El regalo de los duendes

Un sastre y un orfebre viajaban juntos, y una tarde cuando el sol se había hundido detrás de las montañas, ellos oyeron el sonido de música distante, que se hizo cada vez más apreciable. Sonaba extraña, pero era tan agradable que ellos olvidaron todo su cansancio y se encaminaron rápidamente hacia ella. La luna se había levantado ya cuando alcanzaron una colina en la cual vieron una muchedumbre de pequeños hombres y mujeres, que estaban tomados de las manos, y giraban danzando con el mayor placer y felicidad.

Ellos cantaban de la manera más encantadora, y era la música que los viajeros habían oído. En medio de ellos se sentaba un anciano que era más alto que el resto. Él llevaba puesto un abrigo de diversos colores, y su barba de color hierro gris colgaba hasta abajo sobre su pecho. Los dos permanecieron de pie llenos de asombro, y miraron el baile. El anciano hizo un signo de que ellos deberían entrar, y la pequeña gente con mucho gusto abrió su círculo.

El orfebre, que tenía una joroba, y como todos los jorobados era bastante valiente, ingresó; el sastre en cambio se sintió un poco con miedo al principio, y se contuvo, pero cuando vio que todo transcurría alegremente, tomó coraje, y también ingresó. Inmediatamente el círculo se cerró otra vez, y la pequeña gente continuó cantando y bailando con los saltos más salvajes. El anciano, sin embargo, tomó un cuchillo grande, lo afiló, y cuando estuvo suficientemente afilado, lo colgó en su faja y miró alrededor hacia los forasteros.

Ellos se aterrorizaron, y no tuvieron mucho tiempo para la reflexión, ya que el anciano agarró al orfebre y con la mayor velocidad, le afeitó el pelo de su cabeza completamente, y luego la misma cosa pasó con el sastre. Pero su miedo los abandonó cuando, después de que había terminado su trabajo, el anciano los palmeó a ambos en el hombro de una manera amistosa, tanto como diciendo, ellos se han comportado muy bien para dejar que todo les sea hecho con mucho gusto, y sin cualquier duda.

Él señaló con su dedo a un montón de carbones que yacían a un lado, y les indicaba a los viajeros con sus gestos que debían de llenar sus bolsillos con ellos. Ambos obedecieron, aunque no supieran que uso tendrían los carbones. Luego continuaron su camino en busca de un refugio para pasar la noche. Cuando llegaron a un valle, el reloj del monasterio vecino sonó las doce, y el canto cesó. En un momento todos los pequeños habían desaparecido, y la colina quedó en la soledad con la luz de la luna.

Los dos viajeros encontraron una posada, y se cubrieron en sus camas de paja con sus abrigos, pero en su cansancio olvidaron sacar de sus bolsos los carbones antes de acostarse.

Un gran peso en sus cuerpos los despertó antes que de costumbre. Ellos tocaron en los bolsillos, y no podían creer a sus ojos cuando vieron que no estaban llenos de carbones, sino de oro puro; felizmente, también, el pelo de sus cabezas y barbas estaba allí otra vez tan grueso como antes.

Ellos eran ahora gente rica, pero el orfebre, que, de acuerdo con su disposición avara, había llenado más sus bolsillos, era el doble de rico que el sastre. Un hombre avaro, aun si tiene mucho, todavía desea tener más, entonces el orfebre propuso al sastre que esperaran otro día, y salir otra vez por la tarde a fin de obtener todavía mayores tesoros del anciano en la colina.

El sastre se negó, y dijo,

-”Tengo bastante y estoy contento; ahora seré un maestro, y me casaré con mi novia (que el llamaba su amor), y seré un hombre feliz.”-

Pero sin embargo se quedó otro día para complacerlo. Por la tarde el orfebre colgó un par de bolsos sobre sus hombros con los que él podría ser capaz de guardar mucho más, y tomó el camino a la colina. Allí encontró, como durante la noche anterior, a la pequeña gente en su canto y baile, y el anciano otra vez lo afeitó, y le hizo señas para que se llevase un poco de carbón con él.

Él no fue lento en cuanto a cargar tanto en sus bolsos como pudo, y volvió completamente encantado, y se cubrió con su abrigo. -

-”Incluso si el oro pesara realmente muchísimo,”- dijo él, -”lo aguantaré de muy buena gana,”- y por fin él se durmió imaginando un dulce del despertar por la mañana como un hombre enormemente rico.

Cuando él abrió sus ojos, él se levantó con prisa para examinar sus bolsillos, pero qué decepcionado quedó cuando él no sacó nada de ellos excepto carbones negros, y sin importar cuan a menudo los revisara.

-”El oro que obtuve la noche anterior estará todavía allí para mí,”- pensó él, y fue y lo sacó, pero que sobresaltado se puso cuando él vio que igualmente se había convertido otra vez en carbón. Él golpeó su frente con su mano negra polvorienta, y luego sintió que su cabeza entera era calva y lisa, así como también el lugar donde su barba debería haber estado. Pero sus desgracias no habían aún todavía terminado; ahora notó por primera vez que además de la joroba en su espalda, una segunda, tan grande, había crecido al frente en su pecho.

Entonces él reconoció el castigo por su avaricia, y comenzó a llorar en voz alta. El sastre bueno, que fue despertado por eso, y consoló al compañero infeliz tanto como él pudo, y le dijo,

-”Tú has sido mi camarada durante nuestro tiempo de viaje; seguirás conmigo y compartirás mi riqueza.”-

Él sastre mantuvo su palabra, pero el pobre orfebre fue obligado a llevar las dos jorobas mientras él vivió, y a cubrir su cabeza calva con una gorra.

Enseñanza:
La ambición desmedida y la avaricia sólo llevan a una vida infeliz y amargada.

Hermanos Grimm

La joven sin manos

Un cierto molinero había caído poco a poco en la pobreza, y no tenía nada más, excepto su molino y un manzano grande, atrás en el patio.

Una vez, cuándo había entrado al bosque para traer madera, un anciano que nunca había visto antes se acercó hasta él, y le dijo,

-”¿Por qué te molestas cortando madera?, te haré rico, si me prometes darme lo qué está de pie detrás de tu molino.”-

-”¿Qué puede ser sino sólo mi manzano?”- pensó el molinero, y dijo, -”Sí,”- y dio la promesa por escrito al forastero.

El anciano, sin embargo, se rió en tono burlón y dijo,

-”Cuando hayan pasado tres años, vendré y me llevaré lo que me pertenece,”- y se fue.

Cuándo el molinero llegó a casa, su esposa vino para encontrarlo y le dijo, -”Dime, ¿de donde viene esta riqueza repentina en nuestra casa? De repente cada caja y baúl estuvieron llenos de monedas y joyas; nadie las hizo llegar, y no sé como pasó.”-

Él contestó,

-”Esto viene de un forastero que me encontró en el bosque, y me prometió el gran tesoro. A cambio, le he prometido lo que está de pie detrás del molino; podemos muy bien darle el manzano grande”-

-”¡Ay, marido!,”- dijo la esposa aterrorizada, -”¡ese debe haber sido el diablo! Él no quiso decir el manzano, sino nuestra hija, que estaba de pie detrás del molino limpiando el jardín.”

La hija del molinero era una muchacha hermosa, piadosa, y sobrevivió los tres años en el amor a Dios y sin pecado. Cuando el tiempo se cumplió, y vino el día cuando el malvado debía llevarla, ella se lavó quedando bien limpia, e hizo un círculo alrededor de ella con tiza. El diablo apareció bien temprano, pero él no podía acercársele. Furiosamente, le dijo al molinero,

-”Aleja toda agua de ella, de modo que no pueda ser capaz de lavarse ella misma, porque de lo contrario entonces no tengo ningún poder sobre ella.”-

El molinero tuvo miedo, y lo hizo así. A la mañana siguiente, el diablo vino otra vez, pero ella había llorado en sus manos, y estaban completamente limpias. Otra vez él no podía acercarse a ella, y furiosamente dijo al molinero,

-”Córtale sus manos, porque no puedo acercarme ella.”-

El molinero quedó impresionado y contestó,

-”¿Cómo podría yo cortar las manos a mi propia hija?”-

Entonces el malvado lo amenazó y dijo,

-”Si tú no lo haces, tú serás mío y te llevaré.”-

El padre se alarmó, y prometió obedecerle.

Entonces él fue donde muchacha y le dijo,

-”Hija mía, si no te corto las manos, el diablo me llevará, y como estaba aterrorizado, le he prometido hacerlo. Ayúdame en mi necesidad, y perdóname el daño que te hago.”-

Ella contestó,

-”Querido padre, haz conmigo lo que necesites, yo soy tu hija.”-

Con eso ella posó ambas sus manos, y le fueron cortadas. El diablo vino por tercera vez, pero ella había llorado tanto tiempo y tanto en los tocones, que después de todo ellos estaban completamente limpios. Entonces él tuvo que darse por vencido, y había perdido todo poder sobre ella.

El molinero le dijo entonces a su hija,

-”He recibido por medio de ti tan grandes riquezas, que cuidaré de ti lo más delicadamente mientras vivas.”-

Pero ella contestó,

-”Aquí no puedo quedarme, iré afuera, y gente compadecida me dará tanto como requiera.”-

Entonces ella hizo que sus brazos mutilados fueran ligados a su espalda, y a la salida del sol salió a su camino, y anduvo el día entero hasta que la noche se acercó.

Ella llegó a un jardín real, y con el brillar de la luna vio que los árboles estaban cubiertos de frutas hermosas creciendo en ellos, pero no podía entrar pues había mucha agua alrededor. Y como había andado el día entero y no había comido ni un bocado, y el hambre la atormentaba, pensó,

-”Ah, si yo estuviera adentro, podría comer de las frutas, o si no moriré de hambre!”-

Entonces ella se arrodilló, llamó a Dios el Señor, y rezó. Y de repente un ángel vino hacia ella, quien hizo una presa en el agua, de modo que el foso quedó seco y ella pudo atravezarlo.

Y así entró en el jardín y el ángel fue con ella. Ahí vio un árbol cubierto de peras hermosas, pero la cantidad de frutas habían sido contadas para el Rey. Entonces se acercó al árbol, y para saciar su hambre, comió con su boca una, pero no más. El jardinero miraba; pero como el ángel estaba presente, él tuvo miedo y pensó que la doncella era un espíritu, y se quedó en silencio, tampoco se atrevía a lanzar un grito, o hablarle al supuesto espíritu. Cuando ella terminó de comer la pera y se sintió satisfecha, se ocultó entre los arbustos.

El Rey a quien el jardín pertenecía, bajó a la mañana siguiente, y contó las frutas, y vio que faltaba una de las peras, y preguntó al jardinero qué había pasado, ya que la pera tampoco estaba bajo el árbol, y no se veía. Entonces contestó el jardinero,

-”Anoche, un espíritu entró, quién no tenía ninguna de las manos, y comió de una de las peras con su boca.”-

El Rey preguntó,

-”¿Cómo pasó el espíritu sobre el agua, y a donde se fue después de que había comido la pera?”-

El jardinero contestó,

-”Alguien que venía con una ropa blanca como la nieve del cielo hizo una presa, y contuvo al agua, y el espíritu pudo pasar por el foso. Y como debe haber sido un ángel, tuve miedo, y no hice ninguna pregunta, y no lancé ni un grito. Cuando el espíritu había comido la pera, él se fue.”-

El Rey dijo,

-”Si todo es como tu dices, yo vigilare contigo esta noche.”-

Cuando se puso oscuro el Rey entró en el jardín y trajo a un sacerdote con él, que debía hablar al espíritu. Los tres se sentaron bajo el árbol y esperaron. A medianoche la doncella vino arrastrándose desde la espesura, fue al árbol, y otra vez comió una pera con su boca, y al lado de ella estaba el ángel en ropas blancas. Entonces el sacerdote les salió y dijo,

“¿Vienes tú del cielo o de la tierra? ¿Eres un espíritu, o un ser humano?”

Ella contestó,

-”No soy ningún espíritu, sino una mortal infeliz abandonada por todos excepto por Dios.”-

El Rey dijo,

-”Si has sido abandonada por todo el mundo, yo no te abandonaré.”-

Él la llevó con él a su palacio real, y como ella era tan hermosa y buena, él la amó con todo su corazón y mandó a hacer manos de plata para ella, y la tomó como su esposa. Después de un año el Rey tuvo que partir, entonces le encomendó a su madre el cuidado de la joven Reina y dijo,

-”Si tiene que tomar cama, toma cuidado de ella, atiéndela bien, y cuéntame al respecto inmediatamente en una carta.”-

Poco después ella dio a luz a un lindo niño. Entonces la vieja madre se dio prisa en escribirle y anunciarle las felices noticias. Pero el mensajero descansó en un arroyo por el camino, y como estaba tan cansado por la gran distancia, se durmió. Entonces vino el Diablo, que siempre procuraba herir a la Reina buena, y cambió la carta por otra, en el cual escribió que la Reina había traído un monstruo al mundo.

Cuando el Rey leyó la carta quedó impresionado y muy preocupado, pero él escribió en la respuesta que ellos debían tomar gran cuidado por la Reina y cuidarla bien hasta su llegada. El mensajero volvió con la carta, pero descansó en el mismo lugar y otra vez se durmió. Entonces vino el Diablo una vez más, y puso una carta diferente en su bolsillo, en el cual fue escrito que ellos debían matar a la Reina y su niño. La vieja madre fue terriblemente impresionada cuando recibió la carta, y no podía creerlo.

Ella contestó otra vez al Rey, pero no recibió ninguna otra respuesta, porque cada vez el Diablo substituyó una carta falsa, y en la última carta también fue escrito que ella debía conservar la lengua y ojos de la Reina como una señal de que había obedecido. Pero la vieja madre lloró de pensar que tal sangre inocente debía ser evitada, e hizo traer un cierva antes de la noche y recortó su lengua y ojos, y los guardó. Entonces dijo a la Reina,

-”No te puedo matar como el Rey manda, pero no debes quedarte aquí. Ve afuera por el amplio mundo con tu niño, y nunca vengas aquí otra vez.”-

La pobre mujer ató a su niño en su espalda, y se marchó con sus ojos llenos de lágrimas. Ella entró a un gran bosque salvaje, y luego cayó de rodillas y rezó a Dios, y el ángel del Señor se le apareció y la condujo a una pequeña casa en la cual había un letrero con las palabras, “Aquí todos moran libres.” Una doncella blanca como la nieve salió de la pequeña casa y dijo,

-”Bienvenida, Señora Reina ” y la condujo a su interior.

Entonces allí le desataron al niño de su espalda, y lo sostuvieron en su pecho para que lo pudiera alimentar, y lo pusieron en una pequeña cuna maravillosamente hecha. Entonces dijo la pobre mujer,

-”¿Cómo supieron que yo era una reina?”-

La doncella blanca contestó,

-”Soy un ángel enviado por Dios, cuidaré de ti y del niño.”-

La Reina se quedó siete años en la pequeña casa, y fue bien atendida, y por la gracia de Dios, debido a su piedad, sus manos que habían sido cortadas, crecieron una vez más.

Por fin el Rey regresó a casa y su primer deseo era ver a su esposa y el niño. Entonces su madre anciana comenzó a llorar y dijo,

-”¡Qué mal hombre fuiste!, ¿Por qué escribiste que yo debía eliminar aquellas dos vidas inocentes?”-

y ella le mostró las dos cartas que el Diablo había cambiado, y luego siguió diciendo,

-”Hice como me lo pediste,”- y ella le mostró la lengua y ojos.

Entonces el Rey comenzó a llorar por su pobre esposa y su pequeño hijo tanto más amargamente que su madre, que ella al fin tuvo compasión de él y dijo,

-”Queda en paz, esos son sólo naturaleza muerta; en secreto hice que una cierva fuera matada, y tomé esas muestras de ella; luego amarré al niño a la espalda de tu esposa y le pedí que saliera afuera al amplio mundo, y le hice prometer que nunca volviera aquí otra vez, porque tú estabas muy molesto por ella.”-

Entonces dijo el Rey,

-”Iré tan lejos como lo que el cielo es azul, y no comeré, ni beberé hasta que yo haya encontrado otra vez a mi querida esposa y mi niño, si mientras tanto ellos no han sido matados, o muertos por el hambre.”

Así el Rey viajó sobre durante siete largos años, y la buscó en cada hendidura de las rocas y en cada cueva, pero no la encontraba, y pensó que ella había muerto por amor. Durante todo este tiempo él ni comía, ni bebía, pero Dios lo confortaba. Al fin él entró en un gran bosque, y encontró allí la pequeña casa cuyo letrero decía, “Aquí todos moran libres.” Entonces salió al frente la doncella blanca, lo tomó de la mano, lo condujo adentro, y dijo,

-”Bienvenido, Señor Rey,”- y le preguntó de donde venía.

Él contestó,

-”Pronto voy a tener siete años de estar viajando en busca de mi esposa e hijo, pero no puedo encontrarlos.”-

El ángel le ofreció comida y bebida, pero él no tomó nada, y sólo deseó descansar un poco. Entonces se acostó para dormir, y puso un pañuelo sobre su cara. El ángel entró en la cámara donde la Reina estaba sentada con su hijo, que ella por lo general lo llamaba “Doloroso”, y le dijo,

-”Sal con tu hijo, tu marido ya ha llegado.”

Entonces ella fue al lugar donde él estaba, y el pañuelo se cayó de su cara. Y dijo ella,

-”Doloroso, recoge el pañuelo de tu padre, y cubre su cara otra vez.”-

El niño lo recogió, y lo puso sobre su cara otra vez. El Rey en su sueño oyó lo que pasaba, y le agradaba que el pañuelo cayera una vez más. Pero el niño se puso impaciente, y dijo,

-”Querida madre, ¿cómo puedo cubrir la cara de mi padre cuando no tengo a ningún padre en este mundo? He aprendido a decir la oración ‘Padre Nuestro, qué estás en el Cielo,’ tú me has dicho que mi padre estaba en el Cielo, y él era nuestro Dios bueno, y ¿cómo puedo reconocer a un hombre extraño como éste? Él no es mi padre.”-

Cuando el Rey oyó aquello, despertó, y preguntó quiénes eran ellos. Entonces dijo ella,

-”Soy tu esposa, y él es tu hijo, Doloroso.”-

Y él vio sus manos vivas, y dijo,

-”Mi esposa tenía manos de plata.”-

Ella contestó,

-”Dios bueno ha hecho que mis manos naturales crezcan otra vez;”-

y el ángel entró al cuarto, y trajo las manos de plata, y se las mostró.

En ese momento él supo a ciencia cierta que sí era su querida esposa y su querido hijo, y él los besó, y se alegró, y dijo,

-”Una gran piedra pesada se ha ido completamene de mí corazón.”-

Entonces el ángel de Dios les dio una comida junto con ella, y después ellos se fueron a la casa de la madre anciana del Rey. Hubo gran alegría en todas partes, y el Rey y la Reina y el hijo estuvieron juntos otra vez, y vivieron felizmente hasta su final.

Enseñanza:
Cuando se hace un convenio, debe de tenerse muy claro qué es lo que se da y qué es lo que se recibe, nunca actuar en base a suposiciones.

Hermanos Grimm

Historias sobre serpientes

Primera historia.

Había una vez una pequeña niña cuya madre le daba cada tarde un pequeño tazón de leche y pan, y la niña se sentaba en el jardín con el tazón. Sin embargo, cuando ella comenzaba a comer, una serpiente llegaba arrastrándose desde una grieta en la pared, bajaba su pequeña cabeza en el plato, y tomaba la leche con ella. La niña sentía placer con ello, y cuando se sentaba allí con su pequeño plato y la serpiente no venía inmediatamente, gritaba,

“Serpiente, serpiente, ven rápidamente
ven aquí, tú, cosa diminuta,
tendrás tus migas de pan,
te refrescarás con la leche. ”

Entonces la serpiente venía con prisa, y disfrutaba de su alimento. Además la serpiente mostraba gratitud, ya que le traía a la niña toda clase de cosas bonitas de sus tesoros escondidos, piedras brillantes, perlas, y juguetes de oro. La serpiente, sin embargo, sólo bebía la leche, y dejaba las migas de pan en paz. Entonces un día la niña tomó su pequeña cuchara y golpeó a la serpiente cariñosamente en su cabeza con ella, y le dijo,

-”Come las migas también, pequeñita.”-

La madre, que estaba de pie en la cocina, oyó a la niña dirigirse a alguien, y cuando ella vio que golpeaba a una serpiente con su cuchara, salió corriendo con un tronco de madera, y mató a la pequeña buena criatura.

A partir de aquel momento, un cambio llegó sobre la niña. Mientras la serpiente había comido con ella, se había puesto alta y fuerte, pero ahora perdió sus mejillas bastante sonrosadas y se consumió. En poco tiempo el ave que presagia entierros comenzó a gritar por la noche, y el petirrojo a coleccionar pequeñas ramas para hacer una guirnalda de funeral, y poco después la niña ya estaba en su féretro.

Segunda Historia.

Una niña huérfana se sentó en las paredes de la ciudad a hilar, cuando vio a una serpiente salir de un agujero abajo en la pared. Rápidamente ella extendió al lado de ésta, uno de los pañuelos de seda azules por los que las serpientes tienen un gusto tan fuerte, y que son las únicas cosas sobre las que ellas se arrastrarían. Tan pronto como la serpiente lo vio, retrocedió, y luego volvió, trayendo consigo una pequeña corona de oro, la puso en el pañuelo, y luego se marchó otra vez.

La muchacha tomó la corona, brillaba mucho y era una artesanía muy fina de oro delicado. Al poco rato la serpiente volvió por segunda vez, pero cuando ya no vio la corona, subió sigilosamente a la pared, y en su pena golpeó su pequeña cabeza contra el muro mientras tuvo la fuerza para hacerlo, hasta que por fin cayó muerta. Si la muchacha hubiera dejado la corona donde estaba, la serpiente seguramente habría traído todavía más de sus tesoros del agujero.

Tercera Historia.

Una serpiente grita,

-”Huhu, huhu.”-

Un niño dice,

-”Sal.”-

La serpiente sale, entonces el niño pregunta acerca de su pequeña hermana:

-”¿No has visto a la pequeña Medias Rojas?”-

La serpiente dice,

-”No, yo tampoco. Entonces me parezco a usted. Huhu, huhu, huhu.”-

Enseñanza:
Cuando recibimos desilusiones debemos tener fortaleza para no caer en actuaciones que nos pueden causar daños mayores.

Hermanos Grimm

La mesa de deseos, el asno de oro y la porra en el saco

Érase una vez un sastre que tenía tres hijos, y sólo una cabra. Pero como la cabra los soportaba a todos con su leche, estaban obligados a tenerle buen alimento, y ser llevada cada día a pastorear. Los hijos, por lo tanto, se turnaban para hacerlo. Una vez el mayor la llevó al cementerio, donde podían ser encontradas las las hierbas más finas, y la dejó comer y correr allí.

Por la noche cuando ya era hora de irse a casa él preguntó,

-”Cabra, ¿has tenido suficiente?”-

La cabra contestó,

-”He comido tanto,
¡Ni una hoja más tocaré, meh! ¡meh! “-

-”Ven a casa, entonces,”- dijo el joven, y puso la cuerda alrededor de su cuello, la condujo al establo, la amarró bien, y subió a la casa.

-”Bien”-, dijo el viejo sastre, -”¿Ha tenido la cabra tanto alimento como ella debería?”-

-”Ah sí,”- contestó el hijo, -”ella ha comido tanto, que ni una hoja más tocará.”-
Pero el padre deseó convencerse por él mismo, y bajó al establo, acarició al querido animal y preguntó,

-”Cabra, ¿quedaste satisfecha?”

La cabra contestó,

-”¿Cómo podría haber quedado satisfecha?
Entre las tumbas salté,
¡Y no encontré ningún alimento. Que mal que me fue!, ¡meh! ¡meh!”-

-”¿Qué oigo?”- gritó el sastre, y corrió arriba y dijo al joven,

-”Hey, tú, mentiroso: ¡dijiste que la cabra había comido bastante, pero la dejaste hambrienta!”- y en su cólera, con su vara de medir, le dio una fuerte reprimenda.

Al día siguiente era el turno del segundo hijo, que buscó un lugar en la cerca del jardín, donde solamente buenas hierbas crecían, y la cabra las limpió a todas ellas.

Por la noche, cuándo él quiso regresar a casa, preguntó,

-”Cabra, ¿estás satisfecha?”-

La cabra contestó,

-”He comido tanto,
¡Ni una hoja más tocaré, meh! ¡meh! “-

-”Vamos a casa, entonces,”- dijo el joven, y la condujo de regreso, la amarró en el establo y subió a la casa.

-”Bien”-, dijo el viejo sastre, -”¿Tuvo la cabra tanto alimento como ella debería?”-

-”Ah sí,”- contestó el hijo, -”ella ha comido tanto, que ni una hoja más tocará.”-

El sastre no confió en lo dicho, y bajó al establo y dijo,

-”Cabra, ¿quedaste satisfecha?”-

La cabra contestó,

-”¿Cómo podría haber quedado satisfecha?
Entre las tumbas salté,
¡Y no encontré ningún alimento. Que mal que me fue!, ¡ meh! ¡meh! “-

-”¡Desgraciado ateo!” gritó el sastre, -”dejar con hambre a un animal tan bueno,”- y corrió hacia arriba y con su regla de medir le dio su castigo al muchacho.

Luego tocó el turno al tercer hijo, que quiso hacer todo bien, y buscó algunos arbustos con las hojas más finas, y dejó a la cabra devorarlos.
Al final, cuándo él quiso irse a casa, preguntó,

-” Cabra, ¿has tenido suficiente?”-

La cabra contestó,

- “He comido tanto,
¡Ni una hoja más tocaré, meh! ¡meh! “-

-”Vamos a casa, entonces,”- dijo el joven, y la condujo al establo, la amarró, y subió a la casa.

-”Bien”-, dijo el viejo sastre, -”¿Tuvo la cabra tanto alimento como ella debería?”-

-”Ah sí,”- contestó el hijo, – “ella ha comido tanto, que ni una hoja más tocará.”

El sastre no confió en lo dicho, y bajó al establo y dijo,

-”Cabra, ¿quedaste satisfecha?”-

La cabra contestó,

-”¿Cómo podría haber quedado satisfecha?
Entre las tumbas salté,
¡Y no encontré ningún alimento. Que mal que me fue!, ¡ meh! ¡meh! “-

-”¡Ah, montón de mentirosos¡”- gritó el sastre, “¡cada uno tan malo y despistado de su deber como el otro! Ustedes no van a hacer un idiota de mí.”-

y completamente fuera de sí con la cólera, corrió arriba y con su vara de medir castigó al pobre joven tan enérgicamente que éste también huyó rápidamente de la casa. El viejo sastre quedó ahora solo con su cabra.

A la mañana siguiente él bajó al establo, acarició a la cabra y dijo,

-”Ven, mi querido pequeño animal, te llevaré a alimentarte.”

Él la tomó por la cuerda y la condujo a setos verdes, y a yerbas silvestres, y a todo lo que a las cabras más les gusta comer.

-”Allí por fin podrás comer lo que alegra a tu corazón,”- dijo él a ella, y la dejó pastorear hasta el fin de la tarde. Entonces él le preguntó,

-” Cabra, ¿has tenido suficiente?”-

La cabra contestó,

- “He comido tanto,
¡Ni una hoja más tocaré, meh! ¡meh! “-

-”Vamos a casa, entonces,”- dijo el sastre, y la condujo al establo, y la ató fuertemente. Cuándo él se marchaba, dio media vuelta y dijo,

-”Bien, ¿quedaste satisfecha por fin?”

Pero la cabra no se comportó mejor con él, y gritó,

-”¿Cómo podría haber quedado satisfecha?
Entre las tumbas salté,
¡Y no encontré ningún alimento. Que mal que me fue!, ¡ meh! ¡meh! “-

Cuando el sastre oyó eso, quedó impresionado, y vio claramente que él había ahuyentado a sus tres hijos sin razón.

-”Espera tú, criatura ingrata,”- gritó él, -”no es bastante con castigarte fuertemente con mi vara de medir; te marcaré de modo que no te atreverás a mostrarte tú misma entre sastres honestos.”-

Rápidamente corrió hacia arriba, trajo su navaja de afeitar, enjabonó la cabeza de la cabra, y la afeitó tan limpia como la palma de su mano. Y como la regla de medir habría sido demasiado suave para ella, trajo el látigo, y le dio tales azotes que ella se escapó con violenta prisa.

Cuando el sastre quedó completamente solo en su casa, cayó en una gran pena, y habría tenido de buena gana a sus hijos otra vez, pero nadie sabía adonde se habían ido.

El mayor se había puesto como aprendiz con un carpintero, y había aprendido laboriosa e infatigablemente, y cuando llegó el momento para retirarse, su maestro le regaló una pequeña mesa que no tenía ningún aspecto particular, y estaba hecha de madera común, pero que tenía una propiedad muy buena: si alguien la armaba, y decía,

-”Mesita, extiéndete tú misma,”- la pequeña mesa se cubría inmediatamente de un pequeño mantel limpio, y un plato aparecía allí, y un cuchillo y tenedor al lado, y platos con carnes hervidas y asadas, tantos como hubiera espacio, y un gran vaso de vino rojo brillante de modo que ponía al corazón contento. El joven artesano pensó para sí,

-”Con esto tendrás suficiente para toda tu vida,”- y fue alegremente por el mundo y nunca se preocupó en absoluto si una posada era buena o mala, o si algo se encontraría en ella o no.

Cuando esto lo satisfizo completamente, él no volvió a entrar a comer en una posada en absoluto, sino que ya fuera en una foresta, una llanura, un prado, o dondequiera que él se encontrara, él llevaba su pequeña mesa en su espalda, la colocaba al frente, y decía,

-”Mesita, extiéndete tú misma,”- y luego todo aparecía tal como su corazón deseaba. Al cabo del tiempo, pensó en volver donde su padre, cuya cólera estaría apaciguada ahora, y quién lo recibiría con mucho gusto ahora con su mesa de deseos.

Sucedió que en su camino a casa, llegó una tarde a una posada que estaba llena de huéspedes. Ellos lo recibieron con bienvenida, y lo invitaron a sentarse y comer con ellos, pues de otra forma él tendría dificultad en la adquisición de algo.

-”No, gracias”-, contestó el carpintero, -”no tomaré los pocos bocados de ustedes; más bien, ustedes serán mis invitados.”-

Ellos se rieron, y pensaron que él bromeaba; sin embargo, él colocó su mesa de madera en medio del cuarto, y dijo,

-”Mesita, extiéndete tú misma,”-

Al instante quedó cubierta de alimentos, tan buenos que el anfitrión nunca habría podido conseguirlos, y el olor de aquello subía agradablemente por las fosas nasales de los invitados.

-”Acérquense, queridos amigos,”- dijo el carpintero.

Y cuando los invitados comprendieron lo que él quiso decir, no tuvieron que esperar a una segunda llamada y se acercaron, sacaron sus cuchillos y atacaron la comida valientemente. Y lo que más los sorprendió era que cuando un plato se vaciaba, al instante otro tomaba su lugar por sí solo.

El posadero estuvo de pie en una esquina y miraba el asunto; él no sabía nada que decir, pero pensaba para sí mismo,

-”Tú fácilmente podrás encontrar un buen uso para un cocinero como éste en tu cocina.”-

El carpintero y sus compañeros pasaron alegremente hasta bien entrada la noche, cuando al fin fueron a dormir, y el joven aprendiz también se fue a la cama, y puso su mesa mágica contra la pared.

Y en cuanto al anfitrión, sin embargo, sus pensamientos, no lo dejaban tener ningún descanso; en esto recordó que había una pequeña vieja mesa en su trastera que se veía justo como la del aprendiz y entonces la sacó suavemente, y sigilosamente la cambió por la mesa de deseos.

A la mañana siguiente, el carpintero pagó por su cama, tomó la mesa, sin pensar nunca que era una falsa, y siguió por su camino. Al mediodía alcanzó a su padre, que lo recibió con gran alegría.

-”Bien, mi querido hijo, ¿qué has aprendido?”- preguntó.

-”Padre, me he hecho un carpintero.”- respondió.

-”Muy buen oficio,”- contestó el anciano; -”¿pero qué has traído contigo de tu aprendizaje?”-

-”Padre, la mejor cosa que he traído conmigo es esta pequeña mesa.”-

El sastre la inspeccionó por todos los lados y dijo,

-”Tú no has hecho ninguna obra maestra con ella; esta es una vieja mesa mala.”-

-”Pero es una mesa que se pone sola,”- contestó el hijo. -”Cuando lo dispongo, y le ordeno cubrirse, los platos más hermosos se presentan en ella, y un vino también, que alegra el corazón. Sólo invite a todos nuestros familiares y amigos, ellos se refrescarán y se divertirán de una vez, ya que la mesa dará a todos lo que requieran.”-

Cuando el grupo estuvo reunido, él puso su mesa en medio del cuarto y dijo,

-”Mesita, extiéndete tú misma,”- pero la pequeña mesa no se meneó para nada, y permaneció tan desnuda como cualquier otra mesa que no entendía la lengua. Entonces el pobre aprendiz se dio cuenta de que su mesa había sido cambiada, y estaba avergonzado de tener que estar de pie allí como un mentiroso. Los familiares, sin embargo, se burlaron de él, y se vieron obligados a irse a casa sin haber comido o bebido. El padre sacó sus telas otra vez, y continuó con su sastrería, y el hijo fue a donde un maestro carpintero.

El segundo hijo había ido donde un molinero y se había colocado como aprendiz. Cuando su período había terminado, el maestro le dijo,

-”Como te has conducido tan bien, te voy a dar un asno de una clase peculiar, que ni jala carros, ni carga sacos.”-

-”¿Y entonces, cuál es su función?”- preguntó el joven aprendiz.

-”Él tira monedas de oro por su boca,”- contestó el molinero. -”Si lo sientas en una tela y le dices ‘Bricklebrit’, el buen animal dejará caer piezas de oro para ti.”-

-”Definitivamente es algo muy fino,”- dijo el aprendiz, y agradeció al maestro, y partió a recorrer mundo.

Cuando él tenía necesidad de oro, sólo tenía que decir “Bricklebrit” a su asno, y las piezas de oro llovían de su boca, y no tenía nada más que hacer, sino recogerlas. Y dondequiera que iba, lo mejor que encontraba estaba bastante bien para él, y el más apreciado aún mejor, ya que tenía siempre un monedero lleno. Cuando ya había recorrido bastante alrededor del mundo durante algún tiempo, pensó,

-”Debería ir de nuevo donde mi padre; si llego donde él con el asno de oro, de seguro olvidará su cólera, y me recibirá bien.”-

Sucedió que llegó a pasar a la misma posada donde le cambiaron la mesa a su hermano.

Él condujo a su asno por la brida, y el anfitrión estuvo a punto de tomar al animal y amarrarlo, pero el joven aprendiz dijo,

-”No se preocupe, yo mismo llevaré a mi caballo gris al establo, y lo ataré, ya que debo saber donde quedará.”-

Esto le sonó raro al anfitrión, y pensó que un hombre que tenía que cuidar de su asno él mismo, no podía tener mucho dinero para gastar; pero cuando el forastero puso su mano en el bolsillo y sacó dos monedas de oro, y le pidió que le proporcionara algo bueno para él, el anfitrión abrió sus amplios ojos, y corrió a buscar lo mejor que podía conseguir.

Después de la comida el invitado preguntó cuánto debía. El anfitrión no vio por qué no doblar el cálculo, y le dijo al aprendiz que debía dos monedas más de oro. Él tocó su bolsillo, pero no había oro.

-”Espere un instante, señor anfitrión,”- dijo él, -”iré y traeré el dinero;”- pero él se llevó el mantel consigo.

El anfitrión no podía imaginarse lo que eso podría significar, y siendo curioso, siguió detrás del joven, y cuando el invitado echó el cerrojo sobre la puerta del establo, él miró a hurtadillas por un agujero que había en un nudo en la madera.

El forastero extendió el mantel debajo del animal y gritó, -”Bricklebrit”-, e inmediatamente la bestia comenzó a soltar piezas de oro, de modo que sonoramente caían a tierra.

-”¡Qué maravilla!,”- dijo el anfitrión, -”¡Los ducados son rápidamente acuñados allí! ¡Un monedero así no está nada mal.”-

El invitado pagó su cuenta y se acostó, pero por la noche el anfitrión fue abajo al establo, sacó al asno portentoso, y amarró otro normal en su lugar. Temprano en la mañana siguiente, el aprendiz emprendió el viaje con el asno, pensando que llevaba su asno de oro.

Al mediodía alcanzó a su padre, que se alegró de verlo otra vez, y de buena gana lo recibió.

-¿”Qué ha sido de tí, hijo mío?”- preguntó el anciano.

-”Soy molinero,”- querido padre, contestó.

-”¿Y qué has traído de regreso de tus viajes?”- preguntó el padre.

-”Solamente un asno.”- respondió.

-”Hay bastantes asnos por aquí,”- dijo el padre, -”me hubiera gustado haber tenido una buena cabra.”-

-”Sí,”- contestó el hijo, -”pero este no es ningún asno común, sino un asno de oro, cuando digo ‘Bricklebrit’, la buena bestia abre su boca y deja caer muchas piezas de oro. Sólo llama a todos nuestros familiares aquí, y los haré gente rica.”-

-”Eso me parece bien,”- dijo el sastre, -”para entonces no tendré ninguna necesidad de atormentarme más tiempo con la aguja,”- y salió corriendo a convocar a los familiares.

Tan pronto como estuvieron reunidos, el molinero les pidió hacer campo, extiendió una tela, y trajo al asno al cuarto.

-”Ahora observen,”- dijo él, y gritó, -”Bricklebrit”-, pero ninguna pieza de oro cayó, y estaba claro que el animal no sabía nada del arte, pues no es cualquier asno que alcanza tal perfección.

Entonces el pobre molinero quedó con una cara larga, dándose cuenta que fue engañado y robado, y pidió perdón a los parientes, que se fueron a casa tan pobres como vinieron. No había nada más que hacer y el anciano tuvo que encaminarse a su aguja una vez más, y el joven se empleó con un molinero.

El tercer hermano se había puesto como aprendiz de un tornero, y como la mano de obra es más calificada, fue más largo su aprendizaje. Sus hermanos, sin embargo, le dijeron en una carta cuan mal habían salido las cosas con ellos, y como el posadero los había engañado y robado de sus regalos de deseos hermosos durante la estadía en la noche anterior a la llegada a su casa.

Cuando el tornero terminó su aprendizaje, le llegó el momento de partir. Como él se había comportado tan bien, su maestro le regaló un saco y le dijo,

-”Hay una porra dentro de él”-

-”Puedo dejarla dentro del saco,”- dijo él, -”y podría servirme, pero ¿por qué debería la porra estar adentro? Sólo lo hace más pesado.”-

-”Te diré por qué,”- contestó el maestro; -”si alguien ha hecho algo malo para perjudicarte, sólo di, -”¡Porra, sal del saco!”-’ y la porra saltará adelante entre la gente malvada, y golpeará de tal manera en sus espaldas que ellos no serán capaces de moverse durante una semana, y ella no parará hasta que tú digas, -”¡Porra, entra en el saco”!-”-

El aprendiz le agradeció, y puso el saco sobre su espalda, y cuándo alguien venía cerca de él con intenciones de atacarlo, él decía, “¡Porra, sal del saco!” y al instante la porra saltaba, y golpeaba sobre el abrigo o la chaqueta de uno tras otro en sus espaldas, y nunca paraba hasta que él lo ordenara, y todo era tan rápido, que antes de que alguien fuera consciente, ya él se había alejado. Por la tarde el joven tornero llegó a la posada donde sus hermanos habían sido engañados y robados.

Él puso su saco en la mesa al frente de él, y comenzó la conversación de todas las maravillosas cosas que él había visto en el mundo.

-”Sí”-, dijo él, -”la gente puede encontrar fácilmente una mesa que se cubriría sola, un asno que bota piezas de oro, y mucha otras cosas de ese tipo – cosas muy buenas que de ningún modo se desprecian – pero esos no son nada en comparación con el tesoro que he ganado para mí, y llevo conmigo en este mi saco”-

El posadero afinó sus oídos,

-”¿Qué en el mundo podría que ser?”- pensó él; -”El saco debe estar lleno de joyas; yo debería conseguirlo barato también, ya que todas las cosas buenas entran en grupos de tres.”-

Cuando llegó la hora para el sueño, el invitado se estiró en el banco, y puso su saco bajo su cabeza como una almohada. Cuando el posadero pensó que su invitado estaba en su sueño profundo, él fue y empujó y tiró suavemente con cuidado el saco para ver si podría apartarlo y poner otro en su lugar.

El tornero había estado esperando este momento durante mucho tiempo, y ahora como el posadero estaba a punto de dar un tirón final, él gritó, “¡Porra, sal del saco!” Y al instante la pequeña porra salió, y cayó en el posadero y le dio una gran paliza.

El anfitrión pedía piedad; pero cuan más alto gritaba, tanto más pesadamente la porra le golpeaba sobre su espalda, hasta que al fin cayó a la tierra agotado. Entonces el tornero dijo,

-”Si usted no devuelve la mesa que se cubre, y el asno de oro, el golpeteo comenzará de nuevo.”-

-”¡Ay, no!,”- gritó el anfitrión, completamente humilde, -”¡Devolveré de buena gana todo, sólo regresa la maldita porra de nuevo al saco!”-

Entonces dijo el aprendiz,

-”¡Dejaré que la piedad tome el lugar de la justicia, pero cuídese de no volver a engañar y robar otra vez!”-

Entonces él gritó, “¡Porra, entra en el saco!” y se guardó.

A la mañana siguiente el tornero llegó a casa de su padre con la mesa de deseos, y el asno de oro. El sastre se alegró cuando él lo vio una vez más, y le preguntó igualmente lo que él había aprendido en el extranjero.

-”Querido padre,”- dijo él, -”me he hecho un tornero.”-

-”Un oficio experto,”- dijo el padre. “-¿Y qué traes al regreso de tus viajes?”-

- “Una cosa preciosa, querido padre,”- contestó el hijo, -”una porra en el saco.”-

-”¡Qué!”- gritó el padre, -”¡Una porra! ¡Ese es tu mayor problema, en efecto! Si vas a cortar un árbol, primero te cortas tú.”-

-”Pero este no es el caso, querido padre. Si digo, ‘¡Porra, sal del saco!’ la porra sale del saco y se dirige a quien me hace algún mal y no para hasta que caiga a tierra y pida perdón. Mira, con esta porra recuperé la mesa de deseos y el asno de oro que el posadero ladrón se llevó de mis hermanos. Ahora envía por ellos e invita de nuevo a todos nuestros parientes.

Tendrán bastante para comer y beber, y además llenarán sus bolsillos de oro.”-

El viejo sastre no creía completamente, pero sin embargo consiguió reunir a los parientes. Entonces el tornero extendió una tela en el cuarto y condujo al asno de oro, y dijo a su hermano,

-”Ahora, querido hermano, háblale.”-

El molinero dijo, “Bricklebrit,” y al instante piezas de oro cayeron sobre la tela como una ducha de truenos, y el asno no paró hasta que cada uno de ellos tuvo tanto que no podía llevar más. (Puedo ver en tu cara que a tí también te hubiera gustado estar allí.)

Entonces el tornero trajo la pequeña mesa, y dijo,

-”Ahora querido hermano, háblale.”-

Y apenas dijo el carpintero, “Mesita, extiéndete tú misma,” ella se entendió ampliamente cubierta de los platos más exquisitos. Entonces una exquisita cena tuvo lugar como nunca el buen sastre había visto en su casa, y todo el grupo de parientes se quedó hasta tarde en la noche, y todos pasaron alegres y contentos. El sastre guardó definitivamente sus telas, agujas e hilos, la regla de medidas y demás utensilios en un baúl, y vivió con sus tres hijos lleno de alegría y esplendor.

¿Pero qué sucedió, sin embargo, con la cabra, quién era la culpable de que el sastre castigara a sus tres hijos? Ya te lo diré. Ella estaba avergonzada por tener una cabeza calva, y corrió al agujero de un zorro y se arrastró dentro de él. Cuando el zorro vino a casa, vio a dos grandes ojos que brillaban en la oscuridad, y aterrorizado huyó. Un oso lo encontró, y como el zorro pareció completamente molesto, preguntó,

-”¿Qué te sucede, hermano zorro, por qué esa cara?”-

-”Ay”-, contestó el zorro, -”una bestia feroz está en mi cueva y me contempló con sus ojos encendidos.”-

-”Lo sacaremos de ahí pronto,”- dijo el oso, y fue con él a la cueva y miró hacia adentro, pero cuando él vio los ojos brillantes, el miedo lo dominó igualmente; no quería nada que ver con la bestia furiosa, y corrió desesperado. Una abeja lo encontró, y cuando lo vio tan molesto, ella le dijo,

-”Oso, tienes realmente una cara muy lamentable; ¿qué ha pasado con toda tu alegría?”

-”Es muy fácil para ti decirlo,”- contestó el oso, -”una bestia furiosa con ojos que miran fijamente está en la casa del zorro, y no podemos sacarlo.”-

La abeja dijo,

-”Te compadezco oso, soy una criatura débil y pobre para que te molestes en volverme a ver, pero de todos modos, creo, te puedo ayudar.”-

Ella voló a la cueva del zorro, se posó suavemente en la cabeza esquilada de la cabra, y la picó tan violentamente, que ella saltó gritando “Meh, meh,” y corrió afuera por el mundo como loca, y a esta hora nadie sabe adonde se ha ido.

Enseñanza:
Gran bendición es cuando los hermanos se ayudan entre sí.

Hermanos Grimm

El huso, la lanzadera y la aguja

Había una vez una muchacha cuyo padre y madre murieron mientras ella era todavía una pequeña niña. Absolutamente sola, en una cabaña al final del pueblo, vivía su madrina, que se mantenía económicamente hilando, tejiendo, y cosiendo. La anciana llevó a la niña huérfana a vivir con ella, la tuvo en su trabajo, y la educó en todo lo que estaba bien. Cuando la muchacha tenía quince años, la anciana enfermó, y la llamó a su lado de la cama, y le dijo,

-”Querida hija, siento mi final acercándose. Te dejo a ti esta pequeña casa, que te protegerá del viento y del mal tiempo, y mi huso, lanzadera, y aguja, con los cuales podrás ganarte tu pan.”-

Entonces ella puso sus manos en la cabeza de la muchacha, la bendijo, y continuó,

-”Sólo conserva el amor de Dios en tu corazón, y todo irá bien contigo.”-

Con eso ella cerró sus ojos, y cuando fue puesta en la tierra, la doncella siguió al ataúd, llorando amargamente, y le dio su última señal de respeto.

Y ahora la doncella vivió completamente sola en la pequeña casa, y era laboriosa y dedicada, tejió, y cosió, y la bendición de la buena anciana estaba en todo lo que ella hacía. Parecía como si el lino en el cuarto aumentaba por sí mismo, y siempre que ella tejía un pedazo de tela o alfombra, o hubiera hecho una camisa, inmediatamente encontraba un comprador que le pagaba ampliamente por ello, de modo que ella no deseaba nada más, y hasta tenía algo para compartir con otros.

Aproximadamente por ese tiempo, el hijo del Rey viajaba a lo largo del país en busca de una novia. Él no debía elegir una pobre, pero no quería tener una rica. Así que él pensó,

-”Deberá ser mi esposa aquella que sea la más pobre, y al mismo tiempo la más rica.”-

Cuándo él vino al pueblo donde la doncella vivía, él preguntó, como lo hacía siempre dondequiera que él fuera, quién era la más rica y también la muchacha más pobre en el lugar. Primero le nombraron a la más rica; y la más pobre, dijeron, era la muchacha que vivía en la cabaña completamente al final del pueblo.

La muchacha rica estaba sentada en todo su esplendor al frente de la puerta de su casa, y cuando el príncipe se acercó, ella se levantó, y fue a su encuentro haciendo una cortés reverencia. Él la miró, no dijo nada, y siguió en su caballo.. Cuando él llegó a la casa de la muchacha pobre, ella no estaba de pie en la puerta, sino sentada en su pequeño cuarto. Él paró su caballo, y vio por la ventana, la cual el brillante sol alumbraba, a la muchacha sentada en su rueca, afanosamente hilando. Ella alzó la vista, y cuando vio que el príncipe la miraba, ella se sonrojó en toda su faz, bajó sus ojos, y continuó hilando.

No sé si, sólo en aquel momento, el hilo iba correctamente parejo; pero ella continuó hilando hasta que el hijo del Rey se hubo marchado. Entonces ella fue a la ventana, la abrió, y dijo,

-”Está tan caliente este cuarto!”-

pero ella todavía lo miraba mientras podía distinguir las plumas blancas en su sombrero. Entonces se sentó para trabajar otra vez en su cuarto y siguió con su hilado, y un estribillo que la anciana a menudo repetía cuando ella se sentaba en su trabajo, entró en su mente, y ella cantó estas palabras para sí misma,

-”Huso, mi huso, apúrate, apúrate mucho,
Y tráeme aquí a mi casa al pretendiente, te lo ruego.”-

¿Y qué piensa usted que sucedió? En un instante el huso saltó de su mano , y salió por la puerta, y cuando, en su asombro, ella se levantó y miró hacia el huso, vio que bailaba alegremente en la calle, y llevaba un brillante hilo de oro detrás de él. En pocos momentos, había desaparecido completamente de su vista. Como ella no tenía ahora ningún huso, tomó la lanzadera del tejedor en su mano, se sentó en su telar, y comenzó a tejer.

El huso, sin embargo, bailó continuamente hacia adelante, y justo cuando el hilo llegaba a su final, alcanzó al príncipe.
-”¿Qué veo?”- gritó el príncipe; -”¡el huso seguramente quiere mostrarme el camino!”-

Dio media vuelta a su caballo, y lo dirigió a lo largo del hilo de oro. La muchacha seguía sentada en su trabajo cantando,

-”Lanzadera, mi lanzadera, teje bien este día,
Y guía al pretendiente hacia mí, te lo ruego.”-

Inmediatamente la lanzadera saltó de su mano y salió por la puerta. Antes del umbral de la casa, sin embargo, la lanzadera comenzó a tejer una alfombra que era la más hermosa que ojos de hombre hubieran contemplado aún alguna vez. Lirios y rosas florecían a ambos lados de la alfombra, y en un espacio de oro en el centro, ramas verdes subían, bajo las cuales saltaban liebres y conejos, venados y ciervos estiraban sus cabezas entre ellos, aves alegres de colores se sentaban sobre las ramas; y no carecían de nada, excepto de su bello canto. La lanzadera saltaba para acá y para allá, y todo parecía crecer por su propia voluntad.

Como la lanzadera se había escapado, la muchacha se sentó a coser. Ella sostuvo la aguja en su mano y cantó,

-”Aguja, mi aguja, puntiaguda y fina,
Alista esta mi casa para un pretendiente.”-

Entonces la aguja saltó de sus dedos, y voló hacia todas partes sobre el cuarto tan rápido como el relámpago. Era justo como si espíritus invisibles trabajaran; se cubrieron mesas y bancos con tela verde en un instante, y las sillas con terciopelo, y se colgaron en las ventanas cortinas de seda. Apenas había terminado la aguja la última puntada cuando la doncella vio por la ventana las plumas blancas del príncipe, a quien el huso había traído allí por medio del hilo de oro.

Él bajó, pasó por encima de la alfombra y entró en la casa, y cuando entró en el cuarto, allí estaba la doncella en su pobres ropas, pero ella brillaba dentro de ellas como una rosa rodeada por hojas.

-”Tú eres la más pobre y también la más rica,”- le dijo él. -”Ven conmigo, tienes que ser mi novia.”-

Ella no habló, pero le dio su mano. Entonces él le dio un beso, la condujo adelante, la montó en su caballo, y la llevó al castillo real, donde la boda fue solemnizada con la gran alegría. El huso, la lanzadera, y la aguja fueron conservados en la cámara del tesoro, y cuidados con gran honor.

Enseñanza:

El trabajo cuando es realizado con dedicación, amor y responsabilidad, siempre produce enormes beneficios y bendiciones, y es la mayor riqueza con que se puede contar.

Hermanos Grimm

Un buen negocio

Había una vez un campesino que había llevado su vaca a la feria, y la vendió por siete ducados. Por el camino a casa tenía que pasar por un estanque, y ya desde lejos oía el grito de las ranas que le parecían decir, “och, och, och.”

-”Bien,”- se dijo él, “ellas hablan sin rima y sin razón, son siete los que he recibido, no ocho.”-

Cuándo él llegó a la charca, les gritó,

-”¡Estúpidos animales que son ustedes! ¿No saben contar mejor? Estos son siete ducados y no ocho, ocho, ocho.”-

Las ranas, sin embargo, siguieron con su , “och, och, och.”

-”Vengan entonces si no lo creen, puedo contárselos.”-

Y él sacó el dinero de su bolsillo y contó siete ducados. Las ranas, sin embargo, no prestaron ninguna atención a su cálculo, pero seguían gritando, “och, och, och.”

-”¿Qué?,”- gritó el campesino, completamente enojado, -”ya que ustedes están determinadas a saber mejor que yo, cuéntelos ustedes mismas,”- y les lanzó todo el dinero en el agua.

Él se estuvo quieto y quiso esperar hasta que la cuenta estuviera hecha y le hubieran regresado su pertenencia otra vez, pero las ranas mantuvieron su opinión gritando continuamente, “och, och, och” y además que no le devolvían el dinero. Él todavía esperó mucho más tiempo hasta que el anochecer llegó y fue obligado a irse a casa. Entonces él insultó a las ranas gritándoles,

-”¡Ustedes salpicaderas de agua, ustedes bobaliconas, ustedes de ojos desorbitados, ustedes de grandes bocas y que pueden chillar hasta hacerle daño a los oídos de alguien, pero montón de inútiles que no son capaces de contar siete ducados!

-”¿Piensan ustedes que voy a estar de pie aquí hasta que les de la gana?”-

Y terminado su discurso, él se marchó, pero las ranas todavía gritaban, “och, och, och”, detrás de él cuando iba a casa completamente enojado.

Pronto él compró otra vaca, la que destazó, e hizo el cálculo de que si vendiera la carne, bien podría recobrar tanto dinero como valdrían las dos vacas sumadas, y tendría la piel además.

Cuando él llegó a la ciudad con la carne, una gran tropa de perros estaba junto a la entrada, con un galgo grande a la cabeza de ellos, que saltó hacia la carne, se paró sobre ella y ladró, “guau, guau, guau.”

Como no paraba de ladrar, el campesino le dijo,

-”Sí, sí, sé completamente bien que estás diciendo, “guau, guau, guau,” porque quieres un poco de la carne; pero no estaría bien para mí si te la diera.”-

El perro, sin embargo, contestaba solamente “guau, guau, guau.”

-”¿Prometes entonces no devorar todo, y calmar a tus compañeros?”

-”Guau, guau, guau.”- volvió a decir el perro.

-”Bien, si insistes en ello, te la daré; te conozco bien, y sé quién es tu dueño; pero te digo que debo tener mi dinero en tres días o te va a ir muy mal; sin falta debes de traérmelo.”

Con eso él descargó la carne y se regresó. Los perros cayeron sobre ella y en voz alta ladraron, “guau, guau, guau.” El campesino, que los oyó desde lejos, se dijo,

-”Escuche, ahora todos ellos quieren una parte, pero el grande es el responsable de mi paga.”-

Cuando habían pasado tres días, el campesino pensó:

-”Esta noche mi dinero estará en mi bolsillo,”- y estuvo completamente encantado.

Pero nadie vendría a pagarle.

-”Ya no se puede confiar en nadie ahora,”- dijo él; y por fin perdió la paciencia, y fue a la ciudad donde el carnicero y le exigió su dinero.

El carnicero pensó que eso era una broma, pero el campesino dijo,

-”¡Bromeando aparte, deme mi dinero! ¿No le trajo el gran perro toda la vaca destazada hace tres días?”-

Entonces el carnicero se puso enojado, tomó un palo de escoba y lo sacó de la carnicería.

-”¡Espere un momento!,”- dijo el campesino, “¡todavía hay alguna justicia en el mundo!”- y fue al palacio real y pidió por una audiencia.

Él fue conducido ante el Rey, que estaba sentado junto con su hija, y le preguntó que problema tenía.

-”¡Ay!”- dijo él, -”las ranas y los perros han tomado de mí lo que es mío, y el carnicero me ha pagado por ello con un palo,” y relató con detenimiento todo lo que había pasado. Con toda aquella historia la hija del Rey comenzó a reírse efusivamente, y el Rey le dijo,

-”No puedo darle la justicia que espera en este caso, pero usted tendrá a mi hija como esposa por ello, ya que en su vida entera nunca se ha reído como lo ha hecho con usted, y se la he prometido a quien pudiera hacerla reír. ¡Debe darle gracias a Dios por tan buena fortuna!”-

-”Oh,”- contestó el campesino, -”no la tendré, pues tengo ya una esposa, y con tan sólo ella es demasiado para mí; cuando estoy en casa, siento como si tuviera a una esposa parada en cada esquina.”-

Entonces el Rey se molestó, y dijo,

-”Es usted un patán.”-

-”Oh, Señor Rey,”- contestó el campesino, -”¿qué puede usted esperar de un buey, sino carne de buey?”-

-”¡Un momento!”-, contestó el Rey, -”Podría darle otra recompensa. Márchese ahora, pero regrese en tres días y le daremos un total de quinientos.”

Cuando el campesino salió por la puerta, el centinela le dijo,

-”Tú haz logrado que la hija del Rey se riera, entonces seguramente que recibirás algo bueno.”-

-”Sí, es lo que pienso,”- contestó el campesino; -”quinientos serán contados para mí.”-

-”Escúchame,”- dijo el soldado, -”dame un poquito de todo eso. ¿Qué podrías hacer con toda esa cantidad?”-

-”Parte será tuya,”- dijo el campesino, -”tendrás doscientos; preséntate dentro de tres días ante el Rey, y dile que de los quinientos míos te dé doscientos a ti.”

Un comerciante inescrupoloso, que estaba por ahí cerca y había oído la conversación, persiguió al campesino, lo sostuvo por el abrigo, y le dijo,

-”¡Ah, maravilla! ¡qué persona con suerte eres! Yo te cambiaré el pago. Lo cambiaré para ti en pequeñas monedas, ¿qué podrías hacer con un pago tan grande?”-

-”Comerciante,”- dijo el campesino, -”trescientos ya los tiene sin duda; démelos inmediatamente en moneda pequeña, y en tres días a partir de hoy, pídale al Rey que le dé los trescientos que me correspondían.”-

El comerciante estuvo encantado por el negocio, y le dio monedas buenas y falsas, de cada tres sólo dos buenas.

Cuando habían pasado los tres días, según la orden del Rey, el campesino fue ante el Rey.

-”Retírenle su abrigo,”- dijo el Rey, -”y tendrá sus quinientos.”-

-”¡Ah!”- dijo el campesino, -”los quinientos ya no me pertenecen; le obsequié doscientos de ellos al centinela, y trescientos se los cambié al comerciante, y entonces, por honradez y en derecho, ninguno de los quinientos en absoluto me pertenece.”-

Mientras tanto el soldado y el comerciante entraron y reclamaron lo que ellos habían obtenido del campesino, así que ellos recibieron los quinientos golpes estrictamente contados.

El soldado soportó el asunto con paciencia, pues ya sabía cómo era aquello, pero el comerciante decía dolorosamente,

-”¡Ay, ay!, ¿son éstas las monedas grandes?”-

El Rey no podía menos de dejar de reírse frente al campesino, y cuando toda su cólera se disipó, le dijo al campesino,

-”Como perdiste la recompensa antes de que llegara a ser realmente tuya, te daré algo en su lugar. Entra a mi cámara del tesoro y toma un poco de dinero para ti, tanto como puedas guardar en tus bolsas.”-

El campesino no tuvo que ser dicho dos veces, y llenó sus bolsillos grandes en todo lo que pudo caberles.

Después el campesino se fue a una posada y contó su dinero. El comerciante lo siguió sigilosamente y oyó lo que murmuraba para sí mismo,

-”Aquel pícaro del Rey me ha engañado después de todo, ¿por qué no podía haberme dado el dinero exacto él mismo, y así habría sabido yo la cantidad verdadera? ¿Cómo puedo decir ahora si he tenido la suerte de tener en mis bolsillos la cantidad correcta o no?”-

-”¡Cielos!”- se dijo el comerciante, -”que cosas irrespetuosas de nuestro Señor Rey dice este hombre, iré a la corte y le informaré, y así conseguiré una recompensa y él será castigado también.”-

Cuando el Rey oyó lo que el comerciante dijo de las palabras del campesino, se enfureció, y mandó al comerciante a que fuera a traer al ofensor. El comerciante corrió donde el campesino,

-”Usted debe ir inmediatamente a donde el Rey con la misma ropa que usted tiene puesta ahora.”-

-”Sé que lo correcto es algo mejor que esto,”- contestó el campesino, -”primero me haré un nuevo abrigo. ¿Cree usted que un hombre con tanto dinero en su bolsillo debe ir allí en su viejo abrigo remendado?”-

El comerciante, cuando vio que el campesino no se movería sin otro abrigo, y temiendo que la cólera del Rey se enfriara, y él mismo perdiera su recompensa, y el campesino su castigo, dijo,

-”Porque soy un buen amigo te voy a prestar un nuevo abrigo por un corto tiempo. ¡Qué no hace la gente por amor!”-

El campesino quedó satisfecho y se puso el abrigo del comerciante, y se marchó con él. El Rey reprochó al campesino por lo que el comerciante le dijo que había murmurado de él.

-”¡Ah”-, dijo el campesino, -”lo que un comerciante dice es siempre falso, ninguna palabra verdadera sale alguna vez de su boca! Aquel bribón que está allá hasta es capaz de decir que traigo puesto un abrigo de él.”-

-”¿Cómo es eso?”- reclamó el comerciante. -”¿Acaso no es el mío? ¿No te lo he prestado a ti por pura amistad, a fin de que pudieras aparecer ante el Señor Rey?”-

Cuando el Rey oyó eso, dijo,

-”El comerciante ha engañado sin duda a uno o a otro de nosotros, a mí o al campesino,”- y de nuevo ordenó que le fueran dados otros cuantos más.

El campesino, sin embargo, se fue a casa con abrigo bueno y con dinero bueno en su bolsillo, y se dijo,

-”Esta vez lo logré!”

Enseñanza:

Hay especiales ocasiones en que la ingenuidad produce algunos beneficios inesperados.

Hermanos Grimm

El árbol de enebro

Fue hace mucho tiempo, unos siglos atrás, en que había un hombre rico que tenía una esposa hermosa y piadosa, y se amaban mucho. Ellos no tenían, sin embargo, ningun niño, aunque los deseaban para ellos muchísimo, y la mujer rezaba por ellos día y noche, pero de todos modos no llegaba ninguno. Ahora bien, había un patio delante de su casa en el cual había un árbol de enebro, y un día de invierno la mujer estaba de pie bajo él, pelando una manzana, y mientras pelaba la manzana se cortó su dedo, y la sangre cayó en la nieve.

-”¡Ay!,”- dijo la mujer, y suspiró profundamente, y miró la sangre ante ella, y se sintió la más infeliz, -”¡Ay, si yo tuviera siquiera un niño tan rojo como la sangre y tan blanco como la nieve!”-

Y mientras así hablaba, de pronto se sintió completamente feliz en su mente, y sintió justo como si eso iba a pasar. Entonces entró en la casa y un mes después la nieve se había ido, y a los dos meses todo era verde, y a los tres meses, todas las flores salieron de la tierra, y tras cuatro meses, todos los árboles de madera se pusieron más gruesos, y las ramas verdes quedaron todas estrechamente entrelazadas, y las aves cantaron hasta que la madera resonara y las flores se cayeron de los árboles, entonces el quinto mes pasó y ella se paró bajo el árbol de enebro, que olía tan dulcemente que su corazón saltaba, y ella cayó de rodillas y estaba fuera de sí llena de alegría, y cuando el sexto mes vino, la fruta era grande y fina, y ella llegaba allí siempre, y al séptimo mes ella intentó agarrar las enebrinas y las comió avariciosamente, entonces se puso enferma y dolorosa, y pasado el octavo mes, ella llamó a su marido, y lloró y le dijo,

-”Si muero, entonces sepúltame bajo el árbol de enebro.”-

Ella quedó completamente consolada y feliz hasta que el próximo mes hubo pasado, y tuvo a un niño tan blanco como la nieve y tan rojo como la sangre, y cuando ella lo contempló, estuvo tan encantada que ahí mismo murió.

Entonces su marido la sepultó bajo el árbol de enebro, y él comenzó a llorarla; después de algún tiempo él se tranquilizó, y aunque él todavía la lloraba, podía aguantarlo, y después de algún tiempo más largo él tomó a otra esposa. Con la segunda esposa él tuvo a una hija, pero el niño de la primera esposa seguía siendo un niño tan rojo como la sangre y tan blanco como la nieve.

Cuando la mujer tuvo a su hija la amó muchísimo y la llamó Marlinchen, pero al mirar al pequeño muchacho le pareció partirle el corazón, ya que un celoso pensamiento entró en su mente de que él siempre se interpondría en su camino, y ella contínuamente pensaba como podría conseguir toda la fortuna para su hija, y el Diablo llenó su mente con todo eso hasta que ella se puso completamente furiosa con el pequeño muchacho, y le daba palmadas y lo abofeteaba, y el infeliz niño estuvo en un terror continuo, ya que cuando salía de la escuela no tenía ninguna paz en ningún momento.

Un día la mujer había ido arriba a su cuarto, y su pequeña hija subió también, y dijo,

-”Madre, dame una manzana.”-

-”Sí, hija,”- dijo la mujer, y le dio una manzana fina de un baúl.

Pero nadie sabía que el baúl tenía una gran especial cualidad: cualquier cosa que cayera completamente dentro de él, y al cerrarlo, se transformaba en un puñado de manzanas finas.

-”¿Madre,”- dijo la pequeña hija, -”no podría mi hermano tener una también?”-

Esto hizo enojar a la mujer, quien dijo,

-”Sí, cuando regrese de la escuela.”-

Y cuando ella vio por la ventana que él ya venía, fue exactamente como si el Diablo hubiera entrado dentro de ella, y arrebató a su hija la manzana y dijo,

-”No vas a tener ninguna antes que tu hermano. Ve a la cocina y pon a calentar agua”-

Entonces ella lanzó la manzana al baúl, y lo cerró. En eso el muchacho llegó a la puerta, y el Diablo la hizo decir amablemente,

-”Hijo, ¿Quieres manzana?”- y ella lo miró terriblemente.

-”¡Madre”-, dijo el muchacho, “que terriblemente me mira usted! Sí, déme una manzana.”-

Entonces pareció como si ella fuera obligada a decirle,

-”Ven conmigo,”- y abrió la tapa del baúl y dijo,

-”Saca una manzana para ti.”-

y mientras el pequeño muchacho se inclinaba hacia adentro, el Diablo la hizo empujarlo completamente, y ¡pum! cerró la tapa, y el baúl se llenó de exquisitas manzanas con su piel roja como la sangre y con su pulpa blanca como la nieve. Entonces ella reaccionó y quedó abrumada con el terror, y pensó,

-”Debo buscar una excusa para esto.”-

Entonces bajó a la cocina y le dijo a Marlinchen:

-”Tráeme una bolsa de manzanas. Voy a hacer un pastel.”-

Ella subió y tomó las manzanas, pero no vio a su hermano y lo buscó pero no lo encontró por ningún lado. Entonces le preguntó a su madre sobre él, y le contestó,

-”El muy estúpido se agachó tanto dentro del baúl, que cayó completamente y al cerrarse la tapa, quedó convertido en manzanas.”-

La niña, que en realidad lo amaba, se conmovió muchísimo y lloró y lloró amargamente.

Y la madre tomó las manzanas y junto con un poco de harina y miel, hizo un grande y dulce pastel de manzanas.

Entonces el padre regresó a casa, y se sentó a cenar y dijo,

-”¿Pero dónde está mi hijo?”

Y la madre le sirvió un gran plato del pastel de manzanas, y Marlinchen lloró y lloró y no podía acabar. Entonces el padre otra vez dijo,

-”¿Pero dónde está mi hijo?”-

-”Ah,”- dijo la madre, -”él se ha ido a través del país donde su tioabuelo materno; él se quedará allí un tiempo.”-

-”¿Y qué va a hacer él allá? Ni siquiera me dijo hasta luego.”-

-”Él quiso ir, y me preguntó si podría quedarse seis semanas, él será bien cuidado allá.”-

-”Ah,”- dijo el hombre, -”me siento tan infeliz, no sea que todos no debieran tener razón. Él debería haberme dicho hasta luego.”-

Con eso él comenzó a comer y dijo,

-”Marlinchen, ¿por qué estás llorando? Tu hermano volverá seguramente.”-

Entonces él dijo,

-”Oh, esposa, que delicioso es este pastel, dame un poco más.”-

Y cuanto más comía, más apetecía, y entonces dijo,

-”Dame más, ustedes no tendrán ninguna pieza. Siento como si todo tiene que ser mío.”

Y él comió y comió y lanzaba las migajas bajo la mesa, hasta que terminó con todo. Pero Marlinchen se marchó a su tocador, y tomó su mejor pañuelo de seda del ajuar, y recogió todas las migajas que estaban debajo de la mesa, y las amarró en su pañuelo de seda, y las llevó fuera de la puerta bajo el árbol de enebro, sollozando con lágrimas de sangre. Entonces el árbol de enebro comenzó a moverse, y las ramas se separaban y se juntaban, justo como si alguien estuviera alegre aplaudiendo con sus manos.

Al mismo tiempo una niebla pareció provenir del árbol, y en el centro de esta niebla había como un fuego que rodeó al pañuelo con las migajas, y una ave hermosa salió del fuego cantando magníficamente, y voló alto en el aire, y cuando ya se había ido, el árbol de enebro quedó como había estado antes, y el pañuelo con las migajas ya no estaba allí. Marlinchen, sin embargo, se sintió alegre y feliz como si su hermano estuviera todavía vivo. Y entró alegremente en la casa, y se sentó a la mesa y comió tranquila.

Pero el ave que se fue volando se posó en el techo de la casa de un orfebre, y comenzó a cantar,

-”Mi madre me transformó,
Mi padre me comió,
Mi hermana, la pequeña Marlinchen,
Recogió todas mis migajas
Las ató en un pañuelo de seda,
Las puso bajo el árbol de enebro,
¡Kywitt, kywitt, qué ave tan hermosa soy yo! ”

El orfebre estaba sentado en su taller haciendo una cadena de oro, cuando él oyó al ave que estaba sentada y cantando en su azotea, le pareció muy hermosa la canción. Él se levantó, pero cuando avanzó perdió una de sus zapatillas. Sin embargo siguió derecho hacia el centro de la calle con un zapato y un calcetín; él tenía su delantal puesto, y en una mano tenía la cadena de oro y en la otra las tenazas, y el sol brillaba esplendorosamente en la calle.

Entonces él fue directamente hacia el ave, y se estuvo quieto, y dijo al ave,

-”¡Ave, qué maravillosamente cantas! ¡Cántame esa pieza otra vez. ¡”-

-”No,”- dijo el ave, -”¡no la cantaré dos veces por nada a cambio! Dame la cadena de oro, y luego la cantaré otra vez para ti.”-

-”Ahí la tienes”-, dijo que el orfebre, “ahí está la cadena de oro para ti, ahora cántame aquella canción otra vez.”-

Entonces el ave vino y tomó la cadena de oro en su garra derecha, y fue y se sentó delante del orfebre, y cantó,

-”Mi madre me transformó,
Mi padre me comió,
Mi hermana, la pequeña Marlinchen,
Recogió todas mis migajas
Las ató en un pañuelo de seda,
Las puso bajo el árbol de enebro,
¡Kywitt, kywitt, qué ave tan hermosa soy yo! ”

Entonces el ave se fue volando a donde un zapatero, se posó en su azotea y cantó,
-”Mi madre me transformó,
Mi padre me comió,
Mi hermana, la pequeña Marlinchen,
Recogió todas mis migajas
Las ató en un pañuelo de seda,
Las puso bajo el árbol de enebro,
¡Kywitt, kywitt, qué ave tan hermosa soy yo! ”

El zapatero oyó aquello y corrió afuera en mangas de camisa, y alzó la vista hacia su azotea, y se vio obligado a sostener su mano ante sus ojos no sea que el sol pudiera cegarlo.

-”¡Ave”-, dijo él, “qué maravillosamente cantas tú!”

Entonces él llamó desde su puerta a su esposa,

-”Esposa, sólo ven afuera, hay un ave, mira a aquella ave, simplemente canta precioso.”

También llamó a su hija y demás niños, y aprendices, muchachos y muchachas, y todos ellos vinieron calle arriba a mirar al ave y ver lo hermoso que era, y que finas plumas rojas y verdes tenía, y su cuello era como oro verdadero, y como los ojos en su cabeza brillaban como estrellas.

-”Ave”-, dijo el zapatero, -”ahora cántame aquella canción otra vez.”-

-”No,”- dijo la ave, -”no canto dos veces por nada a cambio; debes de darme algo.”-

-”Esposa”-, dijo el hombre, -”ve al desván, sobre el anaquel superior hay un par de zapatos rojos, tráelos.”

Entonces la esposa fue y trajo los zapatos.
-”Ahí tienes, ave,”- dijo el hombre, -”ahora cántame esa pieza otra vez.”- Entonces el ave vino y tomó los zapatos en su garra izquierda, y voló a la azotea, y cantó,

-”Mi madre me transformó,
Mi padre me comió,
Mi hermana, la pequeña Marlinchen,
Recogió todas mis migajas
Las ató en un pañuelo de seda,
Las puso bajo el árbol de enebro,
¡Kywitt, kywitt, qué ave tan hermosa soy yo! ”

Y cuando hubo cantado todo se fue volando. En su garra derecha tenía la cadena y los zapatos en su izquierda, y entonces voló hacia un molino, y el molino sonaba,

-”klipp klapp, klipp klapp, klipp klapp,”-

y en el molino estaban sentados veinte hombres del molinero que tallaban una piedra, y cortaban, y se oía,

-”hick hack, hick hack, hick hack,”-

y el molino seguía con su

-”klipp klapp, klipp klapp, klipp klapp.”-

Entonces el ave fue y se sentó en un limero agrio que estaba plantado delante del molino, y cantó,

- “Mi madre me transformó,”-

Entonces uno de los hombres paró su trabajo.

-”Mi padre me comió,”-

Y ahora dos más dejaron su trabajo para oír aquello.

-”Mi hermana, la pequeña Marlinchen,”-

Entonces cuatro más pararon

-”Recogió todas mis migajas
Las ató en un pañuelo de seda,”-

Ahora sólo ocho trabajaban,

-”Las puso bajo el árbol de enebro,”-

y ahora sólo laboran cuatro,

-”¡Kywitt, kywitt, qué ave tan hermosa soy yo!”-

entonces el que quedaba paró y oyó las últimas palabras.

-”¡Ave”-, dijo él, -”qué maravillosamente cantas! Permíteme también oírlo todo. Canta eso una vez más para mí.”-

-”No,”- dijo el ave, -”no cantaré dos veces por nada a cambio. Déme la piedra de molino, y luego lo cantaré otra vez.”-

-”Sí,”- dijo él, -”si sólo me perteneciera a mí, la tendrías.”

-”Sí,”- dijeron los demás, -”si él canta otra vez la tendrá.”-

Entonces el ave bajó, y los veinte molineros con una viga levantaron la piedra. Y el ave pasó su cuello por el agujero, y se puso la piedra como si fuera un collar, y voló al árbol otra vez, y cantó,

-”Mi madre me transformó,
Mi padre me comió,
Mi hermana, la pequeña Marlinchen,
Recogió todas mis migajas
Las ató en un pañuelo de seda,
Las puso bajo el árbol de enebro,
¡Kywitt, kywitt, qué ave tan hermosa soy yo! ”

Y cuando hubo hecho el canto, extendió sus alas, y en su garra derecha tenía la cadena, y en su izquierda los zapatos, y alrededor de su cuello la piedra de molino, y voló lejos a la casa de su padre. Alrededor de la mesa estaban sentados el padre, la madre, y Marlinchen con la cena, y el padre dijo,

-”¡Cuan sereno me siento, que feliz estoy!”-

-”Yo no,”- dijo la madre, “me siento tan incómoda, justo como si una tormenta pesada se aproximara.”

Marlinchen, sin embargo, lloraba y lloraba, y en eso llegó volando el ave, y cuando se posó en la azotea el padre dijo,

-”Ah, me siento tan realmente feliz, y el sol brilla maravillosamente afuera, siento justo como que estoy a punto de ver a algún viejo amigo otra vez.”-

-”Yo no,”- dijo la mujer, -”me siento tan preocupada, mis dientes tiemblan, y parezco tener fuego en mis venas.”-

Y ella rasgó sus ropas por la preocupación, pero Marlinchen se sentó llorando en una esquina, y sostenía su plato ante sus ojos y lloró hasta que él quedó completamente mojado. Entonces el ave se sentó en el árbol de enebro y cantó,

-”Mi madre me transformó,”-

Entonces la madre detuvo sus oídos, y cerró sus ojos, y no veía ni oía, pero había un rugido en sus oídos como la tormenta más violenta, y sus ojos ardían y brillaban como relámpagos,

-”Mi padre me comió,”-

-”¡Oh, madre,”- dice el hombre, -”es una ave hermosa! Canta tan maravillosamente, y el sol brilla tan bello, y hay un olor justo como el de la canela.”

-”Mi hermana, la pequeña Marlinchen,”-

Entonces Marlinchen puso su cabeza en sus rodillas y lloró sin cesar, pero el hombre dijo,

-”Iré afuera, debo ver al ave bien cerca.”-

-”Oh no, yo no voy,”- dijo la mujer, -”siento como si la casa entera temblara y estuviera en llamas.”-

Pero el hombre salió y miró al ave:

-”Recogió todas mis migajas
Las ató en un pañuelo de seda,
Las puso bajo el árbol de enebro,
¡Kywitt, kywitt, qué ave tan hermosa soy yo! ”

En esto el ave dejó caer la cadena de oro, y cayó exactamente alrededor del cuello del hombre, y tan exactamente que le calzó maravillosamente. Entonces él entró y dijo,

-”¡Sólo miren qué ave tan fina es, y que bella cadena de oro me ha dado, y qué bello es él!” Pero la mujer estaba aterrorizada, y cayó al suelo, y su gorra se desprendió de su cabeza. Entonces el ave cantó una vez más,

-”Mi madre me transformó,”-

-”¡Estuviera yo mil pies bajo tierra para no oír esto!”- decia la mujer.

-”Mi padre me comió,”-

Entonces la mujer cayó al suelo otra vez como si estuviera muerta.

-”Mi hermana, la pequeña Marlinchen,”-

-”Ah,”- dijo Marlinchen, -”también saldré y veré si el ave me da algo,”- y salió.

-”Recogió todas mis migajas
Las ató en un pañuelo de seda,”-

Entonces él ave le lanzó los zapatos.

“Las puso bajo el árbol de enebro,
¡Kywitt, kywitt, qué ave tan hermosa soy yo! ”

Entonces ella se puso alegre y feliz, y se puso los nuevos zapatos rojos, y bailó y saltó dentro de la casa.

-”Ah”-, dijo ella, -”yo estaba tan triste cuando salí y ahora estoy tan alegre; ¡es una ave espléndida, él me ha dado un par de zapatos rojos! ¡”-

-”Bien,”- dijo la mujer, y se paró sobre sus pies y su pelo se levantó como llamas de fuego, -”¡Siento como si el mundo viene a un final! También, saldré y veré si mi corazón se siente ligero.”-

Y cuando ella salió a la puerta, ¡pun! el ave lanzó hacia abajo la piedra de molino sobre ella, y quedó toda maltratada. El padre y Marlinchen oyeron lo que había pasado, y humo, llamas, y fuego se elevaban del lugar, y cuando todo eso terminó, apareció vivo el pequeño hermano, y él tomó a su padre y a Marlinchen de la mano, recogieron y vendaron a la resquebrajada mujer, quien en adelante ya no pudo valerse por sí misma quedando totalmente arrepentida de sus actos, y padre, niño y niña quedaron felices y alegres, y entraron en la casa a la cena, y comieron serenamente. Y el baúl de las manzanas fue destruido.

Enseñanza:

Nunca se debe de actuar mal con nadie, mucho menos con quienes dependen de nosotros.

Hermanos Grimm

Juan Fierro

Hubo una vez hace mucho tiempo un rey que tenía un gran bosque cerca de su palacio, lleno de todas las clases de animales salvajes. Un día envió a un cazador para que le cazara una cierva, pero no volvió.

-”Quizás algún accidente le ha acontecido,”- pensó el Rey.

Al día siguiente envió a dos cazadores más para buscarlo, pero ellos tampoco volvieron. Entonces al tercer día, llamó a todos sus cazadores, y les dijo,

-”Rastreen el bosque entero, y no paren hasta que hayan encontrado a los tres.”-

Pero de todos ellos, nadie vino a casa otra vez, y del grupo de sabuesos que habían llevado, ninguno fue visto más.

A partir de ese día en adelante, nadie se arriesgó a internarse más en el bosque, y allí sólo había calma profunda y soledad, y ningún movimiento se observaba, excepto a veces un águila o un halcón volando sobre él. Y así continuó durante muchos años, hasta que un cazador forastero se presentó ante el rey como investigador de la situación, y le ofreció entrar en el bosque peligroso. El rey, sin embargo, no daría su consentimiento, y dijo,

-”No es seguro entrar allí; temo que no te irá mejor que con los demás, y nunca saldrás otra vez.”-

El cazador contestó,

-”Señor, me aventuraré a mi propio riesgo, el miedo no lo conozco.”-

El cazador por lo tanto se encaminó con su perro al bosque. Al poco rato el perro percibió algo por el camino, y quiso perseguirlo; pero apenas habia avanzado el perro dos pasos cuando se detuvo en firme ante un profundo estanque y ya no pudo ir más lejos, y un brazo desnudo se levantó sobre el agua, lo agarró, y lo tiró hacia abajo, Cuando el cazador vio aquello, fue y trajo a tres hombres más con cubos y empezaron a achicar el agua.

Cuando ya pudieron llegar al fondo, estaba allí un hombre salvaje cuyo cuerpo era marrón como el hierro oxidado, y cuyo pelo colgaba sobre su cara hacia abajo hasta sus rodillas. Ellos lo amarraron con cuerdas, y lo llevaron al castillo. Hubo un gran asombro sobre el hombre salvaje a quien llamaron Juan Fierro. El rey, sin embargo, ordenó que lo pusieran en una jaula de hierro en su patio, y prohibió abrir la puerta, con castigo de pena muerte a quien lo hiciera, y la reina debía tomar la llave a su cuidado. Y a partir de este momento en adelante cualquiera podría entrar otra vez en el bosque con seguridad.

El rey tenía un hijo joven, quien una vez jugaba en el patio, y mientras jugaba, su pelota de oro cayó en la jaula. El muchacho corrió hacia allá y dijo,

-”Dame mi pelota.”-

-”No hasta que me abras la puerta,”- contestó el hombre.

-”No,”- dijo el muchacho, -”no haré eso; el rey lo ha prohibido,”- y se alejó.

Al día siguiente él fue otra vez y pidió su pelota; el hombre salvaje dijo,

-”Abre mi puerta,”- pero el muchacho dijo que no.

Durante el tercer día el rey había salido de caza, y el muchacho fue una vez más a la jaula y dijo,

-”No puedo abrir la puerta aun si lo deseara, ya que no tengo la llave.”-

Entonces el hombre salvaje dijo,

-”La llave está bajo la almohada de tu madre, allí la conseguirás.”-

El muchacho, que quería tener su pelota de nuevo, echó todo pensamiento restrictivo a los vientos, y trajo la llave. La puerta abrió con dificultad, y el muchacho se maltrató sus dedos. Cuando estuvo abierto, el hombre salvaje salió, le dio la pelota de oro, y se alejó rápidamente. El muchacho se había atemorizado y gritando lo llamaba diciendo,

-”¡Hey, hombre salvaje, no se marche, o seré castigado!”-

El hombre salvaje se volvió atrás, lo tomó, lo puso en su hombro, y se fue con pasos precipitados hacia el bosque.

Cuándo el rey regresó a casa, observó la jaula vacía, y preguntó a la reina como había pasado eso. Ella no sabía nada al respecto, y buscó la llave, pero no estaba. Llamó al muchacho, pero nadie contestó. El rey envió a la gente a buscarlo en los campos, pero no lo encontraron. Entonces pudo suponer fácilmente lo que había pasado, y mucha pena reinó en la corte real.
Cuando el hombre salvaje había llegado una vez más al bosque oscuro, bajó al muchacho de su hombro, y le dijo,

-”Nunca verás de nuevo a tu padre y madre, pero cuidaré de ti, ya que me pusiste en libertad, por lo que tendré compasión por ti. Si haces todo lo que te pido, estarás muy bien. En cuanto a tesoros y oro, tengo mucho, más que nadie en el mundo”-

Él hizo una cama de musgo para el muchacho en la cual durmió, y a la mañana siguiente lo llevó a un pozo, y le dijo,

-”Observa, el pozo de oro es tan brillante y claro como el cristal, siéntate a su orilla, y ten cuidado de que nada caiga en él, o será contaminado. Vendré cada tarde para ver si has cumplido mi orden.”-

El muchacho se colocó a la orilla del pozo, y a menudo veía a un pescado de oro o a una serpiente de oro nadando graciosamente, y tuvo cuidado de que nada cayera. Mientras estaba sentado allí, su dedo se hirió tan violentamente que él involuntariamente lo puso en el agua.

Él lo sacó del agua inmediatamente, pero vio que estaba completamente dorado, y sin importar lo mucho que le doliera, trató de lavar el oro de su dedo, pero todo era en vano. En la tarde, Juan Fierro volvió, miró al muchacho, y dijo,

-”¿Qué ha ocurrido en el pozo?”-

-”Nada, nada,”- contestó el muchacho, y mantuvo su dedo detrás de su espalda, donde el hombre no podría verlo. Pero él dijo,

-”Has sumergido tu dedo en el agua. Esta vez pasará, pero ten cuidado de que nada entre al agua de nuevo.”-

Al día siguiente fue de nuevo a cuidar del pozo.

Su dedo se hirió otra vez y él lo pasó sobre su cabeza, pero lamentablemente un pelo cayó en el pozo. Él lo sacó rápidamente, pero siempre quedó completamente dorado. Juan Fierro llegó, y ya sabía lo que había pasado.

-”Has dejado caer un cabello en el pozo,”- dijo él. -”Te permitiré vigilar el pozo una vez más, pero si esto sucede por tercera vez entonces el pozo quedará contaminado, y ya no podrás permanecer conmigo.”-

Durante el tercer día, el muchacho se sentó a la orilla del pozo, y no movió su dedo, por más que le doliera. Pero el tiempo se hacía largo para él, y miró el reflejo de su cara en la superficie del agua.

Y a medida que se inclinaba cada vez más tratando de verse directamente en los ojos, su pelo largo resbaló sobre sus hombros y cayó en el agua. Él se levantó rápidamente, pero todo el pelo de su cabeza era ya de oro y brillaba como el sol. ¡Usted puede imaginar cuan aterrorizado estaba el pobre muchacho! Él tomó su pañuelo y lo ató alrededor de su cabeza, a fin de que el hombre no pudiera verlo. Cuando él vino, como siempre él ya lo sabía todo, y dijo,

-”Quítate el pañuelo.”-

Entonces el pelo de oro cayó hacia adelante, y las excusas del muchacho fueron totalmente inútiles.

-”No cumpliste con lo acordado, y ya no puedes permanecer aquí. Ve por el mundo y aprende cómo es la pobreza. Pero como tienes un corazón noble, y deseo que estés bien, te concederé una cosa; si en algún momento te sientes en una dificultad, ven al bosque y grita, “¡Juan Fierro!,” y yo vendré a ayudarte. Mi poder es grande, mayor de lo que piensas, y tengo oro y plata en abundancia.”-

Entonces el hijo del rey dejó el bosque, y anduvo por caminos buenos y malos hasta que en algún momento llegó a una gran ciudad. Allí él buscó trabajo, pero no podría encontrar ninguno, y no había aprendido nada por medio de lo cual podría ayudarse. Por fin llegó al palacio, y preguntó si ellos lo podrían acoger. La gente de la corte no sabía que podrían hacer con él, pero les agradó, y aceptaron que se quedara. A fin de cuentas, el cocinero lo tomó a su servicio, y dijo que podría traerle la leña y el agua, y rastrillar las cenizas juntos.

Una vez cuando no había nadie más a mano, el cocinero le ordenó que llevara el alimento a la mesa real, pero como no le gustaba dejar ver su pelo de oro, lo ocultó bajo su pequeña gorra. Pero como nunca nadie había llegado a la mesa del rey con gorra, él rey le dijo,

-”Cuando vengas a la mesa real debes quitarte el sombrero.”-

Él contestó,

-”Oh, Alteza, no puedo; tengo una herida en mi cabeza.”-

Entonces el rey llamó al cocinero ante él y lo reprendió, y le preguntó como podría tomar a tal muchacho en su servicio; y que debería retirarlo inmediatamente. El cocinero, sin embargo, como tenía compasión de él, lo intercambió por el muchacho del jardín.

Y ahora el muchacho tenía que plantar y regar el jardín, azadonar y cavar, y trabajar bajo viento y mal tiempo. Una vez en el verano cuando él trabajaba solo en el jardín, el día estaba tan caliente que él se quitó su pequeña gorra para sentirse más fresco. Cuando la luz del sol cayó sobre su pelo, éste brilló y destelló de modo que los rayos llegaron hasta el dormitorio de la hija del rey, y ella saltó para ver qué podría ser. Entonces ella vio al muchacho, y le gritó,

-”Muchacho, tráigame un ramo de flores.”-

Él se puso su gorra a toda la prisa, y juntó flores silvestres y formó un ramo.

Cuándo subía la escalera con el ramo, el jardinero lo encontró, y le dijo,

- “¿Cómo puedes llevarle a la hija del rey un ramo de flores silvestres? Ve rápidamente, y forma otro, pero con flores más bonitas y raras.”-

-”Ah, no,”- contestó el muchacho, -”las silvestres tienen más olor, y la complacerá mejor.”-

Cuando él entró en el cuarto, la hija del rey dijo,

-”Quítate la gorra, no es correcto usarla en mi presencia.”-

Él otra vez dijo,

-”No puedo, tengo una herida en la cabeza.”-

Ella, sin embargo, agarró la gorra y se la quitó, y entonces su pelo de oro rodó abajo de sus hombros, y su contemplación era espléndida.

Él quiso salir corriendo, pero ella lo sostuvo del brazo, y le dio un puñado de ducados. Con éstos él se marchó, pero no se preocupó nada por las monedas de oro. Se las dio al jardinero diciéndole,

-”Es un regalo para tus niños, pueden jugar con ellas.”-

Al día siguiente la hija del rey otra vez le llamó pidiéndole que le llevara una corona de flores de campaña, y cuando él entró con la corona, ella al instante intentó agarrar su gorra, y quiso quitársela de su cabeza, pero él la sostuvo rápido con ambas manos. Ella otra vez le dio un puñado de ducados, pero él no los guardó, y se les dio de nuevo al jardinero para que jugaran sus niños.

Durante el tercer día las cosas fueron exactamente igual; ella no podía quitarle su gorra, y él no guardaría su dinero. No mucho tiempo después, el país fue invadido por una guerra. El rey convocó a su gente, y no sabía si podría ofrecer alguna oposición al enemigo, que era superior en fuerza y tenía un ejército muy fuerte. Entonces dijo el muchacho ayudante del jardinero,

-”Ya he crecido, e iré a la guerra también, sólo denme un caballo.”-

Los demás se rieron, y le dijeron,

-”Tómalo cuando nos hallamos ido, lo dejaremos en el establo para ti.”-

Cuando ellos ya se habían ido, entró en el establo, y sacó al caballo; era cojo de un pie, y cojeaba tacatá, tacatá, tacatá; sin embargo él lo montó, y encaminó al caballo hacia el bosque oscuro. Cuando llegó a las afueras, él llamó

-”¡Juan Fierro!,”- tres veces tan en voz alta que resonó por los árboles.

Con eso el hombre salvaje apareció inmediatamente, y preguntó,

-”¿Qué es lo que deseas?”-

-”Quiero a un corcel fuerte, ya que voy a las guerras.”- respondió.

-”Lo tendrás, y mucho más de lo que has pedido.”-, dijo Juan Fierro.

Entonces el hombre salvaje volvió al bosque, y en unos momentos un muchacho de establo llegó conduciendo a un gran caballo que resoplaba fuertemente con sus fosas nasales, y apenas podría ser retenido, y detrás de ellos venía una gran tropa de soldados completamente acorazados con hierro, y sus espadas relucían con el sol. El joven entregó su caballo cojo al muchacho del establo, y montó en el fuerte, y se puso a la cabeza de los soldados. Cuando él llegó cerca del campo de batalla, una gran parte de los hombres del rey habían caído ya, y casi no quedaba nada por hacer. Entonces el joven galopó rápido con sus soldados de hierro, y rompió como un huracán sobre el enemigo, y azotó a todos quienes se opusieran a él.

Los invasores comenzaron a huir, pero el joven los perseguía sin parar, hasta dejarlos a todos fuera de combate. Terminada la batalla, sin embargo, no fue donde el rey, sino que condujo a su tropa de regreso al bosque, y llamó a Juan Fierro.

-”¿Cuál es tu deseo?”- preguntó el hombre salvaje.

-”Toma a tu caballo y a tus tropas, y dame mi caballo cojo de nuevo.”-

Todo lo solicitado fue hecho, y pronto ya estuvo montado en su caballo cojo. Cuando el rey volvió a su palacio, su hija fue a encontrarlo, y lo felicitó por su victoria.

-”No soy yo quién se llevó la victoria,”- dijo él, -”sino un caballero forastero que vino en mi ayuda con sus soldados.”-

La hija quiso oír más sobre quién era el caballero forastero, pero el rey no lo sabía, y dijo,

-”Él persiguió al enemigo, y no lo vi más.”-

Ella preguntó al jardinero dónde estaba su ayudante, pero él sonrió, y dijo,

-”Él acaba de llegar en su caballo cojo, y los demás han estado burlándose de él, y gritando, “¡Aquí regresa nuestro tacatá, tacatá otra vez!”

Y ellos le preguntaban, también,

-”¿Bajo qué seto has estado durmiendo todo este tiempo?”-

Él, sin embargo, decía,

-”Hice lo mejor de todo, y esto habría salido mal sin mí.”-

Y desde luego todavía era más ridiculizado.

El rey dijo a su hija,

-”Proclamaré un gran banquete que durará durante tres días, y tú lanzarás una manzana de oro. Quizás el desconocido venga.”-

Cuando el banquete fue anunciado, el joven fue al bosque, y llamó a Juan Fierro.

-”¿Cuál es tu deseo?”- preguntó.

-”Que yo pueda agarrar la manzana de oro de la hija del Rey.”- dijo el joven.

-”Eso es tan seguro como si ya la tuvieras,”- dijo Juan Fierro. -”Usarás un traje y una armadura roja para la ocasión, y montarás en un caballo castaño decorado.”-

Cuando el día llegó, el joven galopó al punto, tomó su lugar entre los caballeros, y no fue reconocido por nadie.

La hija del Rey avanzó, y lanzó una manzana de oro a los caballeros, pero ninguno de los otros la atrapó, excepto él, y tan pronto como la cogió galopó lejos.
En el segundo día Juan Fierro lo equipó como un caballero blanco, y le dio un caballo blanco. Otra vez él fue el único quién agarró la manzana, y no tardó un instante en salir galopando lejos con ella. El rey se puso enojado, y dijo,

-”Eso no es permitido; él debe aparecer ante mí y decir su nombre.”-

Y dio la orden de que si el caballero que agarrara la manzana, se escabullía otra vez, los guardias deberían perseguirlo, y si él no volvía por su voluntad, debían reducirlo y herirlo de ser necesario.

Durante el tercer día, él joven recibió de Juan Fierro un juego de armadura negra y un caballo negro, y otra vez sólo él agarró la manzana. Pero cuando él se alejaba rápido con su caballo, los asistentes del rey lo persiguieron, y uno de ellos se acercó tanto que logró herir la pierna del joven con la punta de su espada. El joven, sin embargo se escapó de ellos, pero su caballo saltó tan violentamente que el casco se cayó de su cabeza, y quienes lo perseguían pudieron ver que él tenía el pelo de oro. Ellos retornaron al palacio y contaron lo sucedido al rey.

Al día siguiente la hija del rey preguntó al jardinero sobre su muchacho.

-”Él está en el trabajo en el jardín; y el forastero extraño ha estado en el festival también, y sólo vino a casa ayer por la tarde; él ha mostrado igualmente a mis niños tres manzanas de oro que él ha ganado.”-

El rey lo convocó a su presencia, y vino otra vez con su pequeña gorra en su cabeza. Pero la hija del Rey se acercó a él y se la quitó, y luego su pelo de oro cayó sobre sus hombros, y se veía tan hermoso que todos quedaron asombrados.

-”¿Eres tú el caballero que vino cada día al festival, siempre en colores diferentes, y quién agarró las tres manzanas de oro?”- preguntó el Rey.

-”Sí,”- contestó él, -”y aquí están las manzanas,”- y las tomó de su bolsillo, y las devolvió al Rey. -”Si usted desea una prueba adicional, puede ver la herida que su gente me dio cuando me siguieron. Pero soy igualmente el caballero que le ayudó a su victoria sobre sus enemigos.”-

-”Si eres capaz de realizar tales hechos, no eres ningún jardinero; entonces díme, ¿quién es tu padre?”- preguntó el rey.

“Mi padre es un rey fuerte, y tengo oro en abundancia tan grande como requiera.”-

-”Bien veo,”- dijo el Rey, -”que debo darte las gracias a ti; ¿puedo hacer algo para complacerte?”-

-”Sí”-, contestó él, -”en efecto usted puede. Déme a su hija como esposa.”

La doncella se rió, y dijo,

-”No se atrasará mucho la ceremonia, y ya había visto por su pelo de oro que él no era ningún muchacho jardinero,”- y ella fue y lo besó.

El padre y la madre del joven vinieron a la boda, y estaban felices, ya que habían perdido toda esperanza de volver a ver alguna vez a su querido hijo. Y cuando todos ya estaban sentados en el banquete del matrimonio, la música de repente paró, las puertas fueron abiertas, y un rey majestuoso entró con un gran séquito. Él se acercó donde el joven, lo abrazó y dijo,

-”Soy Juan Fierro, y por razón de un encanto era un hombre salvaje, pero con tus actos, tú me pusiste en libertad; todos los tesoros que poseo, serán ahora de tu propiedad.”-

Y este cuento está acabado.

Enseñanza:
Quien siembra bondad, cosecha bondades.

Hermanos Grimm

Amigos sabios

Un día un campesino tomó su buen palo de avellana de la esquina y dijo a su esposa,

-”Trina, voy a ir al campo, y no volveré durante tres días. Si durante ese tiempo el comprador de ganado viene a querer comprar nuestras tres vacas, puedes cerrar un acuerdo inmediatamente, pero siempre que puedas conseguir doscientos pesos por ellas y nada menos, ¿comprendiste?”-

-”Por el amor de Dios, vete en paz,”- contestó la mujer, -”yo lo manejaré.”-

-”¡Seguro!,”- dijo el hombre. “Una vez te caíste de cabeza cuando eras una pequeña niña, y eso aún te afecta; pero déjame decirte, si haces algo tonto, tendré que reprenderte muy seriamente, y no podrás comprar aquello que tanto deseas.”-

Y habiendo dicho eso, el hombre continuó su camino.

A la mañana siguiente el comprador de ganado vino, y la mujer no tenía ninguna necesidad de decirle muchas palabras. Una vez que había visto a las vacas y había oído el precio, dijo,

-”Estoy de acuerdo en darle eso, francamente hablando, ellas lo valen. Me llevaré a las bestias conmigo inmediatamente.”-

Él desató las amarras para sacarlas fuera del establo, pero cuando iba por la puerta, la mujer lo agarró por la manga y le dijo,

-”Usted debe darme doscientos pesos ahora, o no puedo dejarlo llevarse a las vacas.”-

-”Cierto”- contestó el hombre, -”pero he olvidado traer mi cinturón de dinero. Sin embargo, no tenga ningún temor, usted tendrá la seguridad de mi pago. Tomaré sólo dos vacas conmigo y dejaré una, y así usted tendrá una buena garantía.”-

La mujer creyó en la fuerza de ese trato, y dejó al hombre marcharse con las vacas, y pensó,

-”¡Qué contento se pondrá Hans cuando vea lo hábilmente que lo he manejado!”-

El campesino regresó a casa al tercer día como lo había dicho, e inmediatamente preguntó si las vacas fueron vendidas.

-”Sí, en efecto, querido Hans,”- contestó la mujer, -”y por los doscientos pesos como me dijo. Ellas apenas valdrán eso, pero el hombre las tomó sin hacer ninguna objeción.”-

-”¿Y dónde está el dinero?”- preguntó el campesino.

-”Ah, aún no tengo el dinero,”- contestó la mujer; -”resulta que él olvidó su cinturón de dinero, pero lo traerá pronto, y dejó una buena garantía”-

-”¿Qué tipo de garantía?”- preguntó el hombre.

-”Dejé aquí una de las tres vacas, que él no podrá llevarse hasta que haya pagado las otras dos. Y fui muy hábil, ya que he dejado la más pequeña, que es la que come menos.”-

El hombre se enfureció y se levantó amenazante recordándole cobrarle su ingenuidad. Pero de repente se calmó y dijo,

-”Eres la gansa más ingenua que alguna vez anidó en esta tierra de Dios, y me apena por ti. Pero bien, saldré a la carretera y esperaré durante tres días a ver si encuentro a alguna persona que sea todavía más estúpida que tú. Si tengo éxito en ello, quedarás impune, pero si no la encuentro, recibirás tu recompensa bien merecida sin ningún descuento.”-

Él entonces salió a las gran carretera, se sentó en una piedra, y esperó a ver que pasaría. De pronto vio un carro con una campesina venir hacia él, y la mujer estaba de pie, erguida, en medio del carro, en vez de sentarse en el bulto de paja que estaba al lado de ella, o de andar cerca de los bueyes conduciéndolos. El hombre pensó,

-”Es seguramente una de esa clase que ando buscando,”-

y saltó y corrió de acá para allá delante del carro como quién no sabe qué hacer.

-”¿Qué quiere usted, mi amigo?”- le preguntó la mujer; -”no le conozco, ¿de dónde viene usted?”-

-”Me he caído del cielo,”- contestó el hombre, -”y no sé cómo regresar otra vez, ¿podría usted hacerme subir?”-

-”No,”- dijo la mujer, -”no sé el camino, pero si usted viene del cielo podría decirme seguramente cómo está mi marido, que ha estado allí estos tres últimos años. Usted debe haberlo visto.”

-”Ah, sí, lo he visto, pero no todos los hombres pueden estar muy bien. Él guarda ovejas, y las ovejas le dan mucho que hacer. Ellas se dirigen a las montañas y pierden su camino en el páramo, y él tiene que perseguirlas y traerlas juntas otra vez. Su ropa está toda despedazada también, y se le caerá pronto de su cuerpo. No hay ningún sastre allí, ya que San Pedro no deja entrar a ninguno de ellos, como usted sabe por la historia.”-

-”¿Quién lo hubiera pensado?”- gritó la mujer, -”le digo que traeré su abrigo que usaba los domingos y que todavía cuelga en casa en el armario, así él puede llevarlo puesto y presentarse respetable. ¿Sería usted tan amable de llevárselo?”-

-”Eso no estará muy bien,”- contestó el campesino; -”a la gente no le permiten entrar ropa al Cielo, se la quitan a uno en la puerta.”-

-”Entonces escúcheme usted,”- dijo la mujer, -”vendí mi trigo fino ayer y conseguí un buen pago de dinero por él, así que se lo enviaré. Si usted esconde el monedero en su bolsillo, nadie sabrá lo que usted lleva.”-

-”Si usted no puede manejarlo de ninguna otra forma,”- dijo el campesino, -”le haré el favor.”-

-”Sólo quédese ahí donde está ahora,”- dijo ella, -”e iré a casa y traeré el monedero, y pronto estaré de vuelta de nuevo. No me siento en el bulto de paja, sino que me levanto en el carro, porque así se hace más liviano para el ganado.”-

Ella dirigió sus bueyes hacia su casa, y el campesino pensó,

-”Esa mujer tiene un talento perfecto para la locura, y si ella realmente trae el dinero, mi esposa puede pensarse afortunada, ya que entonces no recibirá ningún castigo.”-

No pasó mucho tiempo cuando ella vino con gran prisa con el dinero, y de sus propias manos se lo puso en su bolsillo. Antes de marcharse, ella le agradeció otra vez mil veces por su cortesía.

Cuando la mujer del carro llegó a su casa otra vez, encontró a su hijo que había regresado del trabajo del campo. Ella le contó de las cosas imprevistas que le habían acontecido, y luego añadió,

-”Estoy realmente encantada en haber encontrado una oportunidad de enviar algo a mi pobre marido. ¿Quién hubiera imaginado alguna vez que él podría sufrir a falta de algo en el cielo?”-

El hijo quedó lleno de asombro.

-”Madre”-, dijo él, -”no es todos los días que un hombre viene del Cielo de esta manera. Saldré inmediatamente, y veré si todavía lo puedo encontrar; él debe decirme cómo es allá arriba, y cómo se trabaja allá.”-

Él ensilló el caballo y galopó a toda la velocidad. Y encontró al campesino sentado bajo un sauce, quien iba ya a contar el dinero que tenía en el monedero.

-”¿Ha visto usted al hombre que se ha caído del Cielo?”- le gritó el joven.

-”Sí, claro”-, contestó el campesino, -”él ha tomado su camino de regreso, y ha subido por aquella colina, por donde me dijo que regresaría más rápido; pero usted todavía podría alcanzarlo, si puede correr velozmente en su caballo.”-

-”¡Ay!,” dijo el joven, “he estado haciendo trabajo duro todo el día, y el venir aquí me ha desgastado completamente; usted que conoce al hombre, ¿sería tan amable de tomar mi caballo, e ir a alcanzarlo y persuadirlo de venir aquí?”-

-”¡Ahá!”- pensó el campesino, -”¡aquí está otro que no tiene ninguna mecha en su lámpara!”-

-”¿Y por qué no debería yo hacerle este favor?”- dijo él, y montó en el caballo y se fue lejos en un rápido trotar.

El joven permaneció sentado allí hasta antes de que la noche cayera, pero el campesino nunca volvió.

-”El hombre del Cielo debe haber estado seguramente con gran prisa, y no se devolvería para acá,”- pensó él, -”y el campesino sin duda le ha dado el caballo para que más facilmente llegue a donde está mi padre.”-

Él se fue a casa y le dijo a su madre lo que había pasado, y que le había enviado a su padre el caballo de modo que pudiera cuidar más comodamente de las ovejas.

-”Has hecho muy bien,”- contestó ella, -”las piernas tuyas son más jóvenes que las de él, y tú bien puedes viajar a pie.”-

Cuando el campesino llegó a su casa, puso al caballo en el establo al lado de la vaca que quedó como garantía, y luego fue donde su esposa y le dijo,

-”Trina, has tenido muy buena suerte, he encontrado a dos gentes quiénes son todavía más ingenuos que tú; te salvaste de la reprimenda, cuida de no tropezarte en otra ocasión.”-

Entonces él encendió el hogar, y sentado en la silla de su abuelo, dijo,

-”Fue un excelente negocio conseguir un caballo fino y además un gran monedero lleno de dinero a cambio de dos vacas flacas. Si la estupidez siempre hiciera generar tanto como ahora, yo la mantendría en un sitio de honor.”-

Así pensó el campesino, pero usted sin duda preferirá a la gente sencilla.

Enseñanza:

Nunca debe de creerse todo lo que un desconocido cuente, pues puede caerse de ingenuo y hasta perder muchas pertenencias.

Hermanos Grimm

El joven gigante

Hace mucho tiempo sucedió que un campesino tenía a un hijo que era tan grande como una mano, y no llegaba a crecer nada más, y durante varios años no creció ni el grueso de un pelo. Una vez cuando el padre salía para arar, el pequeño dijo,

-”Padre, iré con usted.”-

“¿Dices que vendrás conmigo?”- dijo el padre. -”Quédate aquí, pues no serías de ninguna utilidad allá, además de que podrías perderte”-

Entonces el pequeñito comenzó a llorar, y por quedar en paz, su padre lo puso en su bolsillo, y lo llevó con él. Cuando llegaron al campo, el padre lo sacó del bolso, y lo puso en un surco recientemente hecho.

Mientras él estaba allí, un gran gigante se vio venir sobre la colina.

-”¿Ves ese gran espectro?”- dijo el padre, ya que quiso asustar al pequeño compañero para que se portara bien; -”él viene para llevarte.”-

El gigante, apenas había recorrido dos pasos con sus piernas largas y ya estuvo en el surco. Él tomó al pequeñito con cuidado con dos dedos, lo examinó, y sin decir una palabra se marchó con él. Su padre se quedó paralizado, y no podía pronunciar un solo sonido por el terror, y no pensó en nada más que había perdido a su niño, y que mientras él viviera nunca más lo volvería a ver.
El gigante, sin embargo, lo llevó a su casa, lo alimentó adecuadamente, y el pequeñito creció y se hizo alto y fuerte bajo el cuido de los gigantes. Cuando habían pasado dos años, el gigante lo llevó al bosque, para probarlo, y dijo,

-”Tira un palo para ti.”-

Para entonces el muchacho era tan fuerte que extrajo un árbol joven de la tierra desde las raíces. Pero el gigante pensó,

-”Debemos mejorar esto,”-

Y regresaron a casa, y lo cuidó y preparó por dos años más. Cuando lo probó de nuevo, su fuerza había aumentado tanto que ya podía extraer un viejo árbol de la tierra. Pero aún no era suficiente para el gigante; y otra vez lo cuidó durante dos años más, y de nuevo fue con él al bosque y dijo,

-”Ahora sólo saca un palo apropiado para mí,”-

y el muchacho sacó de la tierra el roble más fuerte que había, y dividirlo en dos fue una mera bagatela para él.

-”Ahora sí funciona,”- dijo el gigante,- “estás perfecto,”- y partieron hacia el campo de donde él lo había traído.

Su padre estaba ahí arando. El joven gigante se acercó a él, y dijo,

-”¡Mira padre en qué magnífico hombre tu hijo se ha convertido!”-

El agricultor se alarmó, y dijo,

-”No, no eres mi hijo; ¡Vete por favor!”-

-”Realmente soy tu hijo; permíteme que yo haga el trabajo, puedo arar así como lo haces, no mejor.”-

“No, no, no eres mi hijo; ¡y no puedes arar, márchate!”-

Sin embargo, como él tuvo miedo de este gran hombre, soltó el arado, retrocedió y se mantuvo a un lado de las tierras. Entonces el joven tomó el arado, y sólo lo presionó con una mano, pero su presión era tan fuerte que el arado entró profundamente en la tierra. El agricultor no soportó ver aquello, y lo llamó,

-”Si vas a arar, no debes apretar tan fuerte, porque queda mal el trabajo.”-

El joven, sin embargo, no enjaezó a los caballos, y jaló el arado él mismo, diciendo,

-”Ve a casa, padre, y pide a mi madre que prepare un plato grande de alimento, y mientras tanto yo trabajaré el campo.”

Entonces el agricultor se fue a casa, y pidió a su esposa que preparara el alimento; mientras tanto el joven aró el campo que era dos acres de grande, completamente solo, y luego él se enjaezó a la rastra, y escarificó toda la tierra, usando dos rastras a la vez. Cuando terminó, entró en el bosque, y tiró dos robles, los puso sobre sus hombros, y colgó en ellos una rastra detrás y una adelante, y también un caballo detrás y uno adelante, y llevó a todos, como si hubiera sido un bulto de paja, a la casa de sus padres. Cuándo él entró en el jardín, su madre no lo reconoció, y preguntó,

-”¿Quién es ese horrible hombre alto?”-

El agricultor dijo,

-”Es nuestro hijo.”-

Ella dijo,

-”No, no puede ser nuestro hijo, nunca tuvimos uno tan alto, el nuestro era una cosa pequeñita.”- Ella lo llamó diciendo,

-”Márchese, no lo queremos aquí”-

El joven se mantuvo en silencio, y condujo a los caballos al establo, les dio alguna avena y heno, y todo lo que ellos quisieron.

Cuándo terminó, entró al comedor, se sentó en el banco y dijo,

-”Madre, ahora me gustaría comer algo, ¿estará listo pronto?”-

Entonces ella dijo,

-”Sí”-,

y le sirvió dos platos inmensos llenos de alimento, que habría sido bastante para satisfacer a ella y su marido durante toda una semana. El joven, sin embargo, lo comió todo él solo, y preguntó si no tenía nada más de comida.

-”No”-,contestó ella , -”es todo que tenemos.”-

-”Pero eso sólo fue un bocadillo, necesito más.”-

Ella no se atrevió a oponérsele, y fue y puso un caldero enorme lleno de alimento en el fuego, y cuando estuvo listo, se lo llevó.

-”Al fin llegaron unas migas,”- dijo él, y comió todo lo que había, pero no era todavía suficiente para apaciguar su hambre. Entonces dijo,

-”Padre, veo bien que con ustedes nunca tendré suficiente alimento; si tú me consigues una vara de hierro bien fuerte, y que yo no pueda romper contra mis rodillas, saldré a recorrer el mundo.”-

El agricultor se alegró, puso a sus dos caballos en su carro, y trajo del herrero una vara tan grande y gruesa, que los dos caballos apenas podían traerla. El joven la puso a través de sus rodillas, y ¡clik! la rompió en dos al medio como una judía, y la tiró. El padre entonces enjaezó a cuatro caballos, y trajo una barra que era tan larga y gruesa, que los cuatro caballos la arrastraban con pesadez. El hijo la rompió también en dos partes contra sus rodillas, la tiró, y dijo,

-”Padre, esto no me servirá, debes enjaezar a más caballos, y traer una vara aún más fuerte.”-

Entonces el padre enjaezó a ocho caballos, y trajo una vara que era tan larga y gruesa, que los ocho caballos tenían que llevarla poco a poco. Cuando el hijo la tomó en sus manos, quebró un pedazo cerca de la punta, y dijo,

-”Padre, veo que no serás capaz de conseguirme una barra como yo quiero, así que ya no permaneceré más con ustedes.”

Entonces él se marchó, y se presentaría como aprendiz de herrero. Llegó a un pueblo, en donde vivía un herrero que era un hombre avaro, que nunca hizo una bondad a nadie, sino que todo lo quería para él. El joven entró en la herrería y preguntó si él necesitaría un ayudante.

-”Sí”-, dijo el herrero, y lo miró, y pensó, -”es un tipo fuerte que golpearía bien el mazo, y ganaría su pan.”-

Entonces le preguntó,

-”¿Cuánto pide de salario?”-

-”No quiero ninguno en absoluto,”- contestó él, -”sólo cada quincena, cuando pagan a los otros ayudantes, le daré a usted dos golpes, y usted debe aguantarlos.”-

El avaro estuvo realmente satisfecho, y pensó que así ahorraría así mucho dinero.

A la mañana siguiente, el nuevo ayudante debía comenzar a trabajar, pero cuando el maestro trajo la barra encendida, y el joven dio su primer golpe, el hierro voló a trozos, y el yunque se hundió tan profundamente en la tierra, que no había forma de sacarlo de nuevo. Entonces el avaro se puso enojado, y dijo,

-”Ah, pero así no puedo hacer ningún uso de usted, usted golpea demasiado poderosamente; ¿cuánto será por ese golpe?”-

Entonces dijo él,

-”Sólo le daré a usted un pequeño golpe, esto es todo.”-

Y él levantó su pie, y le dio tal patada que el avaro se fue volando más de cuatro cargas del heno. Entonces él buscó la barra de hierro más gruesa en la herrería para él, la tomó como un palo en su mano y salió.

Cuando él había andado durante algún tiempo, llegó a una pequeña granja, y preguntó al administrador si él no requiriría a un criado principal.

-”Sí”-, dijo el administrador, -”puedo necesitar uno; usted parece un tipo fuerte que puede hacer mucho, ¿cuánto quiere como salario por un año?”-

Él otra vez contestó que no quería ningún salario en absoluto, pero que cada año él le daría tres golpes, que él debería aguantar. El administrador estuvo satisfecho, ya que él, también, era un hombre codicioso.

A la siguiente mañana todos los criados debían entrar al bosque, y cuando todos estaban listos, el criado principal estaba todavía en la cama. Entonces uno de ellos lo llamaba diciendo,

-”Despierte, es la hora; vamos al bosque, y usted debe ir con nosotros.”-

-”Ah,”- dijo él completamente aperezado y somnoliento, -”entonces ustedes pueden ir sólos; yo estaré de vuelta antes que cualquiera de ustedes.”

Entonces los demás fueron donde el administrador, y le dijeron que el jefe todavía yacía en la cama, y no entraría al bosque con ellos. El administrador les dijo que debían despertarlo otra vez, y decirle que fuera a enjaezar a los caballos. El jefe, sin embargo, dijo como antes,

-”Ustedes pueden ir sólos; yo estaré de vuelta antes que cualquiera de ustedes.”-

Y luego él se quedó en la cama por dos horas más. Por fin se levantó de la cama, pero primero consiguió dos búshels de guisantes del desván, se hizo un caldo con ellos, lo comió a su paciencia, y cuando terminó, fue y enjaezó a los caballos, y se dirigió al bosque. No lejos del bosque había un barranco por el cual él tuvo que pasar, entonces primero condujo a los caballos, y luego los paró, y fue detrás del carro, tomó árboles y broza, e hizo una gran barricada, de modo que en adelante ningún caballo pudiera pasar.

Cuando él entraba en el bosque, los demás ya regresaban con sus carros cargados para irse a casa; entonces dijo a ellos,

-”Sigan, todavía llegaré a casa antes que ustedes.”-

Él apenas entró a la orilla del bosque, e inmediatamente arrancó de la tierra dos de los árboles más grandes, los lanzó en su carro, y dio vuelta. Cuando llegó a la barricada, los demás todavía estaban de pie allí, incapaces de pasar.

-”¿Lo ven?,”- dijo él, -”si ustedes se hubieran quedado conmigo, regresarían a casa rápidamente, y habrían tenido otra hora más de sueño”-

Él ahora trató de conducir, pero sus caballos no pudieron seguir por el camino, entonces él los desenjaezó, los puso arriba del carro, tomó los ejes en sus propias manos, y jaló todo, y él hizo todo esto tan fácilmente como si hubiera cargado plumas.

Cuando ya había pasado, dijo a los demás,

-”Allí, ustedes ven, he sido más rápido que ustedes”-

y siguió adelante, mientras que los demás tuvieron que quedarse donde estaban. Al llegar a la casa, él tomó uno de los árboles en su mano, lo mostró al administrador, y dijo,

-”¿No es esto un bulto fino de la madera?”-

Entonces dijo el administrador a su esposa,

-”El criado es muy bueno, aunque él duerme realmente mucho tiempo, regresa a casa antes que los demás.”-

Entonces el joven sirvió al administrador durante un año, y cuando estuvo concluído, y los otros criados recibían sus salarios, él dijo que ahora era el momento para tomar su parte también. El administrador, sin embargo, tuvo miedo de los golpes que él debía recibir, y seriamente le suplicó para perdonarlo de tenerlos; y más bien que él mismo sería el criado principal, y el joven debería ser el administrador.

-”No”-, dijo el joven, -”no seré administrador, soy el criado principal, y permaneceré así, pero tomaré mi paga tal como convinimos.”

El administrador estaba anuente a darle todo lo que le exigiera, pero era inútil, el criado principal dijo no a todo. Entonces el administrador no sabía que hacer, y pidió posponerlo una quincena, ya que quería encontrar algún camino para evitarlo. El criado principal consintió en esta solicitud. El administrador convocó a todos sus ayudantes para que meditaran sobre el asunto, y le dieran su consejo. Los ayudantes reflexionaron durante mucho tiempo, pero por fin ellos dijeron que nadie estaba seguro de su vida con el criado principal, ya que él podría matar a un hombre tan fácilmente como un mosquito, y que lo que el administrador debería hacer era enviarlo a entrar al pozo y limpiarlo, y cuando él estuviera abajo, ellos rodarían una de las piedras de molino que estaban allí, y la dejarían caer sobre su cabeza; y así nunca volvería a ver la luz del día. El consejo sugerido complació al administrador, y el criado principal aceptó bajar al pozo.

Cuando él ya estaba abajo en el fondo, ellos hicieron rodar la piedra de molino más grande y pensaron que le habían roto su cráneo, pero él gritó,

-”Ahuyenten las gallinas del pozo, ya que rasguñan en la arena allá arriba, y lanzan los granos en mis ojos, de modo que yo no puedo ver.”-

Entonces el administrador gritó,

-”Sh-sh”-, imitando el espantar a las gallinas.

Cuando el criado principal había terminado su trabajo, subió y dijo,

-”Sólo miren qué hermosa corbata tengo,”-

y lo que contemplaban era la piedra de molino que él llevaba puesta alrededor de su cuello. El criado principal ahora quiso tomar su paga, pero el administrador de nuevo pidió un retrazo de otra quincena. Los ayudantes se reunieron y aconsejaron al administrador que enviara al criado principal al molino encantado para moler el maíz antes de la noche, ya que de allí aún ningún hombre había vuelto alguna vez por la mañana vivo.

La propuesta complació al administrador, y llamó al criado principal esa misma tarde, y le ordenó que llevara ocho búshels de maíz al molino, y lo moliera esa noche, ya que así había sido solicitado. Entonces el criado principal fue al desván, y puso dos búshels en su bolsillo derecho, y dos en su izquierdo, y tomó cuatro en una cartera, mitad en su espalda, y la mitad en su pecho, y así cargado fue al molino encantado. El molinero le dijo que él podría moler allí muy bien durante el día, pero no antes de la noche, ya que el molino estaba encantado, y que hasta ahora, quienquiera había entrado en él por la noche había sido encontrado muerto por la mañana.

El criado principal dijo,

-”Yo lo manejaré, usted ya puede retirarse a descansar.”-

Entonces él entró en el molino, y vació el maíz. A las once de la noche entró en el cuarto del molinero, y se sentó en el banco. Cuando ya se había sentado allí por un rato, de repente una puerta se abrió y una mesa grande entró, y en la mesa, se colocaron vino y carnes asadas, y además muchos alimentos buenos, pero todo aparecía solo, ya que no había nadie llevándolo. Después de esto las sillas se acomodaron, pero no se vio venir a nadie, hasta que de repente él contempló dedos que manejaban cuchillos y tenedores, y ponían el alimento en los platos, pero fue lo único que consiguió ver. Cuando él tuvo hambre, y vio el alimento, también tomó un lugar en la mesa, comió con aquellos invisibles que comían y lo disfrutó todo muy bien.

Cuando él ya había comido bastante, y los demás también habían vaciado completamente sus platos, él claramente oyó y vió que todas las velas fueron de repente apagadas, y como ahora todo estaba oscuro, él sintió algo como un golpe de puño en el oído. Entonces él dijo,

“Si algo similar viene otra vez, le daré su buen golpe de regreso.”-

Y cuando recibió un segundo golpe en el oído, él reaccionó como lo ofreció. Y así siguió todo esto la noche entera. Él no aceptó nada sin devolverle el golpe, y reembolsó todo con intereses, y su actuación no fue en vano. Al amanecer, sin embargo, todo cesó. Cuando el molinero se levantó, quiso mirar qué sucedió, y se preguntó si aquel estaría todavía vivo. Entonces el joven dijo,

-”Me he hartado, he recibido algunos golpes en las orejas, pero he dado muchos más a cambio.”-

El molinero se alegró, y dijo que el molino fue liberado ahora del encantamiento, y quiso darle mucho dinero como recompensa. Pero él dijo,

-”Dinero no, tengo bastante.”-

Entonces él echó la masa en su espalda, se fue a casa, y dijo al administrador que ya había hecho lo que él le había pedido hacer, y que ahora tomaría su paga. Cuando el administrador oyó aquello, quedó seriamente alarmado y completamente fuera de sí; caminaba para atrás y adelante en el cuarto, y gotas de transpiración se acumularon sobre su frente. Entonces abrió la ventana para tomar algún aire fresco, pero antes de que él se diera cuenta, el criado principal le había dado tal patada que voló por la ventana en el aire, y fue tan lejos y alto que nadie lo volvió a ver otra vez.

Entonces dijo el criado principal a la esposa del administrador,

-”Si él no vuelve, usted debe tomar el otro golpe.”-

Ella gritó,

-”¡No, no, no puedo aguantarlo!,”-

y abrió la otra ventana, porque gotas de transpiración también corrían sobre su frente. Entonces él le dio tal patada que ella también, se fue volando, y como ella era más liviana llegó mucho más alto que su marido. Su marido al verla pasar gritó,

-”¡Acércate a mí!”-

pero ella contestó,

-”¡Ven tú a mí, yo no puedo ir a ti!”-

Y ellos se cernieron allí en el aire, y no podían acercarse el uno al otro. Y si ellos todavía se ciernen en el aire o no, no lo sé, pero el gigante joven tomó su barra de hierro, y continuó su camino.

Enseñanza:

Al hacer un contrato de trabajo, debe de valorarse y meditarse bien sobre las condiciones de la labor y del pago por dicha labor antes de aceptar las condiciones, para no lamentarse cuando ya es demasiado tarde. Esto tanto para quien da el trabajo como para quien lo recibe.

Hermanos Grimm

Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.