Diario Vasco
img
Autor: Gazteluko
San Juanmi
img
Alfredo Del Castillo | 22-05-2017 | 3:17| 0

Todo indicaba a que Toto Berizzo debía colocar sobre el verde de Balaídos a su mejor once posible para intentar ganar un partido después que su equipo se haya despistado mucho con la competición Europea dejando los otros frentes muy desguarnecidos. Por su parte Eusebio Sacristán, en un partido de situación límite por aquello de ganar sí o sí y esperar a ver qué hacen el Villarreal y el Athletic ya que dependes de ellos, llevaba una semana de trabajo en Zubieta con muchos frentes abiertos, pero con un pensamiento único: ganar en Vigo con el mejor once posible y con una responsabilidad máxima de todos mis futbolistas, aunque algunos ya están pensando más en su futuro que en el partido de Balaídos por aquello de lo poco que cuentan para el míster de la Seca.

Amigos, estos es fútbol. En el minuto 93 perdíamos por 2-1 y eramos séptimos porque el Athletic también perdía en el Calderón por 3-1. Pero Canales, con dos balones en el córner dados por el recogepelotas, se queda con el bueno y lo coloca al corazón del área y allí Juanmi con despegue, vuelo y contacto hace el empate a dos que nos daba el pase directo a Europa. Se saca de centro y final del partido. Todos a por Juantxo a que les de las camisetas de la guagua y todas la plantilla viajando a una competición internacional.  Final muy merecido por méritos de unos y de otros.

La Real Sociedad se tuvo que conformar con el empate porque fue un equipo con muy poca eficacia de cara al marco del portero Sergio Álvarez y sus defensas ya que hasta en cuatro ocasiones muy claras de Willian José, Carlos Vela y Xabi Prieto las para o rechaza el arquero gallego y sus defensas en la raya de gol. En el segundo acto, Rulli primero sacó con los pies un tiro a bocajarro de Jozabed, pero marcó desde el punto de penalti Iago Aspas y con ese gol se convierte en el máximo goleador español de esta Liga Santander consiguendo el Trofeo Zarra. Desde ese momento el equipo de Berizzo se vuelve a sentir cómodo en el campo y quitandole la pelota a Prieto, Zurutuza e Illarra. Pero un fallo otra vez de Jony lo aprovecha Xabi Perito que se va por banda y pasa el balón al pasillo central. Con maestría bestial lo deja pasar Juanmi y Oyarzabal, solo ante el portero celtiña, lo enviaba al fondo de la red. El objetivo estaba conseguido, mirando de reojo lo que ocurría en el Calderón. Pero, amigos, el Toto mete en el campo al Danes Hjulsager y el joven mediocampista desde el balcón del área se saca un zapatazo mal defendido por la defensa realista (en concreto por Aritz que no sale con todo a taponar el tiro) y se cuela como un obús en la escuadra de Rulli. Un golazo. Estábamos fuera de los seis primeros y era el minuto 90 de partido. Balaídos saltaba por ganar en la despedida del míster.

Pero la alegría y jolgorio de los aficionados gallegos no pudo ser completa porque como ya comenté, Juanmi, que todo lo que toca lo mete en la jaula, con su gol de cabeza en el minuto 93 nos llevó a la sexta posición con destino a Europa cerrando una brillante temporada del equipo realista con el sufrimiento y la explosión de alegría en ese recordado por todos minuto 93. Un gol de un extraordinario jugador con una eficacia tremenda en calidad-minutos-goles. San Juanmi. Zorionak por el campañón de la temporada 16-17 que nos dio el premio que merecimos después de 38 jornadas.

Ver Post >
A Vigo a por los tres puntos… y a esperar
img
Alfredo Del Castillo | 15-05-2017 | 9:59| 0

El Málaga llegaba a Anoeta bajo el efecto Míchel, entrenador que había generado en el club una euforia sin precedentes. Y no sólo por el juego desplegado (gracias a una gran efectividad), sino también por los fantásticos resultados conseguidos en las cuatro jornadas precedentes.

Ambos equipos llegaban con bajas importantes. En la Real, faltaba Zurutuza, medio y complemento de Illarra, además de Agirretxe, Mikel y Concha. Por el Málaga, destacaba la ausencia de Camacho, medio defensivo con una jerarquía importante en el equipo, además de los futbolistas del filial que pasaban al equipo de Tercera para disputar con garantías los playoff de ascenso (Ontiveros, Luis, Aaron, En Nesyri y Kuki). Eusebio apostó por Zubeldia en ausencia de David, mientras que Míchel dio entrada a Juankar, con la clara idea de taponar en el carril derecho las galopadas de Odriozola, pasando Jony a la media punta.

La Real Sociedad se jugaba mucho en este envite. Tanto que salió muy enchufada, maniatando a los de Míchel durante muchas fases del encuentro. Los andaluces supieron aguantar los continuos ataques realistas, gracias en parte a la buena actuación de Kameni (el camerunés sacó un par de manos fantásticas que evitaron el gol local) y a un balón que sacó Recio en línea de gol. Los jugadores de la Real eran mucho más finos con el balón, pero el Málaga supo poco a poco ir sacudiéndose la presión constante de los txuriurdin. Eso sí llegó la jugada del penalti, donde en mi opinión es Illarra quien se traba con los pies de un sorprendido Keko. Nadie pidió la pena máxima pero el árbitro señaló el punto fatídico. Prieto, con su talento y sabiduría habitual, coló el balón a media altura y adelantó al conjunto txuriurdin en el marcador.

Sin embargo, el Málaga no se amilanó y bajo la batuta de Recio comenzó a combinar en el centro del campo con con Fornals, Jony y Keko creando peligro. De hecho, tras una jugada ensayada, llegó el gol visitante. Un latigazo de Juankar se estrelló en el larguero, el balón quedó suelto en línea de gol tras pegar en la espalda de Rulli y Luis Hernández no tuvo más que empujar el esférico. Gol del Málaga. Jarro de agua fría para los locales al filo del descanso.

A la Real Sociedad no le quedaba otra que  que empujar, atacar la meta contraria con ganas, ímpetu, energía, amor propio. Y a la vuelta de vestuarios lo hizo, a pesar de que no se mostró tan fresco como en los primeros 45 minutos. Oyarzabal, que protagonizó unos minutos impresionantes, tuvo una primera ocasión de empatar el encuentro, pero erró en el mano a mano ante Kameni. El Málaga sabía a qué jugaba: esperaba agazapado, a la espera de un error o pérdida realista para salir con velocidad a la contra. Y la tuvo. Y no falló. En el minuto 75 . Zubeldia controló mal un balón, lo perdió y Recio aprovechó la ocasión para lanzar un zapatazo desde 25 metros que se coló en la escuadra de la portería de Rulli. Real 1 – Málaga 2.

En aquellos momentos, la vía directa a Europa se derrumbaba. La Real estaba fuera de puestos de la Europa League. Sin embargo, el club txuriurdin –herido- sacó todo su orgullo y se volcó sobre la meta andaluza. Y llegó el gol. En una jugada por la izquierda, Iñigo Martínez envió un centro al corazón del área y Bautista se anticipó a Llorente para cabecear y marcar el tanto del empate. Jolgorio entre los aficionados realistas.

El partido se volvió loco, y tanto Sandro como Juankar pudieron sentenciar en dos mano a mano con Rulli, pero nada cambió el resultado. El empate hacía justicia a una Real Sociedad superior, que había jugado  mejor y había generado varias ocasiones claras de de gol pero que no había tenido la efectividad necesaria. Los de Míchel no fueron muy peloteros, pero hay veces que con versiones mas rácanas también se suman puntos. Perdimos una gran oportunidad de alcanzar el quinto puesto, sí. Pero hasta el rabo todo es toro. Toca ir a Vigo a por los tres puntos… y esperar a lo que hagan Athletic y Villarreal.

Ver Post >
Así sí se puede
img
Alfredo Del Castillo | 06-05-2017 | 2:50| 0

 

La Real y el Sevilla salieron con una presión muy alta a la salida de pelota en zona de organización y ante dos defensas que fueron un verdadero manojo de nervios en pérdidas constantes de balones muy fáciles. Las dos líneas de cuatro fueron muy verbeneras en el aspecto defensivo y así llegaron los dos primeros goles en errores infantiles.

En el aspecto táctico Sampaoli se la jugó con muchos medios puntas para jugar entre líneas y fue un equipo al que le faltó efectividad y contundencia en ambas áreas. Por su parte, Eusebio modifico la línea más adelantada jugando con Vela de punta y a su aire y en ambos costados situó a Juanmi y Oyarzabal. Mi pregunta es qué le pasa al de Eibar, porque está muy bajo de forma y poco participativo. No es el futbolista que impresionó a todos, pero esta Real cuando agarra la pelota después de robo o pérdida de medio campo para adelante con Carlos Vela en zona de punta referencia siempre hay peligro. Siempre sucede algo y en los primeros minutos el central Lenglet se jugó la expulsión al tener que frenar en seco al mexicano cuando se marchaba solo hacia la portería de Sergio Rico. También Raúl Navas remató de cabeza un balón manso a las manos del arquero local.

Los siguientes avisos fueron de Oyarzabal y de Prieto con dos tiros por fuera, pero a partir del minuto veinte el equipo local se sacudió de ese asedio. Con marcas más rigurosas en la zona ancha del campo como fueron Nzonzi- Prieto, Vazquez-Zuru, Nasri-Illarra, con alternativas, mejoraron en el juego ofensivo y en el minuto 18 Ben Yedder se quedó solo ante Rulli pero su remate con un golpeo de exterior se marchó rozando el poste. Después, en el minuto 30 y 32, en uno se paseó el balón por el área chica de Rulli y en la otra ocasión un tiro de Sarabia lo detuvo con seguridad el portero argentino. En este primer acto todo el juego se volcó por el costado derecho de un impresionante Odriozola (que poderío físico) y el Sevilla atacó por el costado izquierdo con Escudero más el canarión Vitolo, hasta que llegó el primer gol del partido: salida mala de pelota de Navas, fallón en el pase, y después de golpeo de cabeza del mismo futbolista el medio punta sevillano se llevó el balón con juego peligroso por levantar mucho el pie a la cara del rival y de una sutil vaselina Sarabia adelantó en el marcador a los de Sampaoli. Era el minuto cuarenta y no paso nada a partir de ese gol hasta el descanso.

El Sevilla salió de vestuarios diciendo: lo más difícil esta hecho. Vamos ganando por 1-0 y fue un error no cerrar el partido en una oportunidad de Vitolo con un zapatazo alto y en un fuera de juego inexistente de Vázquez, que se quedó solo ante Rulli. Pero lo mejor por parte de la Real Sociedad estaba por llegar ya que en el minuto 61 en un centro desde la izquierda se liaron el central Lenglet y Nzonzi, dejando un balón suelto en el área chica de Sergio Rico. El más listo de la clase, Vela, puso las tablas en el electrónico. Carlitos Vela más tarde pudo marcar el segundo ya que Ramis dejó pasar un balón entre los pies pero el mexicano desperdició la oportunidad. Sergio Rico tapó bien y abortó una clara ocasión de gol. Poco después llegó el fatídico minuto 78 y la segunda amarilla a Zurutuza. Nos quedamos con diez y se cambió el dibujo con un clásico 1-4-4-1 y apareció un fantástico Canales, que dio aire y un peligro constante una vez que el balón pasaba por sus pies. Los de Sampaoli, con la entrada de Jovetic e Iborra, jugaron más con el corazón que con la cabeza y en ese arreón final las ocasiones creadas se fueron al limbo como una media vuelta de Nzonzi y un centro de Mercado al que no llegó Ben Yedder. Así que no apareció la épica por parte local y sí apareció, en cambio, un equipo que compitió a un nivel muy alto. Fue una gran Real Sociedad que sigue en la pelea. Ahora llegan dos finales más: Malaga y Celta de Vigo Mutillak, así sí se puede. Europa más cerca. Zorionak por el gran trabajo y por el partido, muy bien competido.

Ver Post >
Tres finales
img
Alfredo Del Castillo | 02-05-2017 | 9:23| 0

Todos sabemos que nos quedan tres finales y son muy exigentes por los resultados que vienen consiguiendo y el estado de forma de los rivales directos como son el Villarreal y el Athletic de Bilbao. Creo que es muy difícil coger a dos equipos muy enchufados. Hemos llegado a ese momento que hay que ser muy profesionales y competitivos para soportar la presión jugando al limite de nuestras posibilidades, sabiendo lo que hacen los dos rivales antes y después de competir nosotros, pero esa presión debe de ser leída como un reto para después convertirla en la ilusión y la alegría de cumplir los objetivos marcados al comienzo de la liga.

Sé positivamente que el equipo llega muy cargado de piernas a estos tres últimos desafíos ya que se han utilizado entre 14 o 15 futbolistas en las dos competiciones es decir 35 partidos de Liga Santander y 6 partidos a doble vuelta en la Copa del Rey. También sé que jugar jueves, lunes, viernes, sábados, domingos según cuadre y como mandan las televisiones no es lo mas apropiado. Además como entrenador sé que hay que dar pausa y descanso a los compañeros más cansados por el bien del equipo. Solo Eusebio, Carlos y Labaka con su equipo de trabajo saben de verdad como conseguir los puntos en las tres finales que nos quedan en Sevilla, Anoeta y en Vigo ya que ellos de primera mano saben a la perfección el estado de forma real de cada jugador para dar el máximo rendimientos en estos últimos tres partidos de competición para al final, sin mirar a nadie, dejarnos donde merecemos. En ese sentido después de 38 jornadas de liga la competición es tan implacable que te pone donde te corresponde. Es así con alegrías o decepciones.

La primera cita nos llega contra el Sevilla en el Sánchez Pizjuan, conjunto que solo ha perdido un encuentro en su casa ante el Barcelona y ha empatado dos en el mismo escenario ante el Villarreal  y el Leganés. Si ese Sevilla que conoce nuestras virtudes y nuestros defectos, además de nuestros puntos débiles y nuestros puntos fuertes ya que tanto Juanma Lillo como Iñigo Dominguez, componentes del cuadro técnico de Sampaoli, han entrenado a muchos jugadores que saltaran al verde en la ciudad que tiene un color especial.

La obligación de ganar los tres encuentros que nos quedan está muy relacionada con esas palabras mágicas que son implicación, compromiso, responsabilidad de unos futbolistas que quieren meterse en una competición europea sin el riesgo de dos partidos previos allá por el mes de agosto y sé positivamente que lo van a pelear con todas sus fuerzas sin ningún genero de dudas.

Ver Post >
El equipo acabó fundido
img
Alfredo Del Castillo | 01-05-2017 | 7:00| 0

La Real Sociedad recibía en Anoeta al Granada C.F, un equipo al que sólo le valía la victoria para evitar el descenso. El entrenador del club granadino Tony Adams manifestaba antes del inicio del encuentro sus buenas sensaciones, pero al finalizar el partido el club nazarí descendía en la jornada 35 de liga.
Eusebio Sacristán no pudo convocar ni a Iñigo Martínez, ni Willian José por lesión. En sustitución entraron en la convocatoria Mikel González y David Concha, después de cinco jornadas sin contar para el entrenador vallisoletano.
La ‘cláusula del miedo’ impidió al ex-realista Héctor jugar en Anoeta. El Míster del Granada CF convocó a los canteranos Entrena y Estupiñan, y quedaron fuera de la lista Lomban, Kone, Wakaso, Krihin y Carcela.
En primer tiempo del partido la Real Sociedad no logró generar grandes ocasiones de peligro hasta el minuto 44, cuando Carlos Vela marcó el 1-0. El Granada estuvo más activo que el equipo txuri- urdin, llegando al área rival. El equipo granadino generó una ocasión de peligro en el minuto 25, gracias a un error de Oyarzabal, cuando Pereira lanzó un tiro de peligro desde fuera del área que despejó Rulli.
El segundo tiempo el juego fue más dinámico por parte de ambos equipos. La gran ocasión de peligro del equipo Nazarí llegó en el minuto 65 cuando el conjunto realista perdonó un centro desde el costado derecho de Foulquier, que fue rematado con mucha inteligencia al poste del centro cogiendo a Rulli a contrapié por el atacante Gustavo Ramos. Los granadinos cogieron aire y llegaron a creer en una remontada que les salvaría en esta jornada del descenso a Segunda División. La Real Sociedad se jugaba mucho y quería marcar el segundo para seguir peleando por una plaza en Europa. Juanmi materializó ese deseo en gol en el minuto 83, con un tiro que desvió con la punta de los dedos Ochoa al larguero y después en un pase magistral de Canales, con un Illarra en fuera de juego que despista al central nazarí y entra Juanmi desde atrás en posición legal, para marcar el segundo del partido. Un jarro de agua fría para el Granada que se despide de la Liga Santander en la jornada 35 sin haber ganado un partido fuera de casa. En cambio, la Real Sociedad ha sumado nueve puntos en los últimos tres partidos y sueña con finalizar la Liga en puestos europeos. Para el equipo txuri-urdin los próximos tres encuentros son finales que disputarán ante el Sevilla, Málaga y Celta de Vigo.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor