Diario Vasco
img
A Vigo a por los tres puntos… y a esperar
img
Alfredo Del Castillo | 15-05-2017 | 07:59

El Málaga llegaba a Anoeta bajo el efecto Míchel, entrenador que había generado en el club una euforia sin precedentes. Y no sólo por el juego desplegado (gracias a una gran efectividad), sino también por los fantásticos resultados conseguidos en las cuatro jornadas precedentes.

Ambos equipos llegaban con bajas importantes. En la Real, faltaba Zurutuza, medio y complemento de Illarra, además de Agirretxe, Mikel y Concha. Por el Málaga, destacaba la ausencia de Camacho, medio defensivo con una jerarquía importante en el equipo, además de los futbolistas del filial que pasaban al equipo de Tercera para disputar con garantías los playoff de ascenso (Ontiveros, Luis, Aaron, En Nesyri y Kuki). Eusebio apostó por Zubeldia en ausencia de David, mientras que Míchel dio entrada a Juankar, con la clara idea de taponar en el carril derecho las galopadas de Odriozola, pasando Jony a la media punta.

La Real Sociedad se jugaba mucho en este envite. Tanto que salió muy enchufada, maniatando a los de Míchel durante muchas fases del encuentro. Los andaluces supieron aguantar los continuos ataques realistas, gracias en parte a la buena actuación de Kameni (el camerunés sacó un par de manos fantásticas que evitaron el gol local) y a un balón que sacó Recio en línea de gol. Los jugadores de la Real eran mucho más finos con el balón, pero el Málaga supo poco a poco ir sacudiéndose la presión constante de los txuriurdin. Eso sí llegó la jugada del penalti, donde en mi opinión es Illarra quien se traba con los pies de un sorprendido Keko. Nadie pidió la pena máxima pero el árbitro señaló el punto fatídico. Prieto, con su talento y sabiduría habitual, coló el balón a media altura y adelantó al conjunto txuriurdin en el marcador.

Sin embargo, el Málaga no se amilanó y bajo la batuta de Recio comenzó a combinar en el centro del campo con con Fornals, Jony y Keko creando peligro. De hecho, tras una jugada ensayada, llegó el gol visitante. Un latigazo de Juankar se estrelló en el larguero, el balón quedó suelto en línea de gol tras pegar en la espalda de Rulli y Luis Hernández no tuvo más que empujar el esférico. Gol del Málaga. Jarro de agua fría para los locales al filo del descanso.

A la Real Sociedad no le quedaba otra que  que empujar, atacar la meta contraria con ganas, ímpetu, energía, amor propio. Y a la vuelta de vestuarios lo hizo, a pesar de que no se mostró tan fresco como en los primeros 45 minutos. Oyarzabal, que protagonizó unos minutos impresionantes, tuvo una primera ocasión de empatar el encuentro, pero erró en el mano a mano ante Kameni. El Málaga sabía a qué jugaba: esperaba agazapado, a la espera de un error o pérdida realista para salir con velocidad a la contra. Y la tuvo. Y no falló. En el minuto 75 . Zubeldia controló mal un balón, lo perdió y Recio aprovechó la ocasión para lanzar un zapatazo desde 25 metros que se coló en la escuadra de la portería de Rulli. Real 1 – Málaga 2.

En aquellos momentos, la vía directa a Europa se derrumbaba. La Real estaba fuera de puestos de la Europa League. Sin embargo, el club txuriurdin –herido- sacó todo su orgullo y se volcó sobre la meta andaluza. Y llegó el gol. En una jugada por la izquierda, Iñigo Martínez envió un centro al corazón del área y Bautista se anticipó a Llorente para cabecear y marcar el tanto del empate. Jolgorio entre los aficionados realistas.

El partido se volvió loco, y tanto Sandro como Juankar pudieron sentenciar en dos mano a mano con Rulli, pero nada cambió el resultado. El empate hacía justicia a una Real Sociedad superior, que había jugado  mejor y había generado varias ocasiones claras de de gol pero que no había tenido la efectividad necesaria. Los de Míchel no fueron muy peloteros, pero hay veces que con versiones mas rácanas también se suman puntos. Perdimos una gran oportunidad de alcanzar el quinto puesto, sí. Pero hasta el rabo todo es toro. Toca ir a Vigo a por los tres puntos… y esperar a lo que hagan Athletic y Villarreal.

Otros Blogs de Autor