Diario Vasco
img
Fecha: octubre, 2014
El estrés del entrenador
Alfredo Del Castillo 31-10-2014 | 7:44 | 2

Los entrenadores de fútbol escogemos una profesión muy difícil. Debemos contar con exigentes competencias técnicas, tácticas, estratégicas, intuir y leer bien los partidos, hacer cambios acertados y mucho pero mucho liderazgo, además de someternos -semana tras semana- a un nivel de alto estrés. Y si los resultados son negativos, ni les cuento. Esto es algo propio de la profesión que elegimos y a lo que pronto nos acostumbramos. Primero dormimos muy mal o no dormimos, sufrimos continuos cambios de humor diariamente y los pagamos con los más cercanos, aparte de convertir nuestro trabajo en prioridad absoluta en nuestra vida. También es verdad que se gana muy, muy bien y que esto va en el contrato.

Por referencia de muchos años entrenando en equipos amateur este estrés pasa factura a nivel personal y a nivel profesional. Hoy en día el estrés y la presión del resultado se ha generalizado a casi todos los entrenadores y llega ya a los formadores de equipos de la base y en formación, chiquillos y chiquillas jóvenes que empiezan a entrenar a los niños en el deporte que les apasiona y se encuentran con un nivel de exigencia tan grande que muy a menudo los desanima hasta dejar de entrenar. Una pena,  pero por desgracia es así como lo cuento.

En este caso se encuentra hoy nuestro entrenador Jagoba Arrasate. Por un lado debe seguir entrenando a sabiendas que en las charlas y continuas llamadas de teléfono de sus superiores y responsables de la entidad lo animan a seguir trabajando con fuerza para salir de esa mala posición y ganar el partido más cercano el sábado en Anoeta. Por otro lado,  también sabe por parte del club y por los medios de comunicación que están sondeando y buscando entrenador como Moyes, Juande Ramos, Quique Flores, Truchel  o Pepe Mel.

En estos momentos y sabiendo que fútbol es fútbol pienso que la decisión está tomada. No quiero ir de listo pero por lo que leo  tengo mi intuición de lo que puede o va a ocurrir, aunque no se nos puede olvidar una cosa muy importante: y es que antes que entrenador, médico o aparejador somos personas y merecemos un respeto. Y ese respeto se le ha faltado a nuestro entrenador desde la institución queriendo él o no, pero se le ha faltado.
También quisiera comentar que la Real vuelve a las andadas si cesa a Jagoba Arrasate por perder.  Se repetiría la historia porque con distintos consejos de administración se ha perdido entrenadores muy, muy validos y muy potenciales como lo fueron Olabe, Arkonada, Eizmendi, Dadie, Domínguez, Rueda, Kortabarria, Artajo, Morales, Rauleaga.,

Y perdonen si hay más y no los he puesto, pero hay una muy realidad en Zubieta que pasó con todos los que dieron el paso desde la formación al equipo profesional. Una vez que te vas al fútbol profesional y si tienes que ir cesado, ya no hay vuelta atrás. Te tienes que buscar el trabajo que elegimos en otro lado. Así que ojo al dato, como decía, hace mucho tiempo ya, José María García.

Ver Post >
Un jugador, ¿nace o se hace?
Alfredo Del Castillo 29-10-2014 | 6:30 | 2

Evidentemente en un encuentro de fútbol un equipo que compita sin actitud casi siempre da como resultado un conjunto muy vulnerable en cualquier categoría que juegue.

En este deporte amado y querido por muchísimos aficionados las dimensiones de la cancha están ya estipuladas con más o menos metros, el balón está inventado desde siempre y además continuamente se le cambia la cara con materiales distintos, que buscan la permeabilidad y diferentes texturas. Lo mismo ocurre con las botas de los futbolistas, las camisetas, los pantalones y las medias. Por todo lo señalado con mucho más motivo han de ir evolucionando la metodología de trabajo del entrenamiento y el desarrollo de los conceptos de juego, adaptándolos más racionalmente a las ciencias del entrenamiento deportivo y a las características de cada competición futbolística. Aunque hay que tener en cuenta que en el tema de material deportivo hay muchísimo marketing detrás. Todos los equipos cambian de equipación cada temporada para fomentar la venta de sus productos. Con ellos, si cualquier chiquillo los compra parece que son mejores futbolistas. Gran error queridos padres, madres o abuelos.

También quisiera comentar que al margen de los condicionantes físicos, técnicos, tácticos, en los deportes de equipo con rival directo como lo es el fútbol la actitud -con C- es un pilar fundamental para poder conseguir los objetivos deseados.

En el deporte de alto rendimiento, como lo es el fútbol, el entrenamiento tiene como único objetivo la mejora de la forma específica para tratar de obtener los resultados fijados. No podemos realizar entrenamientos como mero pasatiempos para que los jugadores se diviertan con la peregrina excusa de que el grupo está motivado y que se siente muy a gusto. En mi opinión la mejora del rendimiento ha de ser la base de la motivación.

Hoy en día la mayoría de los conjuntos que militan en diferentes categorías nacionales e internacionales hacen entrenamientos basados en los esfuerzos, las acciones y los movimientos que el jugador realiza en cada partido de competición, tanto con balón como sin balón. Además, como añadido sometido a la presencia del rival, todo este contenido ha de marcar las pautas para la metodología del entrenamiento de fútbol.

Hay un dicho muy viejo que dice: «No hay nadie que haga jugadores, ya que normalmente ningún mal jugador se convierte en buen jugador». Soy de los que opina que hay que elegir a los nacidos para ser futbolistas para poder ayudarlos y enseñarlos. Corregirlos; sí. Hacerlos; no. Hay que invertir un montón de horas con ellos con la intención de que mejoren y sean más completos. Hoy en día debuta un futbolista joven y el entrenador le da la oportunidad de ganarse un sitio en el equipo. Inmediatamente ya hay un dispositivo de los medios de información que al día siguiente o incluso el anterior al partido -si alguien filtra que va a jugar dicho jugador-, le dan dos páginas de deportes en entrevistas sin pensar en el daño que se le puede hacer a dicho jugador. Cuidado con las entrevistas. Ya sé que hay que llenar columnas y que es su trabajo pero en la Liga de las estrellas, en Athletic sin ir más lejos y creo que otros equipos también, tienen prohibido a los futbolistas jóvenes salir a las ruedas de prensa y entrevistas. Todas ellas pasan el filtro del Jefe de Prensa. Con esto quiero comentar que atención a Pablo Hervías, que no ha hecho más que llegar y en la temporada 13-14 solo jugó 14 minutos. Dejémoslo tranquilito. Tiene todo para ser futbolista. Pero tengan en cuenta que con la cabeza muy bien amueblada, con mucha constancia en el trabajo diario y con ese plus de tiempo invertido en ellos, los potenciales futbolistas sin delirios de grandeza y grandes dosis de humildad llegaron los Illarra, Griezmann, Iñigo Martínez y Zaldua.

Hay un tema que no quiero dejar pasar: los equipos de cantera como lo es nuestra Real Sociedad tiene la suerte de tener unas instalaciones de lujo para la formación de sus jugadores desde la base a la liga profesional. Creo que futbolistas como Pardo, Gaztañaga, Hervías, Bardaji o Elustondo -lateral del Sanse-, Alain Oiarzun, Capilla, Iker Hernández o Bautista deberían tener un tiempo extra en su formación con trabajos individualizados y grupales por líneas para completar una formación más enriquecedora. De esta manera se trabajará sobre sus defectos y sus virtudes. Es decir, un aprendizaje continuado para hacerlos mejores futbolistas y más completos. Que así sea y sigamos presumiendo de cantera y muy buena que nos deja muchas sevillanitas como Illarramendi o Griezmann.

Leo que en el Atlético de Madrid el jugador Antoine Griezmann los profesionales colchoneros le ha impuesto un trabajo específico con la intención de que mejore sus carencias físico técnicas y tácticas. Me imagino que estos trabajos son por unos déficits que le vieron y lo quieren hacer un futbolista más completo. Al lorito, que es un gorrión.

Ver Post >
La competición
Alfredo Del Castillo 23-10-2014 | 11:09 | 3

El resultado inmediato preside y condiciona la competición de tal forma que apenas tenemos tiempo ni tampoco memoria para el trabajo cotidiano: planificación, revisión médica, entrenamientos, grupos de prevención, control de grasa, alimentación, charlas técnicas y tácticas. También si se es buen o mal futbolista en este apartado. No  sirven las valoraciones precisadas desde la serenidad, en función de unas consecuencias positivas o negativas que nacen y mueren después de los noventa minutos más el tiempo añadido. Pocos recordarán si la suerte o la desgracia acompañó a su equipo o si los entrenadores acertaron en el proceso de preparación integral de sus futbolistas o si estos echaron a perder las numerosas ocasiones de gol que se les presentaron.

Después de esto, muy pocos recordarán si la suerte o la desgracia acompañó a su equipo, si el entrenador acertó en el proceso de la preparación integral de sus futbolistas o si estos echaron a perder las numerosas ocasiones de gol que se le presentaron durante el partido. La competición futbolística habla por sí sola y cuando existe de por medio el compromiso del resultado, de todo lo demás nadie se acuerda. Y es muy importante, o lo único importante, conseguir el objetivo que nos marcamos al principio de temporada: Europa.

Hay entrenadores que a principio de temporada según las competiciones y los objetivos marcados ponen a su equipo en un tono muy alto en lo físico. La intención es aglutinar un colchón de puntos que les dé la tranquilidad en el inicio de la competición. Otros triunfan al principio de la temporada y luego mantienen el rigor que les encamine al objetivo final. Hay también quienes obtienen al principio grandes resultados en categorías amateur y luego no están capacitados para repetirlos en categorías superiores. Hay quienes entrenan con éxito un equipo juvenil y luego se estrella cuando le dan la oportunidad de entrenar a un equipo profesional. Hay quien confecciona una plantilla extraordinaria con la intención de recuperar la categoría perdida y se encuentra con el chasco más grande a la décima jornada de comenzar el campeonato. ¡Cuántas trampas habrá tendido a unos y a otros la competición!

Un entrenador resuelto a ganar tiene que darse cuenta del clima de exigencia que esté dispuesto a imponer a sus jugadores y si la respuesta de estos se adecúa o no a sus sistemas de entrenamiento y de juego. De la misma forma que el entrenador no excesivamente convencido del trabajo continuado que no pudiera llevarle al éxito tendría que proceder honestamente a sus jugadores e indicarles el nivel de exigencia que iba a imponerles.

Siempre en la competición los protagonistas, los que pierden y los que ganan o los que empatan, son los futbolistas (el fútbol es de los futbolistas). En este apartado también hay jugadores que se dan por contentos con ganar en casa y no arriesgan cuando el equipo sale al campo rival, ya que salir ganador en terreno ajeno les supone otro tipo de riesgo y de sacrificio que no están dispuestos a soportar. Por ese motivo verse aupados en la cabeza de la tabla les supone el mal de altura que les saca de quicio, y aquí el tan manido comentario del aficionado de bares y corrillos callejeros de esquina: el equipo está despistado y no se cree dónde está, tenemos peor plantilla que la temporada pasada, no nos reforzamos bien, falta un central, no hay garra, nos falta un líder, al portero hay que darle tiempo.

 

Así que, resumiendo, el éxito da la razón a los sistemas empleados y el fracaso nos obliga a revisar los planteamientos anteriores. Por eso, el entrenador de fútbol se la juega antes que nadie y él sabe que debe de estar con la maleta siempre preparada. Además, no es lo mismo proponer que conseguir, aunque también es cierto que el camino al éxito está lleno de probaturas, decepciones, fortalecimiento y vaivenes. También es fundamental tener a un presidente o un consejo de administración que crea en ti y te dé el tiempo necesario para poder demostrar tu verdadera valía. FUNDAMENTAL.

Ver Post >
Arrasate no es el único responsable
Alfredo Del Castillo 22-10-2014 | 4:51 | 1

Es un magnífico reto para los entrenadores y una satisfacción increíble la de llegar a un conjunto de fútbol en unas circunstancias de resultados negativos y acertar con la tecla y encauzarlos. Se comenta tanto entre los aficionados como en los medios de comunicación que con el relevo del entrenador se produce un resultado positivo en el equipo, que de nuevo compite a los pocos días de ser presentado por el director deportivo o por el secretario técnico junto al jefe de prensa.

Al margen de otras consideraciones técnicas, coincidirá a veces y no en todas, que la fuerte personalidad del entrenador entrante beneficia a todos esos futbolistas que con el anterior técnico cosecharon unos resultados negativos y los lleva ahora al triunfo. Es también muy posible que ese flujo sea pasajero, ya que el míster no resuelve a la larga los problemas del equipo y volvemos al pasado turbulento y de vaivenes del que momentáneamente se vieron libres. El problema psicológico de esos futbolistas necesitan de unas manos expertas que los guie a reconducir la situación, aunque a decir verdad casi todos los equipos hoy tienen en nomina a ese experto en psicología y la Real lo tiene.

A los futbolistas de hoy apenas se les concede el tiempo para reponerse y para ser esos que todos quieren que sean. Además, no caemos en la cuenta de que les estamos pidiendo a lo que nadie en esta sociedad. Imaginemos por un momento lo que supondría tener miles de ojos que observan críticamente lo que hacemos en nuestro que hacer cotidiano en la carnicería, en la oficina, en la consulta o en la carpintería. Posiblemente no soportaríamos la presencia implacable solicitada por tantos reclamos de cuantos anotaran nuestros errores continuados y que nos recuerdan cuál es nuestro deber, que para eso me pagan. Es muy difícil rendir bajo esa presión aunque, a decir verdad, sin presión tampoco se puede competir. Por eso  es el momento de arrimar todos el hombro y atarse los machos: consejeros directores, secretarios, jugadores, técnicos, especialistas del club y aficionados para salir de una mala situación que puede ser momentánea.

En estas circunstancias es muy importante el factor que desempeñan los aficionados. El espectador paga una entrada y por eso reclama compensaciones en el terreno de juego que no siempre son atendidas. Si no existe correspondencia o armonía entre los de afuera y los de adentro del campo de juego las consecuencias las pagan los de siempre: los protagonistas,  los futbolistas. Aunque en otras ocasiones las críticas también se vuelcan hacia el palco para pedir la cabeza del presidente o del consejo. En este caso no se trata de un problema de justicia. Al público que llena un estadio de fútbol no se le puede decir que no está en sintonía con el equipo, ya que lo que quieren son resultados. Esto lo saben los jugadores y no hay que darle mas vueltas  puesto que ellos conocen mejor que nadie el sentir maravilloso o nefasto de una masa social que los aplaude o los rechaza. Así de clarito.

En la Real Sociedad después de decidir no renovar a Montanier, la dirección deportiva se va por el plan A ,que no es otro que el Tata Martino. En esos momentos el técnico argentino estaba disputando la Copa Libertadores con Newell’s. Fueron a por él, pero no pudo ser y se activó el plan B: Jagoba Arrasate, un entrenador fichado en su momento para el juvenil. Ocupó inicialmente el banquillo del División de Honor y  después el del  Nacional juvenil. Desde ahí dio el salto a la estructura profesional de Zubieta y pasó a ser segundo entrenador del primer equipo. De todos modos, a mí me dio más la sensación de que era el tercero, ya que junto a Montanier estaba Troin. Todos, pero todos, dijeron que era una decisión valiente del Consejo. Se quería la continuidad en el juego de toque, de posesión, que tanto gustó el segundo año de Montanier. Hasta aquí todos de acuerdo.

Con una plantilla muy competitiva y muy buena se eliminó al Olympic de Lyon en la fase previa de la Liga de Campeones. En la fase de grupos solo se logró un punto. Tras un último tramo de Liga irregular la Real acabó séptima. Pero en el plazo de dos años se nos van Illarra, Griezmann y Bravo. El equipo para la temporada siguiente, la actual, la  14-15, se debilita,  ya que en mi opinión tenemos peor plantilla que la del año anterior.
Se reforzó el equipo con vistas a competir en tres competiciones, pero hay que tener en cuenta que los fichajes no mejoran ni igualan la baja de Bravo o  los veinte goles de Antoine. Además me faltan un central y un jugador de banda para conseguir más equilibrio en la plantilla y en el juego.

Al poco de comenzar a rodar el balón nos elimina de Europa un mas bien desconocido Krasnodar. Fue un palo gordo. En Liga de los últimos 18 puntos posibles solo se sacan dos. Comienza el run-run y el señalado es el míster, que es el mismo que el Consejo y el director deportivo le dieron la oportunidad de su vida. Ya sabían qué perfil y qué carácter tiene, así que ahora toca esperar y ver si le da la vuelta el equipo. Si no, la cuerda se romperá por donde siempre: el entrenador. Y hay más responsables, no solo uno.

Ver Post >
Me faltan un central y un jugador de banda
Alfredo Del Castillo 20-10-2014 | 10:39 | 1

Después de un verano movidito y que alguna baja cogiera al Consejo y a la Dirección Deportiva con el pie cambiado -me refiero al caso del portero Bravo- todos los demás movimientos fueron los esperados. El Consejo de Administración de la Real Sociedad ha hecho un esfuerzo sobrehumano para mantener a su jugador estrella, Carlos Vela, que con lo ofrecido se quiere quedar en la Real. Es una gran noticia y de mucho mérito para los dirigentes. Que Griezmann se fuera no fue sorprendente porque se contaba de puertas para adentro. A Seferovic no dar la talla lo ha llevado a su salida. Que Ifrán se fuera cedido al Tenerife tampoco sorprende, ya que se contaba poco con él y que Cadamuro recalase en Osasuna para jugar en  Segunda parece muy normal viendo los minutos que había disputado la temporada anterior. A partir de ahí, a construir un equipo competitivo con objetivo Europa.

Para estos menesteres europeos se ha fichado con criterio a un lateral zurdo muy conocido y que realizó una temporada extraordinaria en el Eibar, Yuri Berchiche.  Tras la baja de José Angel, otro que misteriosamente no ha cuajado, Berchiche peleará con De la Bella por ocupar el carril zurdo. La vuelta de Granero, más por ganas de él que otra cosa, nos da talento y toque en la zona ancha del campo. Canales dará más calidad y esperemos que mayor presencia en el área rival que el curso anterior. Chory Castro creo que tendrá más minutos con la baja de Griezmann y por lo que hemos visto hasta ahora Markel será muy titular con el apoyo y descaro de un estancado (es posible que por falta de minutos) Rubén Pardo y Gaztañaga. A nadie se le escapa que aquí nos encontramos con muchos jugadores de medio campo con unas características muy similares. Pero la Liga es larga y habrá minutos para todos, aunque el míster en una pretemporada de probaturas del sistema está buscando la mejor manera de encontrar el fútbol combinativo y de continuidad que el Consejo le pidió después de que se fuera Montanier, es decir, no cambiar y seguir con el estilo de continuidad en el juego y la posesión de la temporada 12-13.

Por la banda derecha parece que Prieto y Vela parten como jugadores de ese costado, sin perder de vista al potrillo Pablo Hervías. Con Imanol Agirretxe más consolidado y con la necesidad de marcar más goles, se firmó a un islandés que lleva mucho tiempo en la agenda y base de datos realista: Finnbogason. No opino hasta no verlo, pero si lo han firmado es que es buen futbolista. Ojalá acertemos en esta ocasión ya que hemos firmados muchos puntas y pocos han dado la talla. Sin embargo hemos tenido la mala fortuna que una lesión en el hombro lo ha apartado de la competición y hay que esperar con impaciencia su retorno y ver su rendimiento, ya que según el míster es el hombre elegido para hacer los veinte goles de Griezmann.

Tras la baja de Bravo se firmó un portero joven y cedido: Gero  Rulli, un guardameta con muy buenas maneras. Comenzó de titular el comprometido y siempre cumplidor Zubikarai, más tras la lesión de Rulli en Krasnodar. Es justa esa apuesta ya que se lo ha ganado cuando lo han puesto, pero hay un tema que no entiendo: si Riesgo quería venir y lo querían todos los técnicos de la casa, ¿por qué no se firmó? Con esa alta se le daba tiempo al potencial Bardaji y Riesgo era un portero de más garantías que el novel Rulli, al menos en mi opinión. Aquí quiero hacer un alto porque no entiendo que en una semana que no hay Liga por los compromisos de las selecciones Bardaji no juegue con el segundo equipo. Si es el potencial portero de la Real y se espera por él, ¿no es mejor que juegue y coja competición a estar solo entrenando con el primer equipo?

En la línea defensiva encontramos a nueve futbolistas:  los laterales Carlos Martínez, Zaldua, Dani Estrada, Yuri, De la Bella; y los centrales Mikel González, Ansotegi, Iñigo Martínez y Elustondo. Este último ha sido atrasado para favorecer la salida de la  pelota. Recuerdo que ya jugó en infantiles de líbero,  pero en las demás categorías lo hizo de medio centro defensivo.  Lo tiene crudo este futbolista, no por su categoría y condiciones, sino porque se ha creado un ambiente externo que no le favorece nada y se le está midiendo al límite. Una pena ya que por lesiones y otras causas no le han permitido dar su verdadero nivel.  Espero equivocarme pero de central tendrá los fallos más cerca de portería y ahí no le perdonan a nadie. Y seguirá por todo el estadio de Anoeta ese run run que acompaña al jugador.

Resumiendo, nos encontramos una plantilla con tres porteros, Zubikarai, Rulli y Bardaji, nueve jugadores para una línea defensiva de cuatro jugadores:  Dani Estrada, Carlos Martínez, Zaldua, Ansotegi, Elustondo, Mikel, Iñigo, Yuri y De la Bella. Ocho centrocampistas con Markel, Pardo, Granero, Zurutuza, Canales, Vela y Gaztañaga. Por banda derecha Prieto o Vela, por la izquierda Chory y como revulsivo por ambas bandas el potrillo Hervías. Para la punta de ataque tenemos a Agirretxe y Finngobanson. Pienso que nos falta un central y un hombre de banda más curtido de lo que tenemos en plantilla, y otro año más tenemos un sobrecargado medio del campo con ocho jugadores para cuatro o tres puestos, según el sistema de juego que se use.

Ahora me queda la gran duda el sistema. Hemos comenzado con el tan manido rombo y no nos ha dado el resultado querido al quedar el equipo fuera de Europa y comenzar la Liga con solo cinco puntos en siete jornadas. Esto al míster le ha supuesto volver a cambiar el sistema alternando con varios diferentes 1-4-4-2;  1-4-2-3-1; 1-4-1-3-2. Pero si hemos confeccionado una plantilla para jugar con el rombo sin jugadores de banda abiertos, con la idea de que ese trabajo lo realicen los laterales, y no le damos continuidad a la apuesta, nos encontramos que cuando cambiamos el sistema nos faltan jugadores por fuera. Y éste es el desequilibrio que hay en un plantel que es de los más caros de la historia de la Real Sociedad. Si esto es así habrá que esperar al mercado de invierno, como muchas veces en esta casa, para resolver lo que en junio se realizó y no salió como queríamos.

Y mi gran duda es si nuestro jugador estrella Carlitos Vela será el mismo futbolista que nos ha maravillado a todos en el verde sin la colaboración del jugador firmado por el Atlético de Madrid Antoine Griezmann. De momento, por causa de lesiones y pocos minutos, no es el mismo.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor