Diario Vasco
img
‘The Florida Project’, cotidiana y desestructurada al mismo tiempo
img
Asier Manrique | 13-02-2018 | 07:16

THE FLORIDA PROJECT

Título original: The Florida Project

Año: 2017

Duración: 115 minutos

País: Estados Unidos

DirecciónSean Baker

GuionSean Baker y Chris Bergoch

FotografíaAlexis Zabé

RepartoWillem Dafoe, Brooklynn Prince, Bria Vinaite, Caleb Landry Jones, Mela Murder,Valeria Cotto, Christopher Rivera, Macon Blair, Sandy Kane, Karren Karagulian,Lauren O’Quinn, Giovanni Rodriguez, Carl Bradfield, Betty Jeune, Cecilia Quinan,Andrew Romano, Samantha Parisi y Gary B. Gross

ProductoraCre Film / Freestyle Picture Company / June Pictures. Distribuida por A24

Género: Drama

Una niña de 6 años y sus amigos pasan el verano en un pequeño motel muy próximo a Disneyworld, mientras sus padres y el resto de adultos que les rodean sufren aún los efectos de la crisis. (FilmAffinity)

‘The Florida Project’ comenzó como una de las grandes favoritas para la temporada de premios, pero al final ha terminado como una película nominada solo a un Globo de Oro y a un Óscar: al mejor actor de reparto para Willem Dafoe. No seré yo quien reivindique que ‘The Florida Project’ esté nominado a mejor película, pero sí creo que merecía alguna que otra nominación más.

La historia de la película cuenta el día a día de una madre y su hija que viven en un motel de carretera de color violeta en un caluroso verano de Florida. La niña (Brooklynn Prince) juega, corre, come, habla… hace todo lo que las niñas de su edad hacen, con la diferencia de vivir en un cuchitril y verse influida por una madre que ejerce la prostitución y malvive robando y vendiendo perfume en la entrada de un hotel cercano.

La película se sostiene principalmente en esa cotidianidad de tres familias desestructuradas, y Willem Dafoe. Está la niña protagonista, una sorprendente Brooklynn Prince, y su madre que ejerce la prostitución. Está el amigo de la niña que vive con su madre que malvive con un mal sueldo, pero que espera poder mejorar su situación mientras tiene que soportar la gente mediocre que la rodea. Y está la abuela de la tercera niña en discordia que tiene que cuidar a las hijas de su hija que ni está ni se la espera.

Dentro de esta desestructura, que va ganando peso poco a poco y explota en un final que es un mazazo tras otro, disfrutamos de las escenas simpáticas como la de la piscina, cuando van a comprar helado o cuando escupen a un coche. Todo esto se ve truncado cuando la madre de Prince deja de tener relación con la madre del amigo de su hijo. A partir de aquí el mundo que ha construido con papel de fumar va cayendo en un pozo profundo que ya no se puede sostener sobre nada. El espectador desciende a las profundidades junto a la película.

El problema de ‘The Florida Project’ reside en su excesiva duración. La película hubiese funcionado perfectamente como un corto, donde se condense de manera mucho más intensa la parte inicial luminosa y el final oscuro. Este asunto no es baladí, y puede haber sido el gran lastre de la cinta para no haber acumulado más nominaciones. La primera hora es muy disfrutable, hay 40 minutos en medio que te gustaría ir al baño, a por algo para picar, etc. y finalmente están los 20 últimos minutos que son una montaña rusa constante.

Willem Dafoe sorprende por salirse de su habitual papel de malo malísimo. De hecho, junto a los niños, es el único personaje que despierta simpatía en el espectador. Se ve en él ese lado que se identifica con la madre de la protagonista. Se trata de un personaje protector, casi el único sustento que le queda a la pareja protagonista cuando el castillo de naipes se desmorona. Lo tiene difícil para conseguir el Óscar, pero veremos si se le reconoce de una vez, no estaría mal tampoco.

No voy a comentar el final de la película porque me parece ridículamente absurdo. La licencia que se toma, cambiando de golpe y porrazo todo el tono que nos ha ido construyendo, me sacó completamente de la película. Deconstruyes el mejor momento de toda la cinta para finalmente no aportar nada.

Lo mejor: La primera hora y los 20 minutos finales.

Lo peor: Es larga como un día sin pan, le sobran minutos y minutos.

7

Sobre el autor Asier Manrique
Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

Otros Blogs de Autor