofetadas de dopaje… y ahora Marta Domínguez

El bofetón que han pegado tanto Miguel Cardenal, Secretario de Estado para el Deporte, como Ana Muñoz, directora de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte, ha sonado hasta en Gibraltar. Durante la presentación de la candidatura Madrid 2020, a la pregunta tema dopaje, la respuesta del presidente del COE, Alejandro Blanco, fue como de parvulitos. En castellano, sacando pecho y sin responder lo que se pedía. Y lo peor es que lo tenía ‘a huevo’. Precisamente la sentencia de la Operación Puerto está recurrida para que no se destruyan las bolsas de sangre y se entreguen. Gesto de transparencia despreciado por Blanco.

El propio Cardenal critica que la candidatura madrileña evitó que el CSD respondiera a las preguntas… y lo hubiese hecho con más coherencia. Por ejemplo, Ana Muñoz que está realizando un labor muy interesante desde que asumió el cargo. Ella misma ha significado que “no responder al tema de las bolsas de sangre es sembrar dudas”. Evidentemente.

La nueva Ley antidopaje fue solo un paso; asumir los controles la AEPSD en lugar de las federaciones, es otro; pero no reconocer lo mal que se ha hecho en este país y eludir el tema de las bolsas, son un lastre que parece que los políticos/dirigentes no entienden.

Esta semana se han conocido dos casos de dopaje en el atletismo y otro en el baloncesto. Motivo de decepción y de satisfacción a la vez. Pero no existe otro camino para alcanzar un deporte más limpio.

Y entre despachos se sigue cociendo el tema de Marta Domínguez, cuatro meses después de la notificación de la IAAF. La Federación Internacional envió un expediente sobre su caso a la Federación Española y será el Comité de Competición el que debe decidir (no sé a qué esperan) si impone una sanción por dopaje. La IAAF tiene datos de valores anómalos de hemoglobina (agosto 2009, Mundial de Berlín cuando fue campeona de 3.000 obstáculos), es decir, niveles muy elevados respecto a su perfil natural en controles posteriores. Los expertos de la Agencia Mundial Antidopaje decretaron que hubo una anomalía. ¿Y ahora? Pues el Comité de Competición tiene la palabra. Me temo que se enrederán en tecnicismos legales y volverán a jugar al ‘piedra, papel, tijeras’. Y de nuevo ridículo internacional. ¿O no será así con la nueva Ley? Ojalá.

La IAAF dejeba entrever que Marta Domínguez, actual senadora del PP, en algún momento recurrió al dopaje sanguíneo, con utilización de EPO o autotransfusiones. ¿Seremos más papistas que el papa y dirán que falta un punto y coma para no aplicar sanción?

En Turquía en casos similares y paralelos en el tiempo ya hubo decisiones. ¿Y aquí por qué se dilata este caso?

 

 

Ver Post >
Jamaica, otro foco de polémica por los controles antidopaje

Nadie va a poner tantos dedos en la llaga como para que Usain Bolt no pueda competir en los Juegos Olímpicos de Río. Os lo aseguro. Ni tan siquiera porque la Federación jamaicana de atletismo se muestre laxa en los controles antidopaje de sus gacelas. Alguien moverá ficha para que el río no se desborde. Ahora bien, es necesario que ese río se dirija por los cauces de la transparencia, de la legalidad y no se mire hacia otro lado en el tema del dopaje. Y Jamaica lo sabe.

Los organismos internacionales no están dispuestos  a que un nucleo, un país, un grupo de atletas… vayan de listos y salgan de rositas. Es evidente que existe una planificación casi geográfica para ir talando esos árboles enfermos. Estados Unidos en su día; Rusia ha recibido un batacazo; Turquía es ahora un páramo; China va por rachas; Alemania pasó al confesionario; Italia recibió bronca y el fondo se acabó; España ha tenido su purgatorio; el inmaculado Kenia ha recibido sacudida; y Jamaica se une a los países con la lupa en la chepa.

¿Por qué ahora Jamaica? En primer lugar por unos casos de dopaje en los último meses con Asafa Powell y Veronica Campbell como pesos pesados cazados que han dejado los cimientos de la credibilidad tambaleando. Y esta misma semana por las declaraciones de la anterior directora de la Agencia antidopaje jamaicana, Anne Shirley, que ha declarado a la revista Sports Illustrated que no tenían personal para localizar a los atletas y ofrece el terrible dato que durante los seis meses preolímpicos en 2012, solo se efectuó un control por sorpresa en el atletismo de Jamaica.

Pues desde luego no alimenta la credibilidad de este deporte. Y más pensando que, en ese país, se encuentra el atleta número uno de momento. Sería injusto esparcer el chapapote a todos, incluido Bolt, como sería injusto enfangar a todos el atletismo español a pesar de haber tenido una escandalosa Operación Galgo y la Puerto y otros casos aislados. No todos los atletas son pecadores porque en su país haya uno o mil tramposos.

Jamaica está en esa fase de ponerse los pilas y hacer batidas de controles para que nadie les acuse. Decir que se hicieron 179 controles en 2012 es una evidencia de debilidad. La Federación de Jamaica se movió durante el Mundial de Moscú y pidió varias audiencias a máximos responsables del deporte internacional. Prometieron cumplir con las directrices del Código Mundial antidopaje. La IAAF desde luego se ha remangado desde hace meses y ‘provocó’ 120 controles por sorpresa entre los jamaicanos.

Por canal diplomático interno el gobierno jamaicano ha recibido una reprimenda de órdago por parte de la Agencia Mundial Antidopaje. El director general David Howman les agarró por la oreja mientras les decía que cualquier país, sea cual sea, puede ser privado de acudir a los Juegos Olímpicos o a una cita mundialista si no cumple con los principios establecidos para todos.

Pues eso. Jamaica recibe tarjeta amarilla. Lástima haber llegado hasta aquí porque las gacelas amarillas caen muy bien. Y Bolt no se merece esta nieblilla de duda porque su federación no hace las cosas bien y silbe a la vía en aspectos tan delicados.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor