Diario Vasco
img
Categoría: David Moyes
Cinco muy raspado

La nota final de la Real Sociedad esta temporada es un cinco muy raspado en otro curso más bien insuficiente, decepcionante, escaso y malo, sobre todo en nuestro fortín de Anoeta en donde se nos escaparon por arte de magia 31 puntos. ¡Casi nada!

No era nada difícil para Eusebio superar los números del anterior entrenador, sí el que firmó a bombo y platillo el presidente y lo presentó como un míster top. Sí,  ese que con su equipo sólo sumó 9 puntos de 33 posibles que le daba la competición en once jornadas de liga y por lo cual en la jornada doce llego el de La Seca a Donosti. Lo hizo recomendado por el director deportivo después de perder lamentablemente en las Islas afortunadas ante los Pío Pío por dos goles a cero. Se fue tras dos partidos ganados, tres empatados y seis perdidos. “Hay que traer a otro entrenador o nos vamos a segunda”,  comentaron muy preocupado los consejeros, el presidente y la dirección deportiva. Más de lo mismo decían los del otro costado. Sin más, fútbol.

Eusebio aterrizó en Zubieta con la metodología, el estilo y el modelo de juego del Barça, el cual, con el tiempo se ha ido diluyendo como un azucarillo en una jarra de agua, ya que a su equipo le faltó alma, garra, amor propio, intensidad, compromiso, goles y ambición. Sobre todo le afectó la baja forma de un futbolista fantástico que, por una causa u otra, ha realizado una temporada para olvidar en cuanto a rendimiento y que ha tenido más protagonismo fuera del verde que dentro del rectángulo de juego y no es otro que nuestro querido Carlitos Vela.

Por otro lado, Jonathas fue el fichaje estrella de este curso. Se firmó para competir con el canterano de Usurbil, Imanol Agirretxe, que le salió respondón y con sus trece goles se ha convertido en el máximo artillero del equipo. Y eso sólo jugando siete partidos completos y en otros ocho incompletos para un total de 15 encuentros. ¿El brasileiro no vino a marcar diferencias o nos equivocamos con él? Porque sólo jugó 1718 minutos -1599 en liga y 119 en Copa del Rey- con sólo 7 goles en Liga BBVA. Con estas cifras en una empresa competitiva de cualquier polígono industrial guipuzcoano te diría el gerente: “Mi niño, relación calidad-precio, carísimo”.

Así que según mi opinión sólo la casta, la garra, la ambición, la ilusión, el compromiso, la implicación de los potrillos Aritz Elustondo y Mikel Oyarzabal ha sido lo más destacable de otra temporada decepcionante, insuficiente, con un plantel de jugadores que es el mejor remunerado en la historia de la Real Sociedad. Si en el curso anterior con dos entrenadores como Arrasate y Moyes sumamos 46 puntos, esta campaña con el escocés y con Eusebio sumamos 48 puntos, es decir, sólo la pírrica cifra de dos puntitos más y el equipo nunca estuvo colocado más arriba del puesto 9 en la tabla clasificatoria en toda la temporada. El algodón no engaña.

Lastrados por las lesiones

El principal enemigo de los futbolistas realistas han sido las malditas lesiones, ya que si Moyes llegó a tener tres lesionados hasta la jornada once de liga –Zaldua, Raúl Navas y Dela Bella-, fue llegar el nuevo míster, Eusebio Sacristán, y la cifra de lesionados se disparó a nueve jugadores con lesiones de distinta índole. Además, resultó muy difícil recuperar a algunos jugadores y terminaron por caer otros como Raúl Navas, Canales, Agirretxe, Granero, Carlos Martínez, Zaldua, Zurutuza, Iñigo Martinez, Yuri, Markel, Vela -un partido- y Héctor Hernández. Muchos jugadores y muy importantes en el sistema de juego del míster de La Seca.

Los futbolistas firmados o en régimen de cesion para marcar las manidas diferencias de este curso que contrato la direccion deportiva han ofrecido un rendimiento escaso, insuficiente, decepcionante y a los hechos me remito. Reyes (2401 minutos, dos goles), Raúl Navas (inédito todo el curso por lesión), Oier Olazabal (228 minutos en liga y 179 en Copa del Rey, encajó 8 goles), Bruma (1461 minutos en liga y 90 minutos en Copa del Rey, tres goles) y el fichaje estrella, Jonathas (1599 minutos en liga 119 en Copa del Rey y solo vio puerta en liga marcando 7 goles). Por otro lado, quedan los 3192 minutos de Rulli, los 1339 minutos de De la Bella, los 836 minutos de Granero, los 904 de Canales con un gol en Copa, los 2801 minutos de Vela con 5 goles, los 159 minutos del Chory en liga y los 78 minutos en Copa con cero goles. Es un lujo que un equipo de cantera como el nuestro gaste tanto dinero en jugadores con tan pocos minutos y tapando a futbolistas emergentes que tenemos en el filial con una proyección extraordinaria como lo demuestran cada vez que le dan su oportunidad y su continuidad.

La Real Sociedad 15-16 fue un conjunto muy irregular durante las 38 jornadas de liga, capaz de lo mejor -ganar cuatro partidos seguidos incluido el derbi en San Mamés-, como de comenzar el campeonato liguero. En toda la primera vuelta de liga solo sumó 20 puntos con el añadido de perder en nuestro fortín de Anoeta 16 puntos. Todo lo comentado fue la consecuencia de que la S.D. Eibar nos sacase diez puntos de ventaja al terminar la primera vuelta de campeonato, que los terminamos recortando en una segunda vuelta en la que la Real Sociedad sumó 28 puntos y los armeros la insuficiente cifra de 13 puntos. Como pueden comprobar fuimos un equipo muy discontinuo y muy irregular. Dando nombres y apellidos, con Moyes de 33 posibles sumamos 9 y con Eusebio Sacristán, de 81 puntos posibles sumamos 39 que hacen los 48 finales que tenemos.

El once que disputó el último encuentro de Liga en Anoeta

El modelo de juego y el sistema de juego fueron los siguentes. Con Moyes en el banquillo se utilizó el clásico sistema de las islas británicas, es decir, un 1-4-4-2 y su equipo más titular en minutos fue el siguiente: Rulli; Aritz, Reyes, Iñigo, De la Bella; Prieto, Illarra, Pardo, Bruma; Vela y Agirretxe. Con la llegada de Eusebio se cambió el sistema y el modelo de juego, ya que lo que colocó sobre el tapete el nuevo míster fue el más puro estilo Barça de los Rijkaard, Guardiola, Tito (DEP) o Luis Enrique, en donde se comentaba que se ganaban los encuentros con el modelo innegociable de la continuidad en el juego y la posesión del balón en ataques elaborados y de muchas combinaciones hasta aparecer la ocasión de hacer gol. Pero su equipo fue muy desigual, ya que solo repitió muy pocas veces la misma alineación, bien por las lesiones, por decisión técnica o por variantes tácticas. Su equipo con más minutos fue el siguiente: Rulli; Aritz, Reyes, Iñigo, Yuri; Illarra, Prieto, Pardo; Vela, Oyarzabal y  Jonathas. Como verán, sólo tres futbolistas como variantes entre Moyes y Eusebio: Bruma,De la Bella y Jonathas.

Decepción en la Copa

Otro curso más la Copa del Rey fue un ridículo y fracaso monumental, ya que nos eliminaron en primera ronda los canariones de Las Palmas, un equipo recién ascendido y confeccionada con jugadores de operación retorno a la isla redonda como Valerón, Ángel, Momo, Castellanos, Nauzet, Viera o Aythamy, más los canteranos Simon, Lizoain, Vicente Gómez, Roque Mesa, Tana o David García, es decir, un equipo muy del estilo Real Sociedad con muchos canteranos en sus filas y foráneos mejores que lo que hay en casa. Gran temporada de los Pío Pío que con dos entrenadores como Quique Setién y Paco Herrera sumaron la cifra de 44 puntos, a solo cuatro de la Real Sociedad.

Resumiendo. Como podemos comprobar los jugadores que firmamos para marcar las diferencias y que tenemos en nomina cobrando religiosamen, caso de Rulli, Oier Olazabal, Reyes, Navas, De la Bella, Granero, Canales, Bruma, Chory –que se fue en el mercado de invierno por algo-, Héctor, Jonathas, Vela, David Concha y Finbogasson, con Moyes sólo jugaron con suma regularidad Rulli, Reyes, De la Bella, Bruma y Vela y con la llegada de Eusebio, uno menos – Rulli, Reyes, Jonathas y Vela– quedando muy, pero que muy clarito, que hemos fallado en las incorporaciones. No quiero ser ventajista y sé que ha habido lesiones y jugadores en régimen de cesión a otros equipos, pero cuando tú mandas a otro club un jugador es porque en tu casa tienes algo mejor. ¿A que es así? Se falló clamorósamente en los jugadores que vienen a marcar las diferencias, se falló en los fichajes otro año más y llevamos unos cuantos sin acertar, aunque también es verdad que los de casa no han estado a la altura y su rendimiento ha estado muy por debajo de sus verdaderas posibilidades. La vida sigue igual. No hay culpables y son cosas del fútbol. Pues señores mandatarios, tenemos lo que nos merecemos. Sin trampa ni cartón. Está demostrado que hemos vivido  dos campañas muy insuficientes para el potencial de plantilla, que teníamos que son la 14-15 y la 15-16 con 46 y 48 puntos solamente.

Ver Post >
¿Qué estilo de juego busca Moyes?

La Real Sociedad comienza este sábado el campeonato nacional de liga 2015-16, tras una pretemporada de altas, bajas, cesiones, probaturas, intercambio de puestos, cambios de sistemas y modelo de juego. Desde ya se pretende que se note la marca del máximo responsable, el míster David Moyes. Es lo que esperan  los aficionados realistas.

Ha sido una pretemporada irregular en cuanto a juego y resultados, con más sombras que luces. Pero como dice con muy buen tino un amigo futbolero, los partidos benéficos no tienen la verdadera salsa de la competición. Sólo sirven para probaturas, variantes, minutos de juego y cambios de muchos futbolistas que la deslucen. Todo es muy real.

Pero sí hemos podido sacar a relucir que la declaración de intenciones del míster es jugar con un sistema de juego 1-4-2-3-1. Este se basa en que los jugadores de banda tengan llegada y un buen último pase con un fin: la entrada del punta y los mediopuntas más un hombre del doble pivote. Le gusta que los hombres de banda no reciban al pie, sino que los jugadores de la zona de organización del juego envíen balones a los espacios y sobre la línea de cuatro de la defensa rival, bien sea con pases en diagonal, bien a pasillos interiores aprovechando la potencia, técnica y velocidad del punta Jonathas.

En la parte de atrás, el Consejo ha hecho un esfuerzo brutal por Rulli, en el que fue importante que el arquero se quisiera quedar. Creo que nos falta un portero. Yo, por si le vale, le diré que es muy bueno un tal Dani Hernández, que juega en Segunda, que es para mí el Willy Caballero del Elche.  En defensa, tenemos seis laterales y cinco centrales. En este puesto han firmado a Reyes, lo que me hace creer que es mejor que Anso y Mikel González. En la zona de organización y creación solo tenemos a cuatro futbolistas y uno es pivote defensivo, Markel, ya que Pardo, Zurutuza y Granero son mas canalizadores del juego. Por los costados estamos cubiertos con Prieto, Vela, Canales, Chory, Bruma, Alain Oyarzun y Héctor. Y arriba, Imanol Agirretxe y Jonathas. En mi opinión, y si hay sevillanitas -que creo que sí-, firmaría un mediocentro y un portero.

La afición este curso está un poco a la expectativa y el mánager general sabe lo que es competir. Se le firmó para que cambiara y moviera el árbol en Zubieta, así que hasta aquí todos de acuerdo. Pero de ahí en adelante la afición pedirá buen fútbol y resultados. Sin más, fútbol profesional.

Ver Post >
Doble objetivo para Moyes: acertar e ilusionar

La Real Sociedad ha puesto el punto y final a una temporada decepcionante tras quedar fuera de la Copa del Rey en la segunda eliminatoria, eliminada en la previa la Europa League y terminar la Liga en el puesto 12 de la tabla. En el campeonato de la regularidad estuvo 31 jornadas por debajo del puesto 10, seis jornadas por encima y una en posiciones  de descenso. Todo ellos con la plantilla más cara y con el entrenador mejor remunerado de la historia realista.

Ahora la prioridad del Consejo es ponerse en manos del mánager general, el señor Moyes y que acierte en todas la decisiones que tome en cuanto a altas y bajas, es decir, en cuanto a los fichajes para el próximo curso. Moyes debe confeccionar una plantilla que compita con garantías de éxito en dos competiciones  y con la mente puesta en el objetivo que se esfumó en la temporada recién terminada:  Europa. Hay otro objetivo añadido que no es otro que volver a ilusionar a una afición decepcionada con el rendimiento del equipo la pasada campaña y que quiere ver cómo trabaja Moyes para conseguir un equipo competitivo y que haga vibrar a  sus seguidores.

Hay que acertar en los fichajes para poder mejorar la competencia interna y hay que estructurar muy bien la pretemporada, ya que es la base y la carga de pilas que nos dan la fuerza para aguantar los diez meses de competicion pura y dura de forma eficaz. Ha llegado el momento en el que se deben implicar el mánager y sus colaboradores en un minucioso trabajo de altas y bajas para construir una plantilla de futbolistas que compitan por los puestos que tiene como premio acceder a una competición europea.

El mánager general ha montado su campo base en las islas británicas con sus hombres de confianza y quiere firmar a futbolistas que él de verdad conoce y le han dado un rendimiento optimo. Por eso hay que dejarle trabajar en un momento que es fundamental para la Real Sociedad, ya que en plantilla tenemos a nueve futbolistas foráneos y ha llegado la hora de tomar las decesiones más delicadas en un equipo de futbol: darlas bajas para dejar sitio a los que vengan.

El Consejo realista cuando tomó la decisión de traer a un mánager general sabía que había que mover el árbol y hacer algo diferente. Es algo que ha comentado el presidente en más de una ocasión y hay que poner sobre la mesa. Por una parte, la filosofía del club en el sentido de equipo de cantera pero con canteranos que den el perfil de competitividad y cualidades necesarias. No solo por proceder de la cantera  juegas en este equipo. En definitiva, cantera con resultados en el verde. Por otro lado, hacer los fichajes que le den a este fantástico grupo de jugadores el caché y el rendimiento óptimo para hacer mucho mejores futbolistas a los que juegan a su alrededor. Para que me entiendan, si se fueron Bravo, Illarramendi y  Griezmann hay que firmar tres que se acerquen a su rendimiento. Si Rulli sigue un año más en la Real, ya tenemos a uno.

Los puestos a reforzar para  Moyes son varios. En la portería seguirá Rulli si el Maldonado quiere que se quede. Por lo oído el portero argentino sí quiere seguir y firmó. Se busca un central alto, rudo, rocoso y potente, y se ha incorporado ya a Raúl Navas, tras su cesión al Eibar. Con él ya hay cuatro centrales en la plantilla. También quiere un medio centro con circulación rápida de balón y con galones en esa zona del campo, más un futbolista de banda y veloz. Por último quiere reforzar  el puesto mas difícil en el que no se puede falla, el del atacante. Debe de ser ese jugador que te garantice de verdad 15 ó 17 goles por temporada, es decir, un Kovacevic, un Nihat, un Griezmann, un Kodro, un Aldridge. Desde este momento y hasta que comience la pretemporada allá por el mes de julio lo mejor para la Real será acertar en la contratación de esos perfiles de jugadores. Así que no queda otra que dejar trabajar y planificar al mánager general con el apoyo del Consejo y teniendo en cuenta la  línea maestra de la Real Sociedad:  cantera más foráneos según ciclos de futbolistas que en esos momentos tengamos, ya que por ejemplo a lo mejor hay que ceder a Segunda o Liga Adelante a algunos jugadores para que sigan compitiendo y creciendo desde su ciclo formativo hasta la elite como son los casos de Sangalli,  Alain Oiarzun, Iker Hernández, Capilla , Kako, Héctor o Aritz Elustondo. Después vendrán las notas que como siempre serán buenas, regulares o malas. A partir de ahí se establecerá un corte en el que se decidirá si se quedan en el primer equipo o hay más futbol después de la Real Sociedad. Así que el lema es el siguente: primero acertar en los fichajes, segundo que aporten y si no lo hacen, apartar y buscar otro destino, que lo hay. Sin más, fútbol.

Queridos amigos gracias por la lectura de este blog. Desconecten. Les deseo felices vacaciones y que disfruten, que se lo merecen. En agosto, más de lo mismo. Un abrazo cordial para todos.

Ver Post >
Una temporada decepcionante

Queridos amigos,

os dejo aquí un estudio minucioso del papel de la Real Sociedad en la temporada 2014/15 que acaba de concluir. Vamos por partes.

Allá por los meses de junio y  julio, nos encontramos que hay que reforzar la plantilla para tres competiciones (Liga, Copa y  Europa) tras las bajas de dos futbolistas muy importantes: Bravo -portería a cero- y Antoine Griezmann, hombre de 16 a 20 goles por temporada. El objetivo marcado por el club para final de temporada era volver a lograr la clasificación para Europa como se había hecho las dos campañas  anteriores. Para cubrir la baja  de Bravo llega la cesión de Rulli,  que se lesiona el día que debuta y está 9 semanas de baja. En lugar de Antoine se firma a Finnbogason,  un punta que hacía muchos goles en una liga menor. La trayectoria del punta islandés en la Liga BBVA se resume en  802 minutos de juego y dos goles. Se firma a Granero por consenso y se entrena un sistema 1-4-1-3-2 para desarrollar un juego más combinativo, de más continuidad y con ataques mucho más elaborados. En resumen, queríamos un equipo pelotero y de buen trato al balón. Además, Elustondo pasa a jugar de central derecho con la idea de conseguir una salida de pelota más limpia y que el equipo comience a combinar desde la zona de seguridad defensiva. Todas estas decisiones son tomadas desde la dirección deportiva  y en sintonía con el entrenador Jagoba Arrasate. Pero sale mal y tras diez jornadas de Liga el equipo solo suma 6 puntos. ¿Qué pasó entonces?  Como casi siempre se toma la decisión más fácil y  se cesa al míster mientras los demás siguen en sus respectivos puestos. De esta manera parece que la culpa es solo de uno y no es así,  hay muchos más responsables. Fútbol profesional.

El siguiente paso es contratar a un entrenador top, es decir, un míster  con caché y con una metodología de trabajo diferente. El elegido es David Moyes. El equipo reacciona-desde la jornada 12 a la 19 suma diez de veinticuatro puntos posibles- y termina la primera vuelta con 19 puntos gracias también a los tres puntos que se suman ante el Atlético de Madrid con Santana y Alguacil en el banquillo blanquiazul. Comienza la segunda vuelta sin sobresaltos y sin firmar ningún jugador en el mercado de invierno. Hay tentativas por hacer algún fichaje,  pero si lo que viene no es mejor que lo que tenemos, nos quedamos como estamos.  Y así fue. En las diez primeras jornadas de la segunda parte del campeonato el equipo logra tres victorias consecutivas (Espanyol, Getafe y Córdoba) que se suman a las conseguidas anteriormente ante Eibar y Sevilla. Además, se empata ante Celta, Almería y Málaga y el  equipo logra dieciocho puntos de los treinta posibles. El equipo llega al tramo final de la competición  mucho más desahogado en la tabla clasificatoria y en puestos de tranquilidad, pero en los nueve partidos que  quedaban sólo se ganan dos y se empatan tres, es decir, se suman nueve puntos de los 27 posibles, quedando en el puesto duodécimo en la clasificación final.

Con la plantilla que tenemos se puede decir que fue muy decepcionante la temporada realizada. Fuera de casa fuimos un equipo que sólo gano dos partidos y empató ocho, sumando sólo 14 puntos. Ganamos los mismos partido que el colista, el Córdoba. Además, las lesiones han supuesto un lastre muy grande: Rulli, Carlos Martínez, Mikel, Elustondo, Iñigo, Yuri, De la Bella, Markel, Pardo, Zurutuza, Prieto, Chory, Vela y  Finnbogason han pasado por la enfermería. Los que estuvieron más tiempo en el dique seco fueron Zurutuza (19 semanas), Mikel (12 semanas), Carlos Martínez (10 semanas) y Elustondo (10 semanas), algunos por lesiones variadas o por enfermedad.  En cuanto a los goleadores vemos que  Agirretxe (7), Finbogason (2), Vela (9), Canales (4), Chory (4) y Prieto( 4) sólo suman el pobre bagaje de treinta goles.

En el desarrollo del juego, bien con Jagoba Arrasate o con Moyes, el equipo no tuvo un estilo propio y casi siempre funcionó más por iniciativa de sus futbolistas mejor dotados técnicamente que por el trabajo de conjunto con un estilo determinado. Los grandes beneficiados con la llegada del nuevo míster fueron Pardo al que Moyes dio más galones y un  Chory Castro al que el míster escocés le dio más minutos, que el uruguayo supo corresponder marcando goles de muy bella ejecución.

En definitiva fue  un error estructurar una plantilla muy desequilibrada, ya que se vio claramente que al equipo le faltó un central y un jugador de banda en toda esta temporada, aunque la decisión mas grave fue no acertar en la contratación del hombre gol , con el añadido que se lesionó y se apagó la ‘Vela ‘por 9 semanas. Nos quedamos a oscuras, ahora toca esperar la luz de la próxima temporada .

Ver Post >
Un Everton vasco


David Moyes ha llegado a la Real para cumplir su contrato y hacer de este club un Everton vasco donde antes hubo un vasco galés que dejó huella para lo bueno y no tan bueno. Además, Moyes pretende hacer del equipo txuri urdin su casa futbolística y adonarla, amueblarla y reformarla, a su libre albedrio y antojo. Todo esto no es ni más ni menos que una total cesión de poderes tanto dentro del verde como en los despachos y departamentos técnicos del club. Le gusta una oficina muy coqueta junto al departamento de test físicos en la segunda planta. Qué listo es, así domina casi todo desde ese lugar.

Moyes, como buen británico y como buen ex entrenador top de la Premier, no puede limitarse solo a ser un técnico tipo del fútbol español que solo se centra en lo futbolístico y deja para otros departamentos del club el trabajo de captación y preparación de las temporadas y pretemporadas,  las altas y las bajas. El escocés representa la figura del mánager, que está muy arraigada y muy valorada en el futbol de las islas británicas y que ha traído consigo a la estructura del equipo donostiarra. Se trata de aquel entrenador que no se limita solo a su actividad de entrenamientos sino que además es una parte muy activa del resto de aspectos de un equipo de fútbol:  política de fichajes, instalaciones para entrenar, contacto directo con los médicos para estar al tanto y controlar aspectos como  el peso, la  alimentación y las lesiones; entrenadores de su confianza junto a él para el trabajo en equipo, captadores o ojeadores en diferentes lugares que rezumen fútbol por los poros  y tengan ese ‘tercer ojo’ para acertar con lo que se trae, encargados de mantenimiento y materiales, medios de información y, por último,  tener un hilo muy directo con teléfono fijo o móvil rojo con el presidente. Vamos, que es tan selectivo que para los fichajes quiere futbolistas conocidos o que él haya entrenado y saber a las mil maravillas su rendimiento. Además, es consciente que no puede ni debe fallar en algo tan sumamente fundamental para nuestro club como acertar en los futbolistas llamados a marcar las diferencias, es decir, que se trate de futbolistas mucho mejores que los que tenemos en casa.

Pienso que la pretemporada ya se va configurando y programando de cara a la liga 2015-16 y que el enfoque que busca dar el escocés a ese periodo es muy amplio y no se limita solo a la preparación física y táctica, sino que abarca mucho más:  el sistema de juego, las jugadas a pelota parada, el ritmo de competición, las probaturas, las normas, los horarios, los días de entreno, los viajes, las concentraciones, los partidos a jugar si van a ser muchos o pocos para dedicarles más tiempo a los entrenamientos y a una perfecta y sincronizada base física que haga llegar al equipo en óptimas condiciones al final de liga. Y todo esto teniendo en cuenta que la Real afrontará dos competiciones -Liga y la Copa del Rey- con el objetivo de volver a Europa.

Ahora llega el momento desagradable para cualquier mánager- entrenador de comunicar las las bajas. Todas esas decisiones van a ser suyas y hablará cara a cara con los protagonistas, los futbolistas. Hay que tener en cuenta que en el fútbol hay un dicho que dice que «antes de entrar, dejen salir». Vamos que hay que dar la baja a jugadores que Moyes cree que no son válidos para la nueva andadura de la Real Sociedad en la Liga BBVA. En lo referente a las posibles altas, el mánager y su hombre de confianza Mc Kinley han viajado a ver in situ a futbolistas y sé de buena tinta que la direccióndeportiva está trabajando a destajo cada fin de semana viendo partidos y más partidos por toda Europa, Sudamérica y en el Estado. A lo que hay que sumar muchos pero muchos dvd visualizados.

Estoy muy seguro que el mánager ya sabe lo que quiere y lo que no quiere y va a tener que resolver el tema delicado de la portería con Rulli, más Zubikarai, Bardaji, Marcellán y Jon Tena. Como laterales derechos están Aritz Elustondo, Zaldua, Estrada y Carlos Martínez. Los laterales zurdos son  De la Bella, Yuri y Héctor. Para el puesto de central derecho tiene a Ansotegi y Mikel González y para el zurdo a Raúl Navas y al tocado por algún club Iñigo Martínez, Cadamuro y Callens. Gaztañaga, Elustondo, Markel, Pardo, Zurutuza y Granero son los medios centros mientras que por la derecha se manejan Prieto, Hervias y Sangalli. Los enganches son Vela, Capilla y Canales y para jugar por la izquierda tiene a  Chory y a Alain Oiarzun. En la punta de ataque se desenvuelven Agirretxe, Finnbogason, Iker Hernández y el cedido Ifran. En total, si no me fallan las cuentas, 35 jugadores.

Las pretensiones del mánager son captar a futbolistas jóvenes (23,24,25 años, a poder ser a coste cero o en plan cesión. También quiere trabajar la posibilidad de traer jugadores mas jóvenes aún para ir puliéndolos en el Sanse y que luego den el salto al primer equipo. Todo esto debe compaginarlo con el plan del Consejo de respetar la filosofía de la Real, que es por el que los accionistas le dieron  la presidencia. Como ven queridos lectores de este blog hay mucho trabajo por realizar y muchas primeras portadas de medios de información filtrando posibles fichajes. Se espera un veranito muy, pero que muy interesante y calentito. Sin más, fútbol profesional.

Ver Post >
El teléfono de Moyes echa humo


Que yo recuerde desde la época del galés John Toshack, ningún entrenador que haya llegado a la Real Sociedad ha causado tanta sensación como el escocés David Moyes. El primero criado y formado como futbolista en el equipo de sus amores, el Liverpool; y el segundo desarrolló la parte más importante de su carrera como entrenador en el Everton, donde fue aupado a los altares y encumbrado. Después llegó al Manchester United de donde fue despedido incluso antes de finalizar su primera temporada al frente de los red devils.

La mejora de la Real con el entrenador escocés llega un poco tarde. Se pudo apreciar en San Mamés Barria en un partido muy completo del equipo txuri urdin. En el Camp Nou planteó un encuentro de contención en el que los futbolistas de la Real ofrecieron un comportamiento extraordinario en el aspecto táctico-defensivo, ya que el ofensivo brilló por su ausencia . Hubo pocas llegadas al área de Claudio Bravo: un tiro de Pardo desviado por un defensor y otro disparo a gol de Finnbogason que llegó mansamente a las manos del portero chileno.

El míster Moyes en un tipo educado y simpático. Se acordaran de cuando fue expulsado y comió gusanitos con unos aficionados de la grada detrás de su banquillo. En lo referente a sus jugadores franquicias está muy claro que la portería es de Rulli. Por minutos los cuatro de atrás son Zaldua, Ansotegi, Iñigo, De la Bella. En  en el doble medio centro, Pardo y Granero; en el costado derecho Prieto es titularísimo, al igual que Canales en el enganche y Chory en la izquierda.  Arriba del todo, aparece Agirretxe. Pero no hay que olvidar, a Carlitos Vela, que también habrías acumulado muchísimos minutos si no fuera por la lesión de menisco en la rodilla derecha que se produjo en el Bernabeú. En cuanto al dibujo táctico Moyes suele alternar dos o tres variantes que son un 1-4-2-3-1,  o si quiere optar por un esquema más ofensivo apuesta por un 1-4-4-2 o a veces ha jugado con un 1-4-4-1-1.

El teléfono del míster está que echa humo con llamadas y mensajes ofreciéndole  futbolistas. En la labor de seguimiento de jugadores, son continuos los viajes de todos los integrantes dirección deportiva y del propio míister y su hombre de confianza Mac Kinley, ya que para la próxima temporada se advierten o se anuncian cambios muy profundos en las estructuras del club, en la plantilla y en las instalaciones.

Moyes es un entrenador muy respetado en el fútbol inglés porque durante años realizó un extraordinario trabajo en el Everton con unos recursos muy reducidos. También es verdad que se le acusó en el Manchester United  de haber fichado mal, ya que se contrato a última hora al belga Fellaini al que el entrenó en el Everton  y se corría el riesgo de no diera la talla en el United.

En su ultima entrevista a medio británicos Moyes sorprende con unas declaraciones cuando manifiesta que quiere nuevos analistas: «Tenenos un jefe de scout, pero me gustaría tener otro. Además, me gustaría tener scouts en diferentes países. Es algo que he empezado a poner en marcha, cuesta dinero pero a largo plazo supone un ahorro de costes. El dinero de las televisiones cambiará pronto y me gustaría que fuéramos listos. El presidente está a favor, al igual que el director deportivo».

A lo largo de la entrevista sale a relucir el tema de los fichajes: «Le he dicho al presidente que quiero tres o cuatro jugadores, estoy mirando en el mercado inglés a futbolistas que terminan contrato, jóvenes menores de 23 años que se pueden firmar con poco dinero. También hay que ver la posibilidad de traer  jugadores cedidos».

Está todo muy clarito. El mánager Moyes comienza su andadura y su reto de llevar a esta Real Sociedad a los puestos cabeceros que tengan el premio de ir a  Europa. Un entrenador top quiere futbolistas de un rendimiento óptimo para conseguir el éxito y la maquinaria del mánager no se para,  está funcionando a pleno rendimiento esperando noticias y fichajes que vuelvan a ilusionar a una afición descontenta con la clasificación de su equipo ( 6 jornadas por encima del puesto 10, 29 por debajo del puesto 10 y una en puestos de descenso). Pienso que el próximo curso no es difícil sacar mejores notas, pero acierte en los fichajes, míster Moyes.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor