Diario Vasco
img
Tres finales
img
Alfredo Del Castillo | 02-05-2017 | 07:24

Todos sabemos que nos quedan tres finales y son muy exigentes por los resultados que vienen consiguiendo y el estado de forma de los rivales directos como son el Villarreal y el Athletic de Bilbao. Creo que es muy difícil coger a dos equipos muy enchufados. Hemos llegado a ese momento que hay que ser muy profesionales y competitivos para soportar la presión jugando al limite de nuestras posibilidades, sabiendo lo que hacen los dos rivales antes y después de competir nosotros, pero esa presión debe de ser leída como un reto para después convertirla en la ilusión y la alegría de cumplir los objetivos marcados al comienzo de la liga.

Sé positivamente que el equipo llega muy cargado de piernas a estos tres últimos desafíos ya que se han utilizado entre 14 o 15 futbolistas en las dos competiciones es decir 35 partidos de Liga Santander y 6 partidos a doble vuelta en la Copa del Rey. También sé que jugar jueves, lunes, viernes, sábados, domingos según cuadre y como mandan las televisiones no es lo mas apropiado. Además como entrenador sé que hay que dar pausa y descanso a los compañeros más cansados por el bien del equipo. Solo Eusebio, Carlos y Labaka con su equipo de trabajo saben de verdad como conseguir los puntos en las tres finales que nos quedan en Sevilla, Anoeta y en Vigo ya que ellos de primera mano saben a la perfección el estado de forma real de cada jugador para dar el máximo rendimientos en estos últimos tres partidos de competición para al final, sin mirar a nadie, dejarnos donde merecemos. En ese sentido después de 38 jornadas de liga la competición es tan implacable que te pone donde te corresponde. Es así con alegrías o decepciones.

La primera cita nos llega contra el Sevilla en el Sánchez Pizjuan, conjunto que solo ha perdido un encuentro en su casa ante el Barcelona y ha empatado dos en el mismo escenario ante el Villarreal  y el Leganés. Si ese Sevilla que conoce nuestras virtudes y nuestros defectos, además de nuestros puntos débiles y nuestros puntos fuertes ya que tanto Juanma Lillo como Iñigo Dominguez, componentes del cuadro técnico de Sampaoli, han entrenado a muchos jugadores que saltaran al verde en la ciudad que tiene un color especial.

La obligación de ganar los tres encuentros que nos quedan está muy relacionada con esas palabras mágicas que son implicación, compromiso, responsabilidad de unos futbolistas que quieren meterse en una competición europea sin el riesgo de dos partidos previos allá por el mes de agosto y sé positivamente que lo van a pelear con todas sus fuerzas sin ningún genero de dudas.

Otros Blogs de Autor