Diario Vasco
img
Menudos monstruillos
img
Alberto Moyano | 08-02-2006 | 18:16| 0

Alberto Moyano


Comenzó al parecer el martes por la noche un programa televisivo que bajo el rocambolesco nombre de ‘Cantas o qué’ muestra el aprendizaje cantor de un comando de famosos dispuesto a hacer a suicidarse catódicamente por cualquier buena causa, ya sea convivir con otros animales en una granja de cerdos, atiborrarse de gusanos en la más frondosa de las selvas o rascarse la zona cero, en el sofá de alguna de las múltiples reality-casas que, por lo visto, conforman el pueblo de Guadalix de la Sierra. El caso es que como era de esperar los críticos se han lanzado a degüello contra el nuevo concurso y seguro que razón no les falta. Lo que sí que me extraña es que esos mismos críticos han mantenido actitudes que iban de la pasividad al aplauso con las orejas durante los duros años en los que Bertín Osborno conducía un programa en el que algunos de los niños más abyectos del estado desfilaban por el escenario destrozando al conciencia repertorios horteras. Y nadie decía ni mú. Ni el defensor del Menor (hubiera sido comprensible), ni el defensor del Mayor (hubiera sido necesario), ni el defensor del Pueblo, en general (hubiera sido obligatorio). Si Iñaki Perurena no tiene reparo en hacer el ridi en TV, lo máximo que se puede decir es que bueno, vaya gusto tan lamentable, pero al fin y al cabo el hombre es mayor de edad. Pero aquellos niños iban espoleados por sus padres que, cegados de amor, los encontraban adorables cuando, objetivamente, no lo eran. Y es que son un peligro. Me refiero a los padres. Un director de cine donostiarra admite que el casting infantil que realizó hace unas semana ha sido una de las experiencia más duras de su vida profesional. Más que nada, porque las madres de los/as candidatos/as no concebían que el director no hubiera optado claramente por su querubín. ¡Con lo rico que es!, decían esas temibles mujeres.

Ver Post >
PEPE vs KORTA: cómo ganar y perder un reality
img
Alberto Moyano | 08-02-2006 | 18:16| 0

JORGE F. MENDIOLA

La temporada televisiva nos está ofreciendo maneras muy diversas de encarar un reality. Pepe ha dado una lección de estrategia que pone en peligro el invento de Gran Hermano. Es como si hubiera descubierto el truco para resolver el cubo de Rubbick, pero en directo ante millones de espectadores. Se ha granjeado la antipatía de sus compañeros de encierro por su frialdad al afrontar los problemas que surgían en la convivencia. No quiero decir que Pepe no tenga su corazoncito, que lo tiene, pero nunca se ha olvidado de las cámaras y lo que significan.


Gran Hermano, por mucho que se empeñe Mercedes Milá, es un concurso por encima de experimentos sociológicos y paraísos de voyeurs. Pepe ha bordeado las reglas en su propio provecho, con el resultado conocido: ganó con un 87,2% de los votos de la audiencia (la vasca es de las más adictas). Además de los 300.000 euros se merece una placa honorífica como el mejor concursante de todas las ediciones. Su secreto: competir con los compañeros y no con el público.

El polo opuesto es Korta. El patrón traineril no está sabiendo capitanear a su equipo en la aventura de ETB El conquistador del fin del mundo (lunes noche). Trata a compañeros y rivales con el mismo desaire, y cuando se enfada se convierte en una bomba de relojería. Con todo, la audiencia sabe agradecer lo imprevisible, y Korta lo es. Su tozudez está surtiendo el efecto contrario al que él espera: en lugar de servir como acicate para su campamento, le está minando la moral, ya por los suelos sin comida ni bebida. Ahora quiere saltarse a la torera las normas del programa y ha prohibido a los suyos que hablen ante las cámaras si no les traen agua. Cuando se vea en televisión…



LA HORA CHANANTE

Paramount Comedy se sacó de la manga hace unos años un programa que cada vez funciona mejor pese a sus escasos medios. Quizás ésa sea la clave del éxito. Humor cutre pero efectivo. Me encanta… (imprescindible para freakies)



FAMOSOS QUE CANTAN Y BAILAN

TVE y Antena 3 parecen dispuestos a resucitar a famosillos de capa caída con concursos de cante y baile. Escuchar los graznidos de Sofía Mazagatos me ha hecho perder la fe en la música. ¿Nos salvará la SGAE? ¿Y cuánto nos cobrará?




Ver Post >
Guerras pringosas
img
Alberto Moyano | 08-02-2006 | 18:17| 0

Alberto Moyano


Entras en la sala de un multicines donostiarra para ver ‘Munich’, la última película de Spielberg. Es la última sesión del día y mientras avanzas por el pasillo, cada vez te cuesta levantar el pie del suelo y caminar hasta la butaca. Crish, crosh, crish, crosh. Es el ruido que hacen las suelas de tus zapatos al quedarse adheridas en la capa de ¿suciedad? que impregna el suelo de la sala. Piensas: claro, la película aborda un episodio de la ‘guerra sucia’ israelo-palstina y los exhibidores han querido que la sala estuviera a la altura. Lo cierto es que se encuentra a medio camino entre una exitosa cabina de sex shop y una chozna el día de Santo Tomás: botellas de plástico por el suelo, bolsas de –supongo– patatas fritas por las butacas y esa indefinible sustancia que te succiona la suela del zapato. Te entran ganas de saltar contra la pared para ver si te quedas pegado en las alturas. La película está bien y las críticas que hasta ahora se han escuchado insisten en señalar la desfachatez de Spielberg por (re)tratar a los israelíes igual que a los terroristas y a estos últimos, como si fueran humanos. Curiosamente, la misma crítca que ya se lanzó contra ‘El hundimiento’ por mostrar también a un Adolf Hitler humano. En tu candidez, pensabas que tanto los unos como el otro eran humanos, pero se ve que no. La realidad imita al arte y todo esto te empieza a parecer ya una novela de Philip K. Dick en la que el protagonista no sabe si es sólo un hombre o todo un replicante. Curiosamente, a escasos metros del cine ruedan estos días la película ‘GAL’, de Miguel Courtois, otro episodio de ‘guerra sucia’, pero un poco más cercano. Y te da por jugar con los pensamientos e incluso llegas a preguntarte si el conflicto vasco es al conflicto israelí lo que el tal Courtois es a Spielberg.

Ver Post >
Cuatro, la gran desconocida del zapping
img
Alberto Moyano | 08-02-2006 | 18:17| 0


JORGE F. MENDIOLA



Han pasado ya algunas semanas desde que Cuatro comenzara sus emisiones y una gran mayoría de espectadores ni se ha enterado aún. La nueva cadena analógica de Prisa nació con el lastre de ocupar el espacio vacante de Canal+. Como los teleadictos no incluían la codificada en su zapping, Cuatro sufre ahora las consecuencias.


Con una imagen retrofuturista y cortinillas inquietantes, Cuatro es un cajón de sastre dominado por la docu-realidad. Perlas ochenteras (Melrose Place, Los Roper, Humor amarillo…) comparten parrilla con hallazgos como El especialista, 1Equipo, Cuatrosfera (South Park, Campeones…) o Six Pack (gamberros en la foto). Mención aparte merecen la joya de la corona, Noche Hache (al menos por audiencia), y esa suerte de Gran Hermano culinario llamada Oído Cocina, concurso en el que una docena de jóvenes marginales lucha por hacerse un hueco en la jungla de la restauración.


Cuatro encierra otra multitud de sorpresas, entre las que sobresale la recién estrenada House, pero el canal no termina de enganchar por esa simple cuestión de falta de hábito. Tiene su sitio en el mando a distancia; sólo queda descubrirlo.




El anuncio del Audi A4. La canción es Ain’t got no/I got life, de Nina Simone (Saga Of The Good Life & Hard T, 1968). Ahora, en versión extendida con toda la letra.






                         Tele 5 ha retirado el culebrón Amor                          en custodia tras sólo tres capítulos,                          el último con un paupérrimo 9,2%                              de share. La fiebre del oeste no ha                          sobrevivido a Pasión de gavilanes.                          Menos mal…





   







Ver Post >

Otros Blogs de Autor