Diario Vasco
img
Efectividad total
img
Alfredo Del Castillo | 26-02-2017 | 10:52

Amigos lectores ayer era un día especial para ver al Eibar así que nos pusimos en camino y con una hora de antelación ya estábamos aparcados en el nuevo parking de la nueva tribuna. A mi mente llegó la siguiente reflexión: esto está cambiado para bien.  Este no es el Eibar de Segunda B donde los futbolistas llegaban hora y media antes del partido y aparcaban los coches en la carretera de Elgeta frente al polideportivo. No, en este parking te encuentras con Michel -futbolista y entrenador de la quinta del Buitre-, con Gerardo futbolista de la Real y Malaga, y con unos BMW, Audi o Porsche de alta gama. Vamos, automóviles de élite como los futbolistas de la Liga Santander.

Ya nos metemos en faena y vamos al partido.  Los dos equipos salen al terreno de juego con las siguientes formaciones: el Eibar con su habitual sistema de 1-4-2-3-1 colocando muchos futbolistas en los pasillos interiores y el equipo andaluz lo intenta contrarrestar con un sistema 1-4-2-3-1. El Gato Romero, ante los clásicos partidos muy seguidos, dio descanso de inicio a Chales, Chory, Demichelis, mas las bajas de los dos medios centros Camacho y Jose Rodriguez, colocando en el doble medio centro un futbolista más defensivo como es Llorente y otro más ofensivo y canalizador como lo es el zurdo Duda.

El encuentro fue muy táctico y con muy pocos espacios por lo adelantadas que jugaron las dos defensas.  Hubo mucha batalla por los duelos individuales y mucha exigencia en el aspecto físico, es decir, no paso nada de nada. Las ocasiones de gol brillaron por su ausencia. Solo un balón metido a la espalda de la defensa armera por Llorente que dejo solo a Santos contra Yoel y este estrelló su tiro al lateral de la red y una jugada muy bien combinada por los jugadores de Mendilibar que acaba filtrando un último pase Escalante para, en una posición un poco dudosa de Sergi Enrich, éste dio un sutil pase al medio y dejo solo a su compañero Adrián que a puerta vacía puso el primer gol en el electrónico. Era el minuto 43 y se notó el trabajo de equipo en esta acción fantástica.

En elsegundo acto, los armeros salieron como un Miura y en los minutos 49 y 51 marcaron dos goles más. Ya ganaban por tres goles de diferencia. Ipurua hacía la ola. Bufandas al viento.  El jolgorio y la alegría era total en las gradas de la nueva Bombonera.  El segundo gol llegó de un penalti tonto, pero penalti al fin y al cabo, que comete Juan Carlos sobre Pedro León. Adrián se encargó de transformarlo de forma magistral con su pie izquierdo. El tercer gol llegó en una jugada que comienza por el costado derecho para llegar en combinaciones al costado zurdo en donde Arbilla, con un pase fantástico al corazón del área, deja solo al killer Sergi Enrich que con un remate a media vuelta aloja el balón en las redes de Kameni. Estaba todo el pescado vendido ya.

Ya con el 3-0 en el marcador, el míster malacitano intentó cambiar el sistema jugando con dos puntas, es decir un 1-4-4-2 , pero se encontró un Eibar muy bien situado sobre el verde. Con la expulsión de Rosales en el minuto 70 por doble amarilla fue muy difícil acercarsee en el marcador y meter por lo menos el gol de la honra.  Desde ese momento, el partido tuvo muy poca historia ya que el cambio de los dos puntas tampoco dio resultado porque el Eibar tampoco quiso hacer leña del árbol caído y dejo las fuerzas para el derbi del martes en Anoeta dando descanso a futbolistas como Sergi Enrich y Ramis. El cuarto pudo llegar en un tiro al poste de Inui y el gol visitante en un mano a mano que paró Yoel en una salida muy dubitativa con Santos. Amigos, viendo jugar a Adrián de delantero centro referencial desde el cambio por Enrich ya sabíamos que solo era dejar correr los minutos hasta el pitido final.

Muy bien el Eibar que llega a Donosti con la moral por las nubes y con 38 puntos en el zurrón. Me extrañó no ver a Eusebio en Ipurua, a lo mejor voy de listo y si estuvo, creo que era lo normal. El martes, partidazo en Anoeta los dos con Europa en la mente.