Diario Vasco
img
Fecha: junio, 2017
Yo no quiero ser sexy … pero sí quiero ligar
Asier Minondo 20-06-2017 | 5:44 | 0

Hoy tenemos un post invitado de Bart Kamp, Investigador Sénior de Orkestra-Instituto Vasco de Competitividad

Hace algunos meses leí un artículo llamado “No quiero ser sexy”. En dicho artículo se hacía hincapié en diferentes rasgos que son típicos de empresas del estilo “campeón oculto” o “actor de nicho”: el tener un perfil discreto, actuar en mercados maduros con escasa visibilidad y un appeal limitado para consumidores finales. Al igual que nosotros hemos argumentado en otras ocasiones, el artículo en cuestión esgrimía que, lejos de ser una señal de debilidad; el mantener un perfil bajo forma parte de una receta que ciertas empresas aplican de forma deliberada ya que es “lo que se lleva” en el entorno donde actúan. De ahí que funcione, aunque a muchos observadores les puede parecer anticuado.

En la estela del estudio que hicimos sobre “Líderes en nichos de mercado internacionales” (o “INMLs” – International Niche Market Leaders, por su acepción en inglés) varias personas nos han preguntado sobre los retos que son característicos de dichas empresas. Más allá de los que se encuentran en el propio estudio, se puede decir que uno de los mayores desafíos de estas empresas (o de las empresas en general) es vigilar que sus virtudes no se conviertan en sus vicios. En otras palabras: lo que puede ser un ingrediente de éxito si se emplea y dosifica bien, puede transformarse en un factor de riesgo si se emplea en exceso o de manera ineficiente. O como cantaba Barry White:

I heard people say that too much of anything, is not good for you (baby)

En el contexto de los líderes en nichos de mercado internacionales, esto significa que, si das mucha importancia a la discreción y a la falta de promoción de tu empresa y sus propuestas de valor, ello puede acabar pasándote factura: “if you play too hard to get”, el interés del público objetivo se puede enfriar y/o, si los que se pueden interesar por tu oferta tienen que esforzarse demasiado por encontrarte y relacionarse contigo, es posible que antes se topen y queden con un proveedor alternativo.

Curiosamente, el ser austero y discreto con las relaciones públicas y con actividades de marketing no parece ser un rasgo exclusivo de los campeones ocultos. De hecho, si nos fijamos en datos agregados para el País Vasco, vemos también indicios de ello. Por ejemplo, Euskadi cosecha un score modesto en los estudios que lo comparan con la UE en cuanto a la propensión de las empresas a acometer innovaciones no-tecnológicas (entre las que se incluyen las innovaciones comerciales). De la misma manera, si se mira a la actividad de proveedores de servicios empresariales altamente intensivos en conocimiento (“KIBS” por sus siglas en inglésknowledge intensive business services) en el País Vasco, parece también que la rama de asesoría y consultoría en marketing esta infra-representada.

En su conjunto, estos datos hacen pensar –en línea con las asunciones de otros– que puede haber un déficit mercadotécnico real en nuestro entorno así como una posible falta de conciencia al respecto. Obviamente, este déficit no puede explicarse solamente mediante la afirmación de que nuestras empresas actúan en entornos en los que lo que funciona es el marketing frugal.

Por tanto, podría ser recomendable un cierto cambio de rumbo hacia una mayor mentalización para la labor de marketing y para las innovaciones comerciales. En cierto sentido, esa recomendación va en línea con posturas y declaraciones -por no decir “intenciones” o “tendencias”- que he podido observar recientemente entre diferentes campeones ocultos vascos y que reflejan lo que Barry White canta a continuación en la canción citada anteriormente:

I feel a change, something’s moving

Claro que sigue habiendo empresas para quienes –por ejemplo- un website rudimentario (que no funcione como un reclamo comercial o en pro de la gestión de relaciones con clientes) es suficiente. De la misma manera habrá empresas para quienes el valor de actuaciones sistemáticas de (ingredient) branding, relaciones públicas y de otros instrumentos para captar y mantener su mercado tiene una relevancia relativa. Efectivamente, puede haber entornos mercantiles donde la sensibilidad para estas prácticas es reducida y donde éstas pueden incluso ser contra-productivas (más plausible en mercados B2B que en mercados B2C).

Pero tampoco hay que generalizar, porque es más que probable que con el paso del tiempo, los representantes de las empresas que compran productos y servicios industriales vayan siendo cada vez más jóvenes y empiecen a mirar con otros ojos a las maneras en que se perfilan los posibles proveedores de mercados B2B. Y es entonces cuando el valor de una imagen cuidada (más allá del producto, su fiabilidad, y una actitud amigable con el cliente) cobrará más importancia.

Por eso es halagador que entre las empresas que participaron en nuestro estudio sobre líderes en nichos de mercado internacionales y demás empresas altamente internacionalizadas, -así como entre compañías vascas que no formaban parte de nuestra muestra, haya varias que en los últimos años han hecho una renovación muy logrado de su website, convirtiéndolo en un claro punto de referencia y encuentro para sus clientes y otros actores (empleándolo por ejemplo como tarjeta de visita para poder atraer talento nuevo). En más de una ocasión, esa reconceptualizacion de la página web se ha hecho partiendo de un ejercicio de service design thinking; haciéndose las preguntas: “¿Qué busca y como hay que cautivar al visitante/cliente?” y “¿Cómo nos aseguramos de que una vez que entra encuentra lo que ha venido a buscar de forma intuitiva?” En algunas ocasiones vemos también a empresas que se posicionan como experto y pivote de conocimiento en su nicho de mercado o campo tecnológico mediante la diseminación de su expertise en blogs, vía glossy magazines de alto nivel, o a través de una postura activa en las redes sociales. También observamos como ciertas empresas crean espacios para hacer demostraciones ante sus clientes y prestan determinados servicios durante la fase de pre-pedido como palanca para enganchar al potencial cliente. De la misma forma, cuando hay un pedido en firme, algunas empresas ofrecen la posibilidad de hacer un seguimiento visual del estado de su pedido con el fin de crear un vínculo continuo con el cliente. Finalmente, durante la vida útil de los activos entregados; vemos en diferentes empresas una predisposición creciente a entrar en dinámicas de servitización para fomentar así la creación de ingresos recurrentes y la innovación en sus modelos de negocio.

Sintetizando, aunque un buen texto puede venderse por sí mismo y no necesariamente necesita ser encuadernado en forma de libro con una portada atractiva, muchas veces los ojos (y otros sentidos) también se quieren regalar algo. De la misma manera, un buen negocio empieza por buenos productos y servicios adaptados a sus tiempos y a las expectativas de los clientes. Pero al mismo tiempo, puede valer la pena prestar atención a iniciativas del estilo “innovación comercial”. Cuando se establezca una relación de sinergia entre estos dos componentes, es cuando el cliente puede acabar exclamando:

(My Darling:) I can’t get enough of your love!

 

 

Bart Kamp

Orkestra-IVC

19/06/2017

P.S. para las personas que tienen ganas de escuchar la canción al que hace referencia este texto, dejo los siguientes dos links:

https://www.youtube.com/watch?v=laWIZvdP8W0

&

https://www.youtube.com/watch?v=0Ggvn_bAsN8

 

Ver Post >
Twitter: ¿una herramienta para la docencia?
Jon Mikel Zabala 13-06-2017 | 7:00 | 0

@jonmizabala

Las dos últimas semanas se han vivido momentos de mucha convulsión política y social, tanto por las elecciones que se celebraban en el Reino Unido, así como por los ataques terroristas que han tenido lugar tanto en Manchester como en Londres. En ambos casos, la policía utilizó la red social Twitter en aras de mantener a la sociedad informada en tiempo real, convirtiéndose en el primer canal de comunicación empleado para informar a la ciudadanía acerca de sus actuaciones y de las órdenes a seguir. De igual modo, la sociedad hizo uso de los famosos hashtags para ofrecer ayuda a las personas que se encontraban en situación de riesgo durante esas aterradoras noches. Finalmente, a nuestrxs lectorxs también les resultará familiar el uso que el Señor Trump hace de Twitter.

En lo que a nosotros respecta, el curso académico 2016-2017 ya ha tocado a su fin y estamos en plena época de exámenes. Es en este momento en el que toca analizar las evaluaciones que nos han realizado lxs alumnxs, empezar a plantear el nuevo curso académico y ver qué nuevas actividades poder realizar en el mismo. En este sentido, cabe preguntarse si los docentes podemos utilizar Twitter para involucrar más a los estudiantes en las asignaturas que ofrecemos en la Universidad, al igual que realizan la policía, los cargos públicos, o los profesionales de marketing.

En un artículo reciente publicado por Shannon Rinaldo, Suzanne Tapp y Debra Laverie, de la Universidad Politécnica de Texas, las autoras sostienen que Twitter tiene muchos beneficios para aquellos educadores que emplean la metodología de aprendizaje experiencial. El concepto de aprendizaje experiencial es también a menudo referido como aprendizaje a través de la acción, aprender haciendo, aprender a través de la experiencia o aprender a través del descubrimiento y la exploración. El aprendizaje experiencial opera bajo la premisa de que el hecho de experimentar y descubrir conocimiento sitúa a los estudiantes en el corazón del proceso de aprendizaje. Es decir, el aprendizaje experiencial es producto de la reflexión sobre la experiencia.

Las autoras arriba mencionadas concluyen que lxs profesorxs Universitarixs podemos utilizar Twitter para la comunicación directa y en tiempo real con los estudiantes, para poder así estimular a lxs alumnxs a que puedan iniciar discusiones y debates en torno a los temas de interés abordados en clase, y fomentar así su aprendizaje. Además, Twitter constituye una herramienta rápida y fácil de usar, ya que lxs alumnxs pueden utilizarla en cualquier entorno, lo que puede facilitar el trabajo y el aprendizaje en equipo. Las autoras concluyen que cuando lxs estudiantes se involucran en debates Twitter con el/la profesor/a, no sólo se mejora el desempeño de los primeros en relación con los objetivos docentes, sino que también se observa un impacto positivo sobre su capacitación de cara a sus profesiones futuras, mejorando por ejemplo sus competencias de búsqueda de información, pensamiento crítico, capacidad de comunicación, capacidad de síntesis, capacitación tecnológica y resolución de problemas.

Las autoras del artículo ofrecen una serie de sugerencias para aquellxs educadorxs que estén interesados en usar Twitter en sus asignaturas. En primer lugar, consideran que no es suficiente con que lxs alumnxs “sigan” al profesor/a en dicha red social, sino que el/la profesor/a debe actuar como intermediario, mostrando contenidos que puedan interesar al alumnado, y generando las preguntas necesarias para poder estimular su pensamiento. En segundo lugar, uno de los requisitos que para las autoras tiene mayor importancia radica en que las discusiones que se produzcan a través de Twitter deben ser complementadas en el aula. Una de las razones para ello radica en que no todxs lxs estudiantes consultarán dicha red social, aun siendo de obligado uso, por lo que en aquellas ocasiones en las que los temas abordados en Twitter sean de “interés general” para el alumnado, éstos deben ser también tratados en el aula, para que por un lado lxs alumnxs puedan mostrar sus opiniones sobre la temática correspondiente, y para que el/la docente pueda aclarar o matizar las posibles dudas que hayan podido surgir en dicho debate. Finalmente, las autoras también consideran que si una parte importante del curso se va a tratar en Twitter, entonces la evaluación que se vaya a realizar del mismo también debe incluir los temas abordados en dicha red social, ya que de lo contrario, el alumnado considerará que lo tratado en Twitter es un mero complemento a lo mostrado en clase, y por lo tanto, dejarán de participar a medida que avance el curso. Así, por ejemplo, sugieren que se hagan tests a través de Twitter para evaluar el aprendizaje del alumnado una vez el debate correspondiente haya llegado a su fin.

Ya decía Aristóteles que “no hay que empezar siempre por la noción primera de las cosas que se estudian, sino por aquello que puede facilitar el aprendizaje”. El año que viene contaremos qué opinan lxs alumnxs de Deusto sobre el uso de Twitter como una herramienta para la docencia.

Puedes seguirme en Twitter: @jonmizabala

Ver Post >
Bitcoin, ¿el dinero de los “criminales”?
Iñaki Erauskin 06-06-2017 | 6:54 | 0

@InakiErauskin

 

Recientemente se ha hablado más de lo habitual de los Bitcoin, la moneda electrónica más conocida del mundo. Los pagos de los rescates del virus WannaCry (que tuvieron lugar el 12 de mayo pasado) debían realizarse en Bitcoin, aparentemente para mantener el anonimato de la transacción ilegal, de modo que la aparente relación entre bitcoin y crimen ha ido ganando peso para el público en general (pincha aquí). A los pocos días (24 de mayo), el bitcoin llegó a valer el doble de una onza de oro (cuyo precio se sitúa ligeramente por encima de 1.260$), tal como lo han recogido los titulares de los medios hace escasos días. El Gráfico 1 muestra la evolución del precio del bitcoin desde 2010 hasta la fecha.

 

Gráfico 1: Precio del bitcoin en dólares

Fuente: http://www.coindesk.com/price/

 

Según su propia página web, “Bitcoin usa tecnología peer-to-peer o entre pares para operar sin una autoridad central o bancos; la gestión de las transacciones y la emisión de bitcoins es llevada a cabo de forma colectiva por la red. Bitcoin es de código abierto; su diseño es público, nadie es dueño o controla Bitcoin y todo el mundo puede participar. Por medio de sus muchas propiedades únicas, Bitcoin permite usos interesantes no contemplados por ningún sistema de pagos anterior.”

El objetivo último de Bitcoin, según sus partidarios, es que sirva como alternativa a los sistemas de pago existentes y proporcionar la posibilidad de realizar transacciones  a lo largo y ancho de los distintos países y monedas sin la interferencia de países o bancos centrales, y sin la participación de las entidades financieras tradicionales. Además, según esos mismos partidarios, los gobiernos establecen demasiados controles y los bancos centrales pueden emitir demasiado dinero (lo que podría crear hiperinflación). Además, los bancos cobran demasiadas comisiones. Las principales ventajas de una moneda virtual serían tres: sistema descentralizado sin interferencias de nadie, cuentas pseudoanónimas (nadie puede saber la identidad de una cuenta hasta que ésta es revelada) y la no existencia de costes directos asociados a las transacción (menos comisiones, por tanto).

La unidad de cuenta de Bitcoin se denomina bitcoin (se suele llamar Bitcoin, con mayúscula, al sistema de pago y bitcoin, con minúscula, a la unidad de cuenta, para evitar confusión), que es la criptomoneda o moneda virtual o electrónica o digital más conocida del mundo, pero no la única. De hecho, ha ido perdiendo peso con el paso del tiempo. A día de hoy su peso relativo se halla en torno al 45% del volumen total del valor de las monedas virtuales, que es de unos 86 mil millones de dólares. Hasta hace pocos meses el bitcoin llegaba hasta un 85%. Ahora le siguen Ethereum (25% del valor total), Ripple (12,5%), NEM (2,6%), Ethereum Classic (1,9%), Litecoin, Dash, Monero, … y la lista tiene hasta 100 monedas virtuales (pincha aquí), pero hay más. Lo que ha atraído el interés del público es que el precio de bitcoin ha aumentado enormemente desde sus comienzos con un valor de 0$ (allá por 2009) hasta situarse ahora en torno a los 2.300$ (pincha aquí), si bien ha llegado a valer más. Parece que Ethereum le pisa los talones muy de cerca (pincha aquí).

El bitcoin cumple las tres funciones clásicas del dinero, servir como medio de pago, unidad de cuenta y depósito de valor, en distintos grados. La primera función de servir como medio de pago universalmente aceptado no está totalmente lograda, a pesar de poder pagar con bitcoin en algunos lugares, que ganan por los menores costes asociados a esta moneda virtual aunque pueden verse perjudicados respecto a otros sistemas por la excesiva volatilidad del bitcoin. Las transacciones en bitcoin no se pueden cancelar, lo que puede ocasionar problemas con las devoluciones de productos, dada la volatilidad del bitcoin. La segunda función de servir de unidad de cuenta también se observa para el bitcoin, pero normalmente el precio también aparece expresado en las monedas habituales, por la volatilidad (incluso la diaria es enorme), lo que reduce la utilidad del bitcoin para este fin. La tercera y última función del dinero de servir como depósito de valor depende de que otros estén dispuestos a aceptar el bitcoin en el futuro con valor mayor. Ello implica que el bitcoin está más cerca de sufrir especulación y, por tanto, de sufrir burbujas (esto es, precios distintos de los fundamentos). El alza del bitcoin ha alimentado esta función.

Los detalles de cómo funciona el Bitcoin tienen cierta dificultad (pincha aquí para más detalles). Bitcoin tiene 4 elementos: una red descentralizada de nodos (con un protocolo de comunicación), un libro mayor de transacciones público (con estructura de cadena de bloques; se conoce como public ledger), emisión de moneda prefijada (según un algoritmo y a través de la “minería”, como detallamos más abajo) y un sistema de verificación de transacciones descentralizado. Primero, la red descentralizada está compuesta por aquellos que se han instalado el protocolo de comunicación, donde hay distintos grados de sofisticación, dependiendo de lo experto que sea cada uno. Para conseguir bitcoin a partir de un saldo inicial de cero en el monedero, debes recibir pagos en bitcoin, “minar” bitcoin o comprarlos en el mercado. Cada monedero crea y guarda claves públicas y privadas. La clave pública es una dirección de Bitcoin que sirve para recibir o realizar pagos. La clave privada sirve para la firma electrónica de la transacción y el miembro de la red la debe mantener en secreto. Cada dirección de Bitcoin tiene un balance en bitcoin, que es la unidad de cuenta del sistema. Lo único que se graba en el sistema es la dirección de Bitcoin, que no requiere documentación. Por ello la anonimidad es casi total, tanto para cuando alguien roba la clave privada de otro, como para cualquier otra actividad criminal, etc. Segundo, es una cadena de bloques (blockchain) la que recoge todas las transacciones de la red Bitcoin, evitando así duplicidades, etc. Tercero, existe un algoritmo que fija la oferta de bitcoins, que será de 21 millones de unidades (para el año 2140, por las limitaciones técnicas asociadas al blockchain, según parece) y actualmente existen más de 16 millones de bitcoin en circulación. El ritmo de crecimiento irá decreciendo con el tiempo (para asemejarse al ritmo al que los bienes como el oro se extraen de las minas, según parece). Ello implica, por un lado, que no habrá inflación, pero, por otro lado, una mayor actividad y un límite en la cantidad de dinero emitida puede conllevar deflación. Cuarto, cada transacción, que es pública, tiene que ser verificada por el sistema y una vez realizada se añade a la cadena de bloques. Para ello los detalles de cada transacción se comunican a la red. Los que quieran verificarla deben realizar una “prueba de trabajo” (“proof of work”), que es una operación compleja, pero fácil de comprobar (debe suponer unos 10 minutos). Como los ordenadores son cada vez mejores, para mantener la prueba en unos 10 minutos, la complejidad ha ido aumentando. Cuando se finaliza la prueba de trabajo se envía al resto de los nodos, que comprueban que las operaciones son correctas. El primer nodo que ha acabado la prueba de trabajo y ha sido aceptado por el resto, añade un nuevo bloque de transacción generado con la prueba, que se añade a la cadena de bloques. Éste recibe un pago en bitcoin por ello, que es el incentivo para que los miembros verifiquen las transacciones. A esta actividad se le conoce como “minado” (“mining”). Si bien al principio se pensó que todos serían “mineros”, en la práctica hay “mineros” profesionales con redes de ordenadores muy potentes y enorme gasto eléctrico cuya actividad se dedica a ser los primeros en realizar la prueba de trabajo y conseguir el pago. Más de la mitad de los centros “mineros” se hallan en China hoy día, seguido de los Estados Unidos (26%) (pincha aquí).  

Algunos ven el bitcoin como sustituto de nuestro efectivo. El efectivo puede tener, a su vez, los días contados (pincha aquí). No parece que el bitcoin vaya a sustituir el efectivo, según Kenneth Rogoff (pincha aquí). Por un lado, no es fácil estar siempre por delante del gobierno en este mundo de innovaciones monetarias, teniendo en cuenta que el gobierno puede adaptar y alterar las leyes hasta acabar “ganando”. Por otro lado, se halla un tema esencial, como es la capacidad de la política monetaria para, principalmente, estabilizar la actividad económica, actuar como prestamista de última instancia cuando el país está sumido o a punto de sumirse en una crisis financiera, o crear inflación para cuando un país no pueda pagar su deuda pública. Es fundamental que estos instrumentos se encuentren en manos de las autoridades públicas para cuando les resulte necesario utilizarlo. Existe, también, un tema importante relacionado que tiene que ver con las limitaciones que supone no poder fijar un tipo de interés nominal inferior a 0 cuando un país se halla en recesión, que el bitcoin podría empeorarlo (pincha aquí).

Un último tema de este post concierne a la privacidad y anonimato de las criptomonedas y su relación con las actividades delictivas. Como hemos dicho arriba, las criptomonedas son pseudoanónimas. La cadena de bloques es pública y aunque en las transacciones no figuran nombres, etc.,  existe la posibilidad de que, si el gobierno se lo propusiera y si se contara con información adicional a través de investigaciones, etc., reconstruir con información adicional las verdaderas identidades y perseguir las actividades delictivas. Los mercados anónimos Silk Road 1.0 y Silk Road 2.0 son buenos ejemplos de ello, pero no los únicos. No parece, por tanto, que el bitcoin sea el paraíso de los criminales (pincha aquí).

En suma, se avecinan cambios, pero no parece que el sistema monetario vaya a sufrir un cambio fundamental por el momento. El tiempo, como tantas otras veces, lo dirá …

 

@InakiErauskin

 

Ver Post >

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor