Diario Vasco
img
Categoría: Sin categoría
La miopía se dispara

@jonmizabala

Todos conocemos, padecemos o sabemos en qué consiste la miopía: una elongación del globo ocular que hace que el reflejo de la luz se produzca frente a la retina en lugar de directamente sobre ésta, con la consiguiente pérdida de visión. En casos más graves, la deformación ocular puede ser mayor, estrechando las regiones internas del ojo y aumentando el riesgo de desprendimiento de retina, de cataratas, glaucoma e incluso pudiendo provocar la ceguera. Dado que el ojo crece durante la infancia, la miopía suele emerger en edades tempranas (etapa escolar y adolescente), prolongándose a lo largo de toda la vida, y provocando pérdidas de visión de manera progresiva a medida que envejecemos.

Tal y como expone Elie Dolgin en la revista Nature, hace 60 años, entre el 10 y el 20% de la población china padecía miopía. En la actualidad, el 90% de los adolescentes y jóvenes adultos padece este problema. En Seúl, el 96,5% de los varones de 19 años de edad son miopes. Otras zonas geográficas, como Europa y Estados Unidos, también se han visto afectadas, duplicándose la prevalencia de la miopía con respecto a hace medio siglo. En este sentido, Brian Holden, Profesor de la Escuela de Optometría y Ciencias de la Visión de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Sydney, Australia), ha coordinado un estudio de prospectiva en el que se preguntaban acerca de la evolución que los índices de miopía puedan sufrir a escala global hasta el año 2050. Y las conclusiones a las que llegan deberían hacernos reflexionar. Sus resultados estiman que de los 1.406 millones de personas con miopía (22,9% de la población mundial) y 163 millones de personas con miopía alta (2,7% de la población mundial) en el 2000, pasaremos en 2050 a una sociedad en la que habrá 4.758 millones de personas con miopía (49,8% de la población mundial) y 938 millones de personas con miopía alta (9,8% de la población mundial).

Figura 1.- Prevalencia de la miopía a lo largo del tiempo (% del total de la población)

Fuente: Kwon (2017)

Una de las conclusiones de su estudio es que la miopía es una enfermedad determinada socialmente, es decir, dependiente de nuestro comportamiento, y no un trastorno genético y heredable. La pregunta es clara: ¿qué factores inciden de manera más significativa sobre la probabilidad de que l@s niñ@s puedan adquirir miopía en edades tempranas? Una de las creencias populares más extendidas socialmente es aquella en la que se achaca el aumento de la miopía al tiempo que dedicamos a mirar la TV, la pantalla de ordenador, etc. Sin embargo, la evidencia científica apunta de forma clara en otra dirección. En 2007, el equipo dirigido por Lisa Jones, de la Ohio State University (Columbus, Ohio), realizó un experimento en el que hicieron un seguimiento a más de 500 niños de ocho y nueve años con una visión saludable. El equipo examinó la forma en que los niños pasaban sus días, qué deportes practicaban, cuánto tiempo pasaban al aire libre, etc. Cinco años más tarde, volvieron a evaluar a los 500 niños. Uno de cada cinco había desarrollado miopía, y el único factor ambiental que estaba fuertemente asociado con dicho trastorno de la visión era el tiempo que estos niños habían pasado al aire libre. Este mismo experimento fue replicado más tarde en Sydney (Australia), pero sobre una base de 4.000 niñ@s en educación primaria y secundaria, observándose un efecto similar tres años después de comenzar el seguimiento: l@s niñ@s que pasaban más tiempo en el exterior, en condiciones de luz natural, mostraban un menor riesgo de desarrollar miopía.

La causante de la miopía no es otra que la dopamina. La exposición a la luz natural diurna estimula la liberación de este neurotransmisor en la retina. Los resultados de los estudios anteriores apuntan a que bajo una iluminación débil (típica de interiores), la segregación de dopamina se interrumpe, con consecuencias para el crecimiento de los ojos, y provocando una mayor probabilidad de convertirnos en miopes. Los estudios epidemiológicos desarrollados por Ian Morgan, investigador de miopía de la Universidad Nacional de Australia en Canberra, estiman que los niños necesitan pasar alrededor de tres horas al día bajo niveles de luz de por lo menos 10.000 lux para estar protegidos contra la miopía. Este nivel de lux es equivalente al que podemos experimentar cuando estamos sentados bajo un árbol sombrío, con gafas de sol, en un día de verano. Un día nublado puede proporcionar menos de 10.000 lux, y una oficina, o un aula bien iluminada no suele contar con más de 500 lux.

Algunos colegios ya se han puesto manos a la obra en algunas iniciativas experimentales, como la construcción de aulas con techos y paredes traslúcidas que permiten que penetre luz natural. Otros están apostando por incrementar el número (y el tiempo) de actividades al aire libre en las escuelas. Tal vez sea hora de tomar nota y volver a pasar más tiempo en el parque, comiendo la merienda al aire libre y jugando con el balón, la cuerda, y lagartijas, mariposas y hormigas, en vez de ver dibujos animados en casa en los que lagartijas, mariposas y hormigas virtuales nos enseñan a jugar al balón o a saltar a la cuerda.

Puedes seguirme en Twitter: @jonmizabala

Ver Post >
¿Deben pagar impuestos los robots?

@InakiErauskin

 

En mi último post analizaba la presión fiscal en el País Vasco. Ahora que la automatización y la robotización son fuerzas inexorables de las sociedades modernas más que nunca existe el miedo de que el empleo disminuya para siempre (véase el post de mi compañero Asier), lo que ha hecho que algunas personas hayan sugerido que hay que crear nuevas vías para gravar las rentas y contrarrestar así el menor peso que los salarios pudieran tener en la renta.

Probablemente la propuesta que más eco ha tenido es la de Bill Gates, el co-fundador de Microsoft, multibillionario y uno de los mayores filántropos del mundo a través de su fundación: los robots que “roben” trabajos deben pagar impuestos (pincha aquí).  Con ello se lograría ralentizar temporalmente la robotización y obtener fondos que o bien irían destinados a la formación de las personas que hubieran perdido sus trabajos por los robots, o a nuevos nichos de empleo. Quizás a algún lector le pueda parecer una broma, pero recientemente el Parlamento Europeo ha rechazado una propuesta para establecer alguna forma de gravamen a los robots (pincha aquí para la noticia y aquí para el informe del Parlamento Europeo).

Las reacciones no se han hecho esperar. Larry Summers, profesor de economía de la Universidad de Harvard, ha dicho que la propuesta es ilógica (pincha aquí). Summers dice, en primer lugar, que hay muchas formas de innovación y no entiende porqué la propuesta de Gates se centra sólo en los robots. ¿Sobre qué actividades se gravaría el impuesto? No sería nada fácil para las Haciendas. Segundo, muchas innovaciones suponen mejores productos, no sólo lograr más con menos (innovaciones de proceso). Y dado que los innovadores “atrapan” sólo una parte de esos beneficios, habría que subsidiarlos, no gravarlos. Por último, su argumento más importante es que el impuesto reduciría el tamaño de la tarta económica que luego se redistribuye. Por ello, sugiere mayor formación y mayor inversión en infrastructuras, y no impuestos sobre los robots. Yanis Varoufakis, el conocido antiguo ministro de economía griego, también ha entrado en este asunto (pincha aquí). Cree que la propuesta no es realizable porque no sería fácil determinar qué se considera “robot” (y estaría gravado, por tanto) y qué no (y no tendría impuesto, por tanto). Es por ello que Varoufakis sugiere un Dividendo Básico Universal financiado con los impuestos obtenidos por las rentas del capital. Mayor robotización iría asociado a mayores rentas del capital, según su propuesta, que, gravadas, darían lugar a mayores recaudaciones impositivas.   

Detrás de todo este debate subyace el hecho de que la robotización reducirá la cantidad de trabajo disponible. Sin embargo, la robotización no sólo destruye empleos, sino que también los crea. Por tanto, no está claro que la base del trabajo vaya a disminuir. Los economistas denominan a este fenómeno según el cual el progreso tecnológico destruye empleo (en términos netos) falacia “ludita”.

Quizás, las propuestas realizadas hasta el momento alrededor de la recaudación impositiva a medida que la robotización se acelera, exageren el verdadero alcance de la robotización. Sin embargo, no estaría de más pensar en los cambios profundos que la robotización lleva consigo. Veremos lo que nos depara …

 

@InakiErauskin

 

Ver Post >
Las diferencias de renta entre las comunidades autónomas y la velocidad de la Reconquista

El mapa que aparece abajo muestra el PIB per cápita de las comunidades autónomas españolas en 2015. Un color más intenso significa un mayor PIB per cápita y un color menos intenso un menor PIB per cápita. Es interesante observar que a medida que bajamos de norte a sur, a excepción de Madrid que fue la comunidad autónoma con mayor PIB per cápita en 2015, el color se va haciendo menos intenso. De hecho, las comunidades con un menor PIB per cápita en 2015 son las que se sitúan al sur: Extremadura, Andalucía, Castilla – La Mancha y Murcia.



¿Por qué las comunidades del sur de España tienen una menor renta per cápita? La renta per cápita se puede descomponer en dos ratios: 1) el número de ocupados entre la población total y 2) el PIB por ocupado. Las comunidades autónomas del sur de España tienen una menor tasa de ocupación, lo cual contribuye a su menor PIB per cápita. Sin embargo, las diferencias más importantes se producen en el PIB por ocupado, o productividad de los trabajadores. Estas diferencias se explican por la composición sectorial de la economía (por ejemplo, los trabajadores en la industria son mucho más productivos que en la agricultura), la formación de los trabajadores, la infraestructura y el espíritu empresarial.

Un estudio reciente, realizado por los profesores Daniel Oto Peralías y Diego Romero Ávila, sostiene que las diferencias en renta entre las comunidades autónomas pudieron nacer de un proceso histórico que concluyó hace más de 500 años: la Reconquista. Los autores muestran que en un primer periodo, de 711 a 1062, el proceso de Reconquista fue lento. En este primer periodo, las zonas liberadas se fueran repoblando de forma ordenada, con pequeños propietarios, y con una distribución de la tierra relativamente equitativa. Las zonas que se reconquistaron en este primer periodo se encuentran entre el río Duero y Tajo. Sin embargo, en un segundo periodo, de 1062 a 1266, y especialmente después de la Batalla de las Navas de Tolosa en 1212, el proceso de reconquista fue mucho más acelerado. Como el territorio liberado era mucho más amplio, la Corona no podía repoblarlo con pequeños colonos. Por ello, otorgó estas tierras a la nobleza, generando una gran desigualdad en la distribución de la propiedad. En definitiva, un proceso de reconquista lento generó una distribución de la tierra más igualitaria y una mayor capacidad de participar en el proceso político en algunas regiones; por el contrario, un proceso más acelerado generó una gran concentración del poder económico y político en otras regiones.

Los autores argumentan que estas diferencias en la concentración del poder político y de la riqueza perjudicaron a las regiones de reconquista rápida cuando llegó el proceso de industrialización. Los grandes terratenientes de estas zonas se opusieron al proceso de industrialización porque podía aupar al poder económico y social a nuevas clases, poniendo en cuestión el status quo. Además, para que se produjese un proceso de industrialización se requería de la participación de emprendedores y de una clase media con acceso a medios económicos y formación de las que carecían las regiones en las que la Reconquista fue rápida.

Mediante estimaciones econométricas los autores confirman que las regiones en las que la Reconquista fue más rápida tienen un PIB per cápita menor en la actualidad que el resto de regiones españolas. Los autores muestran, además, que este menor PIB per cápita se pudo deber a las peores condiciones de partida de las regiones donde la Reconquista fue más rápida cuando llegó el proceso de industrialización. En concreto, estas regiones tenían peores índices de formación, de salud, y una peor distribución de la riqueza.

A pesar de que el ritmo de Reconquista pudo frenar el proceso de industrialización en las zonas del sur de España, ¿no deberían de haber desaparecido ya las diferencias en PIB per cápita entre las regiones gracias a la mejora en la sanidad y en la educación en todas las regiones españolas durante el último siglo? ¿realmente puede perdurar tanto el efecto económico de un acontecimiento histórico? Los autores creen que sí. Un argumento poderoso es que la propia actividad industrial genera fuerzas que la conducen a seguir localizada en el mismo lugar. Así, una región que cuente con una ventaja de partida para industrializarse tenderá a mantener dicha industrialización en el tiempo. Además, la industrialización conlleva una mejora de las infraestructuras, la formación y la innovación que favorece a las regiones que contaban con una ventaja de partida.

El ritmo de la Reconquista es otro ejemplo de procesos históricos que tienen efectos económicos perdurables en el tiempo. En post anteriores analizamos los efectos de la esclavitud y de las misiones jesuitas. Para que luego digan que la historia no importa.

Ver Post >
Surfeando, aprendiendo y emprendiendo en entornos de alta velocidad

@jonmizabala

Hace unas semanas, debatíamos aquí sobre el propósito de la educación emprendedora, y presentábamos la posición adoptada por el campus de San Sebastián de la Universidad de Deusto a través del programa iNNoVaNDiS. Como ya anunciamos, el pasado 18 de febrero de 2017 celebramos el “X Aniversario” del programa, en el que participaron más de 50 estudiantes de diferentes promociones, y en el que además de volver a vernos después de varios años, pudimos aprender de la experiencia de una persona que no dejó indiferente a ninguno de los allí presentes: Aitor Francesena.

Aitor se definió a sí mismo como un soñador. Desde niño sintió algo especial por el surf. Aquellos americanos australianos que venían a Zarautz a practicar surf en los 80s no lo dejaban indiferente. Así que con sólo 18 años decidió abrir la primera escuela de surf del estado, Zarautz Surf Eskola. Como relataba Aitor, el día en el que comenzaron oficialmente a impartir las clases de surf, se acercaron 5 niños, por lo que quedaba claro que si esa era la demanda, el objetivo inicial debía ser el de formar a niños. Al llegar el invierno, y no poder surfear en Zarautz, con el dinero ganado en verano, los amigos se fueron a Australia para poder surfear allí. Sin embargo, al año siguiente la demanda había crecido significativamente (15 niños), por lo que los padres les plantean la posibilidad de poder abrir la escuela de surf durante todo el año. Pero, ¿y la factibilidad de la idea? Los inviernos en Zarautz conllevan, frío, poca luz, olas demasiado grandes para principiantes, corrientes fuertes, etc. Si querían abrir la escuela de surf durante todo el año, no valía con surfear olas. Hacía falta físico, técnica, táctica, materiales y psicología, por lo que Aitor se puso a estudiar para sacar el título de preparador físico, ya que carecía de muchas de estas competencias necesarias. El resultado de ello fue que definió un método de enseñanza, que hoy en día es considerado como el standard en la mayor parte de las escuelas de surf en el mundo. Sin embargo, a medida que los años pasaban y los niños se iban convirtiendo en adolescentes, los 15 chavales que empezaron con la idea de surfear durante todo el año, iban teniendo otras prioridades, salir con los amigos, ligar, otros vicios, etc. Finalmente, sólo quedó uno: un tal Aritz Aranburu.

Aitor compartía con nosotros que uno de sus lemas es el de “creer, crear y crecer”, y nos visualizó este aprendizaje suyo a través del siguiente “mantra”: bola pequeña, bola mediana, “big” bola. Sin embargo, la experiencia de Aitor demuestra que para poder crecer no se puede pensar en cómo la bola pequeña se va a convertir en un gran bola, sino que hay que trabajar día a día en aquello en lo que quieres mejorar, simplemente porque te apasiona. Crecer es siempre una consecuencia del trabajo bien hecho. La sociedad, el mercado, los clientes, etc. sólo llegan a ver la bola final (p.e. al emerger la figura de Aritz, todos los padres querían que Aitor entrenara a sus hijos), pero es raro que alguien crea en ti cuando estás con la bola pequeña rondando en la cabeza (p.e. nadie creía que Aritz pudiera ser campeón de Euskadi de surf, ni campeón de Europa, ni llegar a la World Surf League…).

Hasta aquí, la historia de Aitor no dista mucho de la de cualquier emprendedor. Sin embargo, hay algo que hace que la historia emprendedora de Aitor sea distinta a la de los demás. Y es que Aitor nació con glaucoma congénito. Con 14 años una operación no salió como se pensaba y perdió la visión de su ojo derecho. Cuando ya habían conseguido frenar el glaucoma del ojo sano le detectaron otra enfermedad, en esta ocasión en la córnea, que requería de un trasplante. Hace 4 años, y tras dos intentos fallidos de trasplante de córnea, surfeando perdió definitivamente la visión del ojo izquierdo en un accidente. Aitor ha vivido con la certeza de que iba a quedarse ciego desde que era un niño, sabiendo que en algún momento la espada de Damocles caería ineludiblemente sobre él. Esto hace que la vida de Aitor pueda ser caracterizada como un entorno de alta velocidad. Una de las frases con la que Aitor compartía esta sensación de inestabilidad era: “quiero verlo todo antes de no ver nada, hay que vivir la vida a tope”. Investigadores como Kathleen Eisenhardt han sido pioneros en el estudio de las características de los entornos de alta velocidad. En ellos, los cambios y las dinámicas que se producen (organizacionales y estructurales) son mucho más rápidas de lo que cabría esperarse, tienen un carácter abrupto y disruptivo, y además son impredecibles.

Además de ser entrenador y surfista, Aitor también ha escrito varios libros, como “las olas contadas”, específico para la persona que se inicia en el surf, y “querer es poder”, en el que se ofrecen contenidos más avanzados sobre el surf. Ahora se encuentra elaborando una trilogía de cómics “a tope“. Y es que según su experiencia, lo que le ha ayudado a superar los envites que le ha dado la vida ha sido vivir a tope, haciendo mil cosas, teniendo siempre la cabeza ocupada, y sobre todo sueños. Naturalmente, Aitor no es un Superman, y también ha pasado por momentos en los que se ha quedado sentado en la esquina de la cama, pensando por qué le ha tocado vivir ciertas situaciones, y qué hacer para darle la vuelta. Pero tal y como compartió con nosotros, “si no empiezo hoy, no acabo nunca”.

A la hora de emprender, Aitor afirmaba que la esencia de cualquier proyecto es su viabilidad y la factibilidad en la definición de los objetivos. Y es que al desarrollar cualquier proyecto, la fase en la que más recursos se deben invertir es en la definición de la idea y a dónde se quiere llegar. Para ello, él se guía por las 3S: Sacrificio (dedicación y esfuerzo), Superación (mejorar, ir a más, dominar más aún aquello que sabes), y finalmente, Satisfacción. Aitor no cree en el talento innato, sino en la constancia del trabajo, en el valor del equipo, y en la importancia del trabajo en equipo, tres conceptos que distingue claramente.

Son muchos los aprendizajes que extrajimos de la charla que pudimos compartir con Aitor, tanto del surf, de la educación, del emprendimiento, como de la vida en general. Esperemos que todo lo que Aitor nos quiso transmitir quede grabado en nuestras retinas. Milesker Gallo. ¡¡¡Siempre a tope!!!

Puedes seguirme en Twitter: @jonmizabala

Ver Post >
¿Se recaudan en Euskadi más o menos impuestos que en la Unión Europea?

@InakiErauskin

 

Recientemente se han publicado los datos de cierre del año 2016 sobre las haciendas forales vascas. El mensaje general en los medios de comunicación es que se ha recaudado menos de lo esperado, pero no habrá ajustes adicionales, al contar con un cierto margen, a pesar de todo.

El Cuadro 1 recoge la recaudación de las haciendas forales vascas en el año 2016, por territorios históricos y por tipo de impuesto (pincha aquí para la nota de prensa). Se observa que el IVA es la mayor fuente de ingresos, seguido del IRPF. Ambas suman más de ¾ partes del total de la recaudación impositiva, con ciertas diferencias de unos territorios a otros. Por ejemplo, en Araba es donde mayor diferencia tiene lugar entre el porcentaje que supone el IVA respecto al IRPF en la recaudación total del territorio. Los impuestos especiales (sobre el petróleo, el tabaco, los seguros, la electricidad, …, por orden de magnitud) suponen una fracción bastante parecida en todos los territorios, ligeramente por encima del 10%. Después se halla el Impuesto de Sociedades, que es donde también hay ciertas diferencias entre territorios. Así, mientras en Bizkaia supone casi el 9% de los ingresos impositivos, en Gipuzkoa apenas llega al 6% (en Araba el 7,5%). Probablemente, el impacto de las grandes empresas jugará un papel importante en el caso de Bizkaia. Según señala El Economista, “Iberdrola y Petronor abonan 1.500 millones” a las haciendas forales vascas, lo que supondría algo más del 11% de los ingresos de las haciendas forales vascas (pincha aquí para la noticia). Aquí incluirían el IVA devengado por la actividad, el IRPF pagado por sus trabajadores, los impuestos especiales, el Impuesto de Sociedades, y otros. La noticia parece sugerir que recae sobre estas empresas la “carga” de todo ese importe al hablar de “Impuestos pagados a las Haciendas Forales Vascas por Iberdrola y Petronor”. Sin negar la gran importancia de estas dos empresas estratégicas (y quizás otras, tales como BBVA, por ejemplo), conviene recordar que la carga económica del IVA y los impuestos especiales, aunque recaudado legalmente por la empresa, recae en su mayor parte sobre los consumidores, porque su actividad económica corresponde a bienes muy inelásticos, esto es, aquellos en los que la demanda es muy poco sensible a variaciones en el precio, como nos señala acertadamente la microeconomía. Y el IRPF lo pagan los trabajadores, no la empresa. Y la misma noticia señala que Petronor tuvo pérdidas en 2013 y 2014 (no así en 2015), con lo que probablemente no pagaría el Impuesto de Sociedades durante esos ejercicios.     

 

Cuadro 1. Recaudación impositiva de las haciendas forales vascas, 2016.

Araba

%

Bizkaia

%

Gipuzkoa

%

TOTAL

%
IRPF

746.779.825

36,6%

2.531.121.379

37.7%

1.561.946.207

37,2%

4.839.847.411

37,4%

I. Sociedades

152.865.683

7,5%

600.730.121

8.9%

249.106.711

5,9%

1.002.702.515

7,7%

IVA

821.359.509

40,3%

2.539.294.601

37,8%

1.653.750.710

39.4%

5.014.404.820

38,7%

I. Especiales

228.689.321

11,2%

707.010.208

10,5%

460.450.171

11.0%

1.396.149.700

10,8%

Resto

88.253.438

4,3%

336.947.884

5,0%

272.420.472

6.5%

697.621.794

5,4%

TOTAL

2.037.947.776

100,0%

6.715.104.193

100,0%

4.197.674.271

100.0%

12.950.726.240

100,0%

Fuente: http://www.irekia.euskadi.eus/uploads/attachments/9127/NP_EU_CONSEJO_VASCO_DE_FINANZAS_13_02_17.pdf?1486975267 y elaboración propia.

 

Otra manera de ver la carga que supone la recaudación impositiva consiste en relativizar esos importes respecto al PIB, para poder compararlos directamente después con otros territorios o países. La Tabla 2 muestra ahora la recaudación impositiva de las Haciendas Forales Vascas respecto al PIB en 2016. El IVA se sitúa en torno al 7% en todos los territorios históricos, el IRPF cerca pero por debajo del 7% por lo general, mientras el Impuesto de Sociedades se sitúa en la franja del 1,1-1,7%.

 

Cuadro 2. Recaudación impositiva de las haciendas forales vascas, 2016 (%PIB).

 

Araba

%PIB

Bizkaia

%PIB

Gipuzkoa

%PIB

TOTAL

%PIB

IRPF

746.779.825

6,4%

2.531.121.379

7,0%

1.561.946.207

6,6%

4.839.847.411

6,8%

I. Sociedades

152.865.683

1,3%

600.730.121

1,7%

249.106.711

1,1%

1.002.702.515

1,4%

IVA

821.359.509

7,1%

2.539.294.601

7,0%

1.653.750.710

7,0%

5.014.404.820

7,0%

I. Especiales

228.689.321

2,0%

707.010.208

2,0%

460.450.171

2,0%

1.396.149.700

2,0%

Resto

88.253.438

0,8%

336.947.884

0,9%

272.420.472

1,2%

697.621.794

1,0%

TOTAL

2.037.947.776

17,5%

6.715.104.193

18,6%

4.197.674.271

17,8%

12.950.726.240

18,2%

Fuente: http://www.irekia.euskadi.eus/uploads/attachments/9127/NP_EU_CONSEJO_VASCO_DE_FINANZAS_13_02_17.pdf?1486975267 , Eustat y elaboración propia.

 

¿Cómo son estas cifras respecto a España y la UE? Recientemente, varios investigadores de FEDEA (Fundación de Estudios de Economía Aplicada), como son José Ignacio Conde-Ruiz, Manuel Díaz, Carmen Marín y Juan Rubio Ramírez, ha publicado un estudio sobre “Los ingresos públicos en España” (pincha aquí). El Gráfico 1 recoge la recaudación por IVA, en términos del PIB. Se observa que en España la recaudación por IVA ha aumentado hasta el 6,5% (sobre el PIB), cuya media se sitúa en el 6,9% en la UE. El País Vasco estaría en la media europea.

 

Gráfico 1. Recaudación por IVA (%PIB).

Fuente: Conde-Ruiz, Díaz, Marín y Rubio Ramírez, (2017). “Los ingresos públicos en España” (FEDEA).

 

Si nos fijamos en la recaudación por IRPF (en % sobre el PIB), el Gráfico 2 nos muestra los datos para la UE. España se sitúa unos 2,5 puntos porcentuales por debajo de la media europea, y el País Vasco se halla ligeramente por debajo de las cifras para España, lo que supone estar unos 3 puntos porcentuales por debajo de la media europea.

 

Gráfico 2. Recaudación por IRPF (%PIB).

Fuente: Conde-Ruiz, Díaz, Marín y Rubio Ramírez, (2017). “Los ingresos públicos en España” (FEDEA).

 

Si nos centramos en la recaudación del Impuesto de Sociedades, el Gráfico 3 nos muestra los datos para la UE. En España la recaudación por el Impuesto de Sociedades se sitúa en el 2,3% del PIB, ligeramente por debajo de la media europea. El País Vasco estaría a algo menos de 1,5 puntos porcentuales por debajo de la media europea.

 

Gráfico 3. Recaudación por Impuesto de Sociedades (%PIB).

Fuente: Conde-Ruiz, Díaz, Marín y Rubio Ramírez, (2017). “Los ingresos públicos en España” (FEDEA).

 

En Impuestos Especiales, España se halla ligeramente por debajo de la media europea (2,3% del PIB) y Euskadi con una recaudación un poco menor aún, también. Finalmente, faltarían las cotizaciones sociales, pero éstas deberían ser muy parecidas en Euskadi que en España.

Todo lo anterior implica que Euskadi tiene una presión fiscal menor que España y, a su vez, España menos que la media europea (unos 5 puntos porcentuales menos), lo que fue señalado hace ya un tiempo en este mismo blog (pincha aquí). El propio consejero de Hacienda ha sugerido la posibilidad de elevar la presión fiscal. Quizás ha llegado la hora de reflexionar y dar un paso en esta dirección …

 

@InakiErauskin

 

Ver Post >
Las exportaciones españolas están concentradas en pocas empresas

En España, casi 150.000 empresas realizaron ventas al exterior en el año 2015. Sin embargo, la mayor parte del valor exportado se debe a unas pocas empresas.

En un trabajo reciente, realizado en colaboración con Juan de Lucio, Raúl Mínguez y Francisco Requena, mostramos que la empresa que más exporta fue responsable del 3% del total del valor de las exportaciones de mercancías en España en el año 2015; las cinco empresas más exportadoras del 10%; las 50 más exportadoras de un tercio; las 200 más exportadoras de la mitad, y las 1.000 más exportadoras de dos tercios del total de las exportaciones españolas. Es decir, solamente el 0,68% de las empresas (1.000/147.378) fueron responsables de dos tercios de las exportaciones españolas en 2015.

Las empresas más exportadoras venden a más países y más productos que el resto de exportadores. En concreto, las empresas más exportadoras venden, en media, a 38 destinos internacionales y 57 productos diferentes, mientras que el resto de exportadores venden a 3 destinos y 5 productos. Los capítulos arancelarios más exportados por las primeras 1.000 empresas son equipo eléctrico y electrónico, maquinaria, automóviles, frutas y plástico.

El grado de concentración de las exportaciones por empresa es superior al que observamos en otras variables, como las ventas totales o el empleo. En concreto, mientras las 1.000 primeras empresas son responsables de dos tercios de las exportaciones, las 1.000 primeras empresas acumulan el 46% de las ventas, o el 29% del empleo.

Si unas pocas empresas dominan las exportaciones, éstas deben jugar un papel muy importante en la especialización comercial y en la dinámica de las exportaciones agregadas en España. Para analizar la especialización, calculamos la ventaja comparativa revelada de España en cada uno de los 96 capítulos arancelarios durante el periodo 2010-2012. Un país tiene ventaja comparativa revelada en un producto si la participación de ese producto en el total de las exportaciones del país es superior a la participación de ese producto en el total de las exportaciones mundiales. España tiene ventaja comparativa revelada en 45 de los 96 capítulos arancelarios. Destaca la especialización de España en corcho, alimentación, cerámica, automóviles, farmacia, prendas de vestir y productos siderúrgicos. Si eliminamos las 10 empresas más exportadoras de cada capítulo arancelario, España perdería ventaja comparativa revelada en 25 de ellos. Estos capítulos representan el 56% de los capítulos en los que España tiene ventaja comparativa revelada, y el 26% de las exportaciones españolas. Aunque no podemos determinar cuál sería el comportamiento del resto de exportadores si desaparecieran las 10 empresas más exportadoras en cada capítulo arancelario, los cálculos sugieren que, en muchas industrias, la especialización comercial puede estar determinada por unas pocas empresas. Ésto podría representar una debilidad, si dichas compañías deciden implantarse fuera de España, con la consecuente pérdida de la ventaja comparativa asociada.

 

Finalmente, analizamos la contribución de las empresas más exportadoras a la dinámica de las exportaciones agregadas de la economía española. La evolución de las ventas españolas de un producto en un destino se puede deber a factores específicos de ese producto y destino, como una reducción de aranceles, que afectan a todos los exportadores; o a factores específicos de cada una de las empresas exportadoras, como ganar una licitación. Nuestras estimaciones muestran que un tercio de la evolución de las exportaciones españolas durante el periodo 1997-2015 se explica por factores específicos de las 5 empresas más exportadoras en cada producto y destino. Este resultado pone de manifiesto que unas pocas empresas contribuyen de forma notable a la dinámica conjunta de las exportaciones españolas.

En definitiva, la concentración de las exportaciones en unas pocas empresas tiene importantes implicaciones sobre la competitividad exterior y las oscilaciones que a lo largo del tiempo se pueden observar en las exportaciones. En este sentido, cabe preguntarse sobre las consecuencias que la elevada concentración de las ventas al exterior tiene sobre la política comercial. Por ejemplo, si España quisiera impulsar las exportaciones, ¿debería concentrar su esfuerzo en las nuevas empresas exportadoras o en las empresas más exportadoras? ¿Con los instrumentos actuales, están atendidas las necesidades específicas de diplomacia comercial de los grandes exportadores? ¿Deberían centrarse las políticas de promoción exterior en la captación de inversiones de los grandes exportares mundiales? ¿Cómo podemos trasladar la capacidad competitiva de los grandes exportadores al resto de empresas del sector?

Ver Post >

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Categorías

Otros Blogs de Autor