Diario Vasco
img
Autor: Gazteluko
¿Por qué no juegan siempre así?
img
Alfredo Del Castillo | 10-04-2016 | 5:46| 0

Amigos, sólo faltaban siete jornadas para que terminase el campeonato nacional de liga BBVA 2015-16 y el Barça se jugaba esta liga en un partido muy importante en el campo de Anoeta, ya que por detrás apretaban los colchoneros a solo seis puntos y el Real Madrid a siete. Y Anoeta es el clásico escenario que peor se le ha dado a este intratable equipo en el último lustro. Los entrenados por Luis Enrique no ganan en el coqueto campo donostiarra desde la temporada 2006-07 por cero a dos. Pero también es verdad que por un motivo o por el otro este Barça cada vez que ha jugado en Donosti  por competiciones europeas se ha visto obligado a las clásicas rotaciones. Esto ocurrió con Guardiola, Tito -en paz esté-, Martino o Luis Enrique, que dejaron fuera del equipo a jugadores muy determinantes. Y eso ante la Real sociedad es todo un lujo que se pagaron con cuatro derrotas y un empate a dos goles desde la temporada 10-11 hasta la 14-15.

La Real afrontaba este partido con el subidón de haber ganado en el dificilísimo campo del Nervión, es decir, el Sánchez Pizjuán de Sevilla, pero también con ocho bajas entre sanciones y lesionados (Iñigo, Navas, Yuri, Markel, Olazabal, Agirretxe, Canales y Carlos Martinez),  que son muchos futbolistas potenciales sin poder aportar su talento y cualidades al equipo, pero también con la oportunidad de un jugador llamado a ser muy importante en las siguientes temporadas que no es otro que el medio centro Zubeldia (30-3-97), que con tan solo 19 años está llamando con insistencia a la puerta del primer equipo. Aritz Elustondo y él son los dos jugadores a los que Moyes dio la oportunidad en este campeonato liguero ya que realizaron la pretemporada con el técnico escocés.

Para este encuentro todos nos poníamos en la piel de Eusebio y pensábamos qué planteamiento táctico emplearía el técnico de La Seca ante el mejor equipo del mundo, es decir, repliegue y contra o tratar de tú a tú al rival con la posesión del balón, ya que su metodología de trabajo y modelo de juego son innegociables: ataques muy elaborados con muchas combinaciones hasta que aparezca la ocasión.

Ya en Anoeta al ver la alineación salimos de dudas. El míster jugó en función del dibujo táctico rival que había dejado en el banco a Jordi Alba, Iniesta, Rakitic y al sancionado Luis Suárez por las famosas rotaciones y pensando en el Atlético de Madrid de Champions. Pero Luis Enrique sabía que el Madrid y los colchoneros habían ganados sus dos encuentros y se ponían a tres y cuatro puntos, respectivamente.Se la jugó dejando la sala de maquinas sin dos jugadores claves y lo pagó carísimo ante una Real que ya para el minuto cuatro se había adelantado en el marcador con un golazo de un gran futbolista como Oyarzabal,  tras centro milimétrico de Xabi Prieto.  Fue el único tiro entre los tres palos de la Real en  todo el encuentro, ya que Bravo fue figura decorativa. El equipo local sintió un subidón y con ese gol su trabajo defensivo fue numantino con seis jugadores en el fondo, más tres por delante y un colosal Carlitos Vela oxigenando todo lo que le llegaba a sus pies y metiendo el miedo en el cuerpo a los defensores barcelonistas. Que sí,  tenían el balón pero sólo hasta el balcón del área donde morían todos los ataques de los de Luis Enrique y tanto fue así que el mayor peligro del líder en este primer acto solo fue un tiro de bolea de Messi por encima del larguero y un tiro de Arda que rebotó en Reyes y paró Rulli.

En el segundo acto el técnico culé puso todo su arsenal en el verde, ya que el partido transcurría por los mismos derroteros con una Real defendiendo con uñas y dientes y un Barça mayor con Iniesta, Rakitic y Jordi Alba, que una y otras vez chocaron con el hermético muro que colocó Eusebio delante de un fantástico Rulli que lo paró todo lo que iba dentro y blocó los centros con una seguridad fantástica. Pero hay que destacar el trabajo grupal de un equipo que en dos partidos ha ganado al campeón de la Europa League en su propia cancha y al campeón de Europa en Anoeta. Y esto tiene mucho mérito dejando claro que el fútbol es de los futbolistas y, por otro lado, los aficionados más contentos que unas castañuelas abandonan el estadio con estas palabras: ¿Por qué coño no juegan siempre así? ¿Por qué hemos tirado a la basura otra temporada más? ?¿Por qué no dejamos el tiki taka y  jugamos con la pasión, las ganas y la garra de estos dos últimos partidos? ¿Por qué traemos jugadores foráneos para estar en el banco? ¿Por qué no traemos a los jugadores que están en el Mirandes, Oviedo, Numancia? Yo quiero a esta Real. La del rigor la de la garra, la de la pasión, la que me hace sufir y disfrutar. Yo quiero a mi Real de siempre. Qué bonito es ganar  cuando sólo tiras una y la metes. Es cuando el triunfo te sabe mucho mejor y si el contrario es el líder ,aún mas gozadera. Felicidades jugadores por el titánico partido que jugaron y por hacer felices a muchos aficionados ganando al líder una vez más.

Ver Post >
¿Qué Real emociona a la afición?
img
Alfredo Del Castillo | 05-04-2016 | 11:15| 0

En su fortaleza del Nervión es donde el equipo de Emery no paraba de acumular resultados contados por victorias y ya llevaba 13 consecutivas. La Real Sociedad, por su parte, se había mostrado muy irregular en toda esta liga BBVA y estaba obligada a puntuar en un campo dificilísimo. Todo para que las aguas volvieran a su cauce y para dar más tranquilidad a una plantilla que, con su escaso rendimiento, estaba muy preocupada y nerviosa por los últimos cinco partidos sin ganar. También es verdad que estos mismos futbolistas heredaron cuatro partidos seguidos ganando, y subieron varios escalones en la tabla clasificatoria. Todo esto refleja ese carácter imprevisible de este equipo.

Eusebio, sabedor del potencial sevillista y del perfil de jugadores que tienen, reforzó el medio campo y colocó a Zurutuza y Oyarzabal en banda y al mexicano Vela como único punta. Le salió a las mil maravillas, ya que el equipo saltó al verde enchufadísimo y con una presión agobiante que no dejo maniobrar al conjunto andaluz. El Sevilla no encontró el sitio en todo este primer acto como consecuencia del gran planteamiento táctico realista, pero es que además a balón parado la Real fue muy eficaz. Primero Markel y después Krychowiak en propia puerta en colaboración con el portero Rico -fallón en la salida- pusieron al equipo de Eusebio por delante en el marcador. Eso sí, todo ello gracias a un Asier Illarramendi que sacó las faltas de lujo.

Si hay un equipo que se le atraganta a Emery es la Real. Eso sí, exceptuando a los tres llamados grandes, en este campo la Real realizó la mejor primera parte del campeonato. Por intensidad, por trabajo, por presión, por juego, por garra, por entrega, por alma. Vamos, la Real de siempre, ésa que nunca se rinde, con dosis de perfección defensiva y con dos jugadores imperiales como lo fueron Asier Illarramendi e Iñigo Martínez.

En el segundo período Markel, para lo bueno y para lo malo -ya que le pasó de todo-, cometió un penalti y le expulsaron en una entrada a destiempo. Gameiro apretó el marcador y a partir de ese momento, con dos líneas de cuatro y Vela adelante, se bastaron para desbaratar todos los ataques sevillistas, que entraron una y otra vez por los dos costados. A pesar de ello, se encontraron a un equipo hermético y perfecto en defensa,  con un Rulli que solventó todo lo que centraron. Defensivamente la Real estuvo extraordinaria hasta el final. Fue de esos partidos en los que hay que poner una nota altísima a los 14 futbolistas que participaron.

Ahora, más tranquilos, a pensar en el partido ante el líder. Pero, ya con 38 puntos en el zurrón, ante el equipo de Luis Enrique seguro que veremos a unos jugadores muy comprometidos y muy implicados. Y sin que su entrenador los motive, ya que la motivación es extra en estos encuentros y sé que van a pelear como jabatos. Así fue siempre la Real Sociedad. Lo demás y el tiki-taka no es el juego que emociona y gusta en Anoeta. Yo apuesto por la Real de Sevilla, con dos mexicanos, Granero y canteranos. Esta es la Real de siempre, la que emociona y la que muchos queremos.

Ver Post >
El debate del pivote
img
Alfredo Del Castillo | 30-03-2016 | 6:46| 0

El antiguo medio centro defensivo o el actual pivote defensivo es una de esas posiciones que son muy sacrificadas, específicas y con un toque de “muy importantes” en el planeta fútbol actual. Los jugadores que juegan en esta posición normalmente no se llevan los elogios y las glorias después de una victoria, ya que su trabajo es muy oscuro y muy generoso en la zona ancha del campo.

Los futbolistas que juegan en esa demarcación deben de ponerse el buzo de trabajo y bajar a la mina cada fin de semana o día de partido para presionar, acosar, recuperar y dar el balón a los compañeros mejor situados en beneficio del juego de conjunto, además de dirigir a los jugadores de su alrededor manteniendo el orden y realizando una salida de balón rápida y certera. La tarea es tan importante que no debes cometer ningún error en el pase o pérdida de balón porque dejas muy desguarnecida a la línea de cuatro de tu equipo en una zona de máxima seguridad. Algunos jugadores impresionantes en esa posición son Sergi Busquets, Xabi Alonso, Juan Gómez, Alberto Albistegi o Gabi, por ejemplo.

Amigos lectores, en un lugar del campo que requiere máxima concentración es el medio que juega en el vértice del triángulo más atrasado y el que da el equilibrio defensivo ofensivo. Comentaba mi apreciado amigo Joxe Alkorta que “mejor si este futbolista fuera un poco cojo”,  por aquello de no perder la posición. Además, este jugador las ve venir, es el que manda a sus compañeros y siempre está dispuesto a dar ayudas con sus coberturas. Una vez en posesión del balón maneja el pase por delante o por detrás para seguir con la posesión y la continuidad del juego.

En la Real Sociedad actual tenemos dos jugadores con ese perfil: Markel y Reyes además de Gaztañaga, que fue un chaval que cuando le dieron la oportunidad cumplió a las mil maravillas tocando a la puerta con partidos muy completos ante equipos grandes y que ahora juega cedido en el Numancia de Soria.

En el inicio de esta liga 15-16 el míster escocés Moyes siempre jugó con el clásico 1-4-4-2 y sus dos médios centros defensivos fueron Markel -cinco ocasiones- e Illarra en un puesto que no es el suyo -seis ocasiones- alternando con Rubén Pardo y con Granero o bien jugando los dos juntos, es decir, la pareja Markel- Illarra -cuatro ocasiones-.

Con la llegada de Eusebio Sacristán este configuró tácticamente el dibujo del Barsa y comenzamos a jugar con un solo medio centro defensivo más dos médios puntas a pasillos interiores, pero el mister cuando jugó contra Barsa y Real Madrid cambio el sistema en función del rival. Eusebio ha utilizado a Illarra en ocho ocasiones en el puesto de medio centro defensivo dejando muy claro que lo quiere recolocar en un lugar que no es el suyo por sus características y que en el Real Madrid no funcionó. Pero el míster quiere el de Mutriku que saque el balón jugado desde más atrás. También utilizó a Markel en este puesto en cinco ocasiones, en su verdadero puesto. Pero todo coincidió con una mala racha de resultados -de quince puntos posibles solo se sumaron cinco y se perdió de forma lamentable en Gijón- y a partir de ese momento algunos futbolistas quedaron retratados por el míster. Sin más, fútbol. También hay plan B que es colocar de pivote a Reyes ante Español, Athletic, Málaga, Atlético de Madrid y Celta -de doce puntos posibles se suman siete- y ante los canariones se vuelve a apostar por el medio centro para Illarramendi.

El debate del medio centro en este equipo viene de viejo. ¿Se acuerdan de Rivas? ¿Se acuerdan de las manifestaciones desde dentro del club sobre que tenemos muchos medios centro y son muy buenos? Ellos eran Ros, Elustondo, Errasti, Albistegi, Markel, Illarra, Zurutuza y Gaztañaga, sí, pero firmamos a Granero, Mariga, Víctor Fuch y Reyes. Ay, mi cabeza A ver si nos aclaramos. En estos momentos, para ese puesto estratégico y fundamental tenemos a Markel y a Reyes, además de a Gaztañaga en Soria y a un futbolista emergente y con buenas sensaciones en el Sanse que es Zubeldia. Hasta aquí todo correcto. Pero ya es hora de dejarnos de probaturas, los dos pivotes de estas características para el medio centro son Reyes y Markel. Así que démosle minutos y continuidad en las alineaciones y liberemos a Illarra por delante para que sea un futbolista más determinante y dé mucho mejor rendimiento para este equipo con el complemento de Pardo, Prieto, Zuru o Granero. Las bandas son de Vela y Oyarzabal y arriba del todo sólo tenemos a Jonathas, ya que él Sanse no existe por el momento.

 

 

Ver Post >
Sin mando
img
Alfredo Del Castillo | 21-03-2016 | 9:55| 0

Como en unos carnavales canarios en el Real Sociedad – UD Las Palmas nadie era reconocible. Los dos equipos saltaron al verde de Anoeta con una misma filosofía de juego: buen trato al balón, fútbol combinativo y una idea muy clara de apretar la salida del balón de las defensas contrarias mientras la propia estaba adelantada con el objetivo de estar más cerca del gol después de robo. Esa era la idea inicial aunque cuando comenzó a rodar el balón nadie en Anoeta daba crédito a lo que veía. Los jugadores estaban asustados, abrumados, temerosos y sin sitio en el medio campo, sobre todo, el doble medio centro PardoIllarra con Prieto más adelantado no funcionó.

El equipo de Quique Setién se ha convertido en estas últimas jornadas en un conjunto férreo, hermético y muy austero en ocasiones de gol. En el primer acto tienen eficacia cara a portería se van a vestuarios con el partido finiquitado por ocasiones de gol. Este equipo canarión de los últimos 12 puntos posibles había sumado 9 y sólo había perdido en su estadio ante el todo poderoso Real Madrid. Un resultado muy inmerecido porque demostraron que en juego combinativo y de posesión del balón son mucho mejores.

Por parte realista, después de unas semanas convulsas de dimes y diretes que no benefician nada al estado de ánimo del grupo, se notó en el campo el temita Carlitos Vela. Tras el partido que se perdió en Vigo y quedando los objetivos muy rezagados, los futbolistas tenían la oportunidad de dar un golpe sobre de la mesa y demostrar que ellos son mucho mejores que lo que están jugando los últimos cuatro encuentros. Pero señores, fue un espejismo ya que perdimos el rumbo y hasta nuestra filosofía de juego. Vamos, fuimos un desastre.

En en segundo tiempo y con más corazón que cabeza fue el resurgir de Yuri por su costado natural,pero sus galopadas y centroscasi nunca encontraron rematador. Así que ante todo esto que estábamos viendo fue un choque contra un frontón, ya que la hermética defensa amarilla -con un rigor fantásticos y un líder de la línea de cuatro como Lemos– dieron al traste con todos los ataques del equipo de Eusebio Sacristán. Hubo disconformidad del respetable y música de viento, y con toda la razón del mundo.

Recuerdo con cariño en el viejo Atotxa que cada vez que jugaban los canarios el campo estaba muy pesado y embarrado y salían goleados y las jugadas a balón parado eran un martirio para ellos. Ahora, en sus tres visitas a Euskadi empataron en San Mamés y ganaron en Ipurua y en Anoeta, es decir, ahora no diluvia, ahora está serenando como decimos por las islas y los Pío Pío ganando. Pero amigos, nuestra Real Sociedad a la deriva y sin mando.

Ver Post >
¿Y ahora qué?
img
Alfredo Del Castillo | 18-03-2016 | 5:21| 0

Jornada 29 de liga BBVA y la Real Sociedad ocupa la décima plaza a 10 puntos del Celta y a 12 del Athletic, muy lejos de los objetivos marcados al inicio de la temporada y que llevaban a un único destino: Europa. A estas alturas del campeonato estamos en tierra de nadie y solo nos queda competir nueve jornadas a un nivel muy alto para quedar lo más arriba posible. Otra temporada donde nos hemos quedado con las ganas después de potenciar la plantilla con una idea y quedarnos en un lugar que ni fu ni fa.

Otra temporada más que al no salir las cosas , siempre lo pagaron los mismos: Moyes y el cuerpo técnico. Y anteriormente fueron otros. Por unas causas o por otras los entrenadores han ido desfilando de una manera brutal, siendo estas plantillas una trituradora de entrenadores. A la hora de pedir responsabilidades en este club siempre de comenta lo mismo: Que si Fulano, que si Mengano, que si Zutano, que si Perengano… pero nadie sabe nada. Es decir, estamos apagados o fuera de cobertura.

Este club siempre fue un referente en implicación, compromiso, lucha, trabajo y, de un tiempo a esta parte, también ambición en conseguir otros objetivos que lleven a Europa. Pero estamos otra vez en el mismo punto de partida y cuando esto ocurre y no es casualidad, es porque los fichajes no han dado el rendimiento deseado o la plantilla no tiene el valor de mercado marcado por el consejo. Y hasta el momento, la relación rendimiento calidad está resultando muy escasa.

A partir de este punto el debate está servido: ¿Debe la Real firmar futbolistas para luchar siempre por Europa como lo hacen Sevilla, Villarreal, Athletic, Celta o es mejor ceñirnos a nuestra filosofía, es decir, jugadores formados en Zubieta más tres o cuatro en puestos que no tenemos potenciados o no salgan futbolistas? Este consejo cuando entro comentó siempre que querían una Real Sociedad con muchos canteranos, pero poco a poco según hemos ido subiendo peldaños hemos hecho más fichajes de foráneos. Esta temporada tenemos a 14 futbolistas, contando con Yuri, que fichó, se fue y volvió.

Todos entendemos el enfado y cabreo de los accionistas y abonados, ya que ellos saben que tenemos jugadores en un nivel de mercado como para estar peleando por otras cosas y estamos muy escasos en la tabla clasificatoria y lejos de lo que queríamos conseguir. Por todo esto, apuesto por una Real siempre con canteranos y futbolistas competitivos en posiciones que en esos momentos no de Zubieta. Y después, seguro que los aficionados nos entienden, ya que sabremos quiénes somos y también lo que queremos. El debate de siempre. ¿Canteranos o foráneos, o canteranos con foráneos que los hagan ser mejores jugadores y competir mucho mejor?

Ver Post >

Otros Blogs de Autor