Diario Vasco
img
Con Messi impartiendo clase es muy difícil
img
Alfredo Del Castillo | 31-01-2017 | 10:30| 1

 

Luis Enrique salió a rueda de prensa antes del partido de vuelta en su estadio. «El arbitraje necesita de ayuda y no de críticas. Veo el mismo hambre en mis futbolistas por conseguir títulos. La Real Sociedad nos va a meter en complicaciones. Andrés Iniesta y Sergio Busquets son los mejores del mundo en su puesto, pero tenemos seis grandes futbolistas para ocupar sus puestos», afirmó el técnico. No dio puntada sin hilo viendo el encuentro que estaba por llegar.

Ya en el calentamiento previo al partido se vio a una afición culé que pitaba e increpaba a los jugadores de Eusebi. Gritaban con más fuerza a Illarramendi. Pero el conjunto Donostiarra saltó al verde muy concentrado, muy metido, muy motivado y con una alineación muy titular. Salimos con todos y con todo en un minucioso trabajo de presión sobre el poseedor del balón, basado en el acoso al más próximo y la vigilancia cercana al más alejado.

Willian José se fue a por Piqué y dejó más libre a Untiti  y a Mascherano, a sabiendas de que este último cuenta con menos salida de balón que el lesionado Busquets. En los primeros minutos el sistema táctico dio sus frutos. Hasta el minuto 17. Pasado el cuarto de hoa de partido, Umtiti robó un balón a Prieto, cedió el balón a Messi y este, con un pase filtrado de los suyos, se la dio a Luis Suárez para asistir a un Denis Suarez que, de tiro cruzado, batió a Rulli. En mi opinión, hay falta del central francés sobre Prieto, aunque después de esuchar a Zuru me entran las dudas.

Se pusieron por delante los de Luis Enrique y llegó entonces lo más difícil todavía. A partir de ese momento y hasta el descanso, la seriedad táctica de unos y otros no dio opciones a los futbolistas atacantes de llegar con claridad a la portería rival.

En el segundo acto de partido se vio una Real Sociedad atrevida, ambiciosa, rabiosa, que decidió dar un plus con un paso firme hacia adelante. El equipo donostiarra quería sacar algo positivo de una eliminatoria que estaba muy cuesta arriba. Dio el paso, pero se desordenó y empezó a dejar muchos espacios. Cuando ocurre esto en el fútbol, en pocos minutos llegan a pasar más cosas que en los anteriores cincuenta y tres minutos. La Real estuvo a punto de empatar por medio de Willian José. El brasileño falló e, inmediatamente después, llegó la losa. Luis Suárez, con la ayuda de su brazo, controló el balón, se lo paso a Neymar para que este, como un obus, puso rumbo a la portería de Rulli. Lo tuvo que derribar Iñigo Martínez dentro del área de penalty y esa falta máxima puso el 2-0 en el electrónico.

El atrevimiento tiene un riesgo que había que correr. Con buen juego y orgullo, el equipo logró mantener la esperanza aún con el marcador reflejando el 3-2. Pero en esos momentos cogió los galones el mejor futbolista del mundo. El argentino marcó uno y participó activamente en los cuatro goles locales, filtrando pases imposibles y dejando la pelota solo para empujar. Dio un recital de fútbol maravilloso. Verle sobre el verde actuando es algo fantástico y ante esto te quitas el sombrero. Solo queda decirle: «Eres muy bueno. Qué pena que no seas de los míos».

El mister de La Seca fue con el mejor once posible y compitió con maestría el partido. Ante esto solo se puede felicitar a los futbolistas y estar súper orgulloso de ellos.

Este campo es maldito para la Real Sociedad. Para encontrar una victoria nos tenemos que remontar a la temporada 90-91 que se ganó por 1-3 con goles de Aldridge y de Atkison. También se empató a uno la temporada 94-95 y, de ahí para adelante, 19 derrotas. 18 de llas en Liga y una en Copa. Pero estamos más cerca de volver a ganar y estamos muy orgullosos y contentos de ver al equipo competir como jabatos, sin bajar nunca la cabeza. Ahora, a por otro duelo en las alturas, turbulencuias del Real Madrid incluidas. En el templo del Bernabéu, habrá que seguir con las mismas pastillas para llegar al triunfo.

Ver Post >
Primera vuelta fantástica
img
Alfredo Del Castillo | 31-01-2017 | 10:15| 0

 

Analicemos los datos de la monumental primera vuelta de Liga del equipo de Eusebio Sacristán, y recordemos los números del conjunto en el ecuador de la Liga Santander.

El camino nunca fue fácil, y así lo demuestra el inicio del campeonato. En los primeros cuatro partidos se perdieron dos, se empató uno en casa y se ganó uno fuera, en el Sadar ante Osasuna. De 12 puntos posibles, solo se sumaron cuatro. Este equipo comenzó su andadura con la siguiente alineación: Rulli, Zaldua, Mikel, Iñigo, Yuri, Markel, Illarra, Zuru, Oyarzabal, Juanmi, David Concha. Pero el míster, en busca de su once ideal, probó, cambió, entrenó, preparó e informó a los jugadores. En portería siempre contó con un Rulli muy titular, aunque a veces se mostró dubitativo. Pero, en estos momentos, es el mejor. Toño y Bardaji asumen su rol con mucha paciencia y poca competición. La línea de cuatro atrás la formaban Zaldua, Mikel, Iñigo y Yuri. Más adelante, en zona de organización y canalización, se apostó por Markel en un partido y por Illarramendi en los tres siguientes. Más adelante, Eusebio probó con dos médios puntas colocados en pasillos interiores. El de La Seca dio con un sistema de juego de posesión y continuidad cuando la tenemos, y de presión y robo cuando la tiene el adversario.

Por delante de la línea de creación comenzaron jugando estos tres mosqueteros: Oyarzabal, Juanmi y David Concha. Concha fue la sorpresa en el once titular que se enfrentó al Real Madrid. Esta línea de finalización y eficacia se fue puliendo. Ante la U.D. Las Palmas llegó el punto de inflexión y de acierto total. Los canarios venían en plan gallito y con un inicio de liga brutal en resultados y en juego. Eusebio apostó por un once que llevaba mucho tiempo en su cabeza: Rulli, Carlos, Navas, Iñigo, Yuri, Illarra, Prieto, Zuru, Vela, Willian José, Oyarzabal. Se ganó 4-1 y se vapuleó a un conjunto que venía haciendo un buen fútbol. En Ipurua volvieron los fantasmas. Se perdió, no salió bien, no acertó el míster y los futbolistas no estuvieron a la altura. Pero se siguió apostando por eseequipo ante el Betis y se ganó. Más tarde, se jugó el derbi y se perdio. Y, aunque dolió se apostó por la misma idea, y fue un acierto pleno. Se ganaron cuatro partidos seguidos y el equipo subió como la espuma en la clasificación, colocándose en el quinto lugar, puesto que aún mantenemos y que trae consigo un gran premio: Europa.

En este andar por esta frenética primera vuelta y después de cuatro victorias seguidas, se empata ante el Barsa en Anoeta y nos metieron una manita en Riazor. Pero el equipo se cae y se levanta más competitivo y con más orgullo y amor propio que nunca. Y se vuelve a ganar al Valencia y al Granada. Después, varapalo ante el Sevilla de Sampaoli y Lillo, que fueron muy superiores, sí. Pero no pasa nada, ya que se ganaron dos encuentros posteriores de vital importancia: Málaga y Celta de Vigo. Los gallegos llegaron a Anoeta pensando más en el Real Madrid de Copa que en la Liga Santander, y ahora se quedan rezagados a ocho puntos de nosotros.

La Real de Eusebio ha completado una fantástica primera vuelta de liga en juego y resultados.  Solo está por encima la Real de Raynald Denoueix, que en la temporada 02-03 era líder con 43 puntos en la jornada 19. También hay que señalar la impresionante primera vuelta del equipo de Jagoba Arrasate en la temporada 13-14, que estaba en el puesto 6 con 32 puntos.

Ahora solo nos queda seguir trabajando duro y corrigiendo los errores que se puedan cometer en diferentes facetas del juego. Con humildad y con empeño ya que nos quedan otros 19 encuentros que competir, sin dejar de seguir mostrando un fútbol vistoso y de alta escuela. Compitiendo al máximo nivel para conseguir una plaza que nos dé el premio de Europa. Que así sea, mutilak

Ver Post >
Mucha preparación, poco fútbol
img
Alfredo Del Castillo | 24-01-2017 | 18:52| 0

 

El equipo culé llegó a Anoeta con el miedo en el cuerpo después de no haber ganado en este campo desde el año 2007, y con la lección bien estudiada. Luis Enrique  manifestó en la rueda de prensa anterior al encuentro: «Queremos superar su presión alta y generar nosotros más peligro».

Cuando se puso el balón, en juego se vio claramente que el míster asturiano había preparado el partido con una exactitud y un rigor muy altos. Él es el primero en saber que el Barça en Anoeta , en los últimos años, sufre, está incomod ytarda mucho en llegar a la portería de Rulli. En esta última visita volvió a sudar la gota gorda para acercarse al balcón del área de los txuri-urdines. Fue un equipo que se puso el mono de trabajo y se olvidó de las individualidades. Su gran trabajo grupal fue lo más significativo de este fantástico y apasionante encuentro. El Barça mostró una defensa sólida, rocosa, férrea, contundente y muy centradadurante todo el encuentro. Añadamos a esa solidez el trabajo de un Neymar mágico que, con Messi más escondido, cogio la responsabilidad ofensiva de su equipo. Sin olvidar el batallar y el pegarse con todos de Luis Suárez y la colocación de un imperial Busquets. Además, un Don Andrés que llevó el partido a donde él quiso durante la primera parte, con un control de los tiempos y del juego fantástico, demostrando que este Barça tiene muchos recursos para hacerte daño.

La Real saltó al verde de Anoeta sabiendo que no podía defraudar a una afición que, con rabia, estaría de su lado para llevarlos en volandas a la victoria fina. Pero esa ansiedad desbocada de llegar lo más rápido posible al área rival fue mermando la calidad técnica de cada futbolista y se convirtió en un problema. Las pérdidas de balón fueron continuas, a veces en errores técnicos individuales y otras por el planteamiento táctico del mister culé. Luis Enrique, con una presión constante, quiso desactivar a los tres generadores de juego:  Illarra, Zurutuza y Xabi Prieto. Y, amigos, desde ese momento se acabó la primera mitad del encuentro. Apareció Iniesta templando, ordenando, controlando con la ayuda de Messi en este primer acto. Por el costado izquierdo, un Neymar gambeteador y muy enchufado provocó un penalty ante Elustondo, pasado de revoluciones en esa entrada. El propio Neymar se encargó de ejecutarlo y transformó el cero a uno en el electrónico. A partir de ese momento, con Illarra y Zuru desconectados, el camino del equipo catalán estaba mucho más allanado. Con el rigor y orden en defensa les valía.

En el segundo tiempo, una Real Sociedad por debajo en el marcador, sin su juego habitual de posesión y continuidad, buscó el plan B y tiró de orgullo, amor propio, casta, genio e  ímpetu. Metió al Barsa en su propio campo, obligándole a defenderse como gato panza arriba. Solo llegaron a meter miedo a los locales con balones a la espalda de la línea de cuatro. Sobre todo Neymar, que cerca estuvo de hacer el segundo si no llega a ser por un atento Rulli que se lanzó a sus pies y blocó el balón. Antes pudo empatar Yuri, en un balón que se paseó por delante de la portería culé. En una jugada a balón parado, Zurutuza, en posición legal, pudo haber empatado el partido. Sin embargo, el juez de banda se comió con patatas y levantó erróneamente la banderola, sin darse cuenta de que el lateral Digna anulaba el fuera de juego de Zurutuza. Era un gol muy seguro que provocó que los pañuelos del cuello de los aficionados salieran al viento en pañolada. Más tarde, en una pillería, Illarra saco rápido un balón que golpeó en los pies de Messi, buscando la segunda amarilla para el argentino. El arbitro González González no señaló nada. Los continuos rifi rafes escondieron una segunda parte de poco fútbol, de pocas ocasiones, en donde el ardor de unos y el control y el gran trabajo defensivo de otros llevaron el partido a donde ellos querían. Un segundo acto discreto y de muchas paradas del juego, en el que Neymar acabó con la mala racha de no ganar en Donosti desde el año 2007.

Ver Post >
El Barcelona tiene a Messi pero…
img
Alfredo Del Castillo | 18-01-2017 | 08:30| 2

El equipo de Eusebio Sacristán se convierte en el nuevo rival del Barcelona de Luis Enrique en su camino por revalidar el título de Copa. El torneo del KO es uno de esos títulos a los que más importancia le da el entrenador culé, ya que lo ha ganado los dos últimos años. En la presente edición ya ha superado a Hércules y al Athletic de Valverde y ahora le toca un hueso muy duro de roer: la Real Sociedad. El conjunto txuri-urdin se encuentra en estos momentos en un estado de forma brutal y desarrollando un fútbol que enamora cada día más a sus fieles seguidores. Con un añadido: la Real que pierde se rebela y vuelve a ganar el siguiente partido.

La Real Sociedad y el Barcelona se enfrentaron en la final allá por la temporada 87/88. La ganaron los culés (1-0) gracias al gol marcado por Alexanco en un rechace. Anteriormente, también se vieron las caras en la temporada 50/51 (los azulgranas se llevaron la victoria por 3-0), en la la 27/28 (3-1). Recientemente, Real Sociedad y Barcelona se vieron las caras en la campaña 13/14. Entonces, en el partido de ida disputado en Anoeta la Real logró un empate (1-1), mientras que en el Camp Nou perdió 2-0 con un penalti muy claro de Mascherano a Carlos Vela que el colegiado no señaló.

Este Barça tiene en sus filas a Messi, un futbolista que proyecta una amenaza constante sobre el terreno de juego. Faltas, regates, cambios de ritmo, pases milimétricos, paredes, penaltis… el argentino es un especialista consumado en todas las facetas del juego ofensivo (junto a Andrés Iniesta) y lleva una década siendo el terror de las defensas rivales. Sin ningún género de dudas, Messi es el mejor futbolista del momento.

Sin embargo, el equipo azulgrana no anda bien en estos momentos. O mejor dicho, ha bajado el nivel que ofreció con Guardiola. Y es que con Pep eran una apisonadora en potencia, con una perfección extraordinaria en el juego combinativo y presión sobre las defensas rivales. Aún así, y a pesar de todo, el conjunto culé tiene un plantel de gran nivel. En zona de organización tiene a Iniesta, un jugador superlativo que junto a Busquets y Rakitic, es el encargado de filtrar balones con gran maestría a Neymar, Luis Suárez y Messi, tridente con un potencial ofensivo fantástico.

La Pulga es realmente eficaz de cara a puerta, como bien muestran los números. Ha marcado 27 goles al Sevilla, 25 al Atlético de Madrid, 21 al Real Madrid, 20 al Athletic, 11 a la Real, 10 al Villarreal y sólo Leganés y Alavés (con 2 y 1 goles) se salvan de la quema, especialmente por las escasas ocasiones en las que se han enfrentado. Pocos rivales se le resisten al considerado por muchos como el mejor futbolista de la historia.

Las televisiones mandan y no se trata por igual al Barcelona o al Madrid que a los demás. Y esto está claro y lo sabemos todos. El horario del partido, víspera de la fiesta más grande de un donostierra, ha puesto en pie de guerra a la Real en contra de los estamentos responsables, pero al ser el partido elegido por Gol no hay nada que hacer. Así que los que puedan no deben fallar a un Anoeta que estará abarrotado con el gran despliegue de eventos organizados en los aledaños del campo.

Duelo de titanes en Anoeta, donde veremos qué equipo saca el de la Seca por las bajas de los laterales Carlos Martínez y Zaldua. Habrá que ver también si Carlos Vela llega para ayudarnos en un encuentro en el que que no hay un favorito claro visto el gran momento de juego que atraviesa la Real. Ya queda menos. Por favor, todos los que puedan no deben fallar a un equipo que se merece un apoyo incondicional. Gora Erreala!

Ver Post >
Esta Real huele a Europa
img
Alfredo Del Castillo | 17-01-2017 | 09:10| 1

 

El Málaga llevaba seis partidos de Liga consecutivos sin conocer la derrota en casa. Es decir, una racha de seis encuentros sin perder ante su público: victorias ante Eibar, Athletic, Leganés, Sporting  y Deportivo, y un empate en el derbi andaluz ante el Granada. Sí, La Rosaleda era un fortín para el cuadro andaluz.

En el bando donostiarra, Eusebio afrontaba este importante partido con una lista de exigencias a sus hombres más decisivos, a aquellos futbolistas de la plantilla llamados a ser protagonistas. El técnico vallisoletano pidió aplomo, concentración, implicación, amor a unos colores y paciencia. Todo ello sin renunciar a su innegociable estilo de juego. Así, vimos a un Rulli concentrado; a Odriozola, Aritz, Iñigo y Yuri formando una línea de cuatro contundente, rocosa y con una espectacular salida de pelota; a Granero, Prieto y Zuru aportando jugadas triangulares, combinaciones y continuidad en el juego; y, arriba, a Juanmi, Willian José y Oyarzabal eficaces en la finalización. El mensaje del míster se ejecutó a la perfección.

Eusebio presentó un equipo con varios retoques, obligados por la plaga de lesiones y por la exigencia de las dos competiciones que la Real está jugando. El equipo va a por todas, con todo lo mejor que tenemos pero sin perder el sentido común. En Málaga salieron de inicio Álvaro Odriozola como lateral, Granero de medio centro (un futbolista más de canalización y organización que de contención, que es lo que le gusta al míster) y arriba Juanmi como sustituto de Vela, una decisión de lo más lógica.

Con estos jugadores, la Real se adueñó del balón desde el inicio del choque, merced a la calidad y talento de los tres hombres de la zona ancha del campo. Les explico: la sociedad Granero-Zurutuza aportó orden, posesión y equilibrio. Prieto aportó pausa y talento. El conjunto guipuzcoano desplegó una avalancha de juego, tanto por adentro como por los costados. Yuri, que se fue como un cohete por su banda, y Álvaro Odriozola, ese potrillo descarado, fueron una pesadilla para la defensa rival. El ‘Gato’ Romero no tuvo más remedio que modificar su sistema táctico, recolocando jugadores para tapar el juego desplegado por los realistas. Primero la tuvo Willian José con un tiro seco que salió junto al palo de Kameni. Más tarde fue Zurutuza, con un tiro con la derecha que se fue alto y otro con su pierna mala que blocó el portero. En esos momentos, el Malaga, adormilado y descolocado, fue un equipo inferior, dejando muchas dudas a sus aficionados. Sus imprecisiones y sus pérdidas de balón eran continuas. La Real Sociedad los dormía y los agotaba, haciéndoles correr de un lado para otro con una circulación lenta pero inteligente.  Los futbolistas malacitanos acabaron pidiendo el descanso a gritos.

En el segundo acto, los de Romero salieron más entonados. Sin embargo, en el minuto cincuenta, una falta tirada por Iñigo Martínez y desviada por la barrera descolocó a Kameni se coló en la redes del conjunto blanquiazul. A partir de ese instante al Málaga se le fue la luz, se quedó sin cobertura, se bloqueó, se apagó. Los donostiarras controlaron el partido a su antojo en todo momento, sin encontrar resistencia. Ante este aluvión de superioridad, llegó el segundo de la Real en otra jugada a pelota parada. Juanmi, en fuera de juego, aprovechó una prolongación de cabeza de Willian José para finiquitar el partido.

Si en la primera mitad la Real estuvo por encima de los malacitanos, a partir del segundo gol fue una superioridad manifiesta. En los 35 minutos que jugó, Illarra volvió a ser el maestro en el centro del campo. Liberó a Granero, permitiéndole actuar más arriba y ocupar su verdadero puesto. Xabi Prieto dio un recital de cómo se debe controlar los tiempos del juego. La Real dejó KO a un Malaga muy inferior y logró tres puntos en uno de los campos más complicado para sumar. Cada jornada que pasa huele mucho más a liga europea.

Ahora lo primero es el merecido descanso. Después, a por el Barsa. Hay que afrontar el encuentro con lo mejor que tengamos en ese momento. Eso es lo que quiere el aficionado donostiarra, que está enamorado de una Real que compite al máximo nivel tanto en Liga como en Copa.

Ver Post >
La Real cuajó un choque perfecto defensivamente
img
Alfredo Del Castillo | 12-01-2017 | 09:19| 0

Un Villarreal rabioso y enfurecido por el mal resultado de Anoeta no se permitía ser muy optimista en los días previos al partido ante la Real en el estadio de la Cerámica. De hecho, los precedentes coperos no invitaban al optimismo: ante Elche y Barcelona habían caído 3-1 en el partido de ida y posteriormente habían sido eliminados. Aún así, Escribá manifestaba que el choque ante la Real “era muy importante y definitivo” y confiaba en las posibilidades de su equipo.

Villarreal y Real Sociedad comenzaron el encuentro con una presión continuada en la salida de pelota. El primer aviso fue del equipo local por su costado izquierdo con una llegada a línea de fondo de Jaume Costa cuyo pase abortó la defensa realista. Eso sí, la Real pegó primero y tras un pase de Zaldua, Oyarzabal aprovechó un rachece para marcar en un disparo en semifallo. La Real se ponía por delante en el marcador y dejaba muy encarrilada la eliminatoria. Gran efectividad de cara a puerta y 1-4 global momentáneamente en la eliminatoria. Eso sí, Samu Castillejo puso el susto en el cuerpo a los realistas un minuto después tras marcar, pero el juez de línea lo anuló por un inexistente fuera de juego. Amigos, ¡qué alivio! El Villarreal no se arredró y en el minuto 22 Borre estuvo a punto de igualar el marcador tras un tiro sin ángulo que se comió Rulli y pegó en el poste derecho. Las ocasiones se sucedían pero todo cambió desde ese momento. La Real perdió el ritmo y cometió gran cantidad de pérdidas de balón. Canales se mostró muy fallón en el pase y en una de esas pérdidas Iñigo realizó una falta que dio origen al gol amarillo: Sansone lanzó el libre directo, el balón se estrelló contra el poste y Roberto Soriano, sin marca y a puerta vacía, materializó el gol del empate en el minuto 44. No dio tiempo para más en la primera mitad.

En la segunda parte, Juanmi entró en sustitución de Willian José, muy poco participativo en la primera mitad. Pero poco mejoró para la Real. En estos segundos 48 minutos del partido la Real Sociedad vivió de las rentas, se atrincheró en su propio campo de forma muy defensiva con el añadido de que cuando robábamos el balón -o los amarillos lo perdían- el balón no nos duraba nada en los pies. Ante esta desconocida Real, sólo nos quedaba aprovechar las faltas -laterales o frontales- botadas por Illarra. Fue tal el dominio territorial del ‘submarino amarillo’ que lo más destacado del choque fue el extraordinario trabajo defensivo de Zaldua, Aritz, Iñigo, Yuri e Illarra y Zurutuza. Y es que todos los ataques del equipo amarillo morían en el área grande realista, gracias a una labor y trabajo sólido, rocoso, firme, sin fisuras y de gran concentración. En el tramo final del partido, Eusebio movió ficha dando entrada a Granero y Gaztañaga en lugar de Canales y Zurutuza respectivamente. Cambió de sitio a Xabi Prieto e Illarra jugó de doble medio centro con Gaztañaga.

Fue un clásico partido de Copa, donde la renta que los txuri-urdin traían de Anoeta fue suficiente. Fue un choque perfecto en el aspecto defensivo, no hay más que ver la contra que no pudo materializar un agotadísimo Oyarzabal, muestra del brutal trabajo de todo el equipo. Zorionak en el apartado defensivo. Lo de la posesión y continuidad en el juego lo dejamos para el próximo encuentro en Málaga. Al fin y al cabo, lo único importante era eliminar al rival.

Ver Post >
A liderar nuestra ‘Liga’
img
Alfredo Del Castillo | 10-01-2017 | 09:09| 0

Semanita grande es la que tiene por delante para disputarla con ilusión, deseos y garra, la Real Sociedad. Primero el Villarreal en Copa del Rey el miércoles en el Madrigal, y el lunes en la Rosaleda ante el Málaga en Liga.

Sobre el papel, el partido de Copa se presenta de cara con dos goles de ventaja, sí, pero para este encuentro la Real deberá saltar al campo con todo, es decir, con su once de gala, ése que de memoria enumeran los niños donostiarras y guipuzcoanos. Si no es así,  el equipo lo notará mucho ante un rival herido en su orgullo por sus fallos garrafales en el partido de ida en Anoeta. El Villarreal querrá vengarse y  realizar un partido muy completo para pasar esta eliminatoria, aunque también es verdad que el derroche físico que realizaron en el encuentro anterior ante el Barça les puede mermar sus fuerzas ante los de Eusebio. Los txuri-urdines también quieren hacer  borrón y cuenta nueva después de los cuatro goles que les marcó el cuadro de Sampaoli en Anoeta.

Amarillos y blanquiazules son viejos conocidos en esta competición. En la temporada 86-87 la Real eliminó al submarino amarillo para después volver a competir en las temporadas 13-14, donde también pasaron los donostiarras, y en la temporada 14-15,  donde pasaron los castellonenses.

Sin tiempo apenas recuperarse del envite de Copa, la Real viajará a  Málaga a dar el do de pecho en La Rosaleda ante un rival irregular y peligroso que viene de perder en Vigo  y que no quiere fallar ante sus fieles seguidores para seguir su carrera por colocarse en los primeros ocho puestos de la clasificación .

Semana exigente, ilusionante y de mucha concentración necesaria en ambos partidos, ya que nos vamos a enfrentar a dos conjuntos plagados de muy buenos futbolistas que además quieren medir sus posibilidades ante un equipo de su misma ‘Liga’ para saber qué posibilidades tienen en la misma.

Después de que el Sevilla nos pasara por encima en Anoeta,  tenemos que tener muy clarito que Real Madrid, Barcelona, Sevilla y Atlético de Madrid son de otra ‘liga’,  equipos con más potencial y mejores que el nuestro, creo que hasta aquí, todos de acuerdo. Pero en la segunda liga de la que forman parte la Real,  Villarreal, Athletic, Las Palmas, Celta, Eibar, Español, Alavés, Málaga, Betis y un Valencia en un momento muy difícil  y lleno de problemas tanto de despachos como deportivos, la Real Sociedad tiene plantilla para liderar esa ‘liga’ y ese debe ser el objetivo ambicioso de este club, sus directivos, técnicos y jugadores, es mi opinión.

Ver Post >
Sampaoli y Lillo ganaron la batalla táctica
img
Alfredo Del Castillo | 09-01-2017 | 13:14| 1

 

La Real Sociedad arrancaba el 2017 liguero con la intención de mantener su fuerza y su juego en campeonato nacional. Este fin de semana tenía enfrente a un equipo de ‘su liga’ : de los 57 partidos ligueros que el Sevilla ha disputado en Donosti, la Real ha ganado en 34 ocasiones, ha empatado en 17 y sólo ha perdido en 6.

La cita contaba con todos los ingredientes para tratarse de un encuentro de fútbol de máximo nivel. El banquillo visitante iba a guarecer a dos entrenadores como Sampaoli y Juanma Lillo que estudian a sus rivales con una visión milimetrica. Dos locos de la táctica que son capaces de pasar horas delante de un plasma para ver los últimos nueve partidos del rival y preparar, así, el choque durante los días previos. Todo ello con un rigor extraordinario, al que hay que sumar la ayuda de Juanma Lillo: un hombre que conoce tanto a los jugadores txuri-urdines como los puntos fuertes y débiles del conjunto de Eusebio. Sampaoli y Lillo prepararon el partido perfecto. Lo demás lo pusiseron sus jugadores.

Era tan fundamental el partido de Anoeta para los de Nervion que Sampaoli comentó en la rueda de prensa previas: «Nosotros reservamos jugadores para el partido de Anoeta y allí jugaremos con los mejores que tengamos».

Tras el varapalo en Copa, el equipo hispalense recuperó su mejor versión con un sistema de juego 1-3-3-3-1. En portería se colocó Rico. La primera línea de tres fue para Mercado, Pareja, Rami. Ya en el medio, N’ZOnzi flanqueado a los costados por Mariano y Escudero.  Por delante de estos, Nasri, ‘Mudo’ Vazquez, Vitolo. Y arriba del todo, Ben Yedder, que fue la pulga que picó tres veces.

Comenzó muy fuerte y muy metido en el partido el Sevilla. En el minuto siete Willian José tuvo en sus botas la primera ocasión, una oportunidad que se cantó como gol en los graderíos. Sin embargo, el equipo andaluz se fue colocando poco a poco  y, con una presión asfixiante arriba, logró maniatar y neutralizar una Real Sociedad que se muestra vulnerable e ineficaz si le quitas el balón. Con Xabi Prieto neutralizado, Vela vigilado, Yuri tapado tapado e Illarra con dos inquietos a sus costados, la Real no sabía a qué jugar. Sin balón no sabíamos por dónde nos daba el aire. Esta Real no tiene plan B ni entrenado ni estudiado para afrontar estas situaciones. Para más inri, ya para el minuto 29 perdíamos por dos goles a cero tras en dos fallos garrafales en defensa. Fueron esos minutos tontos en los que,  si no es por el acierto de Rulli en un mano a mano con Nasri al filo del descanso, nos vamos al descanso con tres en el saco y con un Sevilla mejor organizado y muy superior.

En el segundo acto, Mikel Gonzalez se quedó en el vestuario y salió Aritz Elustondo. No obstante, el equipo de Sampaoli no venia de farol y exhibió un fútbol de alta escuela y muchos quilates. En este tiempo, sometió por completo a la Real Sociedad.  El portero sevillista fue un mero espectador, porque la Real ni estaba ni se le esperaba en el día de hoy. Ante lo que estaba sucediendo, Eusebio decidió mover ficha y cambió a Granero y a Vela por Canales y Juanmi en el minuto 56 . Aquí me quede mosqueado, helado. No entendí el cambio de Vela si no es por lesión. Con las dos sustituciones el equipo no mejoró nada. Al revés: se volvió a descoser y fue aún más blando en el aspecto defensivo. Así, en otro error individual (un mal despeje de Aritz) el recién salido Sarabia puso el tercer gol en el electrónico y el partido finiquitado. El cuarto llegó en una cadena de errores y con el equipo roto en todas sus líneas. Si no es por los tres paradones de Rulli salimos con un resultado insultante en la mochila. Un partido para aprender de los errores cometidos, para entrenar esos erroees y para corregirlos. Tampoco estaría mal un plan B para cuando vuelva a suceder lo que ocurrió ayer.

El Sevilla arrolló y fue muy superior a una Real Sociedad desconocida y a la que no le salió nada de lo preparado. El equipo donostiarra pecó de fallos defensivos garrafales, pero también el fantástico planteamiento táctico de Sampaoli y Lillo surtió efecto para anular al equipo de Eusebio en su mejor partido de la temporada fuera del Pizjuán. No me gustó el último cambio del Sevilla. En el tiempo añadido y con el 0-4 en el marcador,  míster, no le hagas a nadie lo que no te gusta que te hagan a ti.

Ahora solo queda corregir y entrenar los errores para que no los volvamos a cometer. Y ya conocen cómo jugamos y nos vuelve a pasar, que tengamos entrenado y activo el plan B.

Ver Post >
Oyarzabal va camino de hacer historia
img
Alfredo Del Castillo | 05-01-2017 | 10:27| 0

Es mucho mejor ir tranquilo en la dirección correcta que ir rápido en la dirección equivocada. Y esto lo está llevando a cabo con mucho rigor una Real Sociedad que dejó tocado -no hundido- a un Villarreal temeroso en muchas faces del primer envite de Copa. En el primer tiempo, el conjunto de Eusebio dominó con comodidad al ‘submarino amarillo’. Los de Escribá parecían tener una marcha menos y jugaban con una lentitud desesperante. Rulli fue un mero espectador en una Real que mostró una gran eficacia de cara a puerta: dos ocasiones, dos goles. El primero, en una combinación fantástica entre Oyarzabal y Willian José, quien con una sutil vaselina dejó sentado a Asenjo. El segundo tanto, en cambio, vino tras una cadena de errores que comenzó José Ángel con un pelotazo y siguieron Mario y Asenjo con una evidente falta de coordinación a la hora de hacerse con el esférico. Vela no perdonó y aprovechó el balón suelto para establecer el segundo. Gol muy inusual en la alta competición pero, al fin y al cabo, gol.

En el segundo periodo, el partido se volvió loco y fue un continuo ida y vuelta. El Villarreal siguió amagando pero con una muy pobre pegada, mientras que la Real apostaba por el repliegue y jugando a la contra. Y le fue muy bien. Y es que a falta de veinte minutos Oyarzabal se internó por el costado izquierdo, le rompió la cintura a Musacchio y de un descomunal zapatazo alojó el balón por la escuadra de Asenjo. Golazo. Con el 3-0 en el marcador, el equipo de Escribá tenía pie y medio fuera de la Copa… pero dio muestra de un amor propio fuera de toda duda. Así, Trigueros vio adelantado a Rulli y de un zapatazo desde unos 40 metros marcó el 3-1 que da vida al equipo castellonense. En mi opinión el portero argentino pudo hacer algo más para evitar el gol, ya que estaba muy adelantado. Fallo de colocación.

La Real comienza el año enrachada y en buena dinámica. Para nada se notaron las bajas por lesión de Carlos Martínez y Raúl Navas, ya que sus sustitutos realizaron un encuentro para enmarcar. También destacó el partidazo de Oyarzabal, un futbolista que va camino de hacer historia en este equipo. Y qué decir de Yuri, que de tapado trabaja como un minero. Nunca sale con la nota que le corresponde pero el lateral izquierdo está en un estado de forma brutal.

Próximo envite: el Sevilla. Eso sí, hay que reseñar que esta Real Sociedad está haciendo méritos más que suficientes como para que mejore la asistencia a Anoeta. El próximo partido deberíamos llenar el campo, ya que el equipo necesita el aliento de la afición. No falles al equipo ante un Sevilla que juega en la misma liga que la Real, de alta escuela y que está entrenado por Sampaoli y el tolosarra Juanma Lillo.

 

Ver Post >
Esperanzas e ilusiones para el nuevo año
img
Alfredo Del Castillo | 03-01-2017 | 12:03| 0

Amigos lectores, primero mucha salud y después feliz año a todos. Ahora que despedimos el año viejo con un equipo muy consolidado que realiza un fútbol de alta escuela nos disponemos a fabricarnos esperanzas e ilusiones sobre que en este 2017 la Real Sociedad siga en el camino correcto tanto en Liga como en la Copa del Rey. Y en estos momentos que está demostrando que es un conjunto con un potencial futbolístico de primer nivel, ojalá todo siga por los mismos derroteros y comencemos el año con el mismo estilo y nivel de juego con que terminamos.

La maldita noticia de la lesión de Carlos Martínez es una consecuencia de una competición que no se apiada de nadie y es implacable con todos, pero también es verdad que la recuperación de Pardo y Gaztañaga es una alegría inmensa para el cuadro técnico realista. Son dos futbolistas que aportarán sus cualidades cuando les den una oportunidad y tendremos una plantilla de elección más equilibrada. El puesto de lateral derecho con Zaldua, un medio de banda reconvertido a lateral con mucha llegada y último pase, más Aritz, un lateral de casta y garra que en su polivalencia también puede jugar de central, este puesto está muy bien cubierto y el equipo en su conjunto no lo notará. Aunque también es verdad que según quién de los dos juegue se notaré el potencial del juego aéreo defensivo.

Con humildad y con los machos bien atados llegan a nuestro estadio dos rivales de un gran nivel ya que se encuentran en un estado de forma brutal. Villarreal y Sevilla, casi nada. Pero también ellos saben al pie de la letra como se las gasta esta Real de Eusebio Sacristán, un equipo en un estado de forma fantástico.

En este primer envite de Copa se verán las caras dos equipos que apuestan por lo mismo dentro del rectángulo de juego, es decir, los dos tienen la misma idea del fútbol que quieren desplegar: la posesión del balón y la continuidad en el juego sin perder el cuero con la variante de que individualmente siempre un futbolista de cualidades innatas arranque algún contraataque o un gran eslalon en conducción, caso de Vela. Estos dos equipos tienen más de violinistas que de tamborreros y si el míster de La Seca siempre apuesta por su bendito planeta táctico con su esquema 1-4-1-4-1, el Villarreal también apuesta por un 1-4-4-2 con dos jugadores muy importantes en sala de máquinas. Trigueros y Bruno Soriano son dos grandes pasadores en donde el fútbol es carísimo: los últimos 15 metros en zona de finalización.

Este encuentro de Copa ante el Villarreal es complicado ya que los de Escribá le tienen bien tomada la medida a los donostiarras. En los últimos catorce partidos en los que se han enfrentado solo les hemos ganado uno con gol de Ros en el Madrigal y de rebote, pero las estadísticas están para romperlas y esperemos que esta gran Real pase a la siguiente ronda desplegando ese fútbol de alta escuela.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor