Diario Vasco
img
La asignatura pendiente de la Real
img
Alfredo Del Castillo | 24-10-2017 | 09:25

Partido de la Real. Donostia. 23-10-2017. Foto Arizmendi

Oyarzabal se lamenta por una ocasión perdida. ARIZMENDI

La Real Sociedad de Xabi Prieto, quien batió el récord de partidos de liga con 462 (por los 461 del mítico Bixo Gorriz), tiene una asignatura pendiente en su feudo. De los cinco partidos que ha disputado sólo ha ganado uno, ha empatado dos y perdido otros dos. O lo que es lo mismo, de los 15 puntos posibles solo se han sumado cinco. Además, en los últimos seis encuentros de liga sólo se han sumado cinco puntos, lo que le ha hecho caer en la tabla al noveno puesto con 14 puntos, hasta el momento el puesto más bajo desde el inicio del campeonato.

Quique Sánchez Flores estudió muy bien cómo se le podía hacer daño al equipo txuri-urdin. Planteó un encuentro con un sistema 1-4-4-2, con la velocidad Piatti y el talento de Jurado por los costados, la fortaleza de Dader y Javi Fuego en el centro y dos jugadores en punta que pelearon como gladiadores en la presión alta a la salida de balón: Batistao y Gerard Moreno. Si la Real superaba esta presión de inicio, el Espanyol reculaba y la defensa adelantada esperaba en su propio campo. Así, en el minuto 8, los visitantes se encontraron con un jugoso premio: Jurado condujo el balon, reculó Kevin y a la espalda de Iñigo dio un milimétrico pase que Baptistao aprovechó para marcar ante la cara de sorpresa de Llorente y la salida en falso de Rulli. Al míster ‘perico’ el partido se le ponía donde quería.

Y es que a partir de ese momento se vio a una Real apática, sin chispa e incapaz de generar el juego de posesión al que nos tiene acostumbrados. Solo Mikel Oyarzabal, con su calidad habitual, puso un balón de oro a un Vela que, de un testarazo potente, se encontró la cara del defensa Aron en boca de gol.

Más adelante, ya en el minuto 42, el propio Mikel se sacó un tiro seco desde el borde del área que el arquero Pau envió a córner en felina estirada. Y en esta primera parte, no pasó nada más, porque al equipo de Eusebio, que fue creciendo con el paso de los minutos, le faltó frescura ante un rival muy bien situado y que se encontró cómodo sin el balón. Y todo ello con el añadido del gran derroche físico de un Espanyol que se encontró con una Real roma en ataque y con muy poca participación de laterales e interiores.

En el segundo acto, el decorado del partido cambió por completo. El equipo del míster de la Seca atacó como sabe, por dentro, a pasillos interiores. Con las llegadas al área de Prieto e Illarra por fuera, Kevin y Odriozola eran como cuchillos, con el añadido de un Willian José que lo peleaba todo como un jabato. Ante esta avalancha de juego la Real tuvo buenas ocasiones de gol por medio de Oyarzabal, Kevin, Zubeldia y Willian José, pero se encontraron con un Pau que tuvo su gran noche.

En el minuto 58 se fue un apagado Vela y entró al campo Januzaj. Y el belga, con solo dos jugadas de una calidad brutal, puso patas arriba todo el entramado defensivo perico. Uno de sus dos magistrales pases lo convirtió en gol Illarra; el otro, no encontró rematador. Con todo, al menos hasta el hasta el minuto 73 la Real fue muy superior a un rival que reculó porque los jugadores blanquiazules no le daban opción de tener el balón. Además, el dominio realista del juego era tan grande que solo les quedaba defender y defender… Pero, amigos, primero se fue Prieto, después Wilian José… y se apagó la luz. Hubo descontrol y el equipo dejó de ser el que era. En mi opinión, el recambio adecuado de Prieto era Juanmi, pasando a Oyarzabal adentro y con Willian en punta como referencia.

El Espanyol se mantuvo agazapado, solo quería defender. Eusebio colocó a Juanmi de punta, pero con dos líneas de cuatro juntas y en el borde de su propia área es un martirio para un jugador como el de Coín que, sin espacios, es como una peluquería sin tijeras. Volaron dos puntos y siguen las dudas con los cambios del míster y en la gestión de los partidos. Esta vez fue un empate muy injusto que salpicó también al director deportivo y al medio Illarramendi, al salir retratados en el acta arbitral.

Otros Blogs de Autor