Diario Vasco
img
Jugamos con fuego y casi nos quemamos
img
Alfredo Del Castillo | 23-04-2017 | 17:00

A los txuri-urdines todavía nos escocía la dura derrota sufrida en Riazor (5-1) allá por el mes de diciembre. El Deportivo firmó su mejor partido de la actual liga en aquella ocasión y venía a Anoeta con ganas de repetir la manita. Pero, si no llega a ser por la falta de efectividad de cara a la portería defendida por Lux,el Dépor casi sale goleada del feudo txuri-urdin. En la primera parte, el catedrático Xabi Prieto impartió una clase magistral de cómo se debe jugar al futbol. Las ocasiones de gol fueron constantes, pero con un pobre acierto de cara a puerta. Por los dos costados entraban como balas silvando Yuri y Zaldua, imparales para Kakuta y Faycal. Campaba a sus anchas Illarra. Por delante de él, Prieto, en plan maestro. Arriba del todo, el killer Willian José hizo un gol soberbio a pase magistral de Yuri. Antes, Xabi Prieto pudo marcar en un remate con la testa, pero su balón se fue fuera por poco.

También hay un penalti muy claro de Luisinho a Prieto, por un agarron del brazo del txuri-urdin que no ve el colegiado. Iñigo puso a prueba a Lux con un potente disparo y, mas adelante, Oyarzabal sacó un tiro seco que se fue junto al poste. Ante este vendaval de fútbol, los de Pepe Mel ni aparecieron por la portería defendida plácidamente por Rulli. El argentino no tuvo que realizar ni una sola intervención en estos cuarenta y cinco minutos, que terminaron con una Real  bailando con descaro a un inexistente Deportivo de la Coruña.

El segundo tiempo exigía un cambio de guión por parte del equipo gallego . Pero todo continuó igual en el cuadro visitante. Más de lo mismo: una Real muy superior campaba a sus anchas. Sorprendentemente, después de realizar tres acciones de gol en los primero 15 minutos (incluyendo el penalti muy claro de Albentosa sobre Oyarzabal), la Real se vio muy superior, contemporizó y se olvidó de que el corto resultado te podía dar un disgusto. Estábamos jugando con fuego, ya que las ocasiones creadas no se materializaban y el equipo se Eusebio pasó a generar muy poco juego. Los dos entrenadores reaccionaron y realizaron los tres cambios. Los gallegos con dos puntas como Joselu y Andone y los txuri-urdines con los cambios de siempre: Juanmi, Canales y Granero. El genuino y puro estilo de Eusebio. El ritmo de juego se mantuvo bajo, en ocasiones soporífero. la Real protagonizó dos chispazos muy eléctrico. Primero, un tiro de Canales al poste en jugada individual. Después, un disparo de Oyarzabal que desvió un defensa rival y que se fue sobre el larguero. El equipo de Mel solo tiró entre los tres palos en el minuto 85, en un remate de cabeza manso de Borges a las manos de Rulli.

Resumiendo, una segunda parte para olvidar y un primer acto fantástico, de buen fútbol donde a la Real le faltó eficacia. El equipo de Eusebio dormirá en puestos europeos y se queda solo a dos puntos del Villarreal (el nuevo equipo de ‘La mano de Dios’…). Toca ahora esperar a lo que ocurra mañana en Eibar para saber si cerramos la jornada sextos o séptimos. Pase lo que pase, queda clara una cosa: dependemos de nosotros mismos. No tengamos complejos a la hora de enfrentarnos a nuestros rivales en esta lucha por Europa. Que sirva de referencia el juego desplegado en el primer acto de hoy. Si damos esa versión en las jornadas restantes, el objetivo está muy cerquita. Si jugamos como en la segunda parte, el final será ridículo.

Otros Blogs de Autor