Diario Vasco
img
Fecha: octubre 20, 2010
Gómez & Goia: el ataque de los clones
Alberto Moyano 20-10-2010 | 9:58 | 0

Hubiera sido más fácil que Al Pacino y Robert de Niro compartieran un plano en ‘Heat’ que juntar ahora mismo a Odón Elorza con sus rivales en un plató. Por eso, Ramón Gómez y Eneko Goia comparecieron anoche en solitario en el ‘Keridos Monstruos’ de TeleDonosti para presentarse ante el electorado tal cual son.

Y son afables, distentidos, educados y sobradamente preparados. Se conocían de aquellos tiempos en los que ambos militaban en las respectivas organizaciones juveniles de sus partidos. Contaron un poco sus vidas y todo eso, para a continuación, dedicar el resto del tiempo a declinar en todas sus formas del verbo liderar.

Porque en un principio, y así estaba anunciado, Gómez y Goia comparecían en calidad de aspirantes a la alcaldía donostiarra. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Lo que ellos quieren es liderar. Tan sólo eso. Liderar el cambio, liderar una nueva etapa, liderar un nuevo impulso.

Tanto el uno como el otro comparten diagnóstico: la ciudad languidece bajo el mandato del incombustible Elorza y necesita aire fresco que permita reverdecer viejos laureles. La evocación de un pasado idílico en el que la ciudad era todo pujanza es comparten todos los aspirantes a alcalde desde tiempos inmemoriales.

Lástima que no terminen de situar en el tiempo a qué momento histórico se refieren cuando evocan aquella Arcadia feliz: si a los primeros años de Elorza -sería contradictorio porque en su momento lo negaron-, quizás a los años de Albistur -resulta improbable-, puede que a la Administración Labayen -del todo inverosímil- o a la época franquista -sería inquietante-.

Asumida la ausencia del alcalde en el debate, los aspirantes al título se sobrepusieron y aprovecharon para dar rienda suelta a su -entres desbordad y desatada- imaginación.

Así mientras uno atribuía a la falta de liderazgo de Elorza el hecho de que el anterior Gobierno Vasco no apoyara algunos de los proyectos de la ciudad -remodelación del Victoria Eugenia, nuevo San Telmo-, el otro señalaba al mismo déficit de liderazgo como responsable la paralización del proyecto de Tabakalera, acogida en su momento -todo hay que decirlo- con mal disimulado alborozo tanto por Diputación como por Gobierno Vasco, hasta el punto de que la primera ya ha cuestionado hasta la dirección que había tomado el centro.

Ramón Gómez -que en contra de la exitosa tendencia que ha convertido a Odón Elorza en simplemente Odón, insiste en ser conocido ahora como Ramón Gómez Ugalde- intentó impartir una lección de generosidad política al asegurar que por encima de las siglas políticas está la ciudad y que en esa línea, estaría dispuesto incluso a aceptar con abnegación el apoyo del PNV para “liderar” una nueva etapa donostiarra.

El globo se desinfló un poco cuando Goia puso en cuestión -más bien descartó- que el PP estuviera dispuesto a hacer lo propio con un candidato del PNV, momento en el que Gómez esbozó una sonrisa de circunstancias, antes de recordar que el problema es precisamente que lo que él quiere es “liderar ese proyecto”.

En el terreno de los anécdotas -quizás reveladoras-, queda el hecho inaudito de que ni se mencionara en todo el debate la estación de autobuses.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor