Diario Vasco
img
Eusebio movió el banquillo mejor que Unzue
img
Alfredo Del Castillo | 21-08-2017 | 06:43

Los jugadores de la Real celebran el gol de Willian José ante el Celta.

Amigos lectores, comenzó la Liga Santander 17/18. Sí, esa liga donde todos los entrenadores han sido exfutbolistas, donde creo que solo Fran Escribá jugó en las categorías inferiores del Valencia para luego en una edad muy temprana ser entrenador de fútbol titulado. Así que en esta temporada que comienza veremos a veinte entrenadores todos exjugadores entrenando a los veinte equipos de la liga.

En Vigo estábamos todos pendientes de ver a dos exfutbolistas y amigos que se formaron en La Masia con la siguente metodologia : uno al más puro estilo Cruyff, Rijkaard y el otro a mas puro estilo Guardiola y Luis Enrique los cuales como todos sabemos son el mediocampista de corte ofensivo y canalizador Eusebio Sacristán y el portero navarro Juan Carlos Unzue, esto sobre del papel, pero ahora cada uno de ellos tienen a unos futbolistas los cuales desarrollaran sobre el verde las ideas de juego de sus preparadores con dos filosofías de juego muy similares campo grande cuando la tengo y circular el balón con criterio y continuidad y presión alta y campo pequeño cuando no la tengo y siempre que se pueda salir por el lado opuesto a la presión que es el lugar libre, ya saben muy mecanizados y entrenados todos los movimientos.

Al pitido inicial del colegiado internacional Matheu Laoz se vio claramente las intenciones de los dos entrenadores. Mientras Unzue apostaba por su clásico 1-4-1-4-1, en el bando contrario, Eusebio nos sorprendió, porque su equipo en el momento de no ser poseedores del balón vimos cómo Prieto se colocaba de segundo punta para ejercer la presión alta a la salida de pelota del conjunto gallego convirtiéndose su sistema defensivo en un 1-4-4-2. Y cuando Priero estaba en posesión del balón, se colocaba delante de Illarra en el costado derecho y se convertía el sistema en un 1-4-1-4-1 con dos medios de banda más peloteros como lo son Canales a pie cambiado y el canterano Oyarzabal. Con esto Eusebio quería un equipo de más posesión para quitarle el balón al equipo de Unzue, pero como entrenador tu preparas el partido y son los jugadores los que lo tienen que interpretar, y en este primer acto los pupilos de Unzue fueron mejores que los realistas tanto en continuidad en el juego como en el juego de posesión.

Marcó primero el conjunto Vigues y parecía que se le ponía todo de cara, pero cometes un error de cadete y luego el portero, en la salida de pelota, en zona de máxima seguridad regalando un balón a Oyarzabal y éste ante un gran regalo no desaprovecha la ocasión y nos vamos a vestuarios con tablas en el marcador, fue mejor el Celta pero los regalos se cobran muy caros.

En el segundo acto un Celta enrabietado volvió a la carga y Iago Aspas la tuvo pero en un saque de esquina muy mal defendido por parte realista donde se descuelga al segundo palo Maxi y de tiro cruzado pone a los de Unzue otra vez por delante en el marcado. A partir de ese momento reacciona el banquillo txuri-urdin: sale Canales y entra Carlitos Vela (qué bonito que volviste pibe). Creo que con él en el campo la Real Sociedad es otro equipo: todo lo que agarra se ve que crea un peligro espantoso. Vamos que siempre él con el balón en los pies es un torbellino para las defensas rivales. Eusebio apostó más por velocidad y profundidad con Vela y Juamni en los dos costados y así llegó el gol del empate por obra del recién salido jugador Boqueron. Pero el mister visitante, en un gesto de salir a por todas, con mucha ambición, quitó a un renqueante Prieto y colocó a su máximo potencial ofensivo, es decir, los cuatro que terminaron el encuentro: Vela, Agirretxe, Willian y Juanmi. Y con este potencial ofensivo es mas fácil llegar a la portería rival.

Otra vez Carlitos Vela, muy listo, en un muy mal control del lateral Jony se va como una bala y este lo derriba fuera del area de penalti, pero, cosas del fútbol, unas veces se dan y otras te quitan. El internacional Matheu señala en punto de penlti inexistente a todas luces y el brasileiro Willian José con un sutíl tiro de interior de su pie derecho lo coloca junto al poste izquierdo del meta celeste poniendo el 2-3 en el electrónico. Un gran resultado en un partido que no fue tan bueno, pero amigos en el fútbol lo que suman son los goles y la Real marcó tres y el Celta dos así que tres puntazos al Zurron, donde Eusebio movió mejor el banquillo que Unzue.

Otros Blogs de Autor