Diario Vasco
img
Categoría: Real Sociedad
Hablemos de las pretemporadas

La Real Sociedad ya está en pretemporada. El pasado lunes diez de julio, en las instalaciones de Zubieta (qué gozada de ciudad deportiva), tuvo lugar la primera toma de contacto de Eusebio y su cuadro técnico con sus jugadores. En concreto, con 23 de ellos: 20 de campo más 3 porteros. Aún faltan los internacionales, aunque poco a poco van llegando. Ahí están los casos de Rulli e Illarra. Solo falta que se incorpore Carlos Vela y que vuelvan de los pibes Odriozola y Oyarzabal después de su paso por el europeo Sub21. Además del fichaje estrella, el Belga Adnan Januzaj, que todavía tiene que mudarse a San Sebastián.

Y como en toda pretemporada hay futbolistas con lesiones por rozaduras, sobrecargas, roturas de fibras… Em el apartado médico, la Real no está libre de los malditos contratiempos. Ya están en la enfermería Willian José, Iñigo Martinez, Kako Sanz e Imanol Agirretxe, además de Carlos Martínez y Guridi, lesionados desde la temporada pasada. Pero también están en el verde de Zubieta los potrillos Sisniega, Gorosabel, Ujia, Ugarte, Arrieta, Guevara, Sangalli, Capilla, Merquelanz… Todos con unas ganas enormes y con unas caras de satisfacción increibles. Vamos, con ganas de comerse el mundo.

En una pretemporada el número de partidos a jugar y la categoría de los equipos a los que nos vamos a enfrentar es fundamental para conseguir arrancar la campaña en un estado fisico, técnico y táctico ideal. Para que, una vez comience la competición, los jugadores estén en el mejor nivel posible para jugar con plenas garantías de éxito.

Ha cambiado tanto este fútbol (fútbol-negocio) que Cuando yo entrenaba a equipos en una pretemporada, se notaba en el vestuario una cierta tensión en los jugadores. Esas miradas entre aquellos que eran competidores en un mismo puesto… Se les veía inquietos por ver qué plantel teníamos y, ante eso, comprobar las posibilidades de éxito. también estaban aquellos que decían «¡Con esta plantilla quedaremos entre los ocho primeros». Todo era alegría, competitividad sana, ilusión por objetivos, nerviosismo, inquietud, deseos.

Pero este este fútbol (fútbol-negocio) ha cambiado mucho. Ahora llegas a un vestuario con 36 jugadores y en los primeros días lo único que se oye es «Cuántos sobramos…», «Con cuántos de los que estamos no cuenta el míster…», «A mí me dijo el director deportivo que cuenta conmigo…», «Pues Pepito ya se fue al Marbella y me cuentan que los cedidos estamos de sobra…», «Yo sin minutos no me quedo…», «Yo el curso anterior me quedé mas tiempo fuera que dentro..», «Quiero jugar y aquí es muy complicado, así que si hay ofertas me voy…», «Si se me presenta es la oportunidad de mi vida y viene un grande y paga, yo no pierdo ese tren…», «El equipo está hecho del año anterior, así que sobramos muchos y eso se ve…», «Yo para quedarme y no jugar prefiero irme fuera…», «A mí que me paguen la ficha completa y que me dejen libre y así soy yo dueño de mis posibilidades…», «Aún me quedan dos años de contrato y yo no perdono un euro…», etc. Todo esto pasa en este fútbol-negocio de hoy y lo saben. Porque mi pregunta es esta: ¿un vestuario así está implicado y comprometido al cien por cien para el inicio de una competición tan exigente? Que venga el psicólogo y me lo explique.

El mercado cada vez se mueve menos. Primero por el tema económico. Luego, porque los equipos con menos recursos esperan oportunidades o cesiones de jugadores que en los equipos grandes suelen sobrar. Aunque también hay alguno al que si le pides un jugador te dice «Sí, te lo llevas, pero yo quiero a ese defensa tan bueno que tienes». Y así se llega a un entendimiento entre las direcciones deportivas o secretarias técnicas. Vamos que como siempre en este deporte, el pez grande se come al chico. Y así por los siglos de los siglos. Con o sin amén.

Ver Post >
Una generación irrepetible

Amigos, me pongo delante del ordenador porque me salen recuerdos por todos los poros. Allá por el año 1973 aterricé en Donosti. Era un niño que con 20 años dejaba un pueblo y se aventuraba por primera vez a descubrir mundo por motivos laborales. Pero ese niño era un fanático del fútbol y tiene la suerte de vivir en Egia, junto al antiguo Atotxa, cerca del Parque Cristina Enea y del Colegio Mundaiz, donde por ese tiempo entrenaban los jugadores de la Real Sociedad. Disfruté como un enano viendo entrenar a Iriondo, a Javier Exposito, a Artola, a Urruti (D.E.P.), a Gorriti, a Martinez, a Murillo, a Arzak, a Amas, a Urresti, a Gaztelu, a Boronat… Pero detrás de esos grandes jugadores, que muchos fueron héroes en Puertollano, venía una generación extraordinaria: el Sanse entrenado por Exposito.

Jugaban todos los domingos en Atotxa. No me perdía un solo partido. Recuerdo un equipo filial fantástico: Arkonada, Choperena, Velasco, Olaizola, Astarbe de Eguia, Larrañaga, Etxabe, Zamora, Idigoras, Iriarte (que miraba mucho al banquillo), Gomez… También Eliseo Murillo, Rekalde, Maneiro (D.E.P.), Juaristi (D.E.P.), Alonso, Eizmendi, Viguera o Cendoya. Sin olvidarme de Lopez Ufarte, que llegó desde el Real Union de Irun. En el primer equipo esa maravillosa plantilla de jugadores había logrado colocar a la Real Sociedad en el cuarto puesto de la clasificacion, logrando jugar una competición europea por primera vez en la historia de este club.

De esa cuadrilla de amigos y grandes profesionales, mas esa generación de un Sanse espectacular y la figura emblemática de Alberto Ormaetxea, en los años ochenta estaban compitiendo ante dos titanes como lo eran Real Madrid y Barcelona. Una Real Sociedad irrepetible. Sí, esa que conocían en todo el mundo. Esa que era admirada por todo el planeta fútbol. Esa que llegó a tener muchos futbolistas internacionales. Esa que hoy en dia es muy difícil de superar en logros conseguidos. Esa cuya alineación recitaban de memoria todos los niños en los recreos de todos los colegios: Arkonada, Celayeta, Gorriz, Kortabarria, Olaizola, Diego, Alonso, Zamora, Idigoras, Satrustegui y Lopez Ufarte.

Los futbolistas de esta generación, así como otros tantos de épocas anteriores y posteriores, se reunieron este martes en el salón de actos del Colegio de Don Bosco en kaputxinos, junto a los familiares y amigos de Jesus Mari Zamora. Estuvieron junto a él en la presentación de un fantástico libro, que más que su biografia es todo Real Sociedad. La del comportamiento, el compromiso, la implicación, los valores, la entrega, la fuerza y el no parar de luchar todo el partido. Esa Real que en aquellos tiempos regaba o encharcaba el campo para ganar los partidos. Se lo dice un canario: cada vez que jugaba Las Palmas en Atocha, se ahogaban y salían goleados con varios tantos a balón detenido.

Jesús Mari Zamora, aquel pibe que jugaba en el Sanse con el numero 8 a la espalda y que disputó la friolera de 588 partidos. Marcó 63 goles con el primer equipo desde la temporada 74-75 a la 89-90 y se retiró junto al mítico Arkonada, dando la vuelta de honor los dos juntos en el viejo Atotxa. Zamora fue un jugador de una técnica exquisita, con una elegancia sobre el terreno de juego enorme. Un jugador organizador y creativo de primer nivel que cuando se asociaba con otro genio como Lopez Ufarte eran imparables. Ese trío Olaizola, Zamora y Lopez Ufarte, mas los de alrededor, fueron un equipo irrepetible. Un equip0 cuyos integrantes acompañaron a un jugador con mayúsculas en la presentación de un libro que no pueden dejar de leer todos los que aman a la Real Sociedad . Zorionak, Jesus Mari Zamora, porque vas hacer felices a muchos realistas con este libro.

Ver Post >
Resumen de una gran temporada

Este es el resumen de una gran temporada, con Europa como fantástico premio, amigos lectores. La Real Sociedad, tras superar un irregular inicio de Liga en el que deambuló en las primeras ocho jornadas, y estuvo en la clasificacion general en los puestos 19, 9, 12,13,8,11,9,10, consiguió remontar a partir de la jornada novena, ganando cuatro encuentros seguidos al Alavés, Leganés, Atlético y Sporting. El conjunto entrenado por Eusebio Sacristán se ilusionó con el paso de las jornadas y su evolución en el juego fue muy buena. El míster de La Seca acertó con un once tipo que no cambio en toda la liga, de no ser por lesiones, sanciones o enfermedad y desde la jornada novena hacia adelante el equipo dio un golpe de autoridad en todos los campos en los que jugó, sin bajar hasta el final de liga de los puestos que daban como premio una competición europea.

Eusebio comenzó la liga con un sistema de juego muy claro: 1-4-1-4-1. Un sistema que el entrenamiento que perfeccionó con su amigo Frank Reijkaard en el Barcelona, es decir, al más puro estilo y metodología del trabajo de la Masia. Muchos rondos, muchos espacios reducidos, muchos toques, muchos pases cortos, mucha presión, mucha posesión del balón con continuidad en el juego, muchas zonas de presión… Cuando se tenía el balón se hacía el campo muy ancho y cuando no se tenía se presionaba más arriba, o no tan arriba hasta recuperarla y volver a atacar.

En la primera jornada de liga, la cual nos tocó en Anoeta ante el todopoderoso campeón de Europa, el Real Madrid de Zizu, Eusebio apostó por Rulli en la portería; línea de cuatro en zona con Zaldua, Mikel, Iñigo y Yuri; Markel como pivote único por delante de los centrales; medios puntas a pasillos interiores con Illarra a la derecha y Zurutuza por la izquierda; en banda derecha, Oyarzabal y en banda izquierda el sorpresón: David Concha; y en punta de ataque el boquerón Juanmi. Aquel día se perdió por tres goles a cero y en el segundo encuentro en Pamplona el míster cambió a Markel y a Concha y entraron Pardo y Prieto. Las dos P. Se ganó por cero a dos y en el siguente encuentro nos empató el Espanyol por un gol y entró en el equipo Willian José, que marcó el tanto que nos dio el punto. Después viajamos a Villarreal y el de La Seca aún no lo tenía claro y seguía dudando. Pasa a Oyarzabal a jugar por adentro con Zurutuza, en los dos costados coloca a Juanmi y a Vela, y como único atacante deja a Willian José. Se perdió por dos a uno con gol de Yuri.

Poco después llega el equipo revelación, que maravilla a todos con su estilo de juego: los ‘Pio Pio’ de Kike Setién. Esa semana es la clave de todo el campeonato, ya que Eusebio Sacristán saca de la chistera el equipo que desde ese momento va a realizar el mejor futbol de muchas jornadas de esta Liga Santander. Es el compuesto por: Rulli, Carlos, Navas, Iñigo, Yuri, Illarra, Prieto, Zurutuza, Vela, Willian José y Oyarzabal. Con él le damos un repasito, con bañito incluido, a los canariones y les derrotamos por cuatro goles a uno en un partido muy bien jugado y muy bien competido. Pero después vamos a Eibar y damos un paso atrás por el tema de campo distinto, equipo rudo, tosco, aguerrido. Nos salió rana la alineación ya que las ausencias de Prieto y Oyarzabal de inicio se notaron mucho en el juego combinado. Además, Markel y Juanmi son de otro corte de juego. Se perdió un derby tras el cual el mosqueo del Consejo y aficionados fue monumental. Fue una semana caliente tras la cual se apuesta por lo mismo contra Betis y el Athletic. En Bilbao, aunque no se mereció perder, se sigue apostando por la misma alineación ante el Alaves y llegan, y de qué forma, los resultados y el buen juego. El equipo suma doce puntos de doce posibles y se pone en los puestos de premio que no abandona hasta las jornadas 27,28,29 y 30. Es entonces cuando de cuatro encuentros solo se empata ante el Leganés en Anoeta y se pierde en Vitoria. Pero además ante rivales directos como lo eran el Athletic y el Villarreal, que nos dejó sin puntos en nuestra propia casa. Y el Atlético de Griezman también nos dejó sin sumar, pero también es verdad que desde la jornada 31 a la 38 el equipo sólo perdió contra el Barça y empató los tres últimos encuentros ante Sevilla, Malaga y Celta, con subidón por la pérdida del Athletic en el Calderon y quedarnos en el puesto sexto que nos da premio europeo.

En la Copa del Rey, con un equipo muy titular y sin regalar nada de nada, eliminamos al Valladolid de la Liga 1,2,3 y al Villarreal. Nos dejó fuera el Barcelona que es el finalista junto al impresionante en competición: el Alavés de Pellegrino. En cuanto a jugadores, el entrenador Eusebio Sacristán siempre o casi siempre apostó por futbolistas muy de su gusto y, en mi opinión, rotó poco y hubo jugadores muy importantes que llegaron con el gancho puesto a los seis últimos partidos de liga. Eso lo notó mucho el grupo, pero además creo que la gestión de convocatorias, dejando jugadores del primer equipo en Zubieta y viajando jugadores del filial para no jugar, fuera lo acertado en un club de cantera. Que la formación y la competición van de la mano y nunca vi en esta Real jugadores sin competir en el Sanse ni en el primer equipo, ya que se les quita la ilusión. A un entrenador de un equipo filial de meter a su equipo en un play off y con ello la ambición a unos futbolistas. Estábamos mar cerca de los cuatro primeros puestos en el grupo segunda de segunda B, creo que es un tema a mejorar entre la Direccion Deportiva, el Consejo y el mister de la Seca.

Eusebio y su grupo de trabajo llenó de minutos a Rulli, Yuri, Illarra, Iñigo, Prieto, Navas, Oyarzabal, Vela, Zurutuza, Willian José y Juanmi. Este es el equipo titularísimo en minutos, mas los cambios que son los laterales Zaldua y Carlos, y un impresionante Odriozola, además de los fichajes de Canales y Granero que son un lujo para la calidad de minutos, precio y rendimiento, con 985 minutos el primero en 31 partidos y el segundo con 690 minutos en 19 partidos.

A partir de aquí veremos un plantel de jugadores devaluado porque si el míster no cuenta con ellos, si al míster no le gustan para su proyecto de juego y con tan pocos minutos de juego sin competir cómo los va a colocar en un equipo de Liga Santander y de Liga 1,2,3. Los minutos jugados por los futbolistas han sido: Mikel Gonzalez, 677 minutos y 9 partidos. Aritz Elustondo, 426 minutos y 9 partidos. Bautista, 312 minutos y 13 partidos (3 goles). Markel, 287 minuto y 6 partidos. Zubeldia, 254 minutos y 4 partidos. Hector, 252 minutos y 4 partidos (se fue al Granada desesperado). Pardo, 159 minutos y 3 partidos (se fue al Betis y no quiere volver). Concha, 105 minutos y 7 partidos. Kevin, 104 minutos y 2 partidos. Guridi, 75 minutos y 1 partido. Gaztañaga, 24 minutos y 2 partidos. Por otro lado llega la pregunta del millón: ¿Qué hacemos con Capilla, Babic, Alain, Hervias y Abu Diarra? Se tuvo que quedar Concha e irse Hervias para jugar el cántabro 105 minutos en 7 partidos.

En una temporada muy buena, con el objetivo conseguido y con la aparición de un futbolista fantástico que ha sorprendido a propios y extraños como lo es Álvaro Odriozola, ya sin más tiempo que perder hay que comenzar a trabajar para mejorar un listón que está altísimo en el puesto sexto. Y que el próximo curso con tres competiciones hay que superarlo o igualarlo. Pienso que hay mimbres y que hay que acertar en las altas y en las bajas para conseguir el ansiado salto de calidad y la regularidad de los puestos europeos, tipo Villarreal o Athletic en las ultimas temporadas. Estoy completamente seguro de ello. Feliz verano a todos.

Ver Post >
San Juanmi

Todo indicaba a que Toto Berizzo debía colocar sobre el verde de Balaídos a su mejor once posible para intentar ganar un partido después que su equipo se haya despistado mucho con la competición Europea dejando los otros frentes muy desguarnecidos. Por su parte Eusebio Sacristán, en un partido de situación límite por aquello de ganar sí o sí y esperar a ver qué hacen el Villarreal y el Athletic ya que dependes de ellos, llevaba una semana de trabajo en Zubieta con muchos frentes abiertos, pero con un pensamiento único: ganar en Vigo con el mejor once posible y con una responsabilidad máxima de todos mis futbolistas, aunque algunos ya están pensando más en su futuro que en el partido de Balaídos por aquello de lo poco que cuentan para el míster de la Seca.

Amigos, estos es fútbol. En el minuto 93 perdíamos por 2-1 y eramos séptimos porque el Athletic también perdía en el Calderón por 3-1. Pero Canales, con dos balones en el córner dados por el recogepelotas, se queda con el bueno y lo coloca al corazón del área y allí Juanmi con despegue, vuelo y contacto hace el empate a dos que nos daba el pase directo a Europa. Se saca de centro y final del partido. Todos a por Juantxo a que les de las camisetas de la guagua y todas la plantilla viajando a una competición internacional.  Final muy merecido por méritos de unos y de otros.

La Real Sociedad se tuvo que conformar con el empate porque fue un equipo con muy poca eficacia de cara al marco del portero Sergio Álvarez y sus defensas ya que hasta en cuatro ocasiones muy claras de Willian José, Carlos Vela y Xabi Prieto las para o rechaza el arquero gallego y sus defensas en la raya de gol. En el segundo acto, Rulli primero sacó con los pies un tiro a bocajarro de Jozabed, pero marcó desde el punto de penalti Iago Aspas y con ese gol se convierte en el máximo goleador español de esta Liga Santander consiguendo el Trofeo Zarra. Desde ese momento el equipo de Berizzo se vuelve a sentir cómodo en el campo y quitandole la pelota a Prieto, Zurutuza e Illarra. Pero un fallo otra vez de Jony lo aprovecha Xabi Perito que se va por banda y pasa el balón al pasillo central. Con maestría bestial lo deja pasar Juanmi y Oyarzabal, solo ante el portero celtiña, lo enviaba al fondo de la red. El objetivo estaba conseguido, mirando de reojo lo que ocurría en el Calderón. Pero, amigos, el Toto mete en el campo al Danes Hjulsager y el joven mediocampista desde el balcón del área se saca un zapatazo mal defendido por la defensa realista (en concreto por Aritz que no sale con todo a taponar el tiro) y se cuela como un obús en la escuadra de Rulli. Un golazo. Estábamos fuera de los seis primeros y era el minuto 90 de partido. Balaídos saltaba por ganar en la despedida del míster.

Pero la alegría y jolgorio de los aficionados gallegos no pudo ser completa porque como ya comenté, Juanmi, que todo lo que toca lo mete en la jaula, con su gol de cabeza en el minuto 93 nos llevó a la sexta posición con destino a Europa cerrando una brillante temporada del equipo realista con el sufrimiento y la explosión de alegría en ese recordado por todos minuto 93. Un gol de un extraordinario jugador con una eficacia tremenda en calidad-minutos-goles. San Juanmi. Zorionak por el campañón de la temporada 16-17 que nos dio el premio que merecimos después de 38 jornadas.

Ver Post >
A Vigo a por los tres puntos… y a esperar

El Málaga llegaba a Anoeta bajo el efecto Míchel, entrenador que había generado en el club una euforia sin precedentes. Y no sólo por el juego desplegado (gracias a una gran efectividad), sino también por los fantásticos resultados conseguidos en las cuatro jornadas precedentes.

Ambos equipos llegaban con bajas importantes. En la Real, faltaba Zurutuza, medio y complemento de Illarra, además de Agirretxe, Mikel y Concha. Por el Málaga, destacaba la ausencia de Camacho, medio defensivo con una jerarquía importante en el equipo, además de los futbolistas del filial que pasaban al equipo de Tercera para disputar con garantías los playoff de ascenso (Ontiveros, Luis, Aaron, En Nesyri y Kuki). Eusebio apostó por Zubeldia en ausencia de David, mientras que Míchel dio entrada a Juankar, con la clara idea de taponar en el carril derecho las galopadas de Odriozola, pasando Jony a la media punta.

La Real Sociedad se jugaba mucho en este envite. Tanto que salió muy enchufada, maniatando a los de Míchel durante muchas fases del encuentro. Los andaluces supieron aguantar los continuos ataques realistas, gracias en parte a la buena actuación de Kameni (el camerunés sacó un par de manos fantásticas que evitaron el gol local) y a un balón que sacó Recio en línea de gol. Los jugadores de la Real eran mucho más finos con el balón, pero el Málaga supo poco a poco ir sacudiéndose la presión constante de los txuriurdin. Eso sí llegó la jugada del penalti, donde en mi opinión es Illarra quien se traba con los pies de un sorprendido Keko. Nadie pidió la pena máxima pero el árbitro señaló el punto fatídico. Prieto, con su talento y sabiduría habitual, coló el balón a media altura y adelantó al conjunto txuriurdin en el marcador.

Sin embargo, el Málaga no se amilanó y bajo la batuta de Recio comenzó a combinar en el centro del campo con con Fornals, Jony y Keko creando peligro. De hecho, tras una jugada ensayada, llegó el gol visitante. Un latigazo de Juankar se estrelló en el larguero, el balón quedó suelto en línea de gol tras pegar en la espalda de Rulli y Luis Hernández no tuvo más que empujar el esférico. Gol del Málaga. Jarro de agua fría para los locales al filo del descanso.

A la Real Sociedad no le quedaba otra que  que empujar, atacar la meta contraria con ganas, ímpetu, energía, amor propio. Y a la vuelta de vestuarios lo hizo, a pesar de que no se mostró tan fresco como en los primeros 45 minutos. Oyarzabal, que protagonizó unos minutos impresionantes, tuvo una primera ocasión de empatar el encuentro, pero erró en el mano a mano ante Kameni. El Málaga sabía a qué jugaba: esperaba agazapado, a la espera de un error o pérdida realista para salir con velocidad a la contra. Y la tuvo. Y no falló. En el minuto 75 . Zubeldia controló mal un balón, lo perdió y Recio aprovechó la ocasión para lanzar un zapatazo desde 25 metros que se coló en la escuadra de la portería de Rulli. Real 1 – Málaga 2.

En aquellos momentos, la vía directa a Europa se derrumbaba. La Real estaba fuera de puestos de la Europa League. Sin embargo, el club txuriurdin –herido- sacó todo su orgullo y se volcó sobre la meta andaluza. Y llegó el gol. En una jugada por la izquierda, Iñigo Martínez envió un centro al corazón del área y Bautista se anticipó a Llorente para cabecear y marcar el tanto del empate. Jolgorio entre los aficionados realistas.

El partido se volvió loco, y tanto Sandro como Juankar pudieron sentenciar en dos mano a mano con Rulli, pero nada cambió el resultado. El empate hacía justicia a una Real Sociedad superior, que había jugado  mejor y había generado varias ocasiones claras de de gol pero que no había tenido la efectividad necesaria. Los de Míchel no fueron muy peloteros, pero hay veces que con versiones mas rácanas también se suman puntos. Perdimos una gran oportunidad de alcanzar el quinto puesto, sí. Pero hasta el rabo todo es toro. Toca ir a Vigo a por los tres puntos… y esperar a lo que hagan Athletic y Villarreal.

Ver Post >
Así sí se puede

 

La Real y el Sevilla salieron con una presión muy alta a la salida de pelota en zona de organización y ante dos defensas que fueron un verdadero manojo de nervios en pérdidas constantes de balones muy fáciles. Las dos líneas de cuatro fueron muy verbeneras en el aspecto defensivo y así llegaron los dos primeros goles en errores infantiles.

En el aspecto táctico Sampaoli se la jugó con muchos medios puntas para jugar entre líneas y fue un equipo al que le faltó efectividad y contundencia en ambas áreas. Por su parte, Eusebio modifico la línea más adelantada jugando con Vela de punta y a su aire y en ambos costados situó a Juanmi y Oyarzabal. Mi pregunta es qué le pasa al de Eibar, porque está muy bajo de forma y poco participativo. No es el futbolista que impresionó a todos, pero esta Real cuando agarra la pelota después de robo o pérdida de medio campo para adelante con Carlos Vela en zona de punta referencia siempre hay peligro. Siempre sucede algo y en los primeros minutos el central Lenglet se jugó la expulsión al tener que frenar en seco al mexicano cuando se marchaba solo hacia la portería de Sergio Rico. También Raúl Navas remató de cabeza un balón manso a las manos del arquero local.

Los siguientes avisos fueron de Oyarzabal y de Prieto con dos tiros por fuera, pero a partir del minuto veinte el equipo local se sacudió de ese asedio. Con marcas más rigurosas en la zona ancha del campo como fueron Nzonzi- Prieto, Vazquez-Zuru, Nasri-Illarra, con alternativas, mejoraron en el juego ofensivo y en el minuto 18 Ben Yedder se quedó solo ante Rulli pero su remate con un golpeo de exterior se marchó rozando el poste. Después, en el minuto 30 y 32, en uno se paseó el balón por el área chica de Rulli y en la otra ocasión un tiro de Sarabia lo detuvo con seguridad el portero argentino. En este primer acto todo el juego se volcó por el costado derecho de un impresionante Odriozola (que poderío físico) y el Sevilla atacó por el costado izquierdo con Escudero más el canarión Vitolo, hasta que llegó el primer gol del partido: salida mala de pelota de Navas, fallón en el pase, y después de golpeo de cabeza del mismo futbolista el medio punta sevillano se llevó el balón con juego peligroso por levantar mucho el pie a la cara del rival y de una sutil vaselina Sarabia adelantó en el marcador a los de Sampaoli. Era el minuto cuarenta y no paso nada a partir de ese gol hasta el descanso.

El Sevilla salió de vestuarios diciendo: lo más difícil esta hecho. Vamos ganando por 1-0 y fue un error no cerrar el partido en una oportunidad de Vitolo con un zapatazo alto y en un fuera de juego inexistente de Vázquez, que se quedó solo ante Rulli. Pero lo mejor por parte de la Real Sociedad estaba por llegar ya que en el minuto 61 en un centro desde la izquierda se liaron el central Lenglet y Nzonzi, dejando un balón suelto en el área chica de Sergio Rico. El más listo de la clase, Vela, puso las tablas en el electrónico. Carlitos Vela más tarde pudo marcar el segundo ya que Ramis dejó pasar un balón entre los pies pero el mexicano desperdició la oportunidad. Sergio Rico tapó bien y abortó una clara ocasión de gol. Poco después llegó el fatídico minuto 78 y la segunda amarilla a Zurutuza. Nos quedamos con diez y se cambió el dibujo con un clásico 1-4-4-1 y apareció un fantástico Canales, que dio aire y un peligro constante una vez que el balón pasaba por sus pies. Los de Sampaoli, con la entrada de Jovetic e Iborra, jugaron más con el corazón que con la cabeza y en ese arreón final las ocasiones creadas se fueron al limbo como una media vuelta de Nzonzi y un centro de Mercado al que no llegó Ben Yedder. Así que no apareció la épica por parte local y sí apareció, en cambio, un equipo que compitió a un nivel muy alto. Fue una gran Real Sociedad que sigue en la pelea. Ahora llegan dos finales más: Malaga y Celta de Vigo Mutillak, así sí se puede. Europa más cerca. Zorionak por el gran trabajo y por el partido, muy bien competido.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor