Diario Vasco
img
Fecha: octubre 21, 2010
José Luis cesa a Rodríguez y nombra a Zapatero
Alberto Moyano 21-10-2010 | 10:04 | 0

Tras su encontronazo con los mercados en general y con Standard & Poor’s en particular, Zapatero se ha visto obligado a remodelar su maltrecho gobierno. Recapitulemos: ZP, gran aficionado al basket -antes, baloncesto-, revolucionó el panorama político al ser el primero en jugar con cheerleaders -de ambos sexos-, en detrimento de los titulares, que han estado calentando el banquillo.

La experiencia se ha saldado con resultados nefastos, así que el presidente ha echado mano de la tradición, en este caso, de ésa que en la que España fue vanguardia y que consiste en que el titular de Interior sea siempre el ministro mejor valorado por la ciudadanía.

De esta extraña pulsión, insólita en Europa durante los años sententa, ochenta y noventa, se beneficiaron personajes como Barrionuevo, Corcuera o Acebes. Sólo la utilización de los fondos reservados para alimentar la ludopatía de Amedo pudo con los dos primeros, mientras que las mentiras flagrantes en tiempo real pulverizaron el prestigio del segundo.

En cualquier caso, la tendencia ha hecho fortuna en todo el continente y ahí tenemos hoy a Sarkozy, cuyo antiguo espiritu antidisturbios se manifiesta hoy en día en su decisión de reprimir a los huelguistas recurriendo si fuera necesario a cualquier medio a su disposición, incluida la discografía de Carla Bruni.
 
Ahora se encarama hasta lo más alto el propio Pérez Rubalcaba, el único ministro que cuenta con su propia banda tributo, Eduardo Madina. Al parecer, Alfredo hace cima de la mano del interminable conflicto vasco, inopinadamente llamado a ocupar otra vez el epicentro de la pugna electoral, una vez descartada cualquier la opción de recuperación económica a medio plazo.

Los cambios ministeriales dejan otras perlas: Rosa Aguilar ocupará la cartera de Medio Ambiente tras acreditar su infinita capacidad de sobrevivir en cualquier hábitat, por hostil que éste sea. Probablemente, su versatilidad le permitirá continuar en el Gobierno, incluso una vez que lo presida Rajoy.

El sindicalista Valeriano Gómez se sitúa al frente de Trabajo. Ya nos habíamos acostumbrado a ver a ex etarras militar en el Constitucionalismo, pero se suponía que la evolución era fruto de un largo proceso de reflexión. Gómez, sin embargo, ha pasado de manifestarse en contra de las reformas laborales y a tener que gestionarlas en tan sólo un mes. Un bólido político.

De Leire Pajín ha llamado la atención su afición a la ‘power balance’, aparentemente, incompatible con el cargo de ministra de Sanidad, aunque sólo lo sería si se demostra que la utiliza como sustitutivo de su tratamiento. En cuanto a Ramón Jáuregui, su aparición sorpresa en el Ministerior de Presidencia debe ser interpretada más en clave anacrónica que ‘vintage’, como cuando en una peli de romanos aparece un centurión luciendo un Rólex en la muñeca.

El PP se ha cansado en los últimos años de manifestar su añoranza por el ‘felipismo’. El PSOE ha decidido saciar esa nostalgia. No será suficiente. Rajoy ya ha reiterado su exigencia  de que se disuelva el pueblo y se convoquen comicios de inmediato para elegir a otro nuevo.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor