Diario Vasco
img
Categoría: londres
Usain Bolt, Mejor Atleta 2012. Discrepo.

Vaya por delante que este año ha sido la elección más ultracomplicada de toda la historia a la hora de nombrar al Mejor Atleta del Mundo en categoría masculina, y no solo en el nombre final, sino incluso en los tres atletas finalistas candidatos a este premio. Los Juegos Olímpicos, los récords mundiales y las gestas aun sin plusmarcas, dejaban con muchos argumentos y todos con peso, en el momento de pulsar el nombre de uno u otro atleta.

Creo que los más sabios de este deporte tenían interrogantes sobre la designación por abundancia de buenos datos. Al final el elegido ha sido el velocista jamaicano Usain Bolt (en categoría femenina el panorama estaba más despejado con la velocista estadounidense Allyson Felix y por eso evito el análisis en este post y me centro en el galardón masculino).

Yo discrepo de la elección. Es mi opinión y repito (post de hace un mes), quien ha votado por Bolt también tenía datos sólidos. Entonces, ¿por qué pienso que Bolt no debería haber ganado ese título? Reconociendo la gesta en los Juegos Olímpicos de Londres (3 oros y WRC en relevo), pienso que la final de 800 metros con el keniano David Rudisha quedará como una de las páginas doradas en la historia de este deporte. En estos tiempos que un atleta afronte una final olímpica con la intención de batir el récod mundial y además lo consiga, es muy grande. En el atletismo moderno cai no se concibe un intento de plumarca sin la compañía de varias liebres. Y menos que se arriesgue un título por ese sano objetivo de ser el mejor de la historia también en cuanto a crono.

Yo puedo entender que el razonamiento de dar como vencedor a Usain Bolt pase por sus tres títulos olímpicos, algo grandioso, indudable. Sin embargo es injusto medir y decidir con la misma escuadra y cartabón a todos los participantes en un campeonato. Los velocistas siempre tendrán más posibilidades porque pueden ganar varias pruebas, y si su país es potente, sumar medallas en relevos. En otras especialidades es inimaginable. Rudisha solo podía aspirar a un oro (solo en el caso de un cuartero 4×00 de Kenia espectacular podía lograr doblete) y de ahí que ensalcemos la consecución del récord mundial como la hazaña decisiva para otorgarle el título de Mejor Atleta del Año.

En ese trío de finalistas también eché en falta la presencia del fondista británico Mo Farah. Ganar dos oros en 5.000 y 10.000 es mucho tomate en el actual panorama internacional. Pero igualmente admito argumentos lógicos con respecto a los tres finalistas (Bolt, Rudisha y el vallista Merritt).

La elección de Usain Bolt es tan discutible como el del Balón de Oro en fútbol. El argentino Messi es el mejor futbolista en la actualidad. En el plano individual nadie lo discute. En el aspecto colectivo tiene luces y sombras en club, y más sombras en el apartado de su selección. Pues si siempre solo valoramos cualidades personales, Messi será Balón de Oro hasta que le echen del planeta fútbol. Sin embargo en esa elección deberían entrar otros factores. Por eso digo que Bolt no se merecía ese premio y aprovecho para designar como mi Balón de Oro a Iniesta… aunque por ahora ya llevo un fallo en mis designaciones del año. Rudisha me ha salido agua. Espero que en el fútbol tenga mejor tino.

Historial del trofeo Mejor Atleta del año

Ver Post >
Iker, Xabi, Contador, Purito, Richard…

Día cruzado de noticias deportivas con salsa. Una en los despachos, otras en la carretera y en la piscina. Premio Príncipe de Asturias de los Deportes para los futbolistas Iker Casillas y Xavi Hernández. Real Madrid y Barcelona.Valores en dos equipos con una rivalidad brutal. Valores en una selección que está marcando una época. Las críticas saltaron en cuanto se conoció el falló. Otra opción, el Comité Paralímpico, arrastraba muchos adeptos. Esta vez la concesión del Premio se ha desviado de la gesta deportiva concreta. La argumentación va más por la cohesión que han significado entre dos clubes, entre dos aficiones. Sus comportamientos dentro y fuera del campo han servido para apagar las llamas que llegaban desde los banquillos o salas de prensa.

El talento deportivo -que teniéndolo- parece que esta vez ha quedado al margen en la votación para elegir al galardonado. Es evidente que en este año olímpico/paralímpico quizás quede ‘extraño’ que el premio vaya para esta pareja de futbolistas profesionales. Han dado preferencia al éxito de la selección española de fútbol y al potencial de dos clubes que a los éxitos de los cinco aros. El debate está servido.

Por lo que aportan los dos futbolistas como personas conciliadoras, independiente de su valor deportivo, el premio es un buen reconocimiento. Ojalá que este trofeo sirva para rebajar los incendios futboleros. Para que este deporte parezca algo normal, sencillo, un acto de 90 minutos cada semana, sin llegar a dramatismos innecesarios. Que sea desde el campo y desde la grada. Y que nadie eche gasolina.

La otra noticia del día fue el etapón vivido en la Vuelta a España. Alberto Contador dio un espectáculo de ciclismod e otra época. En este blog el madrilñeo ha sido muy criticado en su caso de dopaje y por sus excusas. Esta vez, cumplida la sanción, hay que reconocer su excelente ciclismo y su valentía en la carretera. Protagonizó una etapa de las que no se olvidan. La Vuelta a España está superando al Tour de este año. Al menos, en interés. A mí me lo parece. Por cierto, extraordinarias las declaraciones de Purito Rodríguez que minutos después de perder la Vuelta dio una entrevista en televisión de crack. Sin perder la sonrisa. Dando la cara. Respondiendo a todo. Reconociendo el etapón de Contador y sus errores o carencias. Normalidad en definitiva. Es deporte. Con un análisis de lo sucedido (fatal para él) sin recovecos sospechosos. Un diez para Contador por su exhibición y otro para Purito.

Otro tema, enorme mérito de Richard Oribe. El nadador guipuzcoano, con 38 años, y con seis Juegos Paralimpiadas, sumó su decimoquinta medalla. Primera en Londres y el sábado segunda opción en los 200 metros libre. Es uno de los grandes del deporte vasco. El reconocimiento absoluto a Richard, a su entrenador Javier Aymerich y a su familia, siempre con el apoyo necesario para que Richard disfrute, siga disfrutando, del deporte y de sus éxitos. No es un Premio Príncipe de Asturias, no tiene los titulares de Contador. Sus valores son otros. Más íntimos. Quizá la ciudad de San Sebastián le otorgue algún año el Tambor de Oro por su trayectoria. Por méritos, nadie lo pondría en duda.

PD: Tema estadio de Anoeta y pistas de atletismo. No podía ser menos que respetar vuestras posturas. Recibo opiniones del mundo del atletismo alegando que sí pierde este deporte con la remodelación del estadio. Claro que pierde pero no sé si existen argumentos como para frenar ese cambio en la instalación. Me reafirmo en lograr un miniestadio que ofrezca mejoras a este deporte. El estadio es para un día ¿cada cuántos años? y destinado a la elite y no cien por cien de Gipuzkoa. Los últimos 19 años tienen la respuesta.

Ver Post >
Bolt-Rudisha, no me hagan elegir

Fue un gran día fantástico para el atletismo. Los gourmets de este deporte disfrutaron no saben cómo. Y no fue por Usain Bolt, que también. Fue esa conjunción de ver algo único en la historia del olimpismo encadenado al siempre deleite de un récord del mundo en una distancia como es el 800 metros con David Rudisha, atleta que está cimentando una nueva época en el mediofondo corto.

El jamaicano parece no tener límites. El keniano no tiene complejos. Y todo eso en los Juegos Olímpicos. En el mejor escenario. Con cientos de millones atentos a un deporte que durante cuatro años pierde intensidad. No voy a decir que se desvanece como otras disciplinas, pero es de esos deportes bloqueados por el planeta fútbol y demás.

Usain Bolt es el rey del atletismo moderno. Lo tiene todo. Títulos, plusmarcas, ofrece espectáculo, carisma, reconocido. Y su doble-doble, 0ros en 100 y 200 en dos Juegos consecutivos, no deja margen a la duda. Estamos ante el más grande de la historia de la velocidad. La hazaña de Carl Lewis como sus cuatro oros en unos mismos Juegos, al igual que la de Owens, es un capítulo igualmente de leyenda, pero lo que ha conseguido Bolt, en un momento con tantos velocistas geniales y donde la especialización casi obliga a decidir la distancia, es simplemente genial.

Entiendo que Bolt acapare imágenes de televisión, titulares… y sea protagonista de las conversaciones de los aficionados al deporte, incluso de aquellos que solo se acercan al estadio cada cuatro años. Entiendo que los especialistas del atletismo hagan una mueca de desaprobación por ese protagonismo del jamaicano el día que Rudisha asombre con el récord mundial en una demostración brutal y casi nunca vista en los estadios de atletismo.

No me hagan elegir. Para el gran público es Bolt. No es fácil transmitir que lo del africano tiene más valor que la carrera en sí de Bolt. Un récord es un récord. Pero es la forma de correr, de pulverizar una final desde el primer metro, de imprimir un ritmo infernal, de poner en riesgo el título si hubiese fallado en su intento.

Bolt es el rey del atletismo en estos Juegos para casi todos. Rudisha es el príncipe incomprendido. Puede haber algún emperador más del atletismo. Las finales de 5.000 metros (masculina y femenina) puede aportar datos (Mo Farah, Dibaba…). Pero dos de las tarjetas postales ya están enviadas por correo certificado, con la imagen de un poderoso velocista y de un poderoso mediofondista.

Jornada para enmarcar en el atletismo. Hoy es una jornada con menos glamour. Mañana hay unos fogonazos muy interesantes y espero que un listón tenga protagonismo, porque el cero de la delegación española podría abrir heridas. Ojalá que el único atleta vasco en Londres tenga una notable actuación. A Mikel Odriozola le esperan casi cuatro horas de marcha… pero eso será mañana sábado (desde las 10 horas).

Ver Post >

Otros Blogs de Autor