Diario Vasco
img
Categoría: SD Eibar
Recital táctico de Mendilibar

Si volviéramos la vista atrás y les comentáramos a exentrenadores armeros como Barasoain, Arakistain, Kike Ormaetxea, Periko Alonso, Xepe Gallastegi, Mendiluce, Kopi Lacasa, Mandiola, Javi Perez o Arrieta, o a legendarios futbolistas como Garmendia, Luluaga, Vixente, Artetxe, Atutxa o Oliden que el Eibar y el Athletic disputaban un partido a cara de perro con los puestos europeos en juego pensarían que les estábamos tomando el pelo. Y con toda la razón del mundo. Pero la vida da muchas vueltas y este admirable Eibar, con label incluido, está asombrando al mundo del balompié, tanto en lo que respecta a la gestión empresarial como a la deportiva. Y muchos ya están imitando a este fantástico Consejo.

Mendilibar y Valverde salían con sus equipos de gala, ambos con mucho en juego. Había que salir a jugar con total intensidad tanto en las jugadas a balón parado como en aquellos balones sueltos que dan origen a segundas jugadas. El encuentro comenzó a un ritmo frenético, a todo tren. No había pausa, solo intensidad. Pases, presión alta, disputas, duelos vibrantes, muchas pérdidas de balón… en definitiva, el clásico partido de dos equipos que juegan un fútbol muy parecido. Y ambos con sus sistemas de juego muy claros: los de Mendilibar con su apuesta por el 1-4-4-2 y los bilbaínos por un 1-4-2-3-1.

El derroche físico fue brutal, tanto que el fútbol de toque brilló por su ausencia. Fue un partido más de músculo que de juego combinativo. Por ello, Valverde intentó colocar en el terreno de juego un equipo de un perfil más físico en la zona ancha, apostando por la calidad de Muniain y la velocidad de Williams en banda. Raúl García ocupaba la media punta, mientras que el combativo Aduriz volvía a ser la referencia en el ataque bilbaíno.

Por su parte, Mendilibar quitó al media punta y colocó a dos delanteros, con la idea de frenar la salida de balón de los centrales rivales. De esta forma, el Eibar conseguiría recuperar el balón en posiciones adelantadas y próximas a la meta de Kepa Arrizabalaga. Ambos conjuntos quisieron jugar desde el centro hacia las bandas, para buscar los centros laterales. Sin embargo, las defensas se impusieron a los ataques y las ocasiones de gol fueron muy escasas. Lo único destacable fue un disparo de Pedro León bien atajado por Kepa y un cabezazo de San José que salió fuera.

En el segundo acto, el Eibar salió muy enchufado y jugó casi diez minutos en el campo rival, con un gran derroche de fuerza. De hecho, Sergi Enrich estuvo a punto de marcar pero le faltó acierto… Hasta que llegó el fatídico minuto 55. En aquel momento, Escalante protagonizó una entrada temeraria a Muniain que le valió la expulsión. Con el Eibar con diez, Mendilibar movió ficha. Sacó del campo a Inui y metió al media punta Rivera. Sergi Enrich pasó a una banda y Kike García se convirtió en el punta en un sistema que se convertía en un 1-4-4-1. El técnico del Eibar dio todo un recital táctico de cómo funciona un equipo. Con mayúsculas. Tanto que, a pesar de la inferioridad, el Eibar resultó impenetrable. En organización, colocación, basculaciones y contundencia defensiva. Replegado y muy organizado.

Eso sí, el Athletic tuvo sus opciones. En el minuto 61, Raúl García estrellaba el balón en la madera tras una volea espectacular y en el 66 Muniain – en plan chupón – no veía a un Aduriz totalmente solo en boca de gol. En esos momentos al Athletic le faltó pausa, talento y calidad técnica. Y le sobró voluntad… y muchas pérdidas de balón.

El encuentro llegaba a su fin y ambos equipos parecían conformarse con el reparto de puntos. Sin embargo, en el tiempo añadido Beñat botó una falta al borde del área, Yoel rechazó el balón y la defensa armera despejó el peligro como pudo… pero no pudieron evitar que Raúl García aprovechara el rechace para lanzar un obús y marcar. Jarro de agua fría para un un Eibar que no merecía un castigo tan cruel. Sin embargo, fútbol es fútbol y el gol mete de lleno a los entrenados por Valverde en el puesto sexto. Los armeros, por su parte, se quedan un poco más lejos.

El sueño aún es posible; quedan 15 puntos en juego. Y esta marca Eibar está asombrando a todo el fútbol por su organización y por un saber competir impresionante. Cabeza arriba… y a Mendizorroza a por los tres puntos para seguir soñando.

Ver Post >
Y el gato se comió al canario

El equipo armero quería, por vez primera en Primera División, ganar a los canariones en la bombonera de Ipurua y lo consigueron por 3-1. Quedó así demostrada la pobre imagen que está dando el equipo isleño fuera de casa. (De los 15 partidos,  ganó uno en Valencia,  empató tres en campos complicados como el Bernabeu, El Sadar y en Mendizorroza y perdió en once ocasiones).

Por su parte,  Mendilibar, que entrenó con éxito en las afortunadas, ni mas ni menos que al Lanzarote en segunda B, manifestó que los Pio Pio son «un equipo distinto a todos los demás ya que hay que correr mucho detrás de ellos y llegas cansado al final del encuentro porque es el equipo que mas posesión y continuidad en el juego tiene junto al Barça de Luis Enrique».

En este futbol actual cuando cumples objetivos se baja mucho el rendimiento del grupo y un poco de esto mas los rifi rafes del mister Setien con los futbolistas con el Consejo y la Dirección Deportiva han creado un ambiente irrespirable en el seno del club. Amigos, muchos frentes abiertos y mucho ruido de sables pero lo mas llamativo es que, en lo que va de segunda vuelta, el equipo solo ha ganado tres partidos en su campo ante Valencia, Osasuna y Villarreal, y de los últimos treinta y tres puntos posibles solo ha sumado la pírrica cifra de 10 puntos y perdiendo en Ipurua con el ambiente señalado veremos cómo “caza la perrita” como dicen por las Islas.

En la alineación, nos sorprendió la colocación de los dos medios puntas por delante de Montoro. De hecho, pasó a Halilovic a la derecha y a Roque a la izquierda. En el centro de campo, Viera se encargó de cubrir a Capa,  Momo a Luna, algo muy extraño teniendo en cuenta que el Eibar es el equipo de la Liga que mas veces centra al corazón del área estos dos futbolistas por sus características no son los apropiados en mi opinión para desarrollar esa función táctica defensivamente.

Para los pio pio se puso el encuentro muy cuesta arriba en el minuto 13 con un balón largo a la espalda de Simon y Lemos que Bebe en su movimiento en diagonal se planta solo ante Raul y lo bate por bajo se ponía el partido donde quería Mendilibar que con un planteamiento táctico de una fuerte presión en zona de salida de pelota dejo desconectado todo el entramado de salir jugando la pelota limpiamente y ese efecto presión se vio muy claro en el segundo gol del equipo armero un balón que va de portero a central este a lateral derecho presión robo centro y Bebe aloja el balón en las redes canarionas en el minuto 23 de este primer acto, desde ese momento un Eibar que se encontraba muy a gusto sobre el verde y con el juego totalmente controlado jugaba muy bien en la posesión y continuidad en el juego mientras los pio pio solo miraban con sorpresa lo que les estaba pasando, sin un tiro a gol los visitantes a vestuarios.

En el inicio del segundo acto,  un Eibar muy confiado vio cómo de forma increible fallaba una ocasión manifiesta de gol y a boca jarro Roque, que estrelló el balón contra un desorientado Yoel, se pudo poner el partido muy pronto con dos goles a uno pero la oportunidad se fue al limbo. Si bien es cierto que mas tarde,  Momo bajo palo evito el 3-1 con un despeje de cabeza en un encuentro mucho mas abierto que equilibrado por la oportunidades fallida.

Las Palmas no fue ni el equipo mandón con el balón ni el equipo combinativo. Tampoco fue ese equipo que somete al rival con el juego de posesión y continuidad, ya que cinco minutos mas tarde David Simon cometió un penalti. Por momentos, el juego se parecía más a un equipo pelotero que combinaba y le salía todo con un juego de filigranas y, ante lo visto, el público se puso hacer la ola y a cantar con oles los pases de los jugadores armeros. Fue una fiesta donde se cambiaron los papeles los canarios desconocidos y el Eibar realizando un fútbol zamba y muy canario el mundo al revés. Este Eibar es un firme candidato a Europa por meritos propios.

Zorionak!

Ver Post >
Lo difícil no es enseñar, lo difícil es que ellos aprendan

En la Federación Guipuzcoana de Fútbol el Comité de Entrenadores, cuyo presidente es Javier Vallejo, está organizando una serie de charlas para todos los entrenadores de la formación y también para otros técnicos que somos como las farmacias; es decir, siempre de guardia y abiertos por si nos llama algún equipo y comenzar a trabajar en lo que nos gusta. Ha estado Paco Jémez, Roberto Olabe, Caparrós, Mauricio Pellegrino, Eusebio Sacristán, Juan Carlos Oliva, Mendilibar, Vicente del Bosque, Javi Gracia, Garitano… Ayer el destacado entrenador del Deportivo Alavés dio una muy interesante charla y me quedé con estas manifestaciones: “Lo difícil no es enseñar, lo difícil es que ellos aprendan”.

En este parón liguero por los partidos de las selecciones todos los entrenadores de la Liga Santander, por unas causas o por otras, tienen un tiempo de reflexión para lo bueno y para lo malo. Quieren corregir los errores cometidos e intentar mejorarlos para que, como consecuencia de ello, sus equipos mejoren en el rendimiento. También lo aprovecharán para hacer algún partido amistoso con la idea de que los menos habituales cojan minutos de competición. Sin más, esos partidos llamados amistosos que a veces son muy competitivos y vienen muy bien a los menos habituales.
Hace unas semanas hablaba con un amigo canario y muy futbolero y me decía que jugar bien a fútbol no es lo mismo que ganar. Puedes ganar siendo efectivo y no haber jugado bien. Sí, es verdad. También me dijo que habitualmente se gana cuando se es mas efectivo que el equipo rival. Sí, también es verdad. El fútbol es un deporte, un juego con una reglamentación fija. Sí, le comenté, pero no se pita lo mismo a la Real que al Madrid de Ronaldo o al Barsa de Messi y me dijo, tienes razón. Yo le comenté que es muy importante jugar con la idea, con la guía, con el plan que marcó el míster durante la semana antes de enfrentarse a su rival de turno o puede también que ese plan no sea de una semana sino un plan más fijo durante todo el campeonato. Y me comentó en plan chascarrillo de fútbol que hablamos todos en los guachinches canarios pero del verdadero fútbol saben muy pocos..

Al hilo de la charla que mantuvimos los dos, encuentro la primera frase jugar bien al fútbol no es lo mismo que ganar y me viene a la cabeza la U.D. Las Palmas de Quique Setién y Eder Sarabia. Un equipo que juega un fútbol de posesión y toque maravilloso. Vamos ese fútbol canario de al pie mi niño que los futbolistas lo disfrutan y se divierten como cuando jugaban en la calle con una pelota de papel o de goma. Pero, amigos, ese equipo que juega como los ángeles cuando la tienen, cuando no lo la tienen sufren mucho y trabajan poco en la recuperación y a balón detenido son muy frágiles y compiten muy mal muchos partidos. Por eso, en una Liga Santander tan exigente solo han ganado nueve partidos, han empatado ocho y han perdido 11 con cuarenta y cuatro goles a favor y la friolera de cuarenta y cinco  en contra, dejando muy claro que jugamos como nunca y perdimos o empatamos como siempre o casi siempre. A este equipo le falta equilibrio y sobre todo con un hombre gol con eficacia estaría peleando por Europa, seguro. Puedes ganar siendo efectivo y no jugando bien, y ahora pienso en el Real Madrid de Zidane. Un equipo de perlas, figuras, divos, con unos egos particulares fuera de lo común que no funcionan como equipo y que sus individualidades son tan potenciales que les hacen ganar partidos con sus aciertos de cara a la portería rival. Además, con el añadido de un lanzador en jugadas a balón parado extraordinario como Kross y un dominador del juego aéreo brutal y potente como lo es Sergio Ramos. Es decir, este Madrid no gana por juego colectivo y sí por sus individualidades, que también es futbol. Habitualmente se gana cuando se es mas efectivo que el equipo rival. Esa efectividad la tiene el Barça de Neymar, Messi y Luis Suárez. La tripleta más potente del mundo, en donde también los tres en mi opinión son los mejores del mundo en sus puestos. Pero que también juegan muy bien a fútbol y tienen en zona de canalización a Busquets, Iniesta y Rakitic o Denis Suárez o Andre Gomes o Rafinha, unos futbolistas por el gusto al juego de toque fantástico. Además, ese Barça ha hecho 81 goles en 28 jornadas y aún quedan 10 partidos por disputar y solo le han marcado 28, demostrando un equilibrio defensa-ataque brutal. En cuanto a goles marcados de todas las clases ellos, Messi, Suárez y Neymar, con 55 goles marcados han conseguido más goles que 18 equipos de la Liga Santander con todas sus plantillas. Solo se les acercan Sevilla y Atlético de Madrid con 52 goles a favor y, por arriba, el Real Madrid con 71 goles a favor con su BBC de lujo.

En cuanto a la Real Sociedad de Eusebio Sacristán en estos 28 partidos de liga más 6 de Copa del Rey ha quedado muy claro que desde que llegó a Donostia y con el tiempo necesario para desarrollar sus ideas futbolísticas que este equipo tiene un plan, tiene una guía, tiene una idea y tiene un estilo de juego muy definido impuesto por el míster de la Seca. No es otro que el más puro estilo que el desarrollo y que se perfeccionó en La Masía. Un buen trato al balón, la salida limpia desde zona de riesgo o máxima seguridad defensiva más organización y canalización en zona ancha del campo con tres jugadores muy importantes en el entramado táctico: Illarra, Prieto y Zurutuza. En zona de finalización, los llamados a marcar diferencias: Vela, Oyarzabal y Willian Jose. Este equipo juega muy bien a fútbol, pero a estas altura de la Liga y quedando 10 jornadas es el momento de no fallar y es el momento en donde cada partido es una final ya que todos pero todos se juegan algo, unos para no bajar y los otros por jugar una competición de premio: Europa. Hemos tenido la mala fortuna de perder a dos futbolistas en zona de finalización y máxima eficacia. Muchísimo tiempo a Agirretxe y Willian Jose. Pronto recuperamos a uno y es el momento de dar ese golpe sobre de la mesa y decir que lo ganado hasta ahora no es fruto de la casualidad sino de un equipo con una guía y un estilo muy definido que recupera a un futbolista en zona de máxima eficacia y va a por un puesto en Europa con todas las de la ley.

Ver Post >
Los fallos garrafales condenaron al Eibar

 

El Real Madrid en la Bombonera de Ipurua fue un conjunto disciplinado, serio, riguroso, ordenado, competitivo, pero ante todo fue un EQUIPO, que ha tenido la suerte de tener en sus filas a jugadores como Benzema, James, Asencio y un Pepe que le dio una seriedad fantástica en defensa junto a un Nacho que puso el candado a su banda izquierda, en un encuentro que se presentaba difícil por el buen estado anímico y de forma de los entrenados por Mendilibar y Bea además por el mal estado del terreno de juego por el costado de la tribuna principal y la inestabilidad por el mal juego del equipo merengue, los de Zidane lo han resuelto con una facilidad y con una autoridad que no se veía desde hace mucho tiempo, al conjunto blanco no le hizo falta ponerse el mono de trabajo ya que en un inicio de partido extraordinario de Karin Benzema en colaboración con James y con David Asencio pusieron la calidad y el buen juego combinativo ante una defensa armera muy adelantada para iniciar la presión alta al equipo blanco a la salida de balon y estos jugadores con espacios son muy buenos y si además en los dos primeros goles cometes los fallos garrafales en el primero de Luna y en el segundo la blandura del portero Yoel que se queda como gato en gatera sin salir y te rematan a dos metros de la línea de porteria es mucha ventaja a un equipo lleno de futbolistas de una calidad técnica impresionante y con una eficacia de cara a gol letal y para el minuto 29 de partido el resultado era Eibar 0 Real Madrid 3.
En estos primeros cuarenta y cinco minutos se vio un Real Madrid muy superior y muy dominador con el trio de Casemiro de sosten y por delante los peloteros Modric y James por el costado izquierdo la calidad y cambio de ritmo de Asencio y por el costado derecho la velocidad y la entrega en el trabajo constante de Lucas Vazquez, y arriba del todo un Benzema que corrió mas en 45 minutos que en los últimos diez partidos de su equip y donde aun pudo marcar algún gol mas en el minuto 43 de partido en una doble ocasión de el y Asencio.
En el segundo acto salió un Madrid mas enchufado y con una entrada de Asencio por el costado de Capa este  esta a punto de hacerle un penalti pero el futbolista blanco se mantuvo de pie y realizo un centro sin encontrar rematador, mas tarde la tiene Benzema y su tiro de izquierda se pasea por delante de la portería de Yoel, y a partir del minuto 55 de este periodo el equipo de Zidane acuerda recular y atrincherarse en su propio campo, dejándole la iniciativa al conjunto armero con la idea que después de robo o perdida lanzar contraataques con pocos toques a la portería defendida por Yoel y llego el minuto 59 y en una jugada combinativa con tiro de James al poste el rechace lo recoge Asensio y desde el suelo lo aloja en las en la portería armera, trago el equipo de Mendi a lo que querían los merengues y lo pagaron con un cuarto gol, pero el partido ya estaba muy pero que muy perdido.
Sin sus perlas,divos,estrellas mas relucientes el Real Madrid fue un equipo con mayúsculas en Ipurua y su superioridad fue insultante en este partido, se dice en mi opinión y no pasa nada a los armeros le condenaron los errores garrafales y el acierto de un gran Benzema.
El Eibar fue un equipo que en todo momento intento plantarle cara al Real Madrid y se fue del terreno de juego con la sensación de que fue un equipo menor y que no estuvo a la altura de su rendimiento habitual y cuando esto ocurre lo normal es que el equipo Top te gane sin contemplaciones.

 

 

 

 

Ver Post >
Efectividad total

Amigos lectores ayer era un día especial para ver al Eibar así que nos pusimos en camino y con una hora de antelación ya estábamos aparcados en el nuevo parking de la nueva tribuna. A mi mente llegó la siguiente reflexión: esto está cambiado para bien.  Este no es el Eibar de Segunda B donde los futbolistas llegaban hora y media antes del partido y aparcaban los coches en la carretera de Elgeta frente al polideportivo. No, en este parking te encuentras con Michel -futbolista y entrenador de la quinta del Buitre-, con Gerardo futbolista de la Real y Malaga, y con unos BMW, Audi o Porsche de alta gama. Vamos, automóviles de élite como los futbolistas de la Liga Santander.

Ya nos metemos en faena y vamos al partido.  Los dos equipos salen al terreno de juego con las siguientes formaciones: el Eibar con su habitual sistema de 1-4-2-3-1 colocando muchos futbolistas en los pasillos interiores y el equipo andaluz lo intenta contrarrestar con un sistema 1-4-2-3-1. El Gato Romero, ante los clásicos partidos muy seguidos, dio descanso de inicio a Chales, Chory, Demichelis, mas las bajas de los dos medios centros Camacho y Jose Rodriguez, colocando en el doble medio centro un futbolista más defensivo como es Llorente y otro más ofensivo y canalizador como lo es el zurdo Duda.

El encuentro fue muy táctico y con muy pocos espacios por lo adelantadas que jugaron las dos defensas.  Hubo mucha batalla por los duelos individuales y mucha exigencia en el aspecto físico, es decir, no paso nada de nada. Las ocasiones de gol brillaron por su ausencia. Solo un balón metido a la espalda de la defensa armera por Llorente que dejo solo a Santos contra Yoel y este estrelló su tiro al lateral de la red y una jugada muy bien combinada por los jugadores de Mendilibar que acaba filtrando un último pase Escalante para, en una posición un poco dudosa de Sergi Enrich, éste dio un sutil pase al medio y dejo solo a su compañero Adrián que a puerta vacía puso el primer gol en el electrónico. Era el minuto 43 y se notó el trabajo de equipo en esta acción fantástica.

En elsegundo acto, los armeros salieron como un Miura y en los minutos 49 y 51 marcaron dos goles más. Ya ganaban por tres goles de diferencia. Ipurua hacía la ola. Bufandas al viento.  El jolgorio y la alegría era total en las gradas de la nueva Bombonera.  El segundo gol llegó de un penalti tonto, pero penalti al fin y al cabo, que comete Juan Carlos sobre Pedro León. Adrián se encargó de transformarlo de forma magistral con su pie izquierdo. El tercer gol llegó en una jugada que comienza por el costado derecho para llegar en combinaciones al costado zurdo en donde Arbilla, con un pase fantástico al corazón del área, deja solo al killer Sergi Enrich que con un remate a media vuelta aloja el balón en las redes de Kameni. Estaba todo el pescado vendido ya.

Ya con el 3-0 en el marcador, el míster malacitano intentó cambiar el sistema jugando con dos puntas, es decir un 1-4-4-2 , pero se encontró un Eibar muy bien situado sobre el verde. Con la expulsión de Rosales en el minuto 70 por doble amarilla fue muy difícil acercarsee en el marcador y meter por lo menos el gol de la honra.  Desde ese momento, el partido tuvo muy poca historia ya que el cambio de los dos puntas tampoco dio resultado porque el Eibar tampoco quiso hacer leña del árbol caído y dejo las fuerzas para el derbi del martes en Anoeta dando descanso a futbolistas como Sergi Enrich y Ramis. El cuarto pudo llegar en un tiro al poste de Inui y el gol visitante en un mano a mano que paró Yoel en una salida muy dubitativa con Santos. Amigos, viendo jugar a Adrián de delantero centro referencial desde el cambio por Enrich ya sabíamos que solo era dejar correr los minutos hasta el pitido final.

Muy bien el Eibar que llega a Donosti con la moral por las nubes y con 38 puntos en el zurrón. Me extrañó no ver a Eusebio en Ipurua, a lo mejor voy de listo y si estuvo, creo que era lo normal. El martes, partidazo en Anoeta los dos con Europa en la mente.

Ver Post >
El Eibar ya tiene licencia para soñar con Europa

Anteriormente ya comenté que el gallito tapado de esta Liga Santander era el S.D. Eibar y voy camino de no equivocarme. El sábado, en un estadio para sacar nota -Mestalla-, el conjunto armero dio un golpe sobre la mesa y mostró cuáles son sus intenciones. Y es que tras la disputa de la 21ª jornada de liga, el Eibar es séptimo con 32 puntos, los mismos que Athletic y Espanyol.

Cuando en cualquier corrillo o tertulia futbolera oímos el nombre de Eibar nos viene a la cabeza un equipo de jugadores unidos que aportan todas sus cualidades en beneficio del grupo. El conjunto armero juega siempre con el rigor táctico impuesto por su entrenador, nunca baja los brazos, pelea a muerte cada balón dividido, muestra una gran concentración durante los noventa minutos y dispone de un soberbio equilibrio, tanto ofensivo como defensivo. No tiene ‘divos’ ni figuras, no cuenta con galácticos ni talentos, pero sí un orgullo y un amor propio fuera de lo común. A partir de ahí, cada domingo sale al campo con la mente puesta en la victoria. Es el Eibar. Es el equipo revelación.

Este equipo de Mendilibar e Iñaki Bea juega con un sistema muy definido, con un 1-4-2-3-1 de inicio. Bajo palos, cuenta con dos porteros muy solventes y conocedores de la categoría, Riesgo y Yoel. En línea de defensa, sus dos laterales atesoran velocidad y un buen último pase, mientras que los centrales se caracterizan por su gran colocación y dominio del juego aéreo.

Las tareas de contención y organización son para Escalante y Dani García, dos perros de presa con buen manejo de balón. Destaca especialmente Dani García, cada jornada mejor futbolista y que sorprende por su juego dinámico; no hay más que ver su gol ante el Valencia, digno de grabarlo en un DVD y disfrutar de él una y otra vez.

Por delante, una línea de tres con gran técnica individual y, cómo no, grandes dosis de excelencia a balón parado con Sergio León. Adrián y Inui (o Peña) son futbolistas que se han adaptado a las mil maravillas al conjunto armero. Y en punta, Sergi Enrich, dinamita pura. El delantero armero ha mostrado una eficacia descomunal de cara a puerta, ha sido capaz de marcar cuatro goles en los últimos tres encuentros y con ocho dianas es el máximo artillero del conjunto de Mendilibar.

El pasado sábado el equipo armero silenció Mestalla. Con un fútbol práctico, con entradas por banda y centros al área logró marcar cuatro goles a un Valencia menor. Ni las bajas ni la expulsión de Carlos Soler justifican la pésima imagen que dio el equipo ché ante un rival muy superior. Tal fue el baño del Eibar que los aficionados locales despidieron a sus jugadores con pitos y una gran pañolada.

Soñar con Europa va a dejar de ser una ilusión si el Eibar sigue compitiendo como hasta ahora, y se convertirá en una realidad más que merecida. Que siga la racha de un equipo con letras de oro.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor