Diario Vasco
img
San Juanmi
img
Alfredo Del Castillo | hace 23 horas| 0

Todo indicaba a que Toto Berizzo debía colocar sobre el verde de Balaídos a su mejor once posible para intentar ganar un partido después que su equipo se haya despistado mucho con la competición Europea dejando los otros frentes muy desguarnecidos. Por su parte Eusebio Sacristán, en un partido de situación límite por aquello de ganar sí o sí y esperar a ver qué hacen el Villarreal y el Athletic ya que dependes de ellos, llevaba una semana de trabajo en Zubieta con muchos frentes abiertos, pero con un pensamiento único: ganar en Vigo con el mejor once posible y con una responsabilidad máxima de todos mis futbolistas, aunque algunos ya están pensando más en su futuro que en el partido de Balaídos por aquello de lo poco que cuentan para el míster de la Seca.

Amigos, estos es fútbol. En el minuto 93 perdíamos por 2-1 y eramos séptimos porque el Athletic también perdía en el Calderón por 3-1. Pero Canales, con dos balones en el córner dados por el recogepelotas, se queda con el bueno y lo coloca al corazón del área y allí Juanmi con despegue, vuelo y contacto hace el empate a dos que nos daba el pase directo a Europa. Se saca de centro y final del partido. Todos a por Juantxo a que les de las camisetas de la guagua y todas la plantilla viajando a una competición internacional.  Final muy merecido por méritos de unos y de otros.

La Real Sociedad se tuvo que conformar con el empate porque fue un equipo con muy poca eficacia de cara al marco del portero Sergio Álvarez y sus defensas ya que hasta en cuatro ocasiones muy claras de Willian José, Carlos Vela y Xabi Prieto las para o rechaza el arquero gallego y sus defensas en la raya de gol. En el segundo acto, Rulli primero sacó con los pies un tiro a bocajarro de Jozabed, pero marcó desde el punto de penalti Iago Aspas y con ese gol se convierte en el máximo goleador español de esta Liga Santander consiguendo el Trofeo Zarra. Desde ese momento el equipo de Berizzo se vuelve a sentir cómodo en el campo y quitandole la pelota a Prieto, Zurutuza e Illarra. Pero un fallo otra vez de Jony lo aprovecha Xabi Perito que se va por banda y pasa el balón al pasillo central. Con maestría bestial lo deja pasar Juanmi y Oyarzabal, solo ante el portero celtiña, lo enviaba al fondo de la red. El objetivo estaba conseguido, mirando de reojo lo que ocurría en el Calderón. Pero, amigos, el Toto mete en el campo al Danes Hjulsager y el joven mediocampista desde el balcón del área se saca un zapatazo mal defendido por la defensa realista (en concreto por Aritz que no sale con todo a taponar el tiro) y se cuela como un obús en la escuadra de Rulli. Un golazo. Estábamos fuera de los seis primeros y era el minuto 90 de partido. Balaídos saltaba por ganar en la despedida del míster.

Pero la alegría y jolgorio de los aficionados gallegos no pudo ser completa porque como ya comenté, Juanmi, que todo lo que toca lo mete en la jaula, con su gol de cabeza en el minuto 93 nos llevó a la sexta posición con destino a Europa cerrando una brillante temporada del equipo realista con el sufrimiento y la explosión de alegría en ese recordado por todos minuto 93. Un gol de un extraordinario jugador con una eficacia tremenda en calidad-minutos-goles. San Juanmi. Zorionak por el campañón de la temporada 16-17 que nos dio el premio que merecimos después de 38 jornadas.

Ver Post >
A Vigo a por los tres puntos… y a esperar
img
Alfredo Del Castillo | 15-05-2017 | 07:59| 0

El Málaga llegaba a Anoeta bajo el efecto Míchel, entrenador que había generado en el club una euforia sin precedentes. Y no sólo por el juego desplegado (gracias a una gran efectividad), sino también por los fantásticos resultados conseguidos en las cuatro jornadas precedentes.

Ambos equipos llegaban con bajas importantes. En la Real, faltaba Zurutuza, medio y complemento de Illarra, además de Agirretxe, Mikel y Concha. Por el Málaga, destacaba la ausencia de Camacho, medio defensivo con una jerarquía importante en el equipo, además de los futbolistas del filial que pasaban al equipo de Tercera para disputar con garantías los playoff de ascenso (Ontiveros, Luis, Aaron, En Nesyri y Kuki). Eusebio apostó por Zubeldia en ausencia de David, mientras que Míchel dio entrada a Juankar, con la clara idea de taponar en el carril derecho las galopadas de Odriozola, pasando Jony a la media punta.

La Real Sociedad se jugaba mucho en este envite. Tanto que salió muy enchufada, maniatando a los de Míchel durante muchas fases del encuentro. Los andaluces supieron aguantar los continuos ataques realistas, gracias en parte a la buena actuación de Kameni (el camerunés sacó un par de manos fantásticas que evitaron el gol local) y a un balón que sacó Recio en línea de gol. Los jugadores de la Real eran mucho más finos con el balón, pero el Málaga supo poco a poco ir sacudiéndose la presión constante de los txuriurdin. Eso sí llegó la jugada del penalti, donde en mi opinión es Illarra quien se traba con los pies de un sorprendido Keko. Nadie pidió la pena máxima pero el árbitro señaló el punto fatídico. Prieto, con su talento y sabiduría habitual, coló el balón a media altura y adelantó al conjunto txuriurdin en el marcador.

Sin embargo, el Málaga no se amilanó y bajo la batuta de Recio comenzó a combinar en el centro del campo con con Fornals, Jony y Keko creando peligro. De hecho, tras una jugada ensayada, llegó el gol visitante. Un latigazo de Juankar se estrelló en el larguero, el balón quedó suelto en línea de gol tras pegar en la espalda de Rulli y Luis Hernández no tuvo más que empujar el esférico. Gol del Málaga. Jarro de agua fría para los locales al filo del descanso.

A la Real Sociedad no le quedaba otra que  que empujar, atacar la meta contraria con ganas, ímpetu, energía, amor propio. Y a la vuelta de vestuarios lo hizo, a pesar de que no se mostró tan fresco como en los primeros 45 minutos. Oyarzabal, que protagonizó unos minutos impresionantes, tuvo una primera ocasión de empatar el encuentro, pero erró en el mano a mano ante Kameni. El Málaga sabía a qué jugaba: esperaba agazapado, a la espera de un error o pérdida realista para salir con velocidad a la contra. Y la tuvo. Y no falló. En el minuto 75 . Zubeldia controló mal un balón, lo perdió y Recio aprovechó la ocasión para lanzar un zapatazo desde 25 metros que se coló en la escuadra de la portería de Rulli. Real 1 – Málaga 2.

En aquellos momentos, la vía directa a Europa se derrumbaba. La Real estaba fuera de puestos de la Europa League. Sin embargo, el club txuriurdin –herido- sacó todo su orgullo y se volcó sobre la meta andaluza. Y llegó el gol. En una jugada por la izquierda, Iñigo Martínez envió un centro al corazón del área y Bautista se anticipó a Llorente para cabecear y marcar el tanto del empate. Jolgorio entre los aficionados realistas.

El partido se volvió loco, y tanto Sandro como Juankar pudieron sentenciar en dos mano a mano con Rulli, pero nada cambió el resultado. El empate hacía justicia a una Real Sociedad superior, que había jugado  mejor y había generado varias ocasiones claras de de gol pero que no había tenido la efectividad necesaria. Los de Míchel no fueron muy peloteros, pero hay veces que con versiones mas rácanas también se suman puntos. Perdimos una gran oportunidad de alcanzar el quinto puesto, sí. Pero hasta el rabo todo es toro. Toca ir a Vigo a por los tres puntos… y esperar a lo que hagan Athletic y Villarreal.

Ver Post >
Así sí se puede
img
Alfredo Del Castillo | 06-05-2017 | 12:51| 0

 

La Real y el Sevilla salieron con una presión muy alta a la salida de pelota en zona de organización y ante dos defensas que fueron un verdadero manojo de nervios en pérdidas constantes de balones muy fáciles. Las dos líneas de cuatro fueron muy verbeneras en el aspecto defensivo y así llegaron los dos primeros goles en errores infantiles.

En el aspecto táctico Sampaoli se la jugó con muchos medios puntas para jugar entre líneas y fue un equipo al que le faltó efectividad y contundencia en ambas áreas. Por su parte, Eusebio modifico la línea más adelantada jugando con Vela de punta y a su aire y en ambos costados situó a Juanmi y Oyarzabal. Mi pregunta es qué le pasa al de Eibar, porque está muy bajo de forma y poco participativo. No es el futbolista que impresionó a todos, pero esta Real cuando agarra la pelota después de robo o pérdida de medio campo para adelante con Carlos Vela en zona de punta referencia siempre hay peligro. Siempre sucede algo y en los primeros minutos el central Lenglet se jugó la expulsión al tener que frenar en seco al mexicano cuando se marchaba solo hacia la portería de Sergio Rico. También Raúl Navas remató de cabeza un balón manso a las manos del arquero local.

Los siguientes avisos fueron de Oyarzabal y de Prieto con dos tiros por fuera, pero a partir del minuto veinte el equipo local se sacudió de ese asedio. Con marcas más rigurosas en la zona ancha del campo como fueron Nzonzi- Prieto, Vazquez-Zuru, Nasri-Illarra, con alternativas, mejoraron en el juego ofensivo y en el minuto 18 Ben Yedder se quedó solo ante Rulli pero su remate con un golpeo de exterior se marchó rozando el poste. Después, en el minuto 30 y 32, en uno se paseó el balón por el área chica de Rulli y en la otra ocasión un tiro de Sarabia lo detuvo con seguridad el portero argentino. En este primer acto todo el juego se volcó por el costado derecho de un impresionante Odriozola (que poderío físico) y el Sevilla atacó por el costado izquierdo con Escudero más el canarión Vitolo, hasta que llegó el primer gol del partido: salida mala de pelota de Navas, fallón en el pase, y después de golpeo de cabeza del mismo futbolista el medio punta sevillano se llevó el balón con juego peligroso por levantar mucho el pie a la cara del rival y de una sutil vaselina Sarabia adelantó en el marcador a los de Sampaoli. Era el minuto cuarenta y no paso nada a partir de ese gol hasta el descanso.

El Sevilla salió de vestuarios diciendo: lo más difícil esta hecho. Vamos ganando por 1-0 y fue un error no cerrar el partido en una oportunidad de Vitolo con un zapatazo alto y en un fuera de juego inexistente de Vázquez, que se quedó solo ante Rulli. Pero lo mejor por parte de la Real Sociedad estaba por llegar ya que en el minuto 61 en un centro desde la izquierda se liaron el central Lenglet y Nzonzi, dejando un balón suelto en el área chica de Sergio Rico. El más listo de la clase, Vela, puso las tablas en el electrónico. Carlitos Vela más tarde pudo marcar el segundo ya que Ramis dejó pasar un balón entre los pies pero el mexicano desperdició la oportunidad. Sergio Rico tapó bien y abortó una clara ocasión de gol. Poco después llegó el fatídico minuto 78 y la segunda amarilla a Zurutuza. Nos quedamos con diez y se cambió el dibujo con un clásico 1-4-4-1 y apareció un fantástico Canales, que dio aire y un peligro constante una vez que el balón pasaba por sus pies. Los de Sampaoli, con la entrada de Jovetic e Iborra, jugaron más con el corazón que con la cabeza y en ese arreón final las ocasiones creadas se fueron al limbo como una media vuelta de Nzonzi y un centro de Mercado al que no llegó Ben Yedder. Así que no apareció la épica por parte local y sí apareció, en cambio, un equipo que compitió a un nivel muy alto. Fue una gran Real Sociedad que sigue en la pelea. Ahora llegan dos finales más: Malaga y Celta de Vigo Mutillak, así sí se puede. Europa más cerca. Zorionak por el gran trabajo y por el partido, muy bien competido.

Ver Post >
Tres finales
img
Alfredo Del Castillo | 02-05-2017 | 07:24| 0

Todos sabemos que nos quedan tres finales y son muy exigentes por los resultados que vienen consiguiendo y el estado de forma de los rivales directos como son el Villarreal y el Athletic de Bilbao. Creo que es muy difícil coger a dos equipos muy enchufados. Hemos llegado a ese momento que hay que ser muy profesionales y competitivos para soportar la presión jugando al limite de nuestras posibilidades, sabiendo lo que hacen los dos rivales antes y después de competir nosotros, pero esa presión debe de ser leída como un reto para después convertirla en la ilusión y la alegría de cumplir los objetivos marcados al comienzo de la liga.

Sé positivamente que el equipo llega muy cargado de piernas a estos tres últimos desafíos ya que se han utilizado entre 14 o 15 futbolistas en las dos competiciones es decir 35 partidos de Liga Santander y 6 partidos a doble vuelta en la Copa del Rey. También sé que jugar jueves, lunes, viernes, sábados, domingos según cuadre y como mandan las televisiones no es lo mas apropiado. Además como entrenador sé que hay que dar pausa y descanso a los compañeros más cansados por el bien del equipo. Solo Eusebio, Carlos y Labaka con su equipo de trabajo saben de verdad como conseguir los puntos en las tres finales que nos quedan en Sevilla, Anoeta y en Vigo ya que ellos de primera mano saben a la perfección el estado de forma real de cada jugador para dar el máximo rendimientos en estos últimos tres partidos de competición para al final, sin mirar a nadie, dejarnos donde merecemos. En ese sentido después de 38 jornadas de liga la competición es tan implacable que te pone donde te corresponde. Es así con alegrías o decepciones.

La primera cita nos llega contra el Sevilla en el Sánchez Pizjuan, conjunto que solo ha perdido un encuentro en su casa ante el Barcelona y ha empatado dos en el mismo escenario ante el Villarreal  y el Leganés. Si ese Sevilla que conoce nuestras virtudes y nuestros defectos, además de nuestros puntos débiles y nuestros puntos fuertes ya que tanto Juanma Lillo como Iñigo Dominguez, componentes del cuadro técnico de Sampaoli, han entrenado a muchos jugadores que saltaran al verde en la ciudad que tiene un color especial.

La obligación de ganar los tres encuentros que nos quedan está muy relacionada con esas palabras mágicas que son implicación, compromiso, responsabilidad de unos futbolistas que quieren meterse en una competición europea sin el riesgo de dos partidos previos allá por el mes de agosto y sé positivamente que lo van a pelear con todas sus fuerzas sin ningún genero de dudas.

Ver Post >
El equipo acabó fundido
img
Alfredo Del Castillo | 01-05-2017 | 17:01| 0

La Real Sociedad recibía en Anoeta al Granada C.F, un equipo al que sólo le valía la victoria para evitar el descenso. El entrenador del club granadino Tony Adams manifestaba antes del inicio del encuentro sus buenas sensaciones, pero al finalizar el partido el club nazarí descendía en la jornada 35 de liga.
Eusebio Sacristán no pudo convocar ni a Iñigo Martínez, ni Willian José por lesión. En sustitución entraron en la convocatoria Mikel González y David Concha, después de cinco jornadas sin contar para el entrenador vallisoletano.
La ‘cláusula del miedo’ impidió al ex-realista Héctor jugar en Anoeta. El Míster del Granada CF convocó a los canteranos Entrena y Estupiñan, y quedaron fuera de la lista Lomban, Kone, Wakaso, Krihin y Carcela.
En primer tiempo del partido la Real Sociedad no logró generar grandes ocasiones de peligro hasta el minuto 44, cuando Carlos Vela marcó el 1-0. El Granada estuvo más activo que el equipo txuri- urdin, llegando al área rival. El equipo granadino generó una ocasión de peligro en el minuto 25, gracias a un error de Oyarzabal, cuando Pereira lanzó un tiro de peligro desde fuera del área que despejó Rulli.
El segundo tiempo el juego fue más dinámico por parte de ambos equipos. La gran ocasión de peligro del equipo Nazarí llegó en el minuto 65 cuando el conjunto realista perdonó un centro desde el costado derecho de Foulquier, que fue rematado con mucha inteligencia al poste del centro cogiendo a Rulli a contrapié por el atacante Gustavo Ramos. Los granadinos cogieron aire y llegaron a creer en una remontada que les salvaría en esta jornada del descenso a Segunda División. La Real Sociedad se jugaba mucho y quería marcar el segundo para seguir peleando por una plaza en Europa. Juanmi materializó ese deseo en gol en el minuto 83, con un tiro que desvió con la punta de los dedos Ochoa al larguero y después en un pase magistral de Canales, con un Illarra en fuera de juego que despista al central nazarí y entra Juanmi desde atrás en posición legal, para marcar el segundo del partido. Un jarro de agua fría para el Granada que se despide de la Liga Santander en la jornada 35 sin haber ganado un partido fuera de casa. En cambio, la Real Sociedad ha sumado nueve puntos en los últimos tres partidos y sueña con finalizar la Liga en puestos europeos. Para el equipo txuri-urdin los próximos tres encuentros son finales que disputarán ante el Sevilla, Málaga y Celta de Vigo.

Ver Post >
Tres puntos vitales para Europa
img
Alfredo Del Castillo | 27-04-2017 | 08:00| 0

Apenas transcurrieron 48 segundos de juego y Juanmi abrió la lata en un error monumental del arquero Diego Alves. El balón se coló por debajo de sus pies y con un leve toque en su bota izquierda lo metió entre los tres palos. Fue el gol más tempranero de la historia de Mestalla. Fue el aviso al despropósito de partido que el conjunto de Voro iba a realizar durante el primer acto. Se puso el encuentro de cara a una Real Sociedad que con su sistema habitual y con futbolistas de refresco como lo fueron de inicio Odriozola, Canales y Juanmi, tuvo una buena circulación de balón con ataques muy elaborados y con continuidad en el juego. A veces esperaba la ocasión para salir en velocidad por el costado derecho de un espectacular Odriozola que, con su punta de velocidad con y sin balón, trajo en jaque a todo el entramado defensivo valencianista.

Pero hay más. En el minuto treinta de partido el lateral zurdo Siqueira se complicó la vida tontamente, golpeó la cara de Odriozola de forma temeraria y el colegiado señaló penalti. Willian José puso el cero a dos en el electrónico de Mestalla. El repasito al conjunto che, que no tiró entre los tres palos en todo este primer acto, fue llamativo. Y se fueron a la ducha con una sonora música de viento del respetable con muchísima razón.
En el segundo acto los dos entrenadores movieron ficha y salieron Lato por Siqueira, señalado y retratado,y Aritz por Iñigo Martinez en puestos naturales. Se entonó un poco más el conjunto de Voro y jugó con más criterio, exigiendo más trabajo defensivo a los donostiarras pero los de Eusebio se sentían cómodos. Además, sabían que en cualquier error local podrían matar el partido. Y asi fue. Oyarzabal culminó una jugada preciosa de la Real y dejó el partido prácticamente finiquitado. Una jugada de manual y de poner en escuelas de fútbol.

Sin embargo, en apenas cuatro minutos tontos desde el 67 al 71, el Valencia recortó distancias con dos goles. Uno de Nani de penalti por manos de Navas y el otro de Zaza, que pudo marcar el empate a tres en un centro de Orellana. En esos momentos los futbolistas de la Real no daban crédito a lo que estaba pasando y fue un agobio continuado de los che al portal defendido por Rulli.
Resumiendo, el primer acto de los realistas fue espectacular pero el segundo acabó siendo una agonía. Lo mejor fue el resultado y los tres puntos vitales sumados en la lucha por Europa en donde de momento se descuelgan un poco mas el Espanyol y la S.D. Eibar, que con un encuentro menos la dejamos a ocho puntos. La siguente final el sábado ante el Granada. Ya saben, eso de partido a partido estaremos al final donde merecemos. Y que sea Europa.

Ver Post >
Recital táctico de Mendilibar
img
Alfredo Del Castillo | 25-04-2017 | 09:11| 0

Si volviéramos la vista atrás y les comentáramos a exentrenadores armeros como Barasoain, Arakistain, Kike Ormaetxea, Periko Alonso, Xepe Gallastegi, Mendiluce, Kopi Lacasa, Mandiola, Javi Perez o Arrieta, o a legendarios futbolistas como Garmendia, Luluaga, Vixente, Artetxe, Atutxa o Oliden que el Eibar y el Athletic disputaban un partido a cara de perro con los puestos europeos en juego pensarían que les estábamos tomando el pelo. Y con toda la razón del mundo. Pero la vida da muchas vueltas y este admirable Eibar, con label incluido, está asombrando al mundo del balompié, tanto en lo que respecta a la gestión empresarial como a la deportiva. Y muchos ya están imitando a este fantástico Consejo.

Mendilibar y Valverde salían con sus equipos de gala, ambos con mucho en juego. Había que salir a jugar con total intensidad tanto en las jugadas a balón parado como en aquellos balones sueltos que dan origen a segundas jugadas. El encuentro comenzó a un ritmo frenético, a todo tren. No había pausa, solo intensidad. Pases, presión alta, disputas, duelos vibrantes, muchas pérdidas de balón… en definitiva, el clásico partido de dos equipos que juegan un fútbol muy parecido. Y ambos con sus sistemas de juego muy claros: los de Mendilibar con su apuesta por el 1-4-4-2 y los bilbaínos por un 1-4-2-3-1.

El derroche físico fue brutal, tanto que el fútbol de toque brilló por su ausencia. Fue un partido más de músculo que de juego combinativo. Por ello, Valverde intentó colocar en el terreno de juego un equipo de un perfil más físico en la zona ancha, apostando por la calidad de Muniain y la velocidad de Williams en banda. Raúl García ocupaba la media punta, mientras que el combativo Aduriz volvía a ser la referencia en el ataque bilbaíno.

Por su parte, Mendilibar quitó al media punta y colocó a dos delanteros, con la idea de frenar la salida de balón de los centrales rivales. De esta forma, el Eibar conseguiría recuperar el balón en posiciones adelantadas y próximas a la meta de Kepa Arrizabalaga. Ambos conjuntos quisieron jugar desde el centro hacia las bandas, para buscar los centros laterales. Sin embargo, las defensas se impusieron a los ataques y las ocasiones de gol fueron muy escasas. Lo único destacable fue un disparo de Pedro León bien atajado por Kepa y un cabezazo de San José que salió fuera.

En el segundo acto, el Eibar salió muy enchufado y jugó casi diez minutos en el campo rival, con un gran derroche de fuerza. De hecho, Sergi Enrich estuvo a punto de marcar pero le faltó acierto… Hasta que llegó el fatídico minuto 55. En aquel momento, Escalante protagonizó una entrada temeraria a Muniain que le valió la expulsión. Con el Eibar con diez, Mendilibar movió ficha. Sacó del campo a Inui y metió al media punta Rivera. Sergi Enrich pasó a una banda y Kike García se convirtió en el punta en un sistema que se convertía en un 1-4-4-1. El técnico del Eibar dio todo un recital táctico de cómo funciona un equipo. Con mayúsculas. Tanto que, a pesar de la inferioridad, el Eibar resultó impenetrable. En organización, colocación, basculaciones y contundencia defensiva. Replegado y muy organizado.

Eso sí, el Athletic tuvo sus opciones. En el minuto 61, Raúl García estrellaba el balón en la madera tras una volea espectacular y en el 66 Muniain – en plan chupón – no veía a un Aduriz totalmente solo en boca de gol. En esos momentos al Athletic le faltó pausa, talento y calidad técnica. Y le sobró voluntad… y muchas pérdidas de balón.

El encuentro llegaba a su fin y ambos equipos parecían conformarse con el reparto de puntos. Sin embargo, en el tiempo añadido Beñat botó una falta al borde del área, Yoel rechazó el balón y la defensa armera despejó el peligro como pudo… pero no pudieron evitar que Raúl García aprovechara el rechace para lanzar un obús y marcar. Jarro de agua fría para un un Eibar que no merecía un castigo tan cruel. Sin embargo, fútbol es fútbol y el gol mete de lleno a los entrenados por Valverde en el puesto sexto. Los armeros, por su parte, se quedan un poco más lejos.

El sueño aún es posible; quedan 15 puntos en juego. Y esta marca Eibar está asombrando a todo el fútbol por su organización y por un saber competir impresionante. Cabeza arriba… y a Mendizorroza a por los tres puntos para seguir soñando.

Ver Post >
Jugamos con fuego y casi nos quemamos
img
Alfredo Del Castillo | 23-04-2017 | 17:00| 0

A los txuri-urdines todavía nos escocía la dura derrota sufrida en Riazor (5-1) allá por el mes de diciembre. El Deportivo firmó su mejor partido de la actual liga en aquella ocasión y venía a Anoeta con ganas de repetir la manita. Pero, si no llega a ser por la falta de efectividad de cara a la portería defendida por Lux,el Dépor casi sale goleada del feudo txuri-urdin. En la primera parte, el catedrático Xabi Prieto impartió una clase magistral de cómo se debe jugar al futbol. Las ocasiones de gol fueron constantes, pero con un pobre acierto de cara a puerta. Por los dos costados entraban como balas silvando Yuri y Zaldua, imparales para Kakuta y Faycal. Campaba a sus anchas Illarra. Por delante de él, Prieto, en plan maestro. Arriba del todo, el killer Willian José hizo un gol soberbio a pase magistral de Yuri. Antes, Xabi Prieto pudo marcar en un remate con la testa, pero su balón se fue fuera por poco.

También hay un penalti muy claro de Luisinho a Prieto, por un agarron del brazo del txuri-urdin que no ve el colegiado. Iñigo puso a prueba a Lux con un potente disparo y, mas adelante, Oyarzabal sacó un tiro seco que se fue junto al poste. Ante este vendaval de fútbol, los de Pepe Mel ni aparecieron por la portería defendida plácidamente por Rulli. El argentino no tuvo que realizar ni una sola intervención en estos cuarenta y cinco minutos, que terminaron con una Real  bailando con descaro a un inexistente Deportivo de la Coruña.

El segundo tiempo exigía un cambio de guión por parte del equipo gallego . Pero todo continuó igual en el cuadro visitante. Más de lo mismo: una Real muy superior campaba a sus anchas. Sorprendentemente, después de realizar tres acciones de gol en los primero 15 minutos (incluyendo el penalti muy claro de Albentosa sobre Oyarzabal), la Real se vio muy superior, contemporizó y se olvidó de que el corto resultado te podía dar un disgusto. Estábamos jugando con fuego, ya que las ocasiones creadas no se materializaban y el equipo se Eusebio pasó a generar muy poco juego. Los dos entrenadores reaccionaron y realizaron los tres cambios. Los gallegos con dos puntas como Joselu y Andone y los txuri-urdines con los cambios de siempre: Juanmi, Canales y Granero. El genuino y puro estilo de Eusebio. El ritmo de juego se mantuvo bajo, en ocasiones soporífero. la Real protagonizó dos chispazos muy eléctrico. Primero, un tiro de Canales al poste en jugada individual. Después, un disparo de Oyarzabal que desvió un defensa rival y que se fue sobre el larguero. El equipo de Mel solo tiró entre los tres palos en el minuto 85, en un remate de cabeza manso de Borges a las manos de Rulli.

Resumiendo, una segunda parte para olvidar y un primer acto fantástico, de buen fútbol donde a la Real le faltó eficacia. El equipo de Eusebio dormirá en puestos europeos y se queda solo a dos puntos del Villarreal (el nuevo equipo de ‘La mano de Dios’…). Toca ahora esperar a lo que ocurra mañana en Eibar para saber si cerramos la jornada sextos o séptimos. Pase lo que pase, queda clara una cosa: dependemos de nosotros mismos. No tengamos complejos a la hora de enfrentarnos a nuestros rivales en esta lucha por Europa. Que sirva de referencia el juego desplegado en el primer acto de hoy. Si damos esa versión en las jornadas restantes, el objetivo está muy cerquita. Si jugamos como en la segunda parte, el final será ridículo.

Ver Post >
Ocasión perdida
img
Alfredo Del Castillo | 17-04-2017 | 10:03| 0

En otra gestión de convocatoria extraña se quedaron fuera una vez mas Mikel, Markel, Gazta, Concha y sí viajaron los potrillos Zubeldia, Bautista y el fichaje para el Sanse Kevin, dejando muy claro Eusebio que los cuatro primeros se deben buscar acomodo para el siguiente curso porque no son futbolistas de su perfil y gusto. Este Barcelona ha perdido su inercia positiva, su estado anímico esta bajo mínimos, los resultados negativos ante Deportivo, Málaga y Juventus le ha dejado tocado, da síntomas de fatiga, tanto física como a veces mental en algunos jugadores. También en el aspecto táctico hay muchas dudas con ese sistema más flexible de salir jugando con posesión del balón con tres centrales desde la zona de organización y defendiendo sin balón con cuatro hombres en zona de máxima seguridad cuando el carrilero o medio derecho por delante se mete en el lateral derecho realizando labores defensivas. Esta variante táctica no la tienen muy clara creando muchas veces muchos titubeos y desequilibrios.

El equipo entrenado por Esebio parecía haber recobrado la confianza después de ganar con una superioridad aplastante al Sporting y lo demostró en el Nou Camp con un encuentro muy serio y muy bien jugado por su equipo mas habitual ante un Barsa que colocó en el verde todo su arsenal es decir menos Neymar e Iniesta de inicio. Jugaron los mejores desde el comienzo del encuentro y con el añadido de que tienen al mejor jugador del mundo y este otra vez tiró de galones y marcó dos goles en momentos muy puntuales para su equipo y con Messi en el campo la victoria está mas cerca. Se vio una primera parte vibrante con ocho oportunidades de gol por parte realista y seis por parte culé, en donde el momento crucial del partido fue desde el minuto 36 con el segundo gol de Messi y el minuto 46 con el maravilloso gol de Xabi Prieto en genial pase de Willian Jose, es decir desde el minuto 36 al minuto 46 cuatro goles marcados, dejando claro que no fue el dia de los defensores porque la creciente debilidad defensiva del equipo de Luis Enrique en este partido quedo muy patente. La Real Sociedad tampoco estuvo fina en la defensa de los goles encajados con errores que se pagaron muy caros. Los dos equipos en este acto en el aspecto defensivo fueron un verdadero coladero.

En la segunda mitad, aunque el primero que metió el susto en el cuerpo fue Messi con el tiro de una falta que atajó Rulli y un mano a mano ante este después de un gran servicio de Sergi Roberto, el dominio fue completamente de la Real Sociedad y tanto fue así que la posesión del balón fue claramente de los entrenados por Eusebio pero no tuvieron acierto de cara a la portería de Ter Stegen en las oportunidades de Willian Jose, Canales que se asusto, Illarramendi con un tiro lejano buscando sorprender, un remate de Iñigo que se fue fuera en un córner y aquí pare usted de contar. Ya que desde el minuto 75 al final del partido las cuatro ocasiones de gol fueron culés, pero quedaba una para Yuri y su tiro se fue al limbo. El cansancio hizo mella en los jugadores por el alto ritmo de juego desplegado y Luis Enrique metió de refresco a Iniesta, Denis Suárez en el minuto 68 y el 79 buscando más control del balón y lo consiguió, mientras el míster de la Seca con la entrada de Canales, Bautista y Granero por Vela, Willian Jose y Zurutuza no consiguió mejorar. Es más, la Real fue un equipo inferior con estos tres cambios, mientras tanto los culés se dosificaron y pensaron más en los nuevos retos de la Juventus y el Real Madrid. Los futbolistas realistas abandonan las tierras catalanas con las sensaciones alteradas ya que fue una ocasión manifiesta para traer los tres puntos para Donostia, pero una vez más no pudo ser en un campo que hemos perdido ya 60 encuentros de los 70 jugados. Ahora, primero a descansar bien y luego a pensar ya en el Deportivo.

Ver Post >
No me gusta ver sin minutos a los Zubeldia, Kevin, Bautista…
img
Alfredo Del Castillo | 11-04-2017 | 07:37| 0

La decadencia de la Real Sociedad en estos momentos era evidente, tanto en los números como en sensaciones a raíz del juego desplegado en anteriores cuatro jornadas. Los números no engañaban: de 12 puntos sólo se había sumado uno, el peor bagaje de Eusebio esta temporada. Y más aún teniendo en cuenta que en la primera vuelta se habían sumado doce puntos de doce ante equipos como Alavés, Leganés, Atlético de Madrid y Sporting. Fue ahí donde comenzamos la remontada, nos colocamos en el quinto-sexto puesto y no lo perdimos a lo largo de 20 jornada… hasta que llegó la comentada mala racha.

El Sporting llegaba a Anoeta en pleno calvario de lesiones y sanciones. Rubi recuperaba a Moi Gomez, Arif, Borja Viguera, Lillo, Xabi Torres, Amorebieta y Mikel Vesga, aunque encaraba el encuentro con las bajas importantes de Douglas, Cop, Traoré y Nacho Cases. Eso sí, a pesar de jugar en un campo nada fácil como Anoeta, el conjunto asturiano tenía una oportunidad de oro para quedarse a dos puntos de la salvación gracias a la derrota del Leganés en Pamplona.

Desde el inicio del partido, quedaron claras las intenciones del Sporting. Rubi intentó fortalecer el equipo con la entrada de jugadores de un perfil más defensivo, tales como Xabi Torres, Víctor Rodríguez, Carlos Castro, Vesga, Sergio Alvarez y Elderson. Seis cambios con respecto al choque ante el Málaga y todo con un claro objetivo: neutralizar a una Real que juega muy bien al fútbol combinativo y de posesión.

Sin embargo, los de Eusebio salieron muy enchufados, implicados y comprometidos, algo que se vio reflejado muy pronto en el marcador: para el minuto 2 la Real ya estaba por delante en el marcador gracias a un tanto polémico de Willian José, quien aprovechaba balón de Prieo (y también un regalo del lateral Elderson) para establecer el 1-0. El partido se ponía donde quería la Real, mandona y fantástica en la zona de canalización. Illarra mostraba una jerarquía insultante en el centro del campo, Xabi Prieto añadía la pausa y el reparto de juego (asistencias en dos goles incluidas) y Zurutuza no paraba de correr. El carril derecho era un coladero para Zaldua, Prieto y Vela y desde esta banda se crearon casi todas las acciones ofensivas del equipo txuriurdin.

Por si fuera poco, por banda izquierda Yuri se mostraba muy motivado y entraba como cuchillo en mantequilla. Gran partido del zarauztarra, que puso la guinda en el tercer gol después de una galopada extraordinaria y un zambombazo que se coló en la meta de Cuéllar.

Ante semejante vendaval de juego, el planteamiento táctico del Sporting se derrumbó. Ni compitió ni opuso resistencia alguna. Y cuando un equipo no compite en igualdad de condiciones, y más con lo que estaba en juego, es casi sinónimo de pérdida de categoría. El partido fue un coser y cantar para la Real Sociedad y el míster del Sporting no puso pero alguno a la derrota de su equipo.

La Real Sociedad sumó una victoria muy cómoda ante el Sporting y, de haber estado más efectiva de cara a puerta, el resultado hubiera sido escandaloso. Por parte asturiana, sólo un escurridizo Burgi inquietó a la defensa local, en un mano a mano que atajó Rulli y en un pase atrás que metió de carambola el lateral Elderson. Pero el reloj reflejaba ya el minuto 87 y el encuentro estaba totalmente finiquitado.

No me gusta ver en la convocatoria a Zubeldia, Kevin, Bautista… y que todos ellos no tengan minutos. Y más aún jugándose el Sanse lo que se juega… Tampoco que estén fuera de ella Markel, Gaztañaga, Concha, Mikel o Granero, ya que algunos son capitanes y se les falta al respeto. En mi opinión, si subes juegas; y si no es así, a competir con el filial. En mi opinión, la competición es la mejor formación posible. Filosofía de acntera, sí, la queremos, pero no de músico de pico, no de mucho hablar y poco hacer.

Ver Post >