Diario Vasco
img
Un equipo cansado, triste y sin chispa
img
Alfredo Del Castillo | 11-12-2017 | 08:43

Real Sociedad vs Malaga-10.12.17-Donosti-Fotos José María López

Partido entre la Real y el Málga en Anoeta. Foto: José María López

Un Málaga colista en solitario se llevó de Anoeta merecidamente tres puntos de oro, pero es que además era el único conjunto que no había puntuado fuera de su casa en esta competición. Saben también que los Pío P

ío que venían en puestos de descenso se llevaron un punto de nuestro estadio y sufrimos dos sustos espantosos en los últimos minutos con un tiro desviado por Rulli y otro paradón a dos tiros de Remi. Pero amigos, así está este fútbol, negocio que cada día que pasa nos roban más el balón.

El equipo de Eusebio saltó al verde de Anoeta con diez jugadores que fueron titulares ante el Zenit demostrando el míster que la confianza en los demás es muy menor, ya saben partidos muy seguidos. No corren buenos vientos por Donosti ya que el equipo lleva cinco partidos consecutivos sin ganar (empate en liga ante los Pío Pío y perder ante Atlético de Madrid, Lleida fuera de la Copa, Zenit y Málaga), todo esto con muy malas sensaciones por cómo se está compitiendo.

Se puso el balón en juego con una Real más enchufada que ya para el minuto diez había creado dos ocasiones de gol, una muy clara en un remate de cabeza de Oyarzabal a centro de Junuzaj que se fue fuera, pero Míchel sabedor de cómo juega el equipo del de la Seca planteó el encuentro con un sistema de juego 1-4-4-2 con presión alta a la salida de balón y con los dos puntas realizando un gran trabajo tapando a los dos centrales más al medio centro Illarra, delante derecha el veloz Keko y en la zurda el ex realista Chory para tapar las subidas de nuestros laterales, por delante de los centrales Adria y Recio con Prieto y Zuru y atrás una línea de cuatro zonal y adelantada, a este Málaga le costaba combinar por sus continuas pérdidas de balón, pero con tres líneas muy juntas y ordenadas le bastaron para hacerle el partido muy incómodo a los donostiarras, que no tuvieron nada de fluidez.  Llegó el minuto 22.  Iñigo de espaldas intenta una salida de balón muy al límite y su error lo cobra Borja Bastón con un duelo con Rulli.  Éste lo derriba, se levanta y su remate lo saca bajo palos Llorente, pero el colegiado señala los once metros y marca el jugador derribado Borja Bastón.  A partir de ese momento, un Málaga conservador y lento, pero bien organizado contagia en su juego a una Real timorata, lenta, sin chispa y muy apática, también con unos síntomas de cansancio brutales y sus piernas no daban para más. Por dentro Michel intentó tapar las líneas de pase y fue cuando la Real intentó jugar por fuera y con una cadena de centros desde los dos costados que siempre fueron cortos, lloviditos para el portero o imprecisos para que los despejaran los dos centrales.  Y mientras esto ocurría, el equipo andaluz con una buena colocación y muy juntos entre líneas más un gran derroche de trabajo defensivo les bastó para ir al vestuario con el cero a uno en el marcador.

La segunda parte da inicio con un cambio: se va Zuru muy cansado y entra Zubeldia. Hubo susto por la mala sintonía entre De la Bella, Iñigo y un dubitativo Rulli. Más tarde el que tiene una ocasión de oro es Willian José pero su tiro de zurda se va al palo por fuera. Ante estos acontecimientos los de Michel continúan con una presión y acoso altos a la salida de pelota y ante esta presión la Real se siente muy incómoda y no da una a derechas fallando mucho en los pases y llega el momento fatídico: pisotón de Januzaj que le quita la bota a Recio, falta lateral que dentro del área corta con la mano Willian José intencionadamente. El penalti que lanza Borja Bastón lo intuye y rechaza Rulli pero el Chory, más listo que Odriozola y Llorente, mete su pie bueno y consigue el cero a dos. Mazazo puro y duro para los de Eusebio. El encuentro continúa por los mismos derroteros y la tiene Illarra para acercarnos en el marcador pero su tiro se va alto, y más tarde a partir de minuto setenta y con dos goles por debajo la Real intentó quemar sus naves con dos cambios naturales Juanmi y Bautista por Willian José y Januzaj.

Eusebio de mi vida, ¿alguna vez podemos cambiar el dibujo o todo es sota caballo rey? Perdemos de dos, y a partir de ese momento todos los centros de Odriozola, que manera de correr y centrar, más los remates de De la Bella con palomita de Roberto incluida nunca encontraron un jugador efectivo en la finalización y si esto pasa no marcas gol, porque un equipo ordenado, rocoso, junto entre líneas y muy trabajador en tareas defensivas y con un rigor táctico fantástico le robó a la Real tres puntos muy merecidamente ante un equipo nada combinativo, cansado, triste y sin chispa.

Otros Blogs de Autor