Diario Vasco
img
También queremos llegar lejos en Copa
img
Alfredo Del Castillo | 27-10-2017 | 15:34

GRA083. LLEIDA. 26/10/2017.- El centrocampista de la Real Sociedad Sergio Canales (d) lucha el balón con un jugador del Lleida, durante el partido de ida de dieciseisavos de final de la Copa del Rey que se juega esta noche en el Camp D´Esports, en Lleida. EFE/ADRIA ROPERO

Sergio Canales lucha el balón con un jugador del Lleida, durante el partido de ida de dieciseisavos de final de la Copa. EFE/ADRIA ROPERO

La Copa de Rey desde hace ya mucho tiempo es esa competición o torneo creado a la medida para los equipos grandes, es decir equipos Top, si los que compiten en Europa y sueltan alguna limosna en plan nos toco la bon loto para alguno de los equipos pequeños que son clubes de segunda B , los cuales esperan como agua de mayo que les toque en el sorteo el Barça, Madrid, Valencia, Atlético, Real Sociedad, Sevilla, Athletic. Y con esta suerte calmen o engorden sus maltrechas cuentas. Pero también es verdad que la clase media alta y la clase media baja mira esta competición con cierta indiferencia ya que solo un milagro le puede dar el premio de llegar a una semfinal o una final.

Eusebio Sacristan es un entrenador al que siempre le gustó competir a tope la Copa del Rey y siempre colocó sobre el verde un equipo competitivo mirando de reojo el rival al cual se iba a enfrentar, es decir nunca regalo nada y siempre manifestó que la Copa es un torneo para pelear con los mejores futbolistas en esos momentos. Así que en tierras catalanas debutó Toño Ramírez y repitieron Iñigo, Prieto, Oyarzabal y además los cambios del partido anterior ante el Espanyol: Vela, Januzaj y Canales. Es decir un equipo de garantías para ser superior y mejor que un conjunto que compite en el grupo tercero de segunda B.

En el primer acto del encuentro ante el Lleida, la Real se encontró un equipo súper motivadoy  muy ordenado que compitió con unas ganas enormes ante un conjunto que está jugando Europa League, y eso le da un plus especial. Con un sistema 1-4-2-3-1 esperaba en su propio terreno de juego con tres líneas muy juntas para realizar una presión agobiante cuando el balón llegaba a ciertas zonas del campo y desde ese lugar después de robo o pérdida de balón por parte realista salir como balas en contraataque hacia el portal de Toño. Nada nuevo en varios equipos que intentan contrarrestar el juego súper ofensivo de los entrenados por el míster de la Seca.

En este primer tiempo la Real Sociedad jugó mucho tiempo como le gusta. Primero, robar el balón y luego con posesiones largas y mucha continuidad en el juego.  Hubo muchas ocasiones en estos primeros 45 minutos, pero fue un activo Canales el que con un trallazo impresionante desde fuera del área alojó el balón en la misma escuadra de la portería defendida por David Oliveros. Desde ese mismo momento, el equipo de Eusebio se sintió cómodo. Por momentos, abusa del juego de posesión con mucho juego en horizontal y poca profundidad y llegadas a la portería rival.

En el segundo acto de partido se vio a un Lleida que intentó dar un paso al frente con su entusiasmo, pelea, lucha y un amor propio brutal. Nunca perdió la cara al encuentro y tanto Toño como Oliveros realizaros varias paradas de mérito a tiros de los atacantes rivales, pero sobre todo es de destacar el paradon de Toño a tiro de Valiente. Hay momentos de mucho protagonismo de los dos porteros, hay momentos que con una calidad de golpeó superior Sergio Canales está a punto de conseguir el segundo tanto en una magistral falta que lamió el poste de los de Albadalejo. En esos momentos los defensas desde Rubén Pardo y después Guevara hacia atrás estuvieron muy contundentes y rocosos dejando una vez más la portería a cero y demostrando que tanto Navas como Iñigo eran muy titulares el curso anterior.

El equipo de Eusebio pudo conseguir un resultado más amplio pero las botas de Juanmi, un poco fuera de ritmo de competición, desaprovecharon alguna ocasión manifiesta de gol. Resumiendo; victoria por la mínima ante un rival que peleó como gato panza arriba y con una motivación especial compitió, trabajó y nunca se dio por vencido ante un equipo muy superior en el juego de posesión y continuidad. Ayer nos faltó algo de efectividad de cara al marco rival, ya saben Fútbol.

Otros Blogs de Autor