Diario Vasco
img
Fecha: junio, 2017
Una generación irrepetible
Alfredo Del Castillo 28-06-2017 | 5:03 | 0

Amigos, me pongo delante del ordenador porque me salen recuerdos por todos los poros. Allá por el año 1973 aterricé en Donosti. Era un niño que con 20 años dejaba un pueblo y se aventuraba por primera vez a descubrir mundo por motivos laborales. Pero ese niño era un fanático del fútbol y tiene la suerte de vivir en Egia, junto al antiguo Atotxa, cerca del Parque Cristina Enea y del Colegio Mundaiz, donde por ese tiempo entrenaban los jugadores de la Real Sociedad. Disfruté como un enano viendo entrenar a Iriondo, a Javier Exposito, a Artola, a Urruti (D.E.P.), a Gorriti, a Martinez, a Murillo, a Arzak, a Amas, a Urresti, a Gaztelu, a Boronat… Pero detrás de esos grandes jugadores, que muchos fueron héroes en Puertollano, venía una generación extraordinaria: el Sanse entrenado por Exposito.

Jugaban todos los domingos en Atotxa. No me perdía un solo partido. Recuerdo un equipo filial fantástico: Arkonada, Choperena, Velasco, Olaizola, Astarbe de Eguia, Larrañaga, Etxabe, Zamora, Idigoras, Iriarte (que miraba mucho al banquillo), Gomez… También Eliseo Murillo, Rekalde, Maneiro (D.E.P.), Juaristi (D.E.P.), Alonso, Eizmendi, Viguera o Cendoya. Sin olvidarme de Lopez Ufarte, que llegó desde el Real Union de Irun. En el primer equipo esa maravillosa plantilla de jugadores había logrado colocar a la Real Sociedad en el cuarto puesto de la clasificacion, logrando jugar una competición europea por primera vez en la historia de este club.

De esa cuadrilla de amigos y grandes profesionales, mas esa generación de un Sanse espectacular y la figura emblemática de Alberto Ormaetxea, en los años ochenta estaban compitiendo ante dos titanes como lo eran Real Madrid y Barcelona. Una Real Sociedad irrepetible. Sí, esa que conocían en todo el mundo. Esa que era admirada por todo el planeta fútbol. Esa que llegó a tener muchos futbolistas internacionales. Esa que hoy en dia es muy difícil de superar en logros conseguidos. Esa cuya alineación recitaban de memoria todos los niños en los recreos de todos los colegios: Arkonada, Celayeta, Gorriz, Kortabarria, Olaizola, Diego, Alonso, Zamora, Idigoras, Satrustegui y Lopez Ufarte.

Los futbolistas de esta generación, así como otros tantos de épocas anteriores y posteriores, se reunieron este martes en el salón de actos del Colegio de Don Bosco en kaputxinos, junto a los familiares y amigos de Jesus Mari Zamora. Estuvieron junto a él en la presentación de un fantástico libro, que más que su biografia es todo Real Sociedad. La del comportamiento, el compromiso, la implicación, los valores, la entrega, la fuerza y el no parar de luchar todo el partido. Esa Real que en aquellos tiempos regaba o encharcaba el campo para ganar los partidos. Se lo dice un canario: cada vez que jugaba Las Palmas en Atocha, se ahogaban y salían goleados con varios tantos a balón detenido.

Jesús Mari Zamora, aquel pibe que jugaba en el Sanse con el numero 8 a la espalda y que disputó la friolera de 588 partidos. Marcó 63 goles con el primer equipo desde la temporada 74-75 a la 89-90 y se retiró junto al mítico Arkonada, dando la vuelta de honor los dos juntos en el viejo Atotxa. Zamora fue un jugador de una técnica exquisita, con una elegancia sobre el terreno de juego enorme. Un jugador organizador y creativo de primer nivel que cuando se asociaba con otro genio como Lopez Ufarte eran imparables. Ese trío Olaizola, Zamora y Lopez Ufarte, mas los de alrededor, fueron un equipo irrepetible. Un equip0 cuyos integrantes acompañaron a un jugador con mayúsculas en la presentación de un libro que no pueden dejar de leer todos los que aman a la Real Sociedad . Zorionak, Jesus Mari Zamora, porque vas hacer felices a muchos realistas con este libro.

Ver Post >
35º día del entrenador guipuzcoano
Alfredo Del Castillo 14-06-2017 | 10:33 | 0

 

Amigos lectores, el sábado dia 10 de junio se celebró el día del entrenador del fútbol guipuzcoano. Nos desplazamos hasta el maraavilloso paraje de Aranzazu, un grupo de personas llegadas desde todos los pueblos y desde la propia capital. Allí celebramos con una comida nuestro día. Un evento organizado enteramente por Javier Vallejo. Nuestro fantástico presidente del Comité de Entrenadores se movía por la zona ancha del comedor, repartiendo juego de un lado para otro y recibiendo, con una categoría extraordinaria, a los invitados llegados hasta el hotel Arantzazu desde toda la Península Ibérica.

El lunch de bienvenida fue un encuentro donde solo se habló de fútbol. Cada uno compartió sus experiencias de la temporada y esxpuso los primeros preparativos de la próxima campaña. Llegó desde Madrid el presidente del Comité de Entrenadores de la RFEF, Eduardo Caturla. También contamos con la presencia del alcalde de Oñati, Mikel Biain; el vicepresidente de la Federacion Guipuzcoana, Pedro Galparsoro (dado que Juan Luis Larrea estaba con la Selección Española); el expresidente del Comité Guipuzcoano, Paco Arberas; el consejero realista Diaz de Mendivil; el consejero de la S.D. Eibar Arrizabalaga; y el exseleccionador nacional y vicepresidente del Comité de la RFEF, Vicente Miera. Se acercaron a Donostia también los presidentes de los comités de Álava, Aragón, Asturias, Bizkaia, Cantabria, Castilla la Mancha, Catalunya, La Rioja, Madrid, Murcia y Navarra, que hablaron maravillas del acto. Junto a esa mesa, se sentó el director deportivo de la Real Sociedad, Lorenzo Juarros. Se notó la falta de Fran Garagarza, director deportivo del Eibar, que se disculpó por su ausencia debido a un viaje de trabajo.

Finalizados los tres platos del menú, ya con cafecitos, llegó el momento de las distinciones de la temporada 2016-2017. Los técnicos galardonados fueron Igor Quindos, por conseguir el ascenso con el Anaitasuna a Tercera División nacional; Unai Munduate, del Añorga; Imanol Rucio, del Ordizia; Satrustegi, de la Real Sociedad (cuyo premio lo recogió el Director Deportivo realista); Kepa Mendizabal, del Tolosa; Jose Maria Martin, del Tolosa; Hugo Sanchez, del Antiguoko; Eneko Arnedo del Antiguoko; Estibaliz Loito, del Arizmendi; Jose Loiti, del Eibar; Unai Martinez, del Añorga; y Antonio Rodriguez, del Laburu. Mis más sincero reconocimiento a su gran trabajo. A seguir trabajando para conseguir muchos mas éxitos con sus respectivos conjuntos.

Por último, el Comité realizo unas distinciones muy especiales. Jose Maria Gallastegi Aluztiza recibió la insignia de oro por su gran labor durante muchísimos años al pie del cañon en el futbol Gipuzkoano. Después, la insignia de Plata fue para Juan Lopez, de Eibar; Marcial Elorza, de Azpeitia; Gerardo Vazquez, de Donostia; Vicente Alija, de Donosti; y Alfredo del Castillo, también de Donosti. Este último acto fue muy emocionante y más de uno sacó su pañuelo para secar esos balones de lágrimas que corrían por sus mejillas.

Amigos todos, con su gran labor en el fútbol de formación e invirtiendo millones de horas de trabajo, ustedes también han participado para que nuestra Real Sociedad sea hoy un equipo europeo, con unos jugadores formados y entrenados por grandes profesionales. Gipuzkoa está de moda en el fútbol mundial, ya que tanto la Real Sociedad como la S.D Eibar están demostrando con su rendimiento la gran labor que se hace desde el fútbol. Una provincia muy pequeña en tamaño pero muy grande en calidad de trabajo en el fútbol formativo. Zorionak y un gran abrazo a todos.

Ver Post >
Muchos dudaron de la valía de Zizou…
Alfredo Del Castillo 05-06-2017 | 10:56 | 0

Este Madrid tiene sin duda la mejor plantilla de su gloriosa historia. Además, cuenta con una genética competitiva que le transforma cuando juega la Champions y le hace ser un equipo muy superior. Quedó demostrado ante la Juventus en el segundo acto de la final, donde borraron por completo a un rival que se encontraba en un extraordinario momento de juego. El Real Madrid se llevó el doblete tras conquistar la Liga Santander y la Champions, siendo el primer equipo que logra dos entorchados consecutivos desde que se cambió el formato de la antigua Copa de Europa.

Muchos se alegrarán por Zidane, pero también hay que recordarles que ellos y solo ellos fueron los que en momentos puntuales dudaron de su valía. Manifestaron que era un parche, que sólo era un alineador, un hombre del presidente, que sólo era un buen conductor de grupos… y un novato. También le llamaron florero y que sólo era un jarrón carísimo. Además se aducía que era un entrenador sin titulación, incapaz de colocar entre los cuatro primeros a un Castilla plagado de futbolistas de medio mundo. Amigos, este mundo del fútbol es tan sorprendente que Zizou, en 17 meses, ha conseguido junto a sus jugadores dos Champions y una Liga Santander siendo el único entrenador en conseguir estos trofeos en tan poco tiempo.

Este Madrid es un equipo diferente, un conjunto hecho por y para triunfar, una máquina de ganar. Aquí no vale otra cosa y por ello su presidente ha confeccionado el mejor plantel de su historia. De hecho, la plantilla tiene dos equipos de una gran valía, con un cóctel de juventud y veteranía fantásticas. Y cuando esto ocurre en el fútbol el éxito está mucho más cerca.

El encuentro de esta final de Champions comenzó con dos equipos con sistemas de juego muy diferentes. Allegri apostó por un 1-3-4-2-1, mientras que Zidane (que jugó con los futbolistas en un estado de forma más potencial) se decidió por un 1-4-4-2 con rombo en el centro del campo. El técnico francés quería ser fuerte por dentro con la posesión del balón y de ahí que jugara con tres jugones (Modric, Kross e Isco) en un estado de forma y juego fantásticos. Y todo ello unido al concurso de Cristiano y Benzema en punta de ataque.

En este primer periodo los de Turín fueron mejores y de hecho entraron muy enchufados en el encuentro. Sin embargo, los merengues marcaron primero en una contra que finalizó con gol de Cristiano a pase de Carvajal. El partido se ponía donde quería Zizou… hasta el gol de Mandzukic ocho minutos después. Los de Allegri se hicieron con el balón, provocaron continuas pérdidas del rival e hicieron sufrir a la defensa blanca. Al descanso se llegó con empate en el marcador.

Tras el paso por vestuarios, el Real Madrid salió con rabia y se vio a un equipo combinativo, implicado, comprometido y con un juego muy equilibrado de dentro hacia afuera. Y ello se vio reflejado en el marcador, ya que para el minuto 64 los goles de Casemiro y Cristiano dejaban la eliminatoria muy a favor del conjunto blanco (3-1). Los merengues se merendaban a los italianos con una superioridad insultante. Ante esto, Allegri realizó un carrusel de cambios y modificó el sistema de juego con el fin de contrarrestar semejante superioridad. No obstante, la remontabda resultó imposible ya que Modric, Kross e Isco jugaban como los ángeles y disfrutaban con un juego combinativo y asociativo extraordinario.

Cuando esto ocurre, solo te queda el balón parado. Y los turineses tuvieron su ocasión… pero enviaron el esférico fuera por poco. Poco después, Asensio finalizaba con eficacia una gran asistencia de Marcelo. Explosión de alegría en el minuto 87. El Real Madrid se convertía en campeón de la Champions con todo merecimiento.

Felices vacaciones, amigos. Si este periódico quiere seguiré dando mis opiniones al comienzo del curso 2017/18. Un abrazo a todos los lectores de este blog.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor