Diario Vasco
img
Autor: inakierauskin
Loteria egokitu ez zaizunez, zer moduz dago zure osasuna?
img
Iñaki Erauskin | 14-01-2014 | 7:42| 0

Gutxi bakar batzuei egokitu zaie loteria Gabonetan. Zorionak horietako bat bazara! Niri ez, ordea. Besteok, osasuna izatearekin konformatzen gara. Horixe dio jendeak sarritan behintzat. Hori dela eta, gaur osasun-sistemari buruz arituko naiz. Osasun-sistema, Estatuak eta Autonomi-Erkidegoek osatzen duten osasun-zerbitzu guztien multzoa da.

Osasun-sistema oinarrizkoa da ongizatezko gizartean eta krisi garaian, are gehiago. Etorkizunean ere, ikusirik biztanleriak jasango dituen aldaketekin, adin handiko gehiago izango garela kontuan izanda, funtsezkoagoa izango da. Lehenik, goazen oinarrizko datu batzuk aipatzera (ikus hemen, duela gutxiko erreferentzia on bat).

Zenbat gastatzen da osasunean Espainian? Azken datuen arabera, 67.626 milioi euro 2011 urtean, osasun-gastu publikoa kontuan hartzen badugu (ikus hemen). Zenbaki hori Barne Produktu Gordinaren (BPG) %6,4 da. Euskal Autonomi Erkidegoak (EAE) 3.566 milioi euro (BPGren %5,4) gastatu zuen 2011n eta Nafarroak 988 milioi euro (BPGren %5,3). Baina kopuru asko ala gutxi da? 1. Irudiak erakusten ditu biztanleko gastuaren emaitza nagusiak Ekonomi Lankidetzarako eta Garapenerako Erakundea (ELGE, gazteleraz OCDE, ingelesez OECD) osatzen duten herri aurreratuentzat. Kontuan izan behar da hor gastu publikoa (ilunago irudian) eta pribatua (argiago irudian) sartzen direla. Gastuaren zati handiena gastu publikoak ematen du, Amerikako Estatu Batuetan (kasu oso berezia, ezta?), Chilen edo Mexikon izan ezik. Espainia ELGEko batez bestekoa baino pixka bat beherago dago, herrialde aurreratuagoak baino atzerago. Espainia “dagokion” lekuan dago osasun-gastuari buruz ari garenean, daukan biztanleko errenta eta osasun-sistema kontuan izanda, herriekin alderatzen denean. Aldiz, BPGrekin alderatuz, juxtu batez bestekoan egongo litzateke osasun-gastua, eta horrekin inguruko herrialde asko baino posizio hobeagoan egongo litzateke. Beraz, egoera ez da txarra, baina hobetu beharra dago.

 

1. Irudia. Osasun-gastua biztanleko, 2011.

Iturria: ELGE. Health at a glance. 2013. http://www.oecd.org/els/health-systems/Health-at-a-Glance-2013.pdf

 

Eta Espainian? Osasun-sistema, nagusiki, Autonomi-Erkidegoen eskuetan dago, eta gastu osoaren %90 baino gehiago da. Cataluñak, Andaluziak, eta Madrileko eta Valentziako Erkidegoek bakarrik, osasun-gastu osoaren erdia baino gehiago egiten dute. Erkidego batzuetatik besteetara desberdintasun handiak daude. 1. Taulak ematen du osasun-gastu publikoaren emaitzak Erkidegoka. EAEk du gastu handiena biztanleko Espainian (Nafarroa gertu), batez bestekoaren oso gainetik. Aldiz, BPGren zati txikiagoa eramaten du, gure ekoizkortasun handiagoa dela eta. Nahiko joera garbia da Espainian: zenbat eta biztanleko errenta handiagoa izan Autonomi-Erkidegoak, orduan eta biztanleko osasun-gastu publiko handiagoa eta osasun-gastu publiko txikiagoa (BPGrekin alderatuz) dauka.

 

1. Taula. Osasun-gastu publikoa, Autonomi-Erkidego bakoitzeko. 2011.

Iturria: Espainiako Gobernua. Osasun, Gizarte Zerbitzuen eta Berdintasunaren Ministerioa (2013).  http://www.msssi.gob.es/estadEstudios/estadisticas/docs/EGSP2008/egspPrincipalesResultados.pdf

 

Zertan egiten da gastu hori? Gastu osoaren erdia baino zerbait gutxiago (eta gastu handiena, beraz) langileen soldatak ordaintzeko da Espainian, 2. Taulak erakusten duen bezala, baina desberdintasunak nabarmenak dira Erkidego batetik bestera. Kataluñan eta Valentziako Erkidegoan, adibidez, soldaten pisua %35,8 (osasun-kontzertuak direla eta) eta %36,7 (lankidetza publiko-pribatuak direla eta) diren bitartean, hurrenez hurren, Gaztela eta Leonen %57 da. EAEn eta Nafarroan batez bestekoaren oso gainetik dago soldaten ehunekoa. Beste gastu nagusiak bitarteko kontsumoa (hornitzaileentzako ordainketak, …) eta transferentzia korronteak (osasun-sistemak botiketan gastatzen duena, …) dira. Horietako bakoitzean egiten da gastu osoaren %20a, gutxi gorabehera.

 

2. Taula. Langileen ordainketa, osasun-gastu publiko osoarekiko (%). 2011.

Iturria: Espainiako Gobernua. Osasun, Gizarte Zerbitzuen eta Berdintasunaren Ministerioa (2013).  http://www.msssi.gob.es/estadEstudios/estadisticas/docs/EGSP2008/egspPrincipalesResultados.pdf

 

Gastu hori, zein motatakoa da? 3. Taulak azaltzen ditu gastu-mota desberdinak. Gastu osoaren ia %60a ospitaletako zerbitzutan eta zerbitzu espezializatutan egindako gastua da, %18 farmazian (botiketan, …) eta %15 lehen-mailako osasun-zerbitzutan (anbulatorioak, …). Lehen mailako zerbitzuak sendotzea gomendatzen da sistemaren kalitatea hobetzeko eta jasangarriagoa izateko. Hor Andaluzia, Gaztela eta Leon, Extremadura eta Gaztela-Mantxa leudeke posizio hobeagoan gastu horrek pisu gehiago duelako Erkidego horietan. Ospitaletako zerbitzuetan eta zerbitzu espezializatuetan nahiko gastu berdintsua dago Erkidego batetik bestera. Salbuespenak Madrileko Erkidegoa (batez bestekoa baino askoz ere handiagoa), eta Gaztela eta Leon eta Extremadura (batez bestekoaren oso azpitik) lirateke.

 

3. Taula. Osasun-gastu publikoa, egiten duen funtzioaren arabera. 2011.

Iturria: Espainiako Gobernua. Osasun, Gizarte Zerbitzuen eta Berdintasunaren Ministerioa (2013).  http://www.msssi.gob.es/estadEstudios/estadisticas/docs/EGSP2008/egspPrincipalesResultados.pdf

 

Desberdintasun handiena farmazian dago,  “asko” gastatzen duten (Galizia, Valentziako Erkidegoa, Gaztela eta Leon eta Andaluzia) eta “gutxi” gastatzen dutenen (Balear Uharteak, Madrileko Erkidegoa, Nafarroa eta EAE) artean, 2. Irudiak erakusten duenez. Nabarmena da gastu “gutxikoak”, biztanleko BPG handiena duten erkidegoak direla.

 

2. Irudia. Farmazian egindako osasun-gastu publikoa, gastu osoarekiko (%). 2011.

Iturria: Espainiako Gobernua. Osasun, Gizarte Zerbitzuen eta Berdintasunaren Ministerioa (2013).  http://www.msssi.gob.es/estadEstudios/estadisticas/docs/EGSP2008/egspPrincipalesResultados.pdf

 

Laburbilduz, lehen esan bezala, egoera ez da txarra Espainian. Garbi dago ere EAE eta Nafarroa posizio hobeagoan daudela.  Baina hobetu beharra dago. Nola?

Nire datorren postean, osasun-sistemaren erronkak eta erronka horiei aurre egiteko aurrera eraman beharko liratekeen ekimenak aipatuko ditut.

@InakiErauskin

 

Ver Post >
Euskadi goes to PISA?
img
Iñaki Erauskin | 10-12-2013 | 9:46| 0

Una profesora de inglés de 26 años comienza su jornada a las 8:35 y acaba a las 16:30. Un día normal imparte tres clases de 35 minutos. La clase que imparte está cuidadosamente preparada, sin perder el tiempo. El resto del día lo dedica a planificar las clases, a entrenarse “on line” o a estar con su equipo, de modo que otros profesores observan su clase y le dicen cómo mejorar. De igual modo, la profesora observa y aprende de las clases de los profesores que lo hacen mejor. Además, hay entrenamiento para padres. Los padres van a la escuela unas 3-5 veces al semestre para mejorar sus habilidades con el ordenador, para que así los padres puedan ayudar mejor a sus hijos con los deberes o con las lecciones “on line”. Otra profesora del mismo ramo, además, intenta hablar por teléfono u “on line” con los padres de cada alumno 2-3 veces a la semana para hablar del progreso de los hijos. Finalmente, de forma general, los profesores dedican en torno al 70% de cada semana a impartir clases y el 30% restante a desarrollar habilidades para la enseñanza y para planificar las clases.

¿Sabes dónde enseña esta profesora?

Pincha aquí si quieres saberlo.

El relato anterior está sacado de un artículo muy reciente de Thomas L. Friedman, columnista de The New York Times (pincha aquí para el artículo original, que lo leí inicialmente aquí). En él Friedman se pregunta “¿Cuál es el secreto de ese lugar?”

Pincha aquí si quieres saber el secreto.

Todo esto viene, por supuesto, a cuenta de PISA (Programme for International Student Assessment), que realiza la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) para evaluar lo que los jóvenes de 65 países (de los cuales 34 son de la OCDE) saben y son capaces de hacer a los 15 años. En España han participado 14 comunidades autónomas (faltan Canarias, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana). Hay tres competencias troncales: matemáticas, lectura y ciencias (que incluye biología, geología, física, química y tecnología). En 2012 la prueba básica es la de matemáticas, de modo que dos tercios de la prueba se dedicaron a las matemáticas (1 hora y 20 minutos), 20 minutos a la lectura y 20 minutos a ciencias. Toda la información sobre el informe español la puedes encontrar aquí. ¡Incluso puedes realizar tú mismo el test aquí (en inglés)! Si no te atreves en inglés, aquí tienes un informe con algunos ejemplos en castellano. PISA tiene múltiples inconvenientes, pero, a pesar de todo, creo que contiene información valiosa.

Los titulares han destacado que los resultados para Euskadi y Navarra están por encima de la media de la OCDE, que, a su vez, están por encima de los resultados para España.

El Cuadro 1 muestra los datos completos, a pesar de su longitud. Shanghai-China, Singapur y Hong Kong-China ocupan las primeras posiciones. Corea del Sur, Japón y Suiza son los primeros países de la OCDE en la lista. España se sitúa en la posición trigesimotercera en el mundo (vigesimoquinta en la OCDE). Además, se observan las variaciones de las puntuaciones, en porcentajes. Destacan en positivo Shanghai-China, Singapur, Polonia, Portugal e Italia y en negativo los Países Bajos, Finlandia, Bélgica, Australia, Nueva Zelanda, República Checa y Suecia, si nos centramos en los países con puntuaciones más altas. Euskadi obtuvo puntuaciones de 505 en matemáticas, 498 en lectura y 496 en ciencias, y se situaría justo detrás de Austria (que ocupa el lugar decimooctavo). En el anterior informe de 2009 (pincha aquí) las puntuaciones fueron 510, 494 y 495, respectivamente. Si bien en matemáticas se está por encima de la media de la OCDE (a pesar de lograr una puntuación menor), en lectura se está un poco por encima de la media y en ciencias claramente por debajo (antes y ahora).

 

Cuadro 1. Puntuaciones medias en matemáticas, lectura y ciencia, por países.

Fuente: OCDE.

 

Si incluimos las comunidades autónomas españolas y nos centramos en la competencia de matemáticas, podemos observar en el Cuadro 2 en qué posiciones se sitúan. Navarra, Castilla y León, y País Vasco se hallan entre las tres primeras posiciones, seguidos de Madrid y La Rioja. Los que obtienen las puntuaciones más bajas son Extremadura, Murcia y Andalucía.

 

Cuadro 2. Puntuaciones medias en matemáticas por países y comunidades autónomas.

Fuente: OCDE y Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

 

Sería interesante ver si existe alguna relación entre el gasto público por alumno (público y concertado) en la enseñanza no universitaria y las puntuaciones obtenidas en matemáticas. El Gráfico 1 exhibe la relación positiva entre estas dos variables, mostrando la tendencia. Las comunidades que están por encima de la tendencia son las que, para un determinado gasto por alumno, obtendrían mejores resultados que los que cabría esperar según la tendencia. Navarra, Castilla y León, La Rioja, Aragón y Madrid son las que se sitúan en esa zona con claridad, mientras Extremadura, Murcia, Baleares y Andalucía se sitúan claramente por debajo. Euskadi se sitúa aproximadamente sobre la tendencia.

La propia OCDE señalaba en su informe de 2009 que, a partir de 20.000 dólares per cápita de renta para un país, no parecía haber una relación positiva con una puntuación mayor. Sugerían que es más importante el cómo se gasta que el cuánto se gasta. Subrayaba la importancia del profesorado (selección de talento y su formación) y del alumnado.

 

Gráfico 1. Gasto público por alumno (público y concertado) y puntuación media en matemáticas.

Fuente: OCDE, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, y elaboración propia.

 

Los datos mostrados hasta el momento se refieren exclusivamente al rendimiento en cada una de las tres áreas. No obstante, Antonio Villar, un economista que ha colaborado en el Informe español de PISA, sugiere un Índice de Desarrollo Educativo o IDE (aquí la referencia original) que, junto con el rendimiento en los tres apartados mencionados, tenga también en cuenta la equidad (midiendo la independencia de los resultados respecto a las condiciones socioeconómicas del alumno, a través del Índice de Estatus Socio-Económico y Cultural de la OCDE) y la calidad (fracción de alumnos con altas puntuaciones, descontando la fracción de alumnos con puntuaciones más bajas). Así, un valor de 1 significaría que la puntuación obtenida corresponde al valor medio de la OCDE, 1,1 que la puntuación sería un 10% mayor que la media de la OCDE, y así sucesivamente.

El Gráfico 2 muestra la relación entre el IDE y el gasto público por alumno. El gráfico es similar al anterior, pero en Euskadi se observa un comportamiento notablemente peor. Pasa a ser la 8ª comunidad autónoma en el IDE. La razón parece estar en el comportamiento de las matemáticas en su apartado de calidad, esto es, un empeoramiento de las mejores puntuaciones o un aumento del porcentaje que obtienen peores puntuaciones).

 

Gráfico 2. Gasto público por alumno (público y concertado) e Índice de Desarrollo Educativo (IDE).

Fuente: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, y elaboración propia.

 

Lo que cuento no es más que una pequeña muestra de una realidad muy variada y compleja. Viendo los resultados, creo que la situación para el País Vasco no es mala, pero tampoco es excelente. Necesitamos mejorar. Nos estamos jugando, más que nunca, nuestro futuro. Como me suele gustar repetir, es “food for thought”.

 

Ver Post >
El capital, ¿contra el trabajo?
img
Iñaki Erauskin | 19-11-2013 | 7:44| 0

Cada año, al principio del semestre, les pregunto a mis alumnos de Macroeconomía en el Grado en Administración y Dirección de Empresas, “¿Qué peso tienen los salarios dentro de la renta nacional?”. Las respuestas varían enormemente, pero la mayoría responde con cifras inferiores al 30%, cuando las cifras reales son bastante más altas. Desde los orígenes de la economía política (David Ricardo, por ejemplo), ha existido un gran interés en analizar cómo se distribuye la renta entre los diferentes agentes económicos. Es un supuesto habitual en los modelos macroeconómicos suponer que la participación de los salarios no varía a lo largo del tiempo, siendo éste uno de los hechos estilizados sugeridos por Nicholas Kaldor en 1957.

Sin embargo, dicho supuesto no es verdad, ya que la participación de las rentas salariales en la renta ha ido disminuyendo desde los años 80 en la mayoría de los países y sectores. Según este trabajo reciente de Loukas Karabarbounis y Brent Neiman, en los últimos 35 años la participación de los salarios en la renta ha disminuido en 5 puntos porcentuales. La participación del trabajo en la renta se calcula como el porcentaje que suponen los sueldos de los asalariados dentro del valor añadido que se ha generado. El valor añadido se refiere a la producción efectiva (todo lo producido) menos el consumo intermedio (materias primas, energía, …) y es “similar” al PIB. Recoge, además de los salarios, el excedente bruto de explotación/renta mixta bruta (que no se refiere sólo a los beneficios de las empresas, sino que incluye también la renta de los trabajadores autónomos, las amortizaciones, los intereses, etc.) y los impuestos netos sobre la producción y las importaciones. La evolución de la participación decreciente de los salarios en la renta viene recogida en el Gráfico 1. La línea continua corresponde a la participación del sector corporativo (se refiere al sector de empresas, y no tiene en cuenta los salarios de los autónomos, que suele implicar problemas para medir la participación del trabajo) y la discontinua a la participación general.

 

Gráfico 1: Participación del trabajo en la renta nacional. Mundo

Fuente: Karabarbounis y Neiman.

 

¿Qué factores pueden explicar esta evolución? La tecnología ocupa el primer lugar según estos autores. La principal causa radica en la disminución de los precios relativos de los bienes de inversión. Las mejoras de eficiencia en los sectores que producen bienes de capital, que tienen su origen en las mejoras en las tecnologías de la información y comunicación, inducen a las empresas a utilizar más capital y menos trabajo, lo que reduce la participación de los salarios en la renta. Ello explicaría, según sus autores, la mitad de la reducción de la participación del trabajo mundial. No obstante, no entran a investigar qué otros factores podrían estar implicados, tales como un menor poder relativo de los sindicatos, mayores márgenes de beneficios de las empresas, cambios en la composición del trabajo (entre cualificados y no cualificados), etc.

Pero hay más. Otro trabajo reciente de Michael W.L. Elsby, Bart Hobijn y Aysegül Sahin muestra la misma tendencia decreciente para los Estados Unidos, pero señalan que los “culpables” de esta tendencia son otros factores. Un tercio de la reducción parece deberse al hecho de que la manera de calcular la remuneración de los trabajadores por cuenta propia infravalora su contribución al proceso productivo. Además, sugieren que la razón principal radica en el proceso de “offshoring” de la parte del proceso productivo que tiene mayor intensidad del trabajo fuera de los Estados Unidos. En cambio, no parece que la disminución de los precios relativos de los bienes de inversión (como señalaban los autores antes citados) o el menor poder de los sindicatos pueda explicar el menor peso de los salarios en la renta.

Y en nuestro entorno, ¿también se cumple esta tendencia? Parece que sí para España (pincha aquí para un post reciente de  Samuel Bentolila sobre este asunto), pero no lo parece para el País Vasco, como muestra el Gráfico 2, que recoge la participación del trabajo en España y en en el País Vasco durante el período 1980-2012.

Fuente: Elaboración propia, basado en INE (España), y Eustat (País Vasco).

 

Desde los años 80, mientras en España la participación del trabajo se ha reducido en torno a 4,5 puntos porcentuales, en el País Vasco la cifra ha sido algo mayor, alrededor de 6 puntos porcentuales. En cambio, durante el período expansivo de 1995-2008, la participación de los salarios en España se redujo 2,5 porcentuales pero en el País Vasco aumentó 0,5 puntos porcentuales, aproximadamente. En el período más cercano de 2009-2012, la participación del trabajo ha caído unos 3 puntos porcentuales en España, pero, un tanto sorprendentemente, se ha mantenido constante en el País Vasco.

Viendo esos datos, uno se pregunta ¿qué se puede hacer? Más y mejor educación, como hemos insistido una y otra vez en este blog… pero no parece que eso sea suficiente para reducir la desigualdad. Thomas Piketty y Gabriel Zucman han publicado recientemente un trabajo (pincha aquí para un post breve de su trabajo) en el que destacan este mismo hecho desde la perspectiva del capital con la expresiva frase de “¡El capital ha vuelto!”. Muestran que la ratio riqueza-renta (la riqueza se refiere a la tierra, máquinas, activos intangibles, edificios, capital humano, etc., y la renta a lo generado durante un año o PIB) ha ido aumentando desde los 70, lo que implica, teniendo en cuenta que la riqueza está muy concentrada, una mayor desigualdad. ¿Por qué? Por la ralentización tanto de la productividad y como del crecimiento de la población. Por ello, sugieren una imposición progresiva sobre el capital y sobre las herencias, junto con una mayor coordinación entre países para evitar los paraísos fiscales. No es mal momento para recorrer este camino.

 

Ver Post >
Unibertsitate (publikoaren) egoera Espainian
img
Iñaki Erauskin | 29-10-2013 | 8:36| 0

Azkenaldi honetan hezkuntza pil-pilean dago hainbat arrazoirengatik. Gaur Espainiako unibertsitate publikoen egoeraz arituko naiz, eta horretarako udara baino lehenago argitaratutako txostena (lehenengoa) aipatu nahi dut. BBVA Fundazioak eta IVIEk (Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas) landutakoa da eta “Proyecto U-Ranking” izena du (ikus hemen). Bere helburua Espainiako unibertsitate publikoak sailkatzea da, emaitzen bolumenaren eta ekoizkortasunaren arabera, “Rankings ISSUE” deritzona (ISSUEk Indicadores Sintéticos del Sistema Universitario Español esan nahi du). Unibertsitate pribatuak (guztira, 31) ez dira sartzen, egileen arabera beharrezko informazioa ez dutelako eskaintzen.

Unibertsitate publikoen hiru atal nagusietako emaitzak aztertzen dira, hala nola, irakaskuntza, ikerketa eta berrikuntza eta garapen teknologikoa. Horietako bakoitzari zein haztapen edo “pisu” ematen zaio hiru ataletako informazioa zenbaki bakar eta agregatu batean azaltzeko? Adituen arabera, rankina egiteko, ondorengo haztapenak ematen dituzte:

  • Irakaskuntza: %56,
  • Ikerketa: %34, eta
  • Berrikuntza eta garapen teknologikoa: %10.

Horietako bakoitzaren barnean erabilitako baliabideak, lortutako ekoizpena, kalitatea (emaitzena, prozesuena, …) eta jardueren nazioartekotzea baloratzen dira. Irakaskuntzan, adibidez, ondorengoak erabiltzen dituzte:

  • Baliabideak: Irakasle eta ikerlariak ikasleko, aurrekontua ikasleko, eta doktore-kopurua.
  • Ekoizpena: Arrakasta-tasa, ebaluazio-tasa, eta abandonu-tasa.
  • Kalitatea: Erakartze-gaitasunaren indizea, graduondoko ikasleen ehunekoa, ebakitze-nota.
  • Nazioartekotzea: Ikasleen ehunekoa elkartrukeko programatan, ofizialak ez diren hizkuntzetako programatan matrikulatutako ikasleen ehunekoa, ikasle atzerritarren ehunekoa.

Aldagai dexente sartzen dira, beraz, baina faltan botatzen ditut oinarrizko batzuk. Ez dago lan merkatuan sartzearekin erlazionatutako adierazlerik. Adibidez, ikasleen zein ehuneko dago lanean ikasketak bukatu eta gutxira? Ikasketekin erlazionatutako lana lortu al du? Zein da hasierako soldata? EZ dut ulertzen zergatik falta diren adierazle horiek. Beste arrazoiren artean, ez al dute horretarako ikasten ikasleek, ba? Besteren artean, ez al da unibertsitateari eskatu behar dioguna? Falta serioa da, nire ustez, ez baitu aipamen bat bera ere egiten horren inguruan.

Ikerketan eta berrikuntza eta garapen teknologikoan alor horietako adierazleak leudeke, hala nola proiektu lehiakorretan lortutako dirua, argitaratutako artikuluak, eta abar (ez ditut ipiniko ez luzatze arren).

Espainiako 48 unibertsitate publiko aztertu eta emaitzak bi modutara ematen dira; alde batetik, emaitzen bolumenaren arabera, eta bestetik, ekoizkortasunaren arabera, aipatutako emaitzak unibertsitatearen tamainarekin erlazionatuz, konparatzeko egokiagoa izan dadin. Garrantzitsua da kontuan hartzea emaitzak ordinalak direla, eta beraz, emaitza (zenbaki) zehatzek ez dutela informazio interesgarririk ematen. Hau desabantaila handia da, nire ustez. 1go Taulak emaitzen bolumenaren rankina (ISSUE-V, ordenatu-ardatzean) eta ekoizkortasunaren rankina (ISSUE-P, abzisa-ardatzean) azaltzen du. Hor dago, nire ustez, lanaren ekarpen nagusia. Unibertsitate publikoen egoera oso desberdina da orokorrean. Hala ere, goian eta eskuinean ikus daitekeenez, 8 unibertsitate daude (itzalarekin adieraziak): Universidad Complutense de Madrid (UCM), Universitat de Barcelona (UB), Universitat de València (UV), Universitat Politècnica de València (UPV), Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), Universidad Autónoma de Madrid (UAM) eta Universitat Pompeu Fabra (UPF). Horiek ere beste rankinetan (Shangaikoa, adibidez) hoberen azaltzen direnak dira Espainian. Goian eta ezkerrean handiak eta ekoizkortasun txikikoak daude, horien artean, Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV-EHU). Behean eta ezkerrean, txikiak eta ekoizkortasun txikikoak, Errioxakoa adibidez (UNIRIOJA). Azkenik, txikiak eta ekoizkortasun handikoak, Nafarroako Unibertsitate Publikoa (UPNA) adibidez.

 

1go Taula. Emaitzen bolumenaren rankina (ISSUE-V) eta ekoizkortasunaren rankina (ISSUE-P)  Espainiako unibertsitate publikoan. Ranking bakoitzeko posizioa eta tercilen araberako banaketa.

 

Iturria: Goian aipatutako “Proyecto U-Ranking”.

 

Horretaz gain ere, lanak emaitzak ikasketa-mota desberdinen arabera eskaintzen dira, hiru atal desberdinen arabera, eta abar, irakaskuntza eta ikerketako datu desagregatuak erabiliz. Beste bi emaitza interesgarri ematen ditu ikerketa honek. Batetik, unibertsitate hoberenetan tamaina handiko unibertsitateek emaitzen bolumen handiagoa lortzen dute ekoizkortasunaren kaltetan, nahiz eta ondorio hau mugatua izan. Bestetik, emaitza hoberenak ematen dituzten unibertsitateetan irakaskuntzan eta ikerketan ere ondo dabiltza, baina hori ez da beti gertatzen.

Rankinak orokorrean baliotsuak dira, baina kontu handiarekin ibili behar dira ere, ez baitira “jainkoak emandako egiak”. Dena den, esan bezala, txosten honek zenbait fruitu interesgarri eskaintzen ditu unibertsitate publikoen egoera hobetzeko, bereziki duela urte bete esan genuen bezala, krisi-garaian inoiz baino garrantzitsuagoa baita unibertsitateen eraginkortasuna hobetzea.

 

 

Ver Post >
“A largo plazo, todos muertos”, menos Keynes
img
Iñaki Erauskin | 08-10-2013 | 6:00| 0

“In the long run, we are all dead” es la famosa frase que el economista John Maynard Keynes acuñó en su obra “Un tratado sobre la reforma monetaria” en 1923.

En el post de hoy voy a adentrarme en las profundidades de la macroeconomía, más concretamente, de la teoría macroeconómica (siendo consciente del riesgo; pincha aquí para ver el riesgo). La razón es simple. Se acaba de publicar lo que creo que será un artículo “histórico” por el quién, cuándo y dónde, qué, …

¿Quién?

Lo ha escrito Jordi Galí. Sospecho que pocos lectores lo conocerán. Resumiendo mucho, se trata del economista catalán con más boletos para lograr el Premio Nobel de Economía (otro que también estuvo en las quinielas es Andreu Mas-Colell, ahora consejero de Economía y Conocimiento en la Generalitat de Artur Mas). Actualmente, es, también, uno de los economistas catalanes del Col-lectiu Wilson, del que hablé en un post anterior: “La misión del Col·lectiu Wilson es contribuir al debate sobre la auto-determinación en Cataluña para que sus ciudadanos puedan decidir su futuro libremente, sin miedo ni amenazas”.

¿Cuándo y dónde?

Es un artículo publicado muy recientemente en la revista de la Asociación Europea de Economía, que es una de las revistas de economía más importantes del mundo, si bien el documento de trabajo lleva circulando unos cuantos meses (pincha aquí para el documento de trabajo o aquí para una versión resumida por él mismo en video). No es una casualidad, especialmente teniendo en cuenta la Gran Recesión en la que todavía estamos inmersos. Y la contribución es plenamente actual y muy relevante.

¿Qué es?

Son unas “Notas para una nueva guía a Keynes (I): Salarios, demanda agregada y empleo”. Más precisamente, analiza el papel de los salarios como un determinante del empleo y, en particular, los beneficios de bienestar y estabilidad que provienen de una mayor flexibilidad salarial. La motivación de escribir este artículo surge, entre otras razones, de que Galí cree que las virtudes de la flexibilidad salarial y la conveniencia de la moderación salarial dentro de una situación de gran desempleo forman parte del pensamiento político actual. Y él los discute desde una versión keynesiana revisada, la de los nuevos keynesianos.

John Maynard Keynes es, probablemente, el economista más importante del siglo XX. Publica su magnum opus en 1936, “La teoría general del empleo, el interés y el dinero”. Este libro (dicho sea de paso: está bastante aceptado que no es un libro fácil de leer) cambió completamente la teoría macroeconómica imperante hasta ese momento, lo que se conoce como teoría clásica.  Resumiendo mucho, la escuela keynesiana sugiere que los países pueden sufrir crisis económicas a gran escala, y ello provee de una justificación por la que la intervención pública mejoraría la situación económica.

La teoría clásica del empleo es la visión más habitual en el pensamiento político actual. Según esta teoría el empleo depende de los salarios (reales): a mayores salarios menor empleo, y viceversa. Un supuesto importante es que el mercado de bienes y servicios funciona perfectamente y las empresas no perciben, por tanto, restricciones de demanda agregada. Por tanto, el desempleo surge, según esta teoría, porque el salario es demasiado alto, debido a los efectos de los convenios colectivos, y otras barreras legales o institucionales. Una solución “natural” al desempleo involuntario (trabajadores que quieren trabajar al salario en vigor, pero no encuentran trabajo) sería reducir los salarios.

La teoría keynesiana del empleo le da la vuelta a la teoría clásica. El salario real viene determinado por el empleo, y no al revés. Y el empleo viene determinado por la cantidad de bienes y servicios que las empresas están dispuestas a producir y vender. Por ello, la “solución” vendría dada por una expansión de la demanda agregada, ya sea reduciendo el tipo de interés y/o una política fiscal expansiva (a través de mayor gasto público o menores impuestos).

Y de todo esto, ¿qué hay de nuevo, “viejo”? (Pincha aquí para ver cómo suena esta frase)

El artículo estudia dos cuestiones fundamentales, pero por razones de espacio, conveniencia y relevancia me centraré en el segundo de ellos (el primero estudia el comportamiento cíclico del salario).

“¿Cuál es el impacto de una mayor flexibilidad salarial sobre el empleo y el bienestar?” se pregunta Jordi Galí. Según la teoría clásica, la mayor flexibilidad salarial hace que el empleo sea más estable: una reducción de los salarios, cuando las cosas van mal, genera empleo. ¿Es eso verdad para los nuevos keynesianos? Como diría un buen economista, depende. (Los detalles técnicos importan: Galí parte de un modelo nuevo keynesiano estándar, bastante realista, en el que existe algún grado de competencia monopolística, alguna rigidez en los precios y los salarios y una aproximación sobre cómo se comportan los bancos centrales, lo que se conoce como regla de Taylor). El impacto de la reducción del salario sobre el empleo depende de lo que haga el banco central. Así, si la bajada de los salarios reduce la inflación y con ello los tipos de interés (nominal y real), se logrará elevar la producción y el empleo. En suma, si el banco central es “agresivo”, una reducción de los salarios mejorará la situación, pero si el banco central no es agresivo apenas se mejorará. Junto a ello muestra que una mayor flexibilidad salarial no tiene por qué ser buena para el bienestar.  Otra vez, la respuesta depende de cómo se comporta el banco central. Si el banco central es agresivo, la flexibilidad salarial mejorará el bienestar, pero si el banco central no es agresivo, puede que no lo mejore.

Por ello, Jordi Galí concluye que no debe darse por sentado que las reducciones de los salarios sean buenas para combatir el desempleo o que sea deseable una mayor flexibilidad salarial. Y ello es justamente, también, lo que Keynes decía en su “Teoría General”.

¿Tiene todo esto algún interés hoy? Creo que es plenamente actual para la crisis, también, para la Eurozona.

La guía de Galí sobre Keynes no es la única (también están las “antiguas” de John R. Hicks, Alvin H. Hansen, Franco Modigliani, Lawrence Klein, …), pero que creo que marcará un antes y un después. El tiempo dirá si estoy en lo cierto o no.

Todo esto les contaré dentro de unos meses a mis alumnos de primer curso en el Grado en Administración y Dirección de Empresas de Deusto Business School en San Sebastián …

 

 

Ver Post >

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor