Diario Vasco
img
Categoría: Real Unión
Eibar y Real; una de cal y otra de arena

La Sociedad Deportiva Eibar  aterrizaba en el aeropuerto de Gando de la isla redonda sabiendo la mala noticia del fallecimiento del delegado del equipo local José Merino González. Por ese motivo los jugadores locales lucieron brazaletes negros en señal de luto y antes de comenzar el partido se guardó un minuto de silencio, con un respeto impresionante  y brillando los ojos de todos los aficionados canariones. DEP.

Ya sobre el verde de Siete palmas, que no está como para muchas florituras por su mal estado, saltó un equipo con la lección muy bien aprendida. A base  de presing a la defensa local los atenazó y los desconectó. Gracias a ello Roque, Viera, Araujo y David Simón -los futbolistas más importantes del equipo canario- fueron muy bien vigilados y tapados. Mendilibar lo tenía muy claro desde que comenzó a preparar el partido y su planteamiento fue súper positivo. Tanto fue así  que el primer gol armero llegó en  el minuto seis después de un robo de balón por parte de los eibarreses. Llega un centro desde el costado izquierdo que se pasea por delante de la portería de Javi Varas y en el segundo palo libre de marca entra Saúl Berjón que solo tiene que empujar dentro de las redes canariones. A partir de ese momento el Eibar disfrutó de muy buenas combinaciones y esperó con toda la tranquilidad del mundo replegado para buscar las contras, es decir, se le puso el partido donde quería. Dani García delante de los centrales hacía tareas de contención y  Escalante y Adrián,  más Saúl y el japonés Inui dieron control y mucha continuidad en el juego combinativo. En el minuto 55, Paco Herrera mueve ficha. Retira a Dani Castellanos, mete a El Zhar y cambia el dibujo táctico y  pasa a jugar con cuatro defensas. Pero el golpe definitivo del Eibar estaba a punto de llegar. En el  minuto 61, Bastón se aprovecha de un rechace tras un tiro a gol de Adrián y con un control magistral y un tiro a la media vuelta de lujo marcó un golazo subiendo el cero a dos al marcador electrónico. A partir de ese momento se apagó la luz en el Gran Canaria y el equipo armero fue infinitamente mejor y superior a los Pío Pío de Paco Herrera. En sala de prensa Mendilibar manifestó que  el Eibar es un un equipo que funciona como un bloque y que con la presión que ejercieron desde el inicio del encuentro no dejaron desarrollar el fútbol de salón de los futbolistas locales. Resumiendo, preparó el partido a la perfección.

En el campo de la Rosaleda de Málaga la Real Sociedad perdió (3-1) ante un equipo que llevaba la brutal cifra de 544 minutos sin hacer gol. Fue una noche para olvidar del central zurdo Iñigo Martínez y de  una descontrolada y fallona línea defensiva de cuatro hombres, que hasta este momento había demostrado una seguridad fantástica. Pero amigos, esto es fútbol y sale un jugador en estado de gracia y nos hace tres goles en errores infantile. A partir de aquí la semana será muy pero que muy larga y llena de muchas opiniones y críticas al equipo. Es normal, ya que todos pensamos que tenemos muy buenos futbolistas y su rendimiento no se refleja en el verde ni en juego ni en resultados. El míster Moyes debe seguir trabajando con sus ideas, ya que es el mismo que al ver en directo al Granada preparó el partido y venció la Real (0-3). También estuvo en Málaga y aquí su equipo salió perdedor, más por errores propios que por méritos del rival. Por todas estas circunstancias, siempre digo y diré que el fútbol es de los futbolistas, sin más. Tras perder en Málaga, él viajó a la capital del estado y vio al Rayo y el derbi madrileño, ya que los colchoneros son el próximo rival. Semánita muy movidita de dimes y diretes. Normal cuando no cumples expectativas.

Otro equipo que viajó a las islas afortunadas fue el histórico Real Unión de Irún, que en competición oficial es la primera vez que juega en este coqueto campo de hierba artificial, con un calor asfixiante que se duplicó con el vapor del tapete. Se jugaban más los palmeros, ya que aún no habían ganado un partido y salieron  humillados por los potrillos realistas hace quince días al perder por 0-5. Los de Zulaika lo intentaron, pero fue un querer y no poder ante un equipo temeroso y fallón desde el punto fatídico. Así que los puntos se quedaron en la isla bonita, como decimos todos los canarios.

 

 

 

Ver Post >
Histórico Real Unión

Mi memoria futbolera me lleva al año 1995. Aquel año Periko Alonso se va al Eibar y en la S.D. Beasain debuta como míster Jesús Zamora, quedándome yo sin equipo. Me cité con Gonzalo Arkonada en el Bar Arrillaga de la calle Sagrada Familia. Allí me ofrece la posibilidad de estar los dos juntos en el  histórico Real Unión de Irun. Le digo que sí y tras hablar con el directiv Muguruza (DEP), nos ponemos manos a la obra. Se firma a Vallejo -que lo pretendía el Beasain- y  también hay pelea con el Hernani por un lateral fantástico:  Oyarbide y, además, la Real nos deja en cesion  a Ibarguren. Completan la plantilla Urzelai, Adiego, Julen, Sergio, Berruet, Bengoetxea, Irureta, Raúl García,  Calvo, Rubio, Arrieta, Ketxus, Pedro Pascual, Sukia, Loren, Garbalena, Sánchez, Imanol, Donosti y Descarga, que se fue a la mili.  En la última jornada, una derrota en Langreo por un solitario gol nos deja fuera de Play Off. El equipo quedó en quinta posición, con 63 puntos. Una gran temporada con unos futbolistas muy, pero que muy buenos.

Nos trasladamos a la campañan 1998-1999. Aquella temporada la nueva junta del Real Unión quería a un entrenador de la ciudad de Iru y firma a Kote Oyarbide. En esos momentos en los que los directivos se ponen nerviosos por la situación del equipo y el puesto que ocupa el equipo en la tabla clasificatoria, cesan a Oyarbide y en un bufete de la calle Sagrada Familia otra vez -qué coincidencia-, el presidente Zabala me contrata para lo que resta de temporada. El objetivo es clasificarnos para play off de ascenso. Asumo el reto y desde la jornada 25 a la 38  el equipo suma treinta puntos de los cuarenta y dos posibles. Acaba la liga en  el puesto tercero y consigue el objetivo de jugar la fase de ascenso. Pero lo mejor estaba por llegar ya. En el play off de ascenso quedamos emparejados con Casetas, Bezana y Peña Sport. El Real Unión queda invicto y suma 14 puntos de los 18 puntos posibles. El ansiado ascenso era el colofón a un gran temporada. El histórico club había logrado el billete para jugar en la categoría donde lo hace hoy, en Segunda B.


La semana pasada, invitado por mi compañero de viaje en Tele Donosti -Tito Irazusta-, estuve presente en una cena de gala en Ficoba en la que se dio a conocer al mejor once del Real Unión. La  cena estuvo  servida por el fantástico cocinero Iñigo Lavado. Cien años de historia dan para mucho y también para ese cosquilleo que te entra por el cuerpo cuando con el micro en mano Tito va contando y llamando a los verdaderos protagonistas de este mundo,  los futbolistas. Suena el nombre de Emery, un portero al que llamaban ‘pajarito’ porque una vez llegó tarde a una convocatoria. Cuando le preguntaron el motivo del retraso respondió que estaba cogiendo pajaritos y así se quedó. Además, es abuelo de Emery, entrenador del Sevilla. El once lo completaron Gamborena, Berruet, Gabriel Alonso, Rafa Alsua, Rene Petti, Jabo Irureta, López Ufarte -que desde Marruecos comentó que era un once muy ofensivo-, Etxebeste, Arabolaza y Regueiro. Me comentaban en la mesa que en aquella época se hablaba del Real Unión como el mejor equipo del mundo, ya que había derrotado al Boca Juniors en 1925  por 4-0 en el campo de Amute. Pero lo más emocionante de la noche en esta fantástica gala organizada por Tele Donosti fue cuando sonó el himno y una canción que me hizo recorrer una lagrima por mi cara: «Por el Paseo de Colón pasea una morena, rumba la rumba la run, que dice que le gusta Patxi Gamborena, rumba la rumba la rumba la rumba la rumba  del cañon». Felicidades históricos, que sigan muchísimos años más. Que alegría más grande que un canario también haya participado en esta historia de cien años en el histórico Real Union de Irun.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor