Diario Vasco
img
Autor: Gazteluko
Eusebio sorprendió con la alineación… pero no sirvió
img
Alfredo Del Castillo | 15-01-2018 | 9:45| 0

real-desinflaEl Barcelona de las últimas siete temporadas sólo había ganado en Anoeta en la campaña 06/07 por 0-2. Sí, fue ese equipo de Pep Guardiola que con sus rotaciones por compromisos europeos dejó hasta cinco titulares fuera; después ocuparon el banquillo Tito Vilanova (dep), el Tata Martino y Luis Enrique. Pero este Barça de Valverde llegaba a Donostia con la mosca detrás de la oreja; es un equipo que no regala nada y su entrenador era sabedor de una gran realidad: en Anoeta, o sales con todo o te vas a tierras catalanas sin tres puntos y con una primera derrota en la jornada 19.

En el otro lado, la Real Sociedad está fuera de la Copa y su trayectoria en la liga Santander era muy irregular. De hecho, de los últimos 45 puntos solo ha sumado 14. Y cuando sucede esto se le niega credibilidad a una filosofía, a un estilo, a un sistema de juego, a una idea de juego. Porque, nos guste o no, en esta competición mandan unos resultados que son implacables. Esto es más viejo que el drago milenario de mi pueblo, Icod de los Vinos: si tú equipo no gana, te llames como te llames, el runrún está presente en todas las esquinas futboleras, con frecuentes dimes y diretes que salpican a todos los componentes de la plantilla y el cuadro técnico.

Urgía ganar un partido y el reto era muy complicado, ya que el rival era el imbatido Barcelona de Valverde. Sin embargo, el míster de la Seca nos sorprendió con la alineación y el equipo protagonizó una impresionante primera parte con una alternancia de presión alta al inicio de jugada. Y, si el rival superaba esa presión, el repliegue era muy bien ejecutado y muy bien coordinado. Además, neutralizaron a Messi y a Suárez de forma magistral en un buen planteamiento táctico de Eusebio.

Vimos a un Canales impresionante, que con sus largas diagonales y asistencias se convirtió en un torbellino para la defensa azulgrana. A ello hay que unir la movilidad de un Juanmi que tirando diagonales y desmarques volvió loco a Sergi Roberto. Sin embargo, hay un futbolista que cuando está se nota, y ése no es otro que David Zurutuza. El txuri-urdin realizó una primera parte espectacular, dando  equilibrio y repartiendo juego a diestro y siniestro ante el 1-4-1-3-2 del Barcelona. De hecho, los culés fueron muy fuertes por dentro pero por fuera resultaron muy vulnerables. Sobre todo por el costado de André Gomes, que nunca pudo defensivamente con un imparable Odriozola. Desde ese mismo costado llegó el primer y segundo gol del partido, con sendos pases (magistrales) de Prieto y Canales, rematados con un poco de fortuna por Willian José y Juamni. Por parte del líder, solo destacar algunas acciones aisladas por la banda de Sergi Roberto, un rechace de Kevin contra su propia portería o dos acciones de Suárez que Rulli abortó con autoridad. Pero, ante tanto talento, nunca puedes estar tranquilo y en un desmarque por la derecha Luis Suárez la puso para que Paulinho marcara ante un blando Kevin y metiera a su equipo en el partido.

En este espectacular primer acto, la Real Sociedad se mostró muy superior a todo un líder como el Barcelona y mucha culpa de ello la tuvo el planteamiento táctico de Eusebio, ya que los culés no fueron los de las grandes ocasiones. Hubo un gol legal anulado a la Real y que debió subir al marcador, ya que no hay falta de Zurutuza sobre Rakitic y Willian José llegó a marcar tras pegar el balón en Vermaelen.

A la vuelta de vestuarios, el conjunto culé se dejó ver poco a poco y su superioridad física, unida al talento que atesoran sus futbolistas, dejaron a los realistas desconectados y obligados a cambiar de plan. Y es que el líder se adueñó del balón y el control del juego y ante esta circunstancia no quedaba otra que defender. Eso sí, hay veces que si defiendes dando al contrario unos centímetros de ventaja éste te mata. Y eso ocurrió en una galopada de Sergi Roberto, quien combinó con Messi y éste la puso corta para Luis Suárez, quien golpeó sutilmente el balón lejos del alcance de Rulli. Minuto 50 y tablas en el marcador… pero los de Eusebio no volvieron a ser los mismos del primer acto. Y tras un error grosero de Rulli en el saque de meta, Vermaelen despejó el esférico asistiendo a Luis Suárez, quien no perdonó. La afición donostiarra se quedó congelada con el 2-3. Y más tarde le tocó el turno a Leo Messi, quien en un magistral lanzamiento de falta, marcaba el cuarto. Fue un golpeo tan impresionante que superó el salto de Willian José y Oyarzabal y se coló ante la mirada de un Rulli que se quedó anclado y sin capacidad de reacción. De ahí, el debate de si era parable o no: en mi opinión, aún tirándose, Rulli no hubiera llegado.

En este segundo periodo el Barcelona fue muy superior. Quedó muy claro que para ganar estos partidos no te vale solo con un tiempo, habida cuenta del talento y la calidad individual de estos futbolistas, una máquina de ganar partidos. Y si no, que se lo digan a una Real Sociedad que se desplomó en un segundo acto para olvidar.

Ver Post >
Clase táctica de Asier Garitano
img
Alfredo Del Castillo | 08-01-2018 | 9:02| 0

GRAF620. LEGANÉS (MADRID), 07/01/2018.- GRAF620. LEGANÉS (MADRID), 07/01/2018.- El entrenador del Leganés, Asier Garitano (i), y el de la Real Sociedad, Eusebio Sacristán (d), en la banda durante el partido de la 18ª jornada de la Liga que los dos equipos disputan en el estadio de Butarque, en Leganés (Madrid). EFE/ Víctor Lerena

El entrenador del Leganés, Asier Garitano (i), y el de la Real Sociedad, Eusebio Sacristán (d), en la banda durante el partido. EFE/ Víctor Lerena

La Real Sociedad iniciaba el primer encuentro del año en un campo muy difícil de puntuar y ante un rival muy poderoso en su feudo. Solo Getafe y Barça ganaron allí y se llevaron un punto el Atlético de de Madrid y el Girona. Este equipo pepinero entrenado por el guipuzcoano Asier Garitano se muestra muy fuerte en su casa porque tiene muy claro a lo que juega ya que él confeccionó una plantilla que conoce a las mil maravillas y saca un rendimiento brutal a jugadores que vienen de no ser muy titulares en otros equipos. Tiene un estilo de juego de pocos toques pero práctico, es un equipo rocoso, impenetrable defensivamente y veloz en contraataques. Están realizando una temporada hasta el momento para enmarcar, ante la Real perdían a dos futbolistas muy importantes el veloz Amrabat y al jugador de banda Zimanoski.

Comenzó el encuentro en una mañana fría y le costó mucho al equipo de Eusebio desarrollar su fútbol de toque y de continuidad ante un equipo pepinero que lo intentaba hacer fácil y colocaba a todos sus peones en función del potencial de jugadores  que tenía sobre el verde la Real Sociedad. En estos primeros treinta minutos lo que se vio fue la poca presencia de los dos equipos en las áreas rivales y como la Real Sociedad una y otra vez intentaba entrar por el costado derecho con un vendaval continuo como lo es Odriozola y con un Canales por delante muy activo y muy participativo en todo el juego ofensivo del conjunto txuri urdin. Es el fútbol un deporte de momentos y esos momentos, o los aprovechsa con máxima efectividad o esos momentos no vuelven y amigos fue como se los cuento. Los entrenados por Eusebio no aprovecharon los momentos de este primer acto entre el minuto treinta y cinco y el minuto cuarenta y cinco en sendas oportunidades de Illarra y Oyarzabal que respondió el portero Cuéllar con dos paradones fantásticos. Pero también debieron aprovechar el momento en que nadie paraba a Odriozola que entraba como cuchillo en mantequilla por el costado derecho siendo un torbellino para el desbordado Gumbau. En este periodo me sorprendió los cambios de posiciones de Prieto en la izquierda y Zuru en la derecha como medios puntas delante de Illarra los dos muy poco creativos y muy marcados por Rubén y por Eraso que los desconectaron. Sin más sobresaltos se llegó al final del los primeros cuarenta y cinco minutos.

En el segundo periodo Asier Garitano mueve ficha y mete al canario Omar Ramos en banda izquierda con la idea de tapar al activo Odriozola pasando Grabiel a jugar junto a Rubén y Eraso colocarse de medio punta para hacer sombra a Illarra. Este cambio táctico le salió perfecto ya que su equipo hasta el minuto sesenta es mejor que los donostiarras y tienen alguna ocasión de adelantarse en el marcador, como una de Zaldua que paró Rulli a bocajarro. En estos momentos Zuru y Prieto volvieron a sus puestos naturales y a partir del minuto sesenta y cinco la Real comienza a equilibrar el dominio de los jugadores de Garitano, aunque también pudo marcar Zaldua en un remate muy difícil que dio en el larguero de Rulli. Pero señores, en el minuto setenta y cinco apareció Llorente en un cruce, que hace falta y marca en el segundo palo Grabiel Pires ante la pasividad de la defensa y la mala salida de Rulli. Se ponía el partido donde querían los pepineros y aquí comienza el carrusel de cambios tanto individuales de jugadores como tácticos de los dos entrenadores. Eusebio mete a Juanmi, Bautista y Kevin y Garitano respondió: ¿qué tú juegas con dos puntas? Pues yo con tres centrales, cuatro medios, dos medios puntas y un solo punta, Guerrero.  Acertó de pleno y fue un muro defensivo impenetrable y como consecuencia de ello, con el gol de ventaja, se quedó con los tres puntos en juego ante una Real Sociedad que ofreció una pobre imagen en este periodo de tiempo. Fue muy desconocida en filosofía de juego en presencia en él área rival y con un punta que no tiro a gol en todo este segundo acto y, amigos, cuando esto sucede lo más habitual es que pierdas como así sucedió y gran culpa la tuvo un míster impresionante con una gran clase de táctica Asier Garitano.

Ver Post >
Fútbol de los futbolistas cansados y frescos
img
Alfredo Del Castillo | 23-12-2017 | 2:48| 0

eusebio-blogTras realizar una gran temporada en la liga 2016-17, la dirección deportiva de la Real – con su entrenador a la cabeza- puso toda su maquinaria a trabajar para afrontar la siguiente campaña en tres competiciones. Se aligeró una plantilla muy poblada: los jugadores que no fueran del agrado del míster tenían que salir. Dicho y hecho, bien en plan cesión bien como bajas. Bardaji, Mikel González, Gaztañaga, Yuri, Hervías, Granero, Vela (en enero), Markel, Concha, Héctor, Babic, Alain y Zaldua. En total, doce jugadores. En su lugar, se firmó a dos jugadores del perfil de Eusebio: Januzaj y Llorente. Allá por el mes de julio se comenzó a entrenar con el listón puesto en tres competiciones y con el reto de demostrar que la Real había confeccionado una plantilla de garantías para afrontar liga, Copa y la ansiada Europa. Después, el de la Seca subía del filial a Kako, Sangalli, Guevara, Merquelanz, Arrieta, Ugarte, Ujia, Sisniega, Capilla y Muguruza, además de los ya habituales en la primera plantilla: Odriozola, Zubeldia, Guridi, Oyarzabal y Bautista.

 

Tras disputar los once partidos de pretemporada, que no son más que partidos benéficos y de cargar pilas, la Real comenzó la liga Adelante muy enchufada. Y por ello recibió un vendaval de elogios a raíz de su puesta en escena en liga (sumó 9 puntos de 9 posibles en las tres primeras jornadas) y en la Europa League (arrasó al Rosenborg en Anoeta). En esos momentos el único equipo que aguantaba el tirón era el Barcelona de Valverde. Pero amigos, el Real Madrid nos visitó en la cuarta jornada. Y sí, llegaba a Anoeta tras empatar dos partidos seguidos ante Valencia y Levante respectivamente, con lo que no tenía margen de error. Y así fue. Nos ganó 1-3. A partir de este traspié, a la Real le entró una pájara que duró cuatro partidos (tres derrotas y un empate en casa con lluvia de goles ante el Betis) y una derrota en Europa ante el Zenit. Después, llegó el varapalo y ridículo de caer eliminados en Copa ante el Lleida, un segunda B. Hubo mucho malestar en el Consejo y en la dirección deportiva; el varapalo había sido muy fuerte. Y después llegó otra racha negativa de resultados, que comenzó en la duodécima jornada con un empate ante el Girona y terminó con otro ante el máximo rival en la Catedral. Eso sí, en Europa se ganó al Rosenborg y se perdió en casa ante el Zenit, resultados que nos llevaron a la segunda plaza de la Europa League. Por suerte, la Real reaccionó y ganó al Sevilla antes del parón navideño, con despedida a Vela incluida.

 

Eusebio es un entrenador con una metodología de trabajo y con un estilo de juego muy definidos: lo venía entrenando en categorías inferiores del Barçaa y lo continuó en el Celta. Es de la escuela de la Masía, sí, del más puro estilo Cruyff. Cuando la tenemos o iniciamos el juego, los centrales se abren, los laterales se colocan más adelantados y en línea de cal el mediocentro baja a recibir. Los medios de banda se meten a pasillos interiores para crear superioridades y generar espacios a las subidas de los dos laterales. Por su parte, los otros dos medios de pasillos interiores son jugadores de corte más creativo y recuperadores. Arriba, cuando a un jugador le llega el balón, lo controla y lo retiene para así dar continuidad al juego. Todo esto en el apartado ofensivo. En defensa, cuando no la tenemos hay que realizar presión muy alta. Esto se entrena en Zubieta, con especial incidencia a las jugadas a balón parado. El míster es hombre de pocos cambios y de ideas muy fijas y su once de gala es: Rulli (1530 minutos), Odriozola (1464), Llorente (1088), Iñigo (876), Kevin (1080), Illarra (1439), Prieto (1379), Zurutuza (1084), Oyarzabal (1120), Willian José (1422) y Januzaj (790). Hay otros futbolistas que cuentan menos para Eusebio como como Aritz o Zubeldia, y otros que están más fuera de cobertura como Toño, Navas, Carlos, Gorosabel, De la Bella, Pardo, Guridi, Canales, Vela, Agirretxe, Bautista y Juanmi, y otros lesionados de larga duración como Carlos, Agirretxe, Guridi o Navas.

 

Como entrenador pienso que en la actual temporada después de las expectativas creadas el equipo está siendo muy irregular y muy previsible. La mayoría de equipos nos han cogido el truco y saben a la perfección como contrarrestarnos con una presión alta. Nuestro míster no es muy de hacer cambios y en partidos muy puntuales le veo como un entrenador de pocas variantes tácticas ante resultados negativos. Es decir, es muy poco cambiador de peones para corregir o alterar dinámicas del juego. Cuando esto ocurre el algodón no engaña, vemos jugadores con 1530 minutos y otros con 0′, 33′, 59′, 66′, 351′, 360′, 372′, y un equipo con piernas de plomo muchas veces. Quedan dos partidos para terminar la primera vuelta y ante este panorama creo que por el bien de las dos partes tendrán que salir y venir algunos. Sé que Eusebio sabrá potenciar los aciertos y corregir los errores, pero también sé que él es muy fiel a una metodología y a una filosofía de juego que es innegociable. Por eso mismo hoy es el entrenador elegido por la dirección deportiva y el Consejo. Amigos esto es fútbol y si este equipo compite y gana será ‘jokatu’, pero si este equipo tiene continuidad en el juego y muchas dosis de posesión y no gana será ‘jolastu’. Y a partir de ese mismo momento seguirán las dudas y la desconfianza en un estilo y una filosofía de juego con muy pocas variantes tácticas , el tiempo dará o quitara razones. Fútbol de los futbolistas cansados y frescos.

Ver Post >
Tres puntos tranquilizantes
img
Alfredo Del Castillo | 21-12-2017 | 12:25| 0

Llreal-sociedadegaban al campo de Anoeta dos equipos con una dinámica nada buena y cuando esto ocurre ganar es lo único importante. Por eso salió una Real Sociedad muy enchufada y sometió durante casi treinta y cinco minutos a Sevilla, un papel de fumar ante la avalancha de juego de los de Eusebio. El técnico txuri-urdin volvió a plantear un partido con mucho sentido común al colocar a Iñigo en el lateral zurdo y por delante de Odriozola a Canales, que fue un torbellino de buen juego creando. Con dos futbolistas muy metidos en el partido como lo fueron Canales y Odriozola la Real fue muy superior a los andaluces en gran parte del primer acto. Casi durante los primeros 45 minutos los de Eusebio eran muy superiores que Sevilla. Pero en los diez últimos minutos el equipo txuri-urdin aflojó y se fueron a la ducha con tablas en el marcador. Un resultado injusto para méritos de uno y de otro.

Tras el descanso, salió un equipo sevillano muy distinto al del primer tiempo. Con una presión muy alta al inicio de salida de balón por parte de los locales, se adueñaron del balón y del control de juego durante casi treinta minutos, pero fue un equipo que solo jugó un fútbol de posesión y se olvidaron del objetivo: marcar el segundo gol. Pero amigos, llegó el minuto 74 el míster quita a Zurutuza y mete a Zubeldia. Éste se coloca de medio derecho, Illarra de pivote y Prieto de medio izquierdo y el primer balón que toca el de Azkoitia lo mete en la jaula ante el desespero de los jugadores andaluces que a partir de ese momento son otra vez un equipo menor y desconocido.

Carlitos Vela al final consiguió meter el balón entre los tres palos del conjunto de Berrizo. Llegó el final feliz de un futbolista que todo el vestuario despidió con los honores que se merece. Esto se vio reflejado en los graderíos que cantaban y coreaban el nombre de un gran futbolista. Carlitos eres un grande y si tú no hubieras sido Vela estarías ahora en un equipo muy grande. La plantilla pierde a un jugador referencial ahora la Real debe tomar muchas decisiones para reemplazar y sacar el equipo adelante. Espero que por el bien de la Real Sociedad acierten porque hay aún algo por qué pelear. Al menos estos tres puntos son tranquilizantes para disfrutar de unas vacaciones más relajadas.

Ver Post >
Las penas sin goles son más penas
img
Alfredo Del Castillo | 17-12-2017 | 1:35| 0

derbi

Fue un partido de máxima rivalidad. Es decir, un derbi como decía un futbolero, jugón. Es harina de otro costal, sí, no es un partido de solo tres puntos, porque estos encuentros pueden revitalizar a unos y desinflar a otros. Ya saben aquello de estados anímicos y situaciones complicadas más falta de confianza. Se enfrentaban dos estilos de juego muy diferentes y muy válidos. Un Athletic con un ritmo alto, una presión alta y agobiante, mucha intensidad, duelos individuales y entradas al límite de la ley con dos jugadores muy incómodos para los rivales: los veteranos Aduriz y el navarro Raúl García. Por parte donostiarra, una Real Sociedad al más puro estilo Eusebio. Es decir, muchos toques, no rifamos el balón, combinamos hasta que surja la ocasión, continuidad en el juego y con cinco centrocampistas de una técnica individual alta en la zona de creación y organización.

Eusebio es un entrenador fiel a unas ideas del juego y por ese motivo repitió el mismo once que ante el Girona, Las Palmas, Zenit en liga europea y el Málaga con un solo cambio: el de Kevin, lesionado, por De La Bella, y con un medio campo poblado de jugones. Se inició el encuentro y tácticamente la Real no sorprendió. Fue el equipo que le gusta al míster y salió con su equipo habitual. Por parte de los leones, el Cuco Ziganda salió con un sistema de juego 1-4-4-1-1, que hay veces que es más un 1-4-4-2, con un ritmo alto de partido y con una presión muy fuerte a la salida de balón de los realistas. En puestos específicos colocó a De Marcos en la derecha para tapar y desbordar en velocidad a De la Bella y, en la izquierda ,Markel Susaeta para tapar a Odriozola y hacer superioridades por dentro con sus diagonales. Para mí fue el mejor en este periodo junto a un gran central y al límite de la ley todo el partido: Núñez. En este primer acto hubo muchas peleas y poco juego con grandes pérdidas de balón por parte de los dos equipos, donde salió muy libre de marca Illarra ante la pasividad de Raúl Garcia. Hubo dos aproximaciones con peligro. Primero en una contra con un tiro de Oyarzabal fuera a pase de Januzaj y, posteriormente, una volea de Illarra de zurda junto al poste de Herrerin que se fue fuera. Desde el minuto treinta y tres para adelante el Athletic, con un derroche de trabajo inmenso, optó por recular unos quince metros y esperó más en su propio campo a una Real más dominadora en esos momentos. Pero fue Herrerín con un saque de semi volea a Susaeta el primer atacante con una galopada de este jugador que taparon con efectividad defensiva Llorente e Illarra. En una primera parte de muchas pérdidas de balón y con el miedo a encajar de los dos equipos, los leones la tuvieron en el minuto 46. Pero si es córner hay que sacar y terminó con un tiro de San José a las nubes de Bilbao. En este tiempo ni juego ni fúutbol de toque, ni ocasiones manifiestas de gol.

Comenzó el segundo periodo con un Athletic más intenso, más animado y más llegador a los dominios de Rulli. Primero fue Raul Garcia en un tiro de volea en saque de banda, que desvió Rulli. Más tarde se le apagó la luz a De Marcos, solo ante Rulli, y en esa jugada que acabó en saque de esquina Aduriz nos metió el miedo en un remate de cabeza junto al poste. Eran los mejores minutos de los del Cuco, pero la Real otra vez se apoderó del balón y fue el frío Januzaj, en un error en el despeje de Núñez, el que tuvo una buena ocasión de hacer gol pero su tiro se fue fuera. Continuó el partido con los mismos derroteros y la Real tuvo más el balón y en ese dominio tiró hasta tres córneres seguidos sin encontrar rematador. Y ese es el tema, mucho dominio pero muy pocas ocasiones de gol.

Eusebio, con el primer cambio con Canales, intentó jugar a lo mismo y con el segundo cambio en el minuto 84, Carlos Vela demostró que se habían desperdiciado sin él en el campo al menos veinte minutos. En una jugada de conducción larga tiró tres muñecos y fue placado antes de llegar a la frontal del área por los defensores bilbaínos. Con esto quiero comentar que, en mi opinión, la entrada de Carlos fue muy tardía y sonó más a despedida que a ser un jugador determinante. Más tarde la tuvo Prieto y su tiro lo desvió Herrerín, no dando ya el tiempo para más. Los dos equipos se fueron a vestuarios con un pensamiento en su cabeza y no fue otro que las penas sin goles son más penas. Fue un resultado justo por lo demostrado por unos y otros sobre el verde de San Mames ante casi cuarenta y seis mil espectadores, que dieron un colorido especial como siempre a la fiesta del fútbol vasco.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor