Diario Vasco
img
Tres puntos vitales para Europa
img
Alfredo Del Castillo | 27-04-2017 | 08:00

Apenas transcurrieron 48 segundos de juego y Juanmi abrió la lata en un error monumental del arquero Diego Alves. El balón se coló por debajo de sus pies y con un leve toque en su bota izquierda lo metió entre los tres palos. Fue el gol más tempranero de la historia de Mestalla. Fue el aviso al despropósito de partido que el conjunto de Voro iba a realizar durante el primer acto. Se puso el encuentro de cara a una Real Sociedad que con su sistema habitual y con futbolistas de refresco como lo fueron de inicio Odriozola, Canales y Juanmi, tuvo una buena circulación de balón con ataques muy elaborados y con continuidad en el juego. A veces esperaba la ocasión para salir en velocidad por el costado derecho de un espectacular Odriozola que, con su punta de velocidad con y sin balón, trajo en jaque a todo el entramado defensivo valencianista.

Pero hay más. En el minuto treinta de partido el lateral zurdo Siqueira se complicó la vida tontamente, golpeó la cara de Odriozola de forma temeraria y el colegiado señaló penalti. Willian José puso el cero a dos en el electrónico de Mestalla. El repasito al conjunto che, que no tiró entre los tres palos en todo este primer acto, fue llamativo. Y se fueron a la ducha con una sonora música de viento del respetable con muchísima razón.
En el segundo acto los dos entrenadores movieron ficha y salieron Lato por Siqueira, señalado y retratado,y Aritz por Iñigo Martinez en puestos naturales. Se entonó un poco más el conjunto de Voro y jugó con más criterio, exigiendo más trabajo defensivo a los donostiarras pero los de Eusebio se sentían cómodos. Además, sabían que en cualquier error local podrían matar el partido. Y asi fue. Oyarzabal culminó una jugada preciosa de la Real y dejó el partido prácticamente finiquitado. Una jugada de manual y de poner en escuelas de fútbol.

Sin embargo, en apenas cuatro minutos tontos desde el 67 al 71, el Valencia recortó distancias con dos goles. Uno de Nani de penalti por manos de Navas y el otro de Zaza, que pudo marcar el empate a tres en un centro de Orellana. En esos momentos los futbolistas de la Real no daban crédito a lo que estaba pasando y fue un agobio continuado de los che al portal defendido por Rulli.
Resumiendo, el primer acto de los realistas fue espectacular pero el segundo acabó siendo una agonía. Lo mejor fue el resultado y los tres puntos vitales sumados en la lucha por Europa en donde de momento se descuelgan un poco mas el Espanyol y la S.D. Eibar, que con un encuentro menos la dejamos a ocho puntos. La siguente final el sábado ante el Granada. Ya saben, eso de partido a partido estaremos al final donde merecemos. Y que sea Europa.

Otros Blogs de Autor