Diario Vasco
img
Categoría: Real Sociedad
Partido de hombres

GRAF1037. GIRONA, 17/11/2017.- El defensa del Girona Maffeo (i) trata de escapar del francés Rodrigues, de la Real Sociedad, durante el partido de Liga en Primera División disputado esta noche en el estadio municipal de Montilivi. EFE/Robin Townsend

GRAF1037. GIRONA, 17/11/2017.- El defensa del Girona Maffeo (i) trata de escapar del francés Rodrigues, de la Real Sociedad, durante el partido de Liga en Primera División disputado esta noche en el estadio municipal de Montilivi. EFE/Robin Townsend

Volvía el futbol a la Liga Santander una vez concluido el parón por los partidos internacionales de las selecciones. En el campo de Moltilivi se jugaba un duelo entre dos equipos que están en un momento dulce de juego y en una gran forma, cada uno con su filosofía de juego. Unos con su puro estilo de la posesión y la continuidad en el juego y el otro, con el rigor, la entrega, el trabajo y la disciplina táctica.

Quedó muy claro que un grupo de jugadores talentosos y de un nivel técnico muy alto, pero sin disciplina y efectividad para cumplir sus compromisos individuales, hará fracasar al conjunto, ya que el carácter de un grupo, valores, principios, creencias, comportamientos, propósitos y códigos compartidos más el compromiso y la implicación triunfan sobre el talento y la calidad individual de cada jugador.

Comenzó el partido con dos equipos sobre el verde, con dos sistemas de juego muy diferentes. Si el equipo de Machín jugaba un sistema 1-3-4-2-1, la Real de Eusebio salía con su equipo de gala y con la filosofia de mantener el balón con muchos jugadores en las medias puntas de una calidad individual alta. Es decir, cinco centrocampistas desde Illarra como eje delante de los dos centrales hasta Oyarzabal en el extremo zurdo y con un solo delantero en punta de ataque, Willian José, pero todos estos futbolistas se encontraron un rival correoso, rocoso, fuerte,con una presión muy alta a la salida de pelota y con la leccion muy bien aprendida. Si le quitamos el balón está todo mucho más controlado y, si no era por las buenas en un corte limpio del balón, era por las bravas con continuas faltas que cortaban una y otra vez los ataques del equipo donostierra. Si en el minuto seis de partido Willian José, en una jugada que rompió la cintura de un mal defensor como Bernardo, marcó el primer gol del encuentro, se le ponía el partido donde quería a Eusebio. Pero a partir de ese momento, la Real no fue la Real del juego combinativo y no lo fue porque el Girona, que es el Eibar del curso anterior, no le dejó sentirse cómoda sobre del terreno de juego y atacó y atacó casi siempre por el costado de un desbordado Kevin, con Oyarzabal por delante. Pero los jugadores locales no tenían el día de cara al marco de Rulli. Fue un primer acto de muchas pérdidas de balón por parte de los dos equipos y de muchas faltas, es decir mucha pelea, muchos duelos y muy poco juego.

En el segundo acto el Girona salió con muchas más ganas y quería empatar el encuentro. La Real Sociedad casi siempre se sintió muy incómoda por la presion asfixiante de los jugadores de Machín, que con una defensa adelantada querían robar y estar cerca de la portería rival. Pero fue primero Januzaj y después en una contra llevada por Illarra, con Willian, los que pudieron alejar en el marcador a los de Eusebio y no fueron efectivos de cara a la portería de Bonu. Después, en el minuto 63, con una mano del jugador Portu, Stuani le robó la cartera a LLorente en el salto y de cabeza consiguió el empate. Este gol espabiló a los del míster de la Seca y, en varias ocasiones manifiestas de gol, Januzaj y Oyarzabal tuvieron el segundo gol en sus botas pero una veces el poco acierto y otras los paradones del meta marroquí dejaron el marcador con el empate a un gol en un partido de poco juego, poco fútbol y sí, muchas peleas, duelos, parones y discontinuidad, que siempre favorecieron al equipo de menos calidad técnica. Pero, amigos, hoy tocó este menú y también hay que saberlo competir. Ya saben, no es lo mismo jugar que competir y tampoco es igual divertirse jugando que disfrutar compitiendo. Sin más, todo es cuestión de fútbol, de gustos, y de filosofías, pero todas muy válidas.

Ver Post >
La Real Sociedad despachó a un frágil Eibar en defensa en 48 minutos

Oyarzabal (d) , lucha un balón con Sarriegi (i), durante el derbi en Anoeta. (EFE/Juan Herrero).

Mikel Oyarzabal (d) , lucha un balón con Sarriegi (i) , durante el derbi en Anoeta. EFE/Juan Herrero.

La ansiedad y las necesidades comienzan a pesar como una gran loza en la S. D. Eibar porque, con tres derrotas consecutivas ante Barça, Celta y Villarreal, dos empates ante Deportivo y Levante y una derrota ante el Real Madrid, demuestran que son seis jornadas sin ganar y ante este panorama y con bajas muy importantes como la de Escalante, Ramis y Dani García florecen las urgencias en el derbi guipuzcoano. Su rival, la Real Sociedad, los recibe con el subidón de haber ganado en la Europa Legue al Vardar con suma facilidad, pero desde el corazón de Zubieta los jugadores realistas saben que en un derbri hay que salir con las orejas altas y muy centrados ya que el rival de turno es siempre muy incomodo compitiendo en estos encuentros ya que ese plus de motivación y deseos lo tienen muy marcado.

Comenzó el partido con un Eibar muy bien colocado sobre el verde. En el aspecto táctico, con un sistema de juego 1-3-4-1-2, maniató a la Real con una presión muy alta a la salida de inicio de balón ya que Sergi Enrich y Kike acosaban e impedían que tanto Llorente como Iñigo salieran jugando limpiamente el balón. Más atrás el japonés Inui se colocaba de tapón sobre un Illarramendi sorprendido con el marcaje de este futbolista. Este aspecto defensivo descolocaba a los jugadores de la Real que se sentían muy incómodos y no podían realizar el juego de posesión y continuidad que ellos tienen muy entrenado. Todo este escenario podía haber sido más efectivo para los armeros si, en el minuto cuatro Kike hubiese acertado ese zurdazo a boca jarro ante Rulli. Pero le faltó efectividad y la rechazó el arquero argentino. Lo tenía muy claro el conjunto eibarrés e intentaban una y otra vez buscar las espaldas de la línea de cuatro con cambios de orientación a las espaldas de Odriozola y de Kevin con las caídas de los dos puntas, Sergi y Kike, mas las incorporaciones de los dos potentes carrileros, Kapa y Cote. En el minuto once una desafortunada pérdida de balón de Llorente, con Rulli muy descolocado, el Eibar estuvo a punto de marcar pero no fue así y en una jugada por el costado derecho entre Januzaj y Odriozola, Willian José remata un centro milimétrico y coloca el primer gol en el casillero realista.

Siguió el conjunto visitante con las mismas intenciones y entre el minuto veinte y el veintidos acorrala a la Real en su área con tres saques de esquina seguidos. Pero después en un regalo de Lombán, el belga Januzaj, a puerta vacía erró y mando fuera el balón con el portero superado. En esos momentos se ve el peor Eibar en muchísimo tiempo; defendiendo tan frágil, tan lamentable, tan mal, que volvió a marcar la Real en un córner.

Salen unos, entran otros y en un descontrol brutal, Prieto sirve un pase en boca de gol que Junuzaj, desde el suelo y a la segunda jugada, aloja el balón en las redes armeras. Todos se preguntaban que fue del Eibar rocoso e impenetrable. También pudo marcar Illarra en un caño fantástico y un duelo con Dimitrovic que rechazó a córner el guardameta. La defensa hacia aguas por todos los sitios y gracias a que solo fueron dos goles.

No mejoró el equipo armero con el inicio del segundo acto y la Real con dos pinceladas fantásticas Mikel Oyarzabal se planta solo ante el meta Dimitrovic y de sutil golpeo con el interior de su pie zurdo pone el tres a cero en el electrónico. El equipo de Eusebio despachaba el partido en cuarenta y ocho minutos, pero cuando peor se estaba poniendo todo los armeros con un pundonor y un amor propio fantástico se vinieron arriba. Los txuri urdines se sentían ganadores. Gran error ya que después sufrió tontamente, porque marcó Joel Jordán y el partido aún no había concluido. Después, Inui puso en aprietos a Rulli, pero los blanquiazules se volvieron a rearmar y supieron cerrar un encuentro en el tramo final sin sobresalto alguno y si asegurando tres puntos muy importantes que los deja con 17 puntos a las puertas de los puestos de premio igualados con el Betis y el Leganés. Ganó muy merecidamente la Real Sociedad ante el peor Eibar que recuerdo defensivamente, gran sorpresa pero muy real en mi opinión.

Ver Post >
Pocas oportunidades ante un equipo ramplón

El equipo de Bordalás remontó un partido en el cual pudo pasar de todo. La Real Sociedad  dio primero y dominó una primera parte con mucha posesión, pero con muy pocas oportunidades de gol ante un equipo ramplón. En ataque, estuvieron mucho más preocupados en defender que en atacar, sobre todo, en la marca de Markel Bergara sobre el canalizador Xabi Prieto, y con un plan muy claro:  sistema 1-4-4-2 con inicio de presión, salida de balón y líneas muy juntas con marcas muy señaladas. No obstante, el conjunto de Eusebio tardó poco en hacer el primer gol en una conducción de Januzaj por el costado izquierdo con un gran pase filtrado entre central y lateral que controló Oyarzabal y, de un tiro cruzado y ajustado al palo largo, puso el primer gol en el marcador.  Pero, amigos, a partir de ese mismo instante, la Real Sociedad en vez de aprovechar y alejarse en el marcador se confió de su insultante control del encuentro y solo pensó en el control del balón y se olvidó por completo de matar el encuentro. La tuvo Willian José en un tiro raso con su pierna izquierda que paró Guaita y en una falta en la frontal del área, que se marchó por sobre del larguer. Aunque la ocasión más clara la tuvo Oyarzabal en el minuto cuarenta y dos a centro de Canales que pasó entre las piernas de varios futbolistas azulones. El Getafe apenas tuvo ocasiones de gol y, que yo recuerde, un tiro de Álvaro que paro Rulli fácilmente y errores de no entenderse en el tuya mía entre Rulli y Zubeldia y otro entre Iñigo Martínez y Rulli que deja pasar peligrosamente el central, es decir, más errores nuestros que acierto de ellos, y así sin más sobresaltos se llegó al descanso del partido donde en mi opinión falto ambición para finiquitar un encuentro que el rival no dio una a derechas y se vio superado en los primeros 45 minutos.

LIGA SANTADER TEMPORADA 2017/2018 29/10/2017 COLISEUM ALFONSO PEREZ JORNADA 10 GETAFE-REAL SOCIEDAD ALTERPHOTOS/ACERO

 

Salió el conjunto azulón enrabietándose de lo ocurrido en el primer acto y acorraló a la Real con tres saques de esquina seguidos y muy volcados en él área defendida por el argentino Rulli. No era el equipo pasivo que vimos antes. Ahora, era un equipo mucho más armónico y mucho más llegador. Cuando esto sucede, descuidas la retaguardia. Eso se vio en el minuto cuarenta y nueve en una contra con superioridad la Real Sociedad fue incapaz de terminarla con eficacia. También un poco más tarde, Odriozola no aprovechó un duelo mano a mano con Guaita, y ya sabes cuando perdonas y el mister contrario acierta con los cambios, ponte a temblar. Porque además salió al verde un canarío de La Laguna Ángel y fue un torbellino que entraba por todos los sitios de la línea de cuatro defensivamente. Y cómo no, encontró el premio que le negó el portero azulón. Con una parada a una mano en un córner botado por Pardo que remató Aritz Elustondo y, en la contra iniciada por el mismo Guaita en un saque de semi bolea que recogió Portillo y de sublime asistencia de exterior al desmarque del canario que controló y con picardía ante la salida de Rulli lo bate por bajo. Este gol dio alas a los de Bordalás y con el apoyo de una afición entregada siguieron realizando ocasiones de gol con dos buenas paradas de Rulli: una de ellas en un remate de cabeza de un trabajador e incansable Markel. La tuvo Prieto solo ante el portero Guaita, pero en el balón en su pie malo optó por pasar a Willian José y no acertó. También la tuvo Jorge Molina a pase del intratable Ángel y la hecho por sobre el travesaño, pero llegó el fatídico minuto 84 penalti de Iñigo Martinez a quien sí a Ángel que lo ejecuta de forma magistral Jorge Molina y pone por delante a un equipo que fue muy superior en este periodo a una Real Sociedad desconocida y nula en eficacia ante la meta rival, donde el esfuerzo brutal del equipo de Bordalás en este acto lo premió con los tres puntos en un partido que la Real Sociedad no interpretó bien ni estuvo efectiva en la oportunidades creadas. Y ante esta situación  salió un Ángel salvador para remontar un partido más perdido que ganado.

Ver Post >
También queremos llegar lejos en Copa

GRA083. LLEIDA. 26/10/2017.- El centrocampista de la Real Sociedad Sergio Canales (d) lucha el balón con un jugador del Lleida, durante el partido de ida de dieciseisavos de final de la Copa del Rey que se juega esta noche en el Camp D´Esports, en Lleida. EFE/ADRIA ROPERO

Sergio Canales lucha el balón con un jugador del Lleida, durante el partido de ida de dieciseisavos de final de la Copa. EFE/ADRIA ROPERO

La Copa de Rey desde hace ya mucho tiempo es esa competición o torneo creado a la medida para los equipos grandes, es decir equipos Top, si los que compiten en Europa y sueltan alguna limosna en plan nos toco la bon loto para alguno de los equipos pequeños que son clubes de segunda B , los cuales esperan como agua de mayo que les toque en el sorteo el Barça, Madrid, Valencia, Atlético, Real Sociedad, Sevilla, Athletic. Y con esta suerte calmen o engorden sus maltrechas cuentas. Pero también es verdad que la clase media alta y la clase media baja mira esta competición con cierta indiferencia ya que solo un milagro le puede dar el premio de llegar a una semfinal o una final.

Eusebio Sacristan es un entrenador al que siempre le gustó competir a tope la Copa del Rey y siempre colocó sobre el verde un equipo competitivo mirando de reojo el rival al cual se iba a enfrentar, es decir nunca regalo nada y siempre manifestó que la Copa es un torneo para pelear con los mejores futbolistas en esos momentos. Así que en tierras catalanas debutó Toño Ramírez y repitieron Iñigo, Prieto, Oyarzabal y además los cambios del partido anterior ante el Espanyol: Vela, Januzaj y Canales. Es decir un equipo de garantías para ser superior y mejor que un conjunto que compite en el grupo tercero de segunda B.

En el primer acto del encuentro ante el Lleida, la Real se encontró un equipo súper motivadoy  muy ordenado que compitió con unas ganas enormes ante un conjunto que está jugando Europa League, y eso le da un plus especial. Con un sistema 1-4-2-3-1 esperaba en su propio terreno de juego con tres líneas muy juntas para realizar una presión agobiante cuando el balón llegaba a ciertas zonas del campo y desde ese lugar después de robo o pérdida de balón por parte realista salir como balas en contraataque hacia el portal de Toño. Nada nuevo en varios equipos que intentan contrarrestar el juego súper ofensivo de los entrenados por el míster de la Seca.

En este primer tiempo la Real Sociedad jugó mucho tiempo como le gusta. Primero, robar el balón y luego con posesiones largas y mucha continuidad en el juego.  Hubo muchas ocasiones en estos primeros 45 minutos, pero fue un activo Canales el que con un trallazo impresionante desde fuera del área alojó el balón en la misma escuadra de la portería defendida por David Oliveros. Desde ese mismo momento, el equipo de Eusebio se sintió cómodo. Por momentos, abusa del juego de posesión con mucho juego en horizontal y poca profundidad y llegadas a la portería rival.

En el segundo acto de partido se vio a un Lleida que intentó dar un paso al frente con su entusiasmo, pelea, lucha y un amor propio brutal. Nunca perdió la cara al encuentro y tanto Toño como Oliveros realizaros varias paradas de mérito a tiros de los atacantes rivales, pero sobre todo es de destacar el paradon de Toño a tiro de Valiente. Hay momentos de mucho protagonismo de los dos porteros, hay momentos que con una calidad de golpeó superior Sergio Canales está a punto de conseguir el segundo tanto en una magistral falta que lamió el poste de los de Albadalejo. En esos momentos los defensas desde Rubén Pardo y después Guevara hacia atrás estuvieron muy contundentes y rocosos dejando una vez más la portería a cero y demostrando que tanto Navas como Iñigo eran muy titulares el curso anterior.

El equipo de Eusebio pudo conseguir un resultado más amplio pero las botas de Juanmi, un poco fuera de ritmo de competición, desaprovecharon alguna ocasión manifiesta de gol. Resumiendo; victoria por la mínima ante un rival que peleó como gato panza arriba y con una motivación especial compitió, trabajó y nunca se dio por vencido ante un equipo muy superior en el juego de posesión y continuidad. Ayer nos faltó algo de efectividad de cara al marco rival, ya saben Fútbol.

Ver Post >
La asignatura pendiente de la Real

Partido de la Real. Donostia. 23-10-2017. Foto Arizmendi

Oyarzabal se lamenta por una ocasión perdida. ARIZMENDI

La Real Sociedad de Xabi Prieto, quien batió el récord de partidos de liga con 462 (por los 461 del mítico Bixo Gorriz), tiene una asignatura pendiente en su feudo. De los cinco partidos que ha disputado sólo ha ganado uno, ha empatado dos y perdido otros dos. O lo que es lo mismo, de los 15 puntos posibles solo se han sumado cinco. Además, en los últimos seis encuentros de liga sólo se han sumado cinco puntos, lo que le ha hecho caer en la tabla al noveno puesto con 14 puntos, hasta el momento el puesto más bajo desde el inicio del campeonato.

Quique Sánchez Flores estudió muy bien cómo se le podía hacer daño al equipo txuri-urdin. Planteó un encuentro con un sistema 1-4-4-2, con la velocidad Piatti y el talento de Jurado por los costados, la fortaleza de Dader y Javi Fuego en el centro y dos jugadores en punta que pelearon como gladiadores en la presión alta a la salida de balón: Batistao y Gerard Moreno. Si la Real superaba esta presión de inicio, el Espanyol reculaba y la defensa adelantada esperaba en su propio campo. Así, en el minuto 8, los visitantes se encontraron con un jugoso premio: Jurado condujo el balon, reculó Kevin y a la espalda de Iñigo dio un milimétrico pase que Baptistao aprovechó para marcar ante la cara de sorpresa de Llorente y la salida en falso de Rulli. Al míster ‘perico’ el partido se le ponía donde quería.

Y es que a partir de ese momento se vio a una Real apática, sin chispa e incapaz de generar el juego de posesión al que nos tiene acostumbrados. Solo Mikel Oyarzabal, con su calidad habitual, puso un balón de oro a un Vela que, de un testarazo potente, se encontró la cara del defensa Aron en boca de gol.

Más adelante, ya en el minuto 42, el propio Mikel se sacó un tiro seco desde el borde del área que el arquero Pau envió a córner en felina estirada. Y en esta primera parte, no pasó nada más, porque al equipo de Eusebio, que fue creciendo con el paso de los minutos, le faltó frescura ante un rival muy bien situado y que se encontró cómodo sin el balón. Y todo ello con el añadido del gran derroche físico de un Espanyol que se encontró con una Real roma en ataque y con muy poca participación de laterales e interiores.

En el segundo acto, el decorado del partido cambió por completo. El equipo del míster de la Seca atacó como sabe, por dentro, a pasillos interiores. Con las llegadas al área de Prieto e Illarra por fuera, Kevin y Odriozola eran como cuchillos, con el añadido de un Willian José que lo peleaba todo como un jabato. Ante esta avalancha de juego la Real tuvo buenas ocasiones de gol por medio de Oyarzabal, Kevin, Zubeldia y Willian José, pero se encontraron con un Pau que tuvo su gran noche.

En el minuto 58 se fue un apagado Vela y entró al campo Januzaj. Y el belga, con solo dos jugadas de una calidad brutal, puso patas arriba todo el entramado defensivo perico. Uno de sus dos magistrales pases lo convirtió en gol Illarra; el otro, no encontró rematador. Con todo, al menos hasta el hasta el minuto 73 la Real fue muy superior a un rival que reculó porque los jugadores blanquiazules no le daban opción de tener el balón. Además, el dominio realista del juego era tan grande que solo les quedaba defender y defender… Pero, amigos, primero se fue Prieto, después Wilian José… y se apagó la luz. Hubo descontrol y el equipo dejó de ser el que era. En mi opinión, el recambio adecuado de Prieto era Juanmi, pasando a Oyarzabal adentro y con Willian en punta como referencia.

El Espanyol se mantuvo agazapado, solo quería defender. Eusebio colocó a Juanmi de punta, pero con dos líneas de cuatro juntas y en el borde de su propia área es un martirio para un jugador como el de Coín que, sin espacios, es como una peluquería sin tijeras. Volaron dos puntos y siguen las dudas con los cambios del míster y en la gestión de los partidos. Esta vez fue un empate muy injusto que salpicó también al director deportivo y al medio Illarramendi, al salir retratados en el acta arbitral.

Ver Post >
Noche mágica para Willian José

La Real Sociedad goleó al débil Vardar porque es infinitamente superior. Los de Eusebio controlaron de principio a fin un encuentro que tuvo como máximo protagonista e indiscutible a Willian José- El atacante brasileño, que llevaba unos cuantos partidos no rindiendo lo que se espera de él, rompió moldes con un soberbio partido sobre todo de máxima eficacia cara a gol y endosó un póquer al equipo Macedonio que se vio impotente e inofensivo durante los noventa y tantos minutos que duró el partido.

El entrenador de la Real Sociedad colocó sobre el verde un equipo de jugones de la mitad hacia adelante. Realizó tres cambios en el once (dos obligados – Odriozola y Juanmi – y el otro para dar minutos a De la Bella y descanso a Kevin). Los premiados fueron Gorosabel, Canales y Alberto, pero el míster sabedor de lo que se iba a encontrar colocó en los costados a dos jugadores de corte de más control del juego y acertó de lleno. El Vardar fue un equipo temeroso, escondido, replegado en su propio campo. Ante estas características tácticas son necesarios jugadores que sepan contrarrestar una defensa zonal y estática en el fondo de su propia área, para después, si el contrario les deja, salir en contraataque. Pero ante este planteamiento los entrenados por Eusebio pusieron muy pronto de manifiesto una superioridad absoluta y ya para el minuto once en una jugada ensayada a balón parado marcaba el primer gol un jugador en estado de gracia. Oyarzabal a peinada de Prieto, marcaban el ritmo del partido. Illarra y Zubeldia, con sus movimientos compensadores y su alternancia de posiciones, se hacían dueños del balón y del control del juego pero también por el costado derecho entraban como cuchillo en margarina Gorosabel y un imperial Xabi Prieto.

Desde ese costado fueron llegando las ocasiones de gol. Primero pared Willian José – Canales que finiquita el brasileño con una sutil finta. También es verdad que a veces el dominio y el toque del balón, más la continuidad en el juego no esconden un gran problema defensivo. Con la línea de cuatro adelantada, pudo marcar el Vardar en un duelo entre Tigran Barseghyan y Rulli. que éste paró con su pie.

Esta Real Sociedad se tomó muy en serio este partido. Aprovechó sus minutos de enorme superioridad y materializó dos goles más de las botas del hombre de la noche Willian José. Así los txuri urdines fueron muy superiores por los méritos de unos y otros, dejando muy claro que sólo había existido un equipo sobre el verde y ese era una gran Real Sociedad.

Partido de la Real contra el Vardar en Skopje. Macedonia. 19-10-2017. Foto Arizmendi

Partido de la Real contra el Vardar en Skopje. Macedonia. 19-10-2017. Foto Arizmendi

Con el encuentro casi finiquitado los jugadores de Eusebio se gustaron y se recrearon en muchas fases del juego y el ariete brasileño volvió a marcar dos goles más de bella factura.

Desde ese mismo momento el míster con buen criterio y sentido común mueve ficha y hace los tres cambios dando descanso a Oyarzabal, Illarra y Willian José por Januzaj, Bautista y Rubén Pardo. Con el cero a cinco en el marcador fue un equipo que no quiso hacer daño del árbol caído y fue dejando pasar los minutos a un trote tranquilo y de control del balón hasta que en el minuto noventa después de un tiro de Canales y otro de Bautista, el arquero rechazó al medio haciendo un favor al más listo del rechace, De La Bella, que con su pie malo alojó el balón en las redes visitantes dejando un set de 0-6 en el electrónico.
Con este resultado la Real Sociedad se coloca segunda de grupo con seis puntos detrás del Zenit, un equipo que no demostró ser superior y que los errores defensivos nos privó de puntuar. Pero estos errores son pasado. Ya son dos encuentro con la portería a cero. Qué bien vinieron esos quince días encerrados en Zubieta, corrigiendo y trabajando mejor el equilibrio defensa-ataque.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor