Diario Vasco
img
Autor: Gazteluko
Las finales se juegan y se ganan
img
Alfredo Del Castillo | 23-05-2016 | 5:45| 0

Amigos, esto es viejo. Se comenta que las finales se ganan, no se juegan. Pero yo opino que el triunfo está más cerca y el éxito muy asegurado si llegas a una final con futbolistas de la categoría de Pique, Messi, Neymar y ,sobre todo, la magistral clase y trabajo de Don András Iniesta.

El encuentro fue tenso, bonito, disputado y entretenido, con dos formas diferentes de interpretar un partido de fútbol, es decir, el juego combinativo contra el de rigor táctico, la entrega, la garra y el no dar un balón por perdido, además de jugar muchas fases del juego al limite de la ley como lo realizó un Sevilla muy motivado y supercompetitivo. Los andaluces fueron en muchos minutos del partido superiores a un Barça que tuvo que cambiar el guión por la expulsión de su central zurdo, Mascherano, en el minuto 36 de partido por derribar a un jugador rival en una ocasión manifiesta de gol. Ese Barça jugón, con muchos toques y con una posesión y continuidad en el juego brutal, optó por ser un equipo que se replegó y esperó muy cerca de su balcón del área a un Sevilla desmelenado y que se topó con el poste derecho de la portería fantásticamente defendida por su arquero, Ter Stegen, y por una línea de cuatro más Busquets por delante que achicaban agua como podían. Aquí destacó el liderazgo de un futbolista que realizó un partido completísimo en el aspecto defensivo y que no es otro que Piqué, un autentico valladar.

En lo meramente táctico, Luis Enrique apostó por su equipo de gala con Ter Stegen en la portería; Alves, Piqué, Macherano y Alba en línea de cuatro; pivote único, Busquets, por dentro a pasillos interiores Rakitic y Don Andrés Iniesta; costado derecho, Messi; costado zurdo, Neymar y arriba del todo su buque insignia y goleador, Luis Suárez, es deci,r el clásico 1-4-1-4-1 o 1-4-3-3 como les gusta a otros decir. Por su parte, Unai Emery apostó por un sistema de juego con Sergio Rico (qué tres paradones); línea de cuatro con Mariano, Rami, Carrizo y Escudero; centro del campo para Coke, Krychowiak, Banega y Vitolo  y arriba del todo Iborra y Gameiro, es decir, un 1-4-4-2 con repliegue hasta línea de medios del conjunto rival para fijar a los dos centrales con los dos puntas  y dejando un poco más suelto a Busquets y acosando a la zona de maquinas y organización azulgrana con los medios centros sobre de Rakitic e Iniesta. Este trabajo lo realizaron Banega y Krychowiak.

Fue un espectáculo ver los movimientos y evoluciones de los 22 futbolistas. En el segundo acto el míster sevillista quiso dar el golpe de efecto con Coke de lateral derecho y Konoplyanka en el costado derecho y fue cuando apareció la magia de Neymar. Se quemó como papel de fumar por ese costado una y otra vez, ya que anteriormente con Mariano estuvo muy bien marcado y poco activo. El equilibrio era muy importante en el juego de una y otra parte, pero en el fatídico minuto 91 viene la expulsión de Banega por derribar a un contrario en una ocasión manifiesta de gol. Esta vez la falta fue sobre Neymar. Desde ese momento el Sevilla se vino abajo y su jugador más importante en la canalización del juego ofensivo ya no estaba en el verde y eso lo notó el equipo muchísimo. Para más inri, en la prorroga y tras un gran movimiento a pasillo interior de Neymar con arrastre a su lateral derecho Coke, deja un pasillo para Jordi Alba que estaba muy mal defendido por el canarión Vitolo. La bolea del lateral coló el balón en la portería de Sergio Rico, aunque el maestro con un pase milimétrico fue el mejor futbolista del mundo, Leo Messi. ¡Qué gozada verle por sobre el verde! Cuando tienes a Messi en tu equipo esperas siempre algo más y, cómo no, en el minuto 120 en un pase inventado del argentino a Neymar, el brasileño finalizó con una plasticidad y belleza extraordinaria y finiquitando el partido. ¡Qué bueno es el 10!

Cuando terminó el encuentro se desató una explosión de alegría y jubilo entre los jugadores azulgranas y su cuerpo técnico, entrando al verde del Vicente Calderón para abrazar y besar a sus jugadores. Luis Enrique, que vivió el partido con una energía y unas protestas muy continuadas en entradas sobre sus futbolistas, dejó el protagonismo a sus jugadores, ya que nadie más que él sabe que tiene en sus filas a los mejores jugadores del planeta y con ese potencial ganar las finales es más fácil. Amigos, quedó muy clarito. El fútbol en esta final fue de Piqué, Iniesta, Messi, Neymar, Banegas, Vitolo, Mariano, Gameiro, Rico o Ter Stegen. Ellos fueron los verdaderos protagonistas en una final que se resolvió en los últimos latidos de un partido que tuvo de todo y 30 minutos más de regalo. Felicidades a los dos equipos por el espectáculo ofrecido. ¡Qué bonito es el fútbol de los futbolistas!

Iniesta levanta el trofeo que acredita al F.C. Barcelona como campeón de la Copa del Rey 2016./AFP

Ver Post >
Cinco muy raspado
img
Alfredo Del Castillo | 21-05-2016 | 11:14| 0

La nota final de la Real Sociedad esta temporada es un cinco muy raspado en otro curso más bien insuficiente, decepcionante, escaso y malo, sobre todo en nuestro fortín de Anoeta en donde se nos escaparon por arte de magia 31 puntos. ¡Casi nada!

No era nada difícil para Eusebio superar los números del anterior entrenador, sí el que firmó a bombo y platillo el presidente y lo presentó como un míster top. Sí,  ese que con su equipo sólo sumó 9 puntos de 33 posibles que le daba la competición en once jornadas de liga y por lo cual en la jornada doce llego el de La Seca a Donosti. Lo hizo recomendado por el director deportivo después de perder lamentablemente en las Islas afortunadas ante los Pío Pío por dos goles a cero. Se fue tras dos partidos ganados, tres empatados y seis perdidos. “Hay que traer a otro entrenador o nos vamos a segunda”,  comentaron muy preocupado los consejeros, el presidente y la dirección deportiva. Más de lo mismo decían los del otro costado. Sin más, fútbol.

Eusebio aterrizó en Zubieta con la metodología, el estilo y el modelo de juego del Barça, el cual, con el tiempo se ha ido diluyendo como un azucarillo en una jarra de agua, ya que a su equipo le faltó alma, garra, amor propio, intensidad, compromiso, goles y ambición. Sobre todo le afectó la baja forma de un futbolista fantástico que, por una causa u otra, ha realizado una temporada para olvidar en cuanto a rendimiento y que ha tenido más protagonismo fuera del verde que dentro del rectángulo de juego y no es otro que nuestro querido Carlitos Vela.

Por otro lado, Jonathas fue el fichaje estrella de este curso. Se firmó para competir con el canterano de Usurbil, Imanol Agirretxe, que le salió respondón y con sus trece goles se ha convertido en el máximo artillero del equipo. Y eso sólo jugando siete partidos completos y en otros ocho incompletos para un total de 15 encuentros. ¿El brasileiro no vino a marcar diferencias o nos equivocamos con él? Porque sólo jugó 1718 minutos -1599 en liga y 119 en Copa del Rey- con sólo 7 goles en Liga BBVA. Con estas cifras en una empresa competitiva de cualquier polígono industrial guipuzcoano te diría el gerente: “Mi niño, relación calidad-precio, carísimo”.

Así que según mi opinión sólo la casta, la garra, la ambición, la ilusión, el compromiso, la implicación de los potrillos Aritz Elustondo y Mikel Oyarzabal ha sido lo más destacable de otra temporada decepcionante, insuficiente, con un plantel de jugadores que es el mejor remunerado en la historia de la Real Sociedad. Si en el curso anterior con dos entrenadores como Arrasate y Moyes sumamos 46 puntos, esta campaña con el escocés y con Eusebio sumamos 48 puntos, es decir, sólo la pírrica cifra de dos puntitos más y el equipo nunca estuvo colocado más arriba del puesto 9 en la tabla clasificatoria en toda la temporada. El algodón no engaña.

Lastrados por las lesiones

El principal enemigo de los futbolistas realistas han sido las malditas lesiones, ya que si Moyes llegó a tener tres lesionados hasta la jornada once de liga -Zaldua, Raúl Navas y Dela Bella-, fue llegar el nuevo míster, Eusebio Sacristán, y la cifra de lesionados se disparó a nueve jugadores con lesiones de distinta índole. Además, resultó muy difícil recuperar a algunos jugadores y terminaron por caer otros como Raúl Navas, Canales, Agirretxe, Granero, Carlos Martínez, Zaldua, Zurutuza, Iñigo Martinez, Yuri, Markel, Vela -un partido- y Héctor Hernández. Muchos jugadores y muy importantes en el sistema de juego del míster de La Seca.

Los futbolistas firmados o en régimen de cesion para marcar las manidas diferencias de este curso que contrato la direccion deportiva han ofrecido un rendimiento escaso, insuficiente, decepcionante y a los hechos me remito. Reyes (2401 minutos, dos goles), Raúl Navas (inédito todo el curso por lesión), Oier Olazabal (228 minutos en liga y 179 en Copa del Rey, encajó 8 goles), Bruma (1461 minutos en liga y 90 minutos en Copa del Rey, tres goles) y el fichaje estrella, Jonathas (1599 minutos en liga 119 en Copa del Rey y solo vio puerta en liga marcando 7 goles). Por otro lado, quedan los 3192 minutos de Rulli, los 1339 minutos de De la Bella, los 836 minutos de Granero, los 904 de Canales con un gol en Copa, los 2801 minutos de Vela con 5 goles, los 159 minutos del Chory en liga y los 78 minutos en Copa con cero goles. Es un lujo que un equipo de cantera como el nuestro gaste tanto dinero en jugadores con tan pocos minutos y tapando a futbolistas emergentes que tenemos en el filial con una proyección extraordinaria como lo demuestran cada vez que le dan su oportunidad y su continuidad.

La Real Sociedad 15-16 fue un conjunto muy irregular durante las 38 jornadas de liga, capaz de lo mejor -ganar cuatro partidos seguidos incluido el derbi en San Mamés-, como de comenzar el campeonato liguero. En toda la primera vuelta de liga solo sumó 20 puntos con el añadido de perder en nuestro fortín de Anoeta 16 puntos. Todo lo comentado fue la consecuencia de que la S.D. Eibar nos sacase diez puntos de ventaja al terminar la primera vuelta de campeonato, que los terminamos recortando en una segunda vuelta en la que la Real Sociedad sumó 28 puntos y los armeros la insuficiente cifra de 13 puntos. Como pueden comprobar fuimos un equipo muy discontinuo y muy irregular. Dando nombres y apellidos, con Moyes de 33 posibles sumamos 9 y con Eusebio Sacristán, de 81 puntos posibles sumamos 39 que hacen los 48 finales que tenemos.

El once que disputó el último encuentro de Liga en Anoeta

El modelo de juego y el sistema de juego fueron los siguentes. Con Moyes en el banquillo se utilizó el clásico sistema de las islas británicas, es decir, un 1-4-4-2 y su equipo más titular en minutos fue el siguiente: Rulli; Aritz, Reyes, Iñigo, De la Bella; Prieto, Illarra, Pardo, Bruma; Vela y Agirretxe. Con la llegada de Eusebio se cambió el sistema y el modelo de juego, ya que lo que colocó sobre el tapete el nuevo míster fue el más puro estilo Barça de los Rijkaard, Guardiola, Tito (DEP) o Luis Enrique, en donde se comentaba que se ganaban los encuentros con el modelo innegociable de la continuidad en el juego y la posesión del balón en ataques elaborados y de muchas combinaciones hasta aparecer la ocasión de hacer gol. Pero su equipo fue muy desigual, ya que solo repitió muy pocas veces la misma alineación, bien por las lesiones, por decisión técnica o por variantes tácticas. Su equipo con más minutos fue el siguiente: Rulli; Aritz, Reyes, Iñigo, Yuri; Illarra, Prieto, Pardo; Vela, Oyarzabal y  Jonathas. Como verán, sólo tres futbolistas como variantes entre Moyes y Eusebio: Bruma,De la Bella y Jonathas.

Decepción en la Copa

Otro curso más la Copa del Rey fue un ridículo y fracaso monumental, ya que nos eliminaron en primera ronda los canariones de Las Palmas, un equipo recién ascendido y confeccionada con jugadores de operación retorno a la isla redonda como Valerón, Ángel, Momo, Castellanos, Nauzet, Viera o Aythamy, más los canteranos Simon, Lizoain, Vicente Gómez, Roque Mesa, Tana o David García, es decir, un equipo muy del estilo Real Sociedad con muchos canteranos en sus filas y foráneos mejores que lo que hay en casa. Gran temporada de los Pío Pío que con dos entrenadores como Quique Setién y Paco Herrera sumaron la cifra de 44 puntos, a solo cuatro de la Real Sociedad.

Resumiendo. Como podemos comprobar los jugadores que firmamos para marcar las diferencias y que tenemos en nomina cobrando religiosamen, caso de Rulli, Oier Olazabal, Reyes, Navas, De la Bella, Granero, Canales, Bruma, Chory -que se fue en el mercado de invierno por algo-, Héctor, Jonathas, Vela, David Concha y Finbogasson, con Moyes sólo jugaron con suma regularidad Rulli, Reyes, De la Bella, Bruma y Vela y con la llegada de Eusebio, uno menos – Rulli, Reyes, Jonathas y Vela- quedando muy, pero que muy clarito, que hemos fallado en las incorporaciones. No quiero ser ventajista y sé que ha habido lesiones y jugadores en régimen de cesión a otros equipos, pero cuando tú mandas a otro club un jugador es porque en tu casa tienes algo mejor. ¿A que es así? Se falló clamorósamente en los jugadores que vienen a marcar las diferencias, se falló en los fichajes otro año más y llevamos unos cuantos sin acertar, aunque también es verdad que los de casa no han estado a la altura y su rendimiento ha estado muy por debajo de sus verdaderas posibilidades. La vida sigue igual. No hay culpables y son cosas del fútbol. Pues señores mandatarios, tenemos lo que nos merecemos. Sin trampa ni cartón. Está demostrado que hemos vivido  dos campañas muy insuficientes para el potencial de plantilla, que teníamos que son la 14-15 y la 15-16 con 46 y 48 puntos solamente.

Ver Post >
El camino para el próximo curso
img
Alfredo Del Castillo | 17-05-2016 | 10:21| 0

En el mítico Mestalla, Valencia y Real Sociedad se enfrentaron en un encuentro en el que su máximo objetivo era ganar sí o sí para quedar lo más arriba posible, es decir, entre el puesto octavo o el noveno. Por la cabeza de los dos sólo pasaba la inyección económica que recibirán según el puesto final en la tabla clasificatoria, esa que después de 38 jornada te pone donde mereces. El algodón no engaña.

Estos dos equipos despedían el campeonato regular 15-16 con más pena que gloria, ya que los malos inicios obligaron a los dos equipos a cambiar de entrenador. Por el  equipo ché han pasado  tres místers y  dos por el banquillo realista,  uno de ellos top. Ante tanto despropósito los dos equipos deben dar por bueno que no sufrieron mucho, después de haber estado mirando a los puestos de descenso en todo el campeonato.

El encuentro de liga se adelanto al viernes a las 20.30 h porque ninguno de los dos conjuntos se jugaban nada ni perjudicaban a terceros equipos, es decir, estaban colocados en zona cómoda y sin ningún objetivo por el que pelear. ¡Qué pena! Otra temporada más a la papelera y muy  parecida a la anterior  en la que terminamos con 46 puntos. En ésta lo hemos hecho con sólo dos puntos más, es decir, 48.

El partido fue el clásico de dos equipos que sólo se jugaban lo ya comentado y que se dedicaron a tratar de contentar y entretener  a los pocos espectadores que se acercaron al estadio valenciano con un juego alegre, vistoso, de continuidad y muy fluido, sin la presión o tensión por los tres puntos en juego, es decir, el clásico partido de ‘tú juega que yo te dejo jugar’. Pero amigos lectores, en toda la primera parte el conjunto de Pako Ayestaran no apareció por el área visitante hasta el minuto 43, en el ultimo respiro de este acto, y fue a pelota parada para que el publico dijera su primer uuuyyyyy. No tiró un tiro entre los tres palos en los primera parte. Por el contrario, la Real salíó con un equipo muy canterano y dando oportunidades a sus potrillos, que demostraron los verdaderos valores que se le inculcan en Zubieta desde la base a la cúspide de la Liga BBVA.

Si la primera parte fue un poco entretenida pero sin muchas ocasiones, la segunda fue una castaña pilonga y muy grande, es decir, mala de solemnidad, con muchas perdidas muchas interrupciones y sin nada de continuidad y fluidez en el juego. Los dos equipos se contagiaron y no estuvieron acertados en el juego combinativo y como ya comente el equipo ché no tiró entre los tres palos ni un tirito. Esto es muy vergonzoso para un conjunto con un presupuesto para luchar por objetivos más ambicioso. Son encuentros que hay de todo y pudo haber un penalti sobre Alcacer por un derribo dentro del área realista en los últimos minutos del partido, ya con el tiempo añadido en juego. Pero es que a la siguiente jugada, en una gran contra por el costado de Bruma, el internacional sub 21 portugués se sacó un tiro seco, que entre el portero y la defensa local no acertaron a despejar. Se formó un barullo en el área pequeña, el balón se le quedó a huevo a Oyarzabal, que de un zambombazo con su pie bueno lo metió como un obús en las redes valencianas. A partir de ese momento se armó la marimorena. Los aficionados ché, cansados de la mala temporada sacaron pañuelos, almohadillas, periódicos , bufandas y gorros al viento para demostrar su enfado con un equipo que realizó una temporada muy pobre y muy por debajo se su posibilidades. Mientras tanto, los futbolistas donostiarras y su entrenador Eusebio más contentos que unas pascuas por los tres puntos, por los dos últimos partidos de liga ganados y porque a los chavales del Sanse cuando le dan la oportunidad de jugar en el primer equipo se transforman y rinden a un alto nivel. Así que resumiendo, les robamos tres puntos y con tres futbolistas en el verde que aportan los valores de la Real Sociedad: Aritz, Oyarzabal, Bautista y  Zubeldia. Ésta es mi Real con la aportación de unos foráneos de nivel. Así que ya saben el camino para el próximo curso, esa es Mi REAL.

Ver Post >
Dos sorpresas agradables
img
Alfredo Del Castillo | 11-05-2016 | 6:37| 0

Los dos canteranos con estrella esta temporada sin ningún genero de dudas han sido el lateral-central Aritz Elustondo y el media punta Mikel Oyarzabal. Se trata de dos futbolistas captados de los equipos de la provincia convenidos y que han seguido su formación en las instalaciones de Zubieta, pasando por las categorías inferiores hasta llegar al trampolín Sanse, aunque también es verdad que algún otro futbolista con estrella no pasó por el equipo senior filial.

El de Beasain juega con David Moyes de lateral derecho los partidos ante Sporting, Betis, Espanyol, Granada, Athletic y Málaga, ante el que disputó 77 minutos tras ser sustituido por Xabi Prieto. Está cuatro partidos sin aparecer en las alineaciones (Atlético de Madrid, Levante, Celta y Las Palmas) y su lugar lo ocupan Zaldua y Carlos Martínez. Vuelve a recuperar el lateral derecho con la llegada de Eusebio, el nuevo míster,  en su debut ante su afición contra el Sevilla en Anoeta. De aquí para adelante, ha alternado el lateral derecho y el puesto de central del mismo. Marcó un gol en el templo del Bernabeú ante el Real Madrid.

Aritz es un jugador de unas condiciones físico-técnicas muy altas y de un perfil muy bueno como defensor, ya que tiene la gran virtud de ser difícil de superar. Es muy rápido en salida y arrancada y se faja con el adversario con una soltura y un acoso fantástico, no dejándolo ni a sol ni a sombra. Es muy pesado en la marca y aburre al jugador contrario. Además, atesora una gran cualidad defensiva: va cañón en el juego aéreo tanto ofensivo como defensivo. Quizá le falte llenar un poco con un trabajo especifico y que sea un poco mas fuerte y rocoso en los duelos aéreos individuales. Como ejemplo y para que me entiendan, en el gol de Bale en Anoeta, el galés lo tumbó con una potencia brutal. En el aspecto ofensivo se prodiga y participa mucho, ya que es un jugador muy resistente y muy voluntarioso en la tareas de subir y baja por el carril derecho. Para mí, en estos momentos es más lateral que central y un futbolista con un futuro muy prometedor si les respetan las malditas lesiones. Hay madera de un gran futbolista. Ha disputado la friolera de 2505 minutos en lo que va de liga. En copa no participó y hay que contarle además los minutos que ha jugado en el filial, el Sanse.

A Mikel Oyarzabal lo hace debutar Moyes en el encuentro ante el Levante en tierras valencianas y, según acta arbitral, le da 6 minutos sustituyendo a Carlitos Vela. Con la llegada del nuevo míster, en la primera vuelta juega 28 minutos ante el Sevilla, 33 ante el Barsa y 15 ante el Valencia. En la segunda vuelta sólo ha dejado de jugar y descansa el partido ante el Atlético de Madrid en el Calderón en donde sí juega 8 minutos Eneko Capilla, otro potrillo con futuro. Mikel ha marcado 5 goles en los 1409 minutos de los que ha dispuesto en la liga. En la  Copa del Rey  jugó 122 minutos para un total de 1531 minutos con el primer equipo. Con una botas que son como unas traineras, es un jugador de una técnica individual extraordinaria, con una visión de juego fantástica, con un saber elegir la mejor opción brutal y con un desparpajo y unos deseos de triunfar fuera de lo común. Tiene todo para ser una estrella del deporte rey. Además, esté muy bien asesorado y tiene la humildad por bandera. Según leo, ya han puesto los ojos en él varios equipos de élite,  así que al lorito porque nos va a durar menos que un caramelo en la puerta de una ikastola. Pero somos un equipo de cantera y vendedor y con esas sevillanitas seguiremos formando grandes promesas en Zubieta. Esto es así de sencillito, mi niño.

 

Así que la sorpresa agradable de esta temporada la han dado dos jugadores emergentes y con un potencial brutal. Los no canteranos Rulli con 3102 minutos y Carlitos Vela con sus mariconaditas y dimes y diretes con 2801 minutos y 5 goles son los más regulares en potenciar a los de casa. Así que sobran muchos en el rendimiento de estas dos ultimas ligas. Hay trabajo, de acuerdo. Pero acierten de una vez. A quien corresponda.

Ver Post >
La que nunca falla
img
Alfredo Del Castillo | 09-05-2016 | 8:41| 0

Amigos lectores, dos equipos construidos para diferentes objetivos se vieron las caras en el verde de Anoeta a solo la falta de una jornada para terminar la Liga 2015/16. Mirando de reojo al inicio del campeonato y después de 37 jornadas nos encontramos a un consejo de administración muy, pero que muy, preocupado por el rendimiento de las plantillas de las dos ultimas temporadas. Si la campaña 2014/15 el equipo quedó clasificado en la posición 12 de la tabla con 46 puntos y solo seis jornadas por encima del 10,  nunca más arriba que el puesto 8 (segunda jornada) y 32 por debajo del puesto 10, en esta liga en curso los números son los siguientes:  25 jornadas por debajo del puesto 10, 12 sobre el puesto 10 y nunca más arriba del noveno puesto. Con estos números es como para estar muy preocupado por la trayectoria del equipo en estas dos temporadas muy irregulares y muy escasas para el potencial de jugadores que tenemos. Pero es tan bajo el rendimiento de este grupo que de los últimos 36 puntos posibles -12 partidos- la Real sólo ha sumado 12, es decir, tres victorias y tres empates y seis derrotas. Como diría la Bombi,  ”y esto duele”.

Los aficionados y peñas rayistas invadieron Anoeta con los bukaneros, que nunca fallan. Los futbolistas del equipo de Jémez buscaban una victoria que les diera un poco de oxigeno en la pelea por no perder la categoría. Por parte local, otra vez un equipo con muchas bajas -9 entre lesiones y sanciones- y con un activo Sanse que aportaba a tres futbolistas: Zubeldia, Álvaro Odriozola y Bautista.

Se pone a rodar el balón y la Real presenta una alineación con Rulli en portería;  línea de cuatro para Aritz, Mikel, Reyes y De la Bella; por delante Granero e Illarra, más Oyarzabal por dentro, Prieto y Zuru en bandas y arriba del todo, Vela. Para contrarrestar este equipo Paco Jémez apuesta por un sistema de juego 1-4-1-4-1 que se plantó en el terreno de juego con su estilo y modelo de siempre: control del juego y del balón cuando la tenemos y acoso y presión cuando la perdemos o la roba el adversario. Aquí sale un futbolista sensacional que llevó todo el peso del juego de ataque y que campó a sus anchas todo el partido: Roberto Trashorras ¡qué jugadorazo en la zona de organización! Pero el día que el equipo tenía que hacer su mejor partido para salir de los puesto de peligro se les doblaron las piernas y se desordenaron muchísimo, fueron muy inocentes e inoperantes de cara a la portería rival. En fútbol, cuando esto ocurre creas ocasiones pero te vas de vacío. Sin gol no hay salsa ni puntos.

Marcó primero la Real tras una jugada que se inicio en un  córner y que terminó aprovechando a bote pronto Oyarzabal. Qué gran futbolista el eibarrés, pero le falta gasolina y esta en la reserva con la luz roja encendida. Creo que el portero no vio salir el balón y llegó tarde a detenerlo. Como se suele decir,” se la comió”. Sólo había que ver la cara de los defensores. Mazazo para los vallecanos que se vienen arriba y crean varias ocasiones, unas abortadas por Rulli y otras en fallos clamorosos. Diría el míster en el banco, “hoy no ganamos”. Tito le hizo un regalo a Vela, que se durmió después de regatear al portero para que después Llorente en boca de gol le robase la cartera. ¡Qué pena! Primer acto de control visitante y contras de los de Eusebio con muchísimo peligroante un desordenado Rayo.

En el segundo tiempo hay varias variantes. Por parte local se queda Vela, que oye el descontento del público que la pagó con el y por parte del equipo vallecano se queda Jozabed y entra el goleador Javi Guerra para ser más ofensivos. Al continuar el desorden y un equipo muy largo, lo aprovecha Oyarzabal con una entrada por banda y un pase magistral a Bautista que lo finaliza con el interior de su pie derecho con una efectividad y calidad pasmosa. Golazo. Y si el Rayo tenía los pies doblados, en ese momento estaban ya muy, pero que muy rotos. Zuru pudo alejar aun más en el marcador a su equipo con un remate de cabeza y un mano a mano con el portero Juan Carlos, pero le faltó acierto y fuerza. Otro gran partido del futbolista captado del Lengo. Y si no te alejas en el marcador ellos pueden acercarse y fue así. Tras una conducion de treinta metros que nadie corta o defiende, Javi Guerra se va hasta la media luna del área y saca un tiro muy colocado que se mete como un obús en la portería de Rulli. Quedan casi veinte minutos y el Rayo coge oxigeno y se va a buscar el empate, que se le pone de cara con la expulsión de Granero. Se pasó el colegiado de turno, con una amarilla valía. Pero hay veces que su reglamento les ampara. Nos quedamos con diez y el Rayo a por el empate con todo su arsenal ofensivo en el verde: Miku, Manucho y Javi Guerra, pero ni fueron efectivos ni sacaron buenos centros ni crearon ocasiones para igualar el marcador. El Rayo en el partido que tenía que estar muy bien no le salió nada y fueron muy ingenuos. La presión de ver el descenso muy cerca les pudo, con las piernas dobladas y al final rotas. Una pena, pero así de cruel es el fútbol. Por su parte, la Real con tres puntos más -que ya son 45- y la cantera una vez más aprovechando las oportunidades que se le brindan. Esa nunca falla.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor