Diario Vasco
img
Autor: eurofan93
‘Interstellar’, la odisea espacial de Nolan
img
Asier Manrique | 14-11-2014 | 10:06| 0

INTERSTELLAR

Título original: Interstellar

Año: 2014

Duración: 169 minutos

País: Estados Unidos

Dirección: Christopher Nolan

Guion: Jonathan Nolan y Christopher Nolan (historia de Kip Thorne)

Música: Hans Zimmer

Fotografía: Hoyte van Hoytema

Reparto: Matthew McConaughey, Anne Hathaway, Jessica Chastain, Bill Irwin, John Lithgow,Casey Affleck, David Gyasi, Wes Bentley, Mackenzie Foy, Timothée Chalamet,Topher Grace, David Oyelowo, Ellen Burstyn, Michael Caine y Matt Damon

Productora: Warner Bros / Syncopy / Paramount Pictures / Legendary Pictures / Lynda Obst Productions

Género: Ciencia Ficción / Aventuras / Drama

Tengo que reconocerme como admirador del cine de Christopher Nolan. Recientemente lo comparaba con el Steven Spielberg de hace unos años, un cineasta que convertía en oro todo lo que tocaba, y lo sigue haciendo. El caso de Nolan nos da idea de un director más pausado, un director que va proyecto a proyecto, tomándose todo el tiempo necesario para crear su producto y luego sorprender al público. De momento no hay trabajo de Nolan que no haya recibido las alabanzas de la crítica y haya sido un éxito rotundo de taquilla.

Al ver que la vida en la Tierra está llegando a su fin, un grupo de exploradores liderados por el piloto Cooper y la científica Amelia se embarca en la que puede ser la misión más importante de la historia de la humanidad y emprende un viaje más allá de nuestra galaxia en el que descubrirán si las estrellas pueden albergar el futuro de la raza humana. (FilmAffinity)

El espectador se presenta ante un trabajo muy largo, casi tres horas, donde el actor de moda, Mathew McConaughey (‘Dallas Buyers Club’) encabeza un amplio y experimentado reparto. McConaguhey está más que correcto, demostrando, una vez más, las razones de su éxito actual. El personaje de Cooper es el absoluto protagonista de la cinta. La difícil relación con su hija Murphy, intensificada por la dificultad de entender la partida del padre, hacen de Cooper un personaje frágil. Especialmente interesante es ver la reacción que tiene McConaughey al ver los vídeo que sus hijos le mandan.

Junto a Cooper está la doctora Brand, Anne Hathaway (‘Princesa por sorpresa’). Hathaway repite a las órdenes de Nolan después de interpretar a Catwoman en la última entrega de la trilogía de Batman del director inglés, ’El caballero oscuro. La leyenda renace’. Al igual que sucede con Cooper, la doctora Brand se enfrenta a la necesidad de abandonar a su padre en la tierra y enfrentarse a lo desconocido. Ella, hasta pasada la mitad de la película, es fría como el hielo, imprime una pantalla que evita que el espectador entre en su corazón y descubra cómo se siente y cómo piensa. Desde el momento en que se ve obligada a decidir cuál será el rumbo de la tripulación esa barrera se rompe y conocemos a la Brand humana.

Jessica Chastain (‘La noche más oscura’) es el tercer pilar sobre el que descansa el mayor peso de la película. Interpreta a Murphy cuando es adulta. Resulta más que creíble su actuación, esa dificultad entre enfrentarse a sus errores del pasado y la necesidad de buscar una salida a la agonía que asola la tierra harán mella en ella.

Finalmente nos encontramos con un fijo dentro del cine de Nolan, Michael Caine. El veterano actor interpreta al padre de Hathaway y creador de la Misión Lázaro. Caine está correcto, es un gran actor y este papel no le supone ninguna complicación, pero no dispone de grandes momentos de lucimiento. Exceptuando su papel en ‘El truco final’ y la trilogía de ‘Batman’, Nolan no termina de sacar todo el provecho a este gran actor.

El reparto se completa con un atormentado Casey Affleck (‘El asesinato de Jesse James por el cobarde de Robert Ford’) y Matt Damon (‘El indomable Will Hunting’). Pequeños papeles que turbarán el devenir del filme.

Dirige la cinta Christopher Nolan. El director británico es uno de los máximos exponentes del buen cine comercial actual. Sus trabajos con producciones del nivel de ‘Memento’, ‘Origen‘ o la trilogía de ‘El caballero oscuro’ lo sitúan en la cúspide de los directores del momento. Nolan sigue la tendencia de emplear los efectos especiales en su justa medida, ya lo vimos en las películas que hizo de Batman, donde el empleo de efectos especiales era mínimo y se optó por dotar al filme del mayor realismo posible, se nota la influencia de los clásicos en él. En ‘Interstellar’ o en ‘Origen’, se ve obligado a emplear imágenes generadas por ordenador constantemente, la naturaleza de estas películas no permite que casi todo el entorno pueda ser rodado en espacios naturales, aunque nos sigue regalando escenas bellísimas como las que rodó en el sur de Islandia, un paisaje helado que ya nos cautivó en ‘Juego de tronos’.

Resumir una película de casi tres horas es tarea más que complicada. Se podría decir que estamos ante el ’2001. Una odisea en el espacio’ del siglo XXI, como han señalado algunos críticos. Lo cierto es que encontramos referencias y guiños constantes a los clásicos de la ciencia ficción, incluyendo ‘Star Wars’, los robots TARS y CASE nos recuerdan a R2D2 y C3PO. Aunque si de alguna manera podría definir a ‘Interstellar’ es como apasionante, épico y cautivador. Nolan consigue que las horas pasen volando y el espectador se quede pegado a la pantalla.

En contra de este mastodóntico proyecto juega lo complicado del guion y el complejo lenguaje científico que emplean los personajes. Requiere de la total atención del espectador para no perderse, aunque esto es un sello habitual de los guiones de los hermanos Nolan. Los saltos en el tiempo, cambios de entorno y necesidad de proyectar en la mente de uno qué es lo que está sucediendo y cómo lo encajo en la historia hacen de esta odisea un relato sutil y difícil de asimilar, pero muy satisfactorio de recordar.

El final resulta demasiado edulcorado. Le falta el factor sorpresa del final de otras películas del mismo director como ‘Origen’, ‘El caballero oscuro’ y ‘El truco final’. Pero pasando por alto este detalle, la cinta no pierde su fuerza y su épica.

Ver Post >
‘El juez’, Robert Downey Jr. a por el Óscar
img
Asier Manrique | 07-11-2014 | 9:34| 0

EL JUEZ

Título original: The Judge

Año: 2014

Duración: 141 minutos

País: Estados Unidos

Director: David Dobkin

Guion: Bill Dubuque, Nick Schenk y David Seidler

Música: Thomas Newman

Fotografía: Janusz Kaminski

Reparto: Robert Downey Jr., Robert Duvall, Vera Farmiga, Billy Bob Thornton, Vincent D’Onofrio, Dax Shepard, Leighton Meester, Melissa Leo, David Krumholtz, Balthazar Getty, Sarah Lancaster, Ian Nelson, Ken Howard y Grace Zabriskie

Productora: Warner Bros. / Big Kid Pictures / Team Downey

Género: Drama

A lo largo de la historia ha habido grandes actores que nunca han ganado un Óscar al mejor actor o mejor actor secundario. En esta lista encontramos a figuras como James Dean (‘Rebelde sin causa’), Errol Flynn (‘Robin de los bosques’), Charles Chaplin (‘El gran dictador’), Kirk Douglas (‘Senderos de gloria’), Gary Oldman (‘Drácula de Bram Stoker’) o Leonardo DiCaprio (‘Titanic’). Podemos añadir al actor que protagoniza la película propuesta hoy, Robert Downey Jr., que estuvo nominado a la mítica estatuilla por ‘Chaplin’ y por ‘Tropic Thunder’. Perdió esta segunda estatuilla frente al malogrado Heath Ledger, que ganó  el Óscar de mejor actor secundario a título póstumo por ‘El caballero oscuro’.

Hank Palmer, un importante abogado, regresa a su hogar tras la muerte de su madre. Se entera entonces de que su padre, que es el juez del pueblo y de quien está distanciado, es sospechoso de haber cometido un crimen. Su decisión de investigar el caso lo lleva poco a poco a restablecer con los suyos una relación que estaba rota. (FilmAffinity)

Robert Downey Jr. protagoniza, y produce, el filme. Nuevamente borda su papel, volviendo a demostrar por qué es el actor más cotizado del momento. Downey Jr. no es simplemente el hombre que interpreta a ‘Iron Man’ o a ‘Sherlock Holmes’, aquel que hace gracietas y llena de ironía a sus personajes, es un actor que traspasa la pantalla, empatiza con el espectador. Es capaz de hacer que una película larga y con un argumento manido como ‘El juez’ se convierta en uno de los filmes más notables del año, posicionando al actor como uno de los candidatos más firmes a llevarse el Óscar el próximo mes de febrero.

Otro Robert, Duvall (‘El Padrino’), es la otra gran estrella de la película. El veterano actor, considerado por muchos como uno de los mejores de la historia, interpreta al padre de Downey Jr., un hombre estricto, conservador y represivo. El espectador detestará al principio a Joseph Palmer, pero a medida que evoluciona la película descubriremos las aristas y debilidades del patriarca de los Palmer.

En el filme tenemos también a Billy Bob Thornton, como el fiscal Dwight Dickham; Vincent D’Onofrio y Jeremy Strong como los hermanos de Hank Palmer. Los tres hacen un buen trabajo, pero quedan eclipsados por los Robert, absolutos protagonistas de la cinta.

Dirige el filme David Dobkin. Su trabajo es sutil, aunque podría haber acortado el metraje bastante, con media hora menos hubiese estado mejor. En la carrera de Dobkin se encuentran, en su mayoría, películas cómicas, que distan bastante del tono melancólico y dramático de ‘El juez’.

El filme puede resultar demasiado largo, aunque el buen hacer de sus protagonistas hará que el espectador no se aburra. Su narrativa es delicada, sutil y combina a la perfección momentos dramáticos, como los que vive Downey Jr. con la enfermedad de su padre o los enfrentamientos que surgen entre padre e hijos. Interesante filme sobre el reencuentro con la familia y el enfrentamiento con el pasado.

Ver Post >
‘Drácula, la leyenda jamás contada’, de Vlad el Empalador a Drácula
img
Asier Manrique | 31-10-2014 | 9:58| 0

DRÁCULA, LA LEYENDA JAMÁS CONTADA

Título original: Dracula Untold

Año: 2014

Duración: 92 minutos

País: Estados Unidos

Director: Gary Shore

Guion: Matt Sazama y Burk Sharpless

Música: Ramin Djawadi

Fotografía: John Schwartzman

Reparto: Luke Evans, Sarah Gadon, Dominic Cooper, Art Parkinson, Charles Dance, Charlie Cox, William Houston, Ferdinand Kingsley, Noah Huntley, Paul Kaye, Zach McGowan, Ronan Vibert, Diarmaid Murtagh, Thos Kristjansson y Joseph Long

Productora: Universal Pictures / Legendary Entertainment

Género: Terror / Drama

Si hay un personaje de ficción llevado al cine en multitud de ocasiones, ése es Drácula. En 1897 un irlandés llamado Bram Stoker escribió uno de los libros más famosos de la historia y, con permiso de la Biblia, el más adaptado al cine. Se han rodado filmes de toda clase y condición pero en la mente de todos están los Drácula de Béla Lugosi, Christopher Lee y Gary Oldman, los actores que mejor han sabido interpretar a este atormentado y terrorífico personaje transilvano. ‘Drácula, la leyenda jamás contada’ nos traslada a los orígenes del personaje, a ese Vlad Tepes, Vlad el Empalador, en el que se inspiró Stoker para crear a Drácula.

Una historia original sobre Vlad Tepes o Vlad el Empalador, el príncipe rumano en el que se inspiró Bram Stoker para escribir su célebre novela (1897) y crear al vampiro más famoso de todos los tiempos. La película narra la trágica vida de Vlad, qué dilemas tuvo que afrontar y cómo se convirtió en un vampiro. (FilmAffinity)

La película tiene un protagonista claro, Luke Evans. El actor británico da vida al príncipe Vlad y consigue convencer con su trabajo. Nos transmite el dolor que siente un padre al tener que desprenderse de un hijo o la necesidad de buscar la forma de defender a su pueblo. Su actuación, eso sí, no está a la altura de los Lugosi, Lee y, mucho menos, de Oldman, que cautivó al público con una soberbia interpretación en ‘Drácula de Bram Stoker’, dirigida por Francis Ford Coppola. Evans se ha convertido en uno de los referentes del cine actual, apareciendo en producciones como ‘El hobbit’.

Sarah Gadon (‘Un método peligroso’), como Mirena, esposa de Vlad; Dominic Cooper (‘Mamma Mia!’), como Mehmed II, y el joven Art Parkinson (‘Juego de tronos’), como Ingeras, hijo de Vlad, cumplen su papel, sin pena ni gloria. Ninguno de ellos tiene un rol donde lucirse, todo hay que decirlo, y probablemente es Parkinson el que mejor provecho saca de sus minutos en pantalla, demostrando bastante más que en ‘Juego de Tronos’, donde apenas tiene protagonismo como Rickon Stark.

Es un secundario de lujo como Charles Dance el que consigue robar algo de protagonismo a Luke Evans. El veterano actor inglés, de moda por interpretar a Tywin Lannister en ‘Juego de tronos’, es aquí un antiguo vampiro. El maquillaje consigue que el espectador no consiga ver a Dance en ese Vampiro Maestro, pero su buen trabajo como actor, más que demostrado en televisión, se deja ver de nuevo aquí. Su personaje goza de esa solemnidad y tormento necesarios para que resulte creíble, sin caer en la caricatura que hubiese resultado en manos de otro actor cualquiera. Me quedo con una frase que pronuncia dos veces durante la película y con la que emula a un mítico villano de película, Jigsaw (‘Saw’): “Que empiece el juego”.

Del director, Gary Shore, no puedo comentar nada. Debuta con este trabajo, por lo que no es posible comparar su trabajo aquí con proyectos previos. Su dirección del filme es correcto. Peca de convertirlo en una película de superhéroes, más propia de Marvel que de un clásico de la literatura como Drácula. También la estética de las escenas finales, tras el combate con los turcos, es más propia de videoclips que de películas al uso.

El filme trata por todos los medios de convertir a Vlad Tepes en un héroe, en Rumania está considerado como tal, pero lo cierto es que sus métodos distan mucho de los de un héroe. Pero este aspecto es una tónica habitual en las películas sobre Drácula, convertido por el séptimo arte en un galán, un aristócrata o un todo un romántico. Una pena no aprovechar sus muchas virtudes como antihéroe, bajo mi punto de vista, enriquecería mucho más al personaje.

Los productores del filme plantean esta película como un posible comienzo de una saga de películas sobre monstruos, donde el Vampiro Maestro de Charles Dance podría ser una constante, algo así como Nick Furia (Samuel L. Jackson) en las películas de ‘Los Vengadores’. Claramente se ha planteado esta película como el primer paso para un universo mayor, donde podremos ver de nuevo en pantalla a personajes emblemáticos como Frankenstein. El final del filme, no obstante, ya nos da cuenta de que una secuela es más que probable, esta vez sí, centrándose en el libro de Bram Stoker y no en las leyendas sobre el personaje.

Además de ser todo un derroche de efectos especiales, muy lejos de la atmósfera artesanal con la que Coppola llevó al cine a Drácula a principios de los 90, la película flojea en un guion donde la carga emotiva y los giros en el argumento brillan por su ausencia. Es una película totalmente palomitera, para acercarse al cine y pasar un buen rato, pero no nos ofrece algo distinto como otras películas de vampiros como ‘Drácula de Bram Stoker’, de Coppola, y ‘Entrevista con el vampiro’, de Neil Jordan, ambas siendo las últimas grandes obras de las películas sobre vampiros.

Como no fui con otra pretensión al cine que pasar un rato divertido, puntúo a ‘Drácula, la leyenda jamás contada’ con un 6 sobre 10. Cierro esta reseña sobre con el deseo de que su secuela, a no ser que resulte un fracaso en taquilla, algo poco probable pues ha sido la película más taquillera durante la última Fiesta del Cine, mejore el producto original.

 

Ver Post >
‘Lasa y Zabala’, necesario relato de un oscuro episodio
img
Asier Manrique | 24-10-2014 | 10:58| 0

LASA Y ZABALA

Título original: Lasa eta Zabala (Lasa y Zabala)

Año: 2014

Duración: 107 minutos

País: España

Director: Pablo Malo

Guion: Joanes Urkixo

Música: Pascal Gaigne

Fotografía: Aitor Mantxola

Reparto: Unax Ugalde, Francesc Orella, Oriol Vila, Jon Anza, Cristian Merchan, Ricard Sales, Javier Mora e Iñaki Ardanaz

Productora: Abra Producciones / EITB / Departamento de Cultura del Gobierno Vasco / ICAA

Género: Thriller

La literatura, el cine o la televisión tienen el poder de transportarnos a épocas pasadas y hacernos vivir o recordar otros momentos, imaginarnos lugares donde nunca estuvimos y sentir el dolor, la pena, la alegría o la euforia de las personas que sí las vivieron.

‘Lasa y Zabala’ es un claro ejemplo de película correcta, sin grandes alardes presupuestarios, pero que nos presenta un momento de nuestra historia realmente complicado y donde se pone el foco en los males que hicieron unos escudándose en los males de los otros. El cine irá relatando poco a poco los distintos episodios de más de 40 años de dolor, destacando las pocas luces y muchos oscuros de un momento que no debió ocurrir y que aún hoy divide a muchas personas.

En Octubre de 1983, desaparecen en Bayona los miembros de ETA Lasa y Zabala. Doce años después, sus cuerpos, torturados y enterrados en cal viva por los GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación), son identificados. Comienza entonces un proceso en el que el abogado de las dos familias y su ayudante intentarán que se haga justicia y que los asesinos se sienten en el banquillo de los acusados. (FilmAffinity)

Se trata de una película muy coral. Aunque Unax Ugalde, metido en el papel de abogado de las familias de Lasa y Zabala, se lleva el rol de más peso. Los productores de la cinta decidieron que el papel de Iñigo Iruin fuese el eje que sirviera de hilo conductor de la historia. Ugalde está convincente. Tiene un papel más que agradecido, pudiendo demostrar sus dotes como actor dramático. El vitoriano ha participado en multitud de películas, entre ellas: ‘Los fantasmas de Goya’, ‘Alatriste’, ‘Che, el argentino’ o ‘Héctor’.

En el papel de Enrique Galindo encontramos al catalán Francesc Orella. El barcelonés se mete en el papel de este siniestro personaje. En algunos momentos resulta sobreactuado, quizás más por las palabras grandilocuentes que suelta en aquel discurso donde busca colaboradores entre sus hombres. Orella es un actor reputado, quizás poco conocido a nivel nacional, pero siendo un rostro popular en el cine y la televisión en Cataluña. Participó en la longeva serie ‘Ventdelplà’ y en ‘El comisario’. Pero es en el teatro donde ha conseguido mayor popularidad, ganando el Premio Max, los Tony español, al Mejor Actor Protagonista por ‘Un enemigo del pueblo’ y el Premio Nacional de Teatro en Cataluña.

Otro barcelonés, Oriol Vila, se mete en el papel de Felipe Bayo. Tanto Vila como los productores del film afirmaron en el Festival de Cine de San Sebastián que este personaje en particular fue mucho más terrible en la vida real. La película omite pasajes subrealistas del Guardia Civil durante el proceso penal, por no dar a la película una escena más propia de Benny Hill que de cine político.

El resto de personajes tienen un papel más reducido. Aitor Mazo, Iban Garate, Ricard Sales y Pep Tosar están bien en su papel, sin disponer de los minutos o la carga emotiva que tienen los personajes antes citados. Los que sí tienen un papel más potente son Cristian Merchan (José Ignacio Zabala) y Jon Anza (José Antonio Lasa). No tienen mucho texto, pero su expresividad y representación de las crueles torturas que vivieron Lasa y Zabala son suficientes para traspasar la pantalla.

El director de la película es Pablo Malo. El donostiarra fue laureado con el Goya al Mejor Director Novel y nominado a la Violette d’Or por ‘Frío sol de invierno’. Ha dirigido también varios cortos y dos episodios de la serie ‘Hispania, la leyenda’. El trabajo de Malo es bueno, cuida su trabajo y el resultado es el esperado, aunque no consigue firmar una película brillante.

‘Lasa y Zabala’ flaquea en ese aire de tvmovie que transmite en todo momento, quizás forzado por ese arranque con títulos de crédito propios de cualquier serie de televisión. En la rueda de prensa que dieron en el Zinemaldia ya comentaron Urkixo y Malo que una de las opciones era que terminara siendo una miniserie de dos capítulos para televisión, pero que finalmente se optó por el cine.

En el lado positivo hay que destacar la valentía de tocar un tema tan espinoso como la guerra sucia, de manera mucho más acertada que en la película ‘GAL’. Nos presenta la historia basada en el sumario y lo sucedido en el proceso. Es un documento necesario, igual que lo son las películas que relatan la Guerra Civil, el Franquismo o la Transición. También a destacar la buena labor de fotografía y de música, un acierto las localizaciones elegidas y la carga emotiva que transmiten escenas como la que cierra el film con el acompañamiento musical de Pascal Gaigne.

‘Lasa y Zabala’ no me parece una película brillante, aunque tener un material tan complicado y delicado entre manos en un momento donde todavía todas las heridas no han cicatrizado exige movimientos propios de cirujano.

Ver Post >
‘La isla mínima’, visualmente hipnótica
img
Asier Manrique | 17-10-2014 | 9:00| 0

LA ISLA MÍNIMA

Título original: La isla mínima

Año: 2014

Duración: 105 minutos

País: España

Director: Alberto Rodríguez

Guion: Alberto Rodríguez y Rafael Cobos

Música: Julio de la Rosa

Fotografía: Alex Catalán

Reparto: Raúl Arévalo, Javier Gutiérrez, Nerea Barros, Antonio de la Torre, Jesús Castro,Manolo Solo, Jesús Carroza, Cecilia Villanueva, Salvador Reina y Juan Carlos Villanueva

Productora: Atresmedia Cine / Atípica Films / Sacromonte Films

Género: Thriller

¿Le ha ocurrido alguna vez aquello de que alguien le pone una película por las nubes y cuando la ve ni fu ni fa? Esto fue lo que viví cuando el pasado fin de semana acudí al cine a ver ‘La isla mínima’. El film de Alberto Rodríguez ha sido aplaudido hasta la saciedad, siendo uno de los triunfadores del último Festival de Cine de San Sebastián, pero en mi caso no me enganchó.

Dos policías, ideológicamente opuestos, son expedientados. La sanción consiste en ir a un remoto pueblo de las marismas a investigar la desaparición de dos chicas adolescentes. En una comunidad anclada en el pasado, tendrán que enfrentarse a un feroz asesino. (FilmAffinity)

Como cabeza de cartel encontramos a Raúl Arévalo. El mostoleño debutó en la teleserie ‘Compañeros’ y apareció esporádicamente en ‘Hospital Central’, ‘Cuéntame cómo pasó’, ‘Motivos personales’ y ‘Aída’. Su gran papel en televisión le llegó de la mano de ‘Con el culo al aire’, comedia en la que participó hasta su cancelación el pasado mes de julio. ‘AzulOscuroCasiNegro’ fue su carta de presentación en el cine, permitiéndole encadenar trabajos en películas como ‘El camino de los ingleses’, ‘Balada triste de trompeta’ o ‘La gran familia española’. En ‘La isla mínima’ vuelve a demostrar que es un gran actor, siendo muy convincente su papel como Pedro, uno de los policías encargados de investigar los crímenes.

El compañero de Arévalo es Javier Gutiérrez. El actor asturiano es un secundario habitual en cine y televisión. Su trayectoria en el teatro le ha permitido lograr el premio a Mejor actor protagonista en los Max, los Oscar del teatro español, por ‘Argelino, servidor de dos amos’. En televisión vive un momento de oro gracias a ‘Águila Roja’. Ha participado en la tercera y cuarta entrega de ‘Torrente’, en ‘Crimen ferpecto’ o ‘Zipi y Zape y el club de la canica’. Interpreta a Juan, un policía que no olvida las formas de trabajar durante el franquismo. Por su papel en ‘La isla mínima’ ganó el premio al Mejor actor en el Festival de Cine de San Sebastián.

Los secundarios en ‘La isla mínima’ son también conocidos. Antonio de la Torre (‘AzulOscuroCasiNegro’) y Jesús Castro (‘El niño’), son dos de los actores encargados de dotar de vida a los vecinos del pueblo, consiguiendo transmitir ese aire de desasosiego y decadencia.

Alberto Rodríguez dirige este proyecto. El sevillano fue autor de las películas ’7 vírgenes’ o ‘Grupo 7′. En ‘La isla mínima’ nos presenta uno de los paisajes más bellos que se han mostrado en el cine español, su trabajo es muy correcto y lo vuelve a situar como uno de los mejores cineastas españoles del momento.

El fuerte de ‘La isla mínima’ es su ciudadísima fotografía. Este apartado técnico fue premiado en el Zinemaldia y no es de extrañar. El entorno donde se rodó, las Marismas del Guadalquivir, ayuda mucho a crear ese universo que Rodríguez y Catalán plantean. Como he comentado en el titular, ‘La isla mínima’ es visualmente hipnótica.

La película renquea en ciertos detalles que resultan complicados de encajar en la historia, aunque es una tónica de muchos thrillers, que añaden elementos que después son complicados de unir y explicarse. Por ejemplo, resulta complicado entender cómo Raúl Arévalo y Javier Gutiérrez no ven llegar a Jesús Castro cuando lo están observando desde el coche. Otro momento que quedó en el aire fue la identidad de la persona que golpea a Javier Gutiérrez.

La historia comienza muy fuerte, pero a medio camino su ritmo baja. El espectador volverá a despertar del letargo cuando ocurra la persecución en coche por las Marismas del Guadalquivir. No opinaré sobre si es igual o parecida a ‘True detective’, puesto que no he visto esta serie, así que si usted la ha visto lo sabrá mejor que yo si se parece o no.  Reconozco la buena labor técnica de la película, por no decir excelente, pero no cumplió las expectativas que tenía puestas en ella gracias a las recomendaciones de críticos o amigos.

Ver Post >
Sobre el autor Asier Manrique
Comunicador, periodista y blogger. Amante de la música, el cine, la televisión... Escribo El Fotograma para compartir mi pasión por el cine, cine clásico y actual, de todos los géneros.

Otros Blogs de Autor