Blogs

Alfredo Del Castillo

Desde mi banquillo

Muy superiores con un estelar Canales

canales2Ruido y más ruido era lo que rodeaba la visita del Levante al estadio de Anoeta a raíz del sopapo sufrido ante el Salzburgo. Lo único importante era ganar ante un Levante que tenía su peligro por todo lo que se jugaba. En caso de victoria, los de Eusebio podían colocar una primera piedra en su intención de revertir la dinámica en la que había entrado el equipo en las últimas semanas.

Tras una semana corta y de cargas de trabajo (por lo de jugar tres partidos), el míster de La Seca salió de inicio con Rulli, una línea de cuatro en defensa muy fresca (Odriozola, Aritz, Navas y De la Bella), la joya de la corona en el centro del campo (Illarra, Prieto y Zurutuza, intocables para Eusebio) y en ataque con Oyarzabal por la derecha, Juanmi haciendo diagonales por la izquierda y Agirretxe como único punta.

Nada más dar comienzo el partido, enseguida nos dimos cuenta de que el equipo levantino se colocaba sobre el verde con línea de cuatro zonal en defensa, centro del campo con cinco jugadores y Pazzini como único atacante. Su idea era esperar a una pérdida de balón o un robo para salir a la contra. Sin embargo, el Levante se encontró una Real muy enchufada que ejecutaba sus ataques especialmente por banda derecha, con una gran participación de Odriozola, Prieto y Oyarzabal. Así, en el minuto 8 el colegiado vio un agarrón dentro del área levantina y para sorpresa de todos señaló los once metros. Xabi Prieto lanzó con el interior… y se lesionó. Seguro que se trata de una roturita de fibras por sus gestos de dolor en el aductor. En su lugar entró Canales, que se convirtió en el mejor sobre el verde. El cántabro tuvo una participación brutal en los dos siguientes goles… y el tercero es digno de mostrarse a los niños de las escuelas de fútbol.

En Anoeta se vio un Levante tan lamentable que no tiró a gol en todo este primer acto. De hecho, Muñiz esperó a realizar los cambios cuando ya estaba con dos goles de desventaja. Sí, metió más mordiente y dinamita en ataque con la incorporación de Roger, Rochina y Boateng. Sin embargo, no hubo reacción posible. Y es que la Real -con un Canales en plan director del juego- se mostró muy enchufada en todas las labores del equipo, tanto ofensivas como defensivas. Y sí, merece la pena comentar la jugada mágica de Canales. En un lance del juego, el cántabro recibió un pase de Oyarzabal y se tiró al suelo a recogerlo. No conforme con ello, realizó dos fintas y dos regates para cruzar el balón al palo largo de Oier y marcar. ¡Qué golazo, madre mía! Un gol de pañuelos y vuelta al campo. Desde ese momento, el jugador santanderino jugó, toco, dirigió y se recreó. Y alrededor de él sus compañeros bailaron bajo su batuta.

Golpe de autoridad de una Real que quiere encontrar esa regularidad que viene buscando desde la cuarta jornada de liga y que de momento no había encontrado. Eso sí, con el rendimiento mostrado ante el Levante estamos muy cerca de encontrarla. El siguiente reto en liga es ganar al Valencia en su feudo, en Mestalla… sin olvidarnos del partido en tierras austríacas. Sí, la Real es mejor y si lo demuestra en el césped, pasará la eliminatoria. Ya saben el camino: ser muchísimo más regulares.

Temas

Sobre el autor

Entrenador de fútbol y tinerfeño. Ha pasado por multitud de banquillos guipuzcoanos, entrenando a equipos como el Lagun Onak, Beasain o Real Unión, entre otros, antes de recalar en la Real Sociedad en 2001. En el club txuri urdin estuvo nueve temporadas en varias fuciones, como la de ayudante de Periko Alonso o de Gonzalo Arconada.

febrero 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728