Blogs

Fernando Becerril

El bisturí

Una cama de tres metros

Segundo partido de semifinales de la Copa del Rey. EFE/Elvira Urquijo A.

Segundo partido de semifinales de la Copa del Rey. EFE/Elvira Urquijo A.

Tengo aquí al lado a mi amigo Arturo -uno de los más fieles seguidores de Valencia Basket- que lleva toda la semana diciendo que el tapado de esta Copa era el Barcelona. Digo era porque ya no admite el pretérito imperfecto. Ahora es, definitivamente es, y no tiene nada de tapado. Se preguntarán ustedes qué puede haber cambiado en semana y media desde el ridículo de Vitoria a la sensación de fuerza omnipotente que han dejado en sus dos primeros partidos en esta Copa de Las Palmas. Pues sólo caben dos respuestas. Una, Pesic conoce el secreto de una poción mágica capaz de convertir la desidia en energía y la incompetencia en destreza. Dos, esta colección de estrellas se han dedicado los últimos meses a hacer la cama al bueno de Sito Alonso y no han parado hasta que se lo han cargado.

Pueden ustedes elegir la opción que más les convenga pero es evidente que Arturo tenía una vez más razón y dudo mucho que crea que problemas tan graves se resuelvan cruzando los dedos o escuchando palabras mágicas en boca de un entrenador nuevo. Declaraba ayer Oriola que Pesic habla mucho porque ha vivido mucho y tiene mucho que contar. Si a base de hablar ha conseguido transformar el agua en vino que se pase por el Consejo de Ministros a ver si hablando, hablando consigue que aparezca el dinero que desapareció de la caja de las pensiones.

Uno se ha ido convirtiendo con los años en un sujeto tan suspicaz que no se termina de creer que los niños vengan de París o en el pico de una cigüeña. En una semana no se pueden borrar meses de indolencia para competir con tanta garra, con tanta rabia. Puede que Pesic merezca su confianza. Puede que a Sito le miraran de arriba hacia abajo o que le hubieran perdido el respeto por algún motivo que desconozco, pero a mí me parece que esta arrolladora presencia copera desacredita a los jugadores del Barcelona tanto o más que a su anterior entrenador.

Puedo estar equivocado pero la foto de antes y la de ahora del equipo de baloncesto del Barcelona me deja ver al fondo una cama enorme, más de tres metros de ancho y sábanas de rica seda, que los jugadores estiraron con mimo para mandar al paro a un técnico que no les iba. Dos semanas, sólo dos semanas, después del naufragio de Vitoria, los azulgranas pueden convertirse esta misma tarde en campeones de Copa. Partirán como favoritos ante un Real Madrid que lleva cuatro títulos consecutivos. Anteayer salían como víctimas en su cuarto de final frente a Baskonia. ¿Verdad que les ha quedado bonita la cama?

Temas

baloncesto, Barcelona, Copa, Pesic

Una visión afilada de la vida

Sobre el autor

Han sido muchos años en los que me ha tocado ver, leer y escribir de un deporte y de otro, del fútbol a la pelota pasando por el baloncesto y unos cuantos más. Me apetece contar lo que veo, lo que me sorprende y lo que admiro sin tener que pensar en un resultado. Pero no sé si seré capaz de hablar sólo del resto de la vida... Porque hay semanas en las que parece que el mundo entero es un terreno de juego. Veremos.

febrero 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728