Diario Vasco
img
Esto se está desplomando
img
Alfredo Del Castillo | 05-04-2017 | 12:48

 

Lo mejor de la era Eusebio al frente de la nave txuri-urdin, por unas causas o por otras, se está desplomando poco a poco. Este conjunto se esta pareciendo más al de las primeras ocho jornadas de liga que al equipo que, con una regularidad fantástica, transitó desde la jornada 9 hasta la 22. Desde el partido ante el Villarreal en Anoeta, la Real solo ha sumado ocho puntos de 24 posibles. Ante esta irregularidad en juego y resultados, estamos temerosos e inseguros, mirando por el espejo retrovisor a los que nos pueden adelantar (y ya nos han adelantado) jornada tras jornada. Estamos en una dinámica de equipo muy peligrosa, en un momento crucial para cumplir objetivos. Y esto hay que solucionarlo rápido y con firmeza.

Veinte minutos de reloj duró la Real Sociedad en el Calderón en la primera parte. El equipo de Eusebio fue mucho mejor que el de Simeone, gracias al juego de toque con posesiones largas. Con paciencia, sí, pero sin profundidad. Asustaron al rival con tres saques de esquina muy seguidos y un remate manso de Willian Josér que paró Oblak. Y poco más. Entonces la agarró Griezman y se plantó solo ante Rulli con un remate que se fue desviado. Y a partir de ese momento, se pudo ver a un Atlético más metido en tareas ofensivas, más certero en las contras y, sobre todo, más intenso y con más desborde. En dos paredes de Filipe Luis, el brasileño marcó el único gol del encuentro. Solo los fallos garrafales ante el portero de los colchooneros, sobre todo de Torres, evitaron que la Real se fuera al vestuario con un saquito de goles. La Real acabó la primera parte viva.

En el segundo acto, ya con el marcador a su favor, el equipo madrileño se defendió en su propio campo. Reculó muchísimo, dejando la iniciativa a la Real y esperando para salir a la contra hacia la portería de un gran Rulli, que finalizó la noche con muchos aciertos y un solo error. Llegaron las ocasiones para los de Simeone. Llegada de Filipe Luis. Remate de cabeza de Saúl que se fue fuera por poco. Tiro de Correa que paró Rulli. Tiro de Jimenez que paró Rulli. Tiro desviado de Correa a cinco metros de Rulli. Dos tiros de Carrasco que también paró Rulli. Es decir, del minuto 80 al 92 el Atlético desaprovechó cuatro ocasiones manifiestas de gol. El clásico partido que se ve en el Calderón: cuando los del ‘Cholo’ están arriba en el marcador, el encuentro acaba con pocas ocasiones o ninguna del rival  y sin sobresaltos en área propia. Ayer la Real Sociedad no tiró entre los tres palos.

Resumiendo, diríamos que entre la gran actuación de Rulli, los postes y el poco acierto de los delanteros del Atlético, la Real llegó con un hilo de vida hasta el final del encuentro. El conjunto de Eusebio se vino abajo  a partir del gol y la lesión de Odriozola no ayudó a creer en la remontada. Todos los centros enviados desde los costados al corazón del área colchonera fueron siempre despejados por los Savic y Godín. No rematamos ni uno.

La Real Sociedad, después de los triunfos del Villarreal y del Athletic, tiene que conformarse con la séptima posición. El lunes, el Sporting y con un único objetivo: ganar. Y, a poder ser, con un once en el que esté ese joven que ayer brilló con luz propia en un campo de Champions: Igor Zubeldia. Con mayúsculas.

Otros Blogs de Autor