Diario Vasco
img
Autor: eurofan93
‘Comanchería’, un western del siglo XXI
img
Asier Manrique | 14-02-2017 | 9:00| 0

COMANCHERÍA

Título original: Hell or High Water

Año: 2016

Duración: 102 minutos

Director: David Mackenzie

Guion: Taylor Sheridan

Música: Nick Cave, Warren Ellis

Fotografía: Giles Nuttgens

Reparto: Jeff Bridges, Chris Pine, Ben Foster, Gil Birmingham, Katy Mixon, Dale Dickey,Kevin Rankin, Melanie Papalia, Lora Martinez-Cunningham, Amber Midthunder,Dylan Kenin, Alma Sisneros, Martin Palmer, Danny Winn, Crystal Gonzales, Terry Dale Parks, Debrianna Mansini y John-Paul Howard

 

Productora: CBS Films

Género: Thriller / Western / Drama

Un padre divorciado y su hermano, un ex presidiario recién salido de la cárcel, se dirigen al Oeste de Texas con el objetivo realizar una serie de robos en una serie de sucursales bancarias, con el fin de poder conseguir el dinero suficiente como para poder salvar la granja familiar. (FilmAffinity)

‘Comanchería’ ha sido la gran sorpresa entre las nominadas al Óscar a mejor película. El cine independiente siempre tiene alguna película en la carrera final, aunque sea para darle presencia y poco más. Con esta intención estará ‘Comanchería’ en la gala de los Óscars del próximo 26 de febrero, donde, si no hay sorpresa, se irá de vacío.

Planteado como un western moderno, ‘Comanchería’ cuenta la historia de dos hermanos que se dedican a robar bancos, mientras la policía les da caza en un entorno agreste y duro. El filme plantea si la épica que se mostraba en los westerns tradicionales tendría cabida en la actualidad. ¿Está bien que se atraquen bancos? ¿Lo aprueba la gente? Parece que no.

‘Comanchería’, de título original ‘Hell or High Water’, expresión realmente complicada de traducir al castellano, consigue erigirse como una de las grandes sorpresas del año. Una película tremendamente potente, aunque esté contada desde la contención más absoluta, con personajes que tardan en explotar, pero que guardan un potencial visual y un atractivo difícil de evitar para un espectador que desde el minuto 1 se siente atrapado por la historia.

Enmarcado en un paisaje hipnótico, a pesar de lo agreste, ‘Comanchería’, es una película que apetece, a pesar de ser un golpe en el estómago para el espectador. En esa dicotomía entre lo que es bueno y malo, donde se enfrentan la ética y la necesidad. La intención de la pareja de atracadores no es otra que salvar la granja familiar que han recibido en herencia.

Chris Pine (Star Trek) y Ben Foster (Inferno) dan vida a los dos hermanos. Su actuación está muy lograda, se mimetizan con el entorno y dan buena cuenta de lo en serio que se han tomado el trabajo. Su trabajo es creíble, oscuro, taciturno, contenido y salvaje, todo al mismo tiempo. Estremece su frialdad y su capacidad para dotar de realismo a dos personajes que podrían haber caído en el esperpento absoluto.

En el lado contrario tenemos al sherif, encarnado por Jeff Bridges, totalmente entregado a su papel. Él es quien pone el toque ácido y sarcástico con el que se presenta toda la película. Su relación con su compañero policía es uno de los puntos a destacar del filme, además de su gran trabajo que le ha permitido estar nominado a Mejor actor secundario en la próxima edición de los Óscars.

No quiero terminar sin aplaudir el buen trabajo en fotografía y en la elección de la banda sonora, es, junto a ‘La La Land’ el mejor ejemplo a este respecto que he visto de momento entre las grandes candidatas al Óscar. Toda la historia consigue ganar más con el estupendo trabajo que en este aspecto se ha tomado desde la película dirigida por David Mackenzie.

La mayor pega que se le puede sacar a la película es que no termina de explotar hasta la media hora final. Toda la cinta se mantiene en un tono plano hasta que consigue ganar en ritmo y fuerza con los 30 últimos minutos, absolutamente apoteósicos.

Lo mejor: gran trabajo actoral, de fotografía y de banda sonora.

Lo peor: no termina de ganar ritmo hasta la media hora final que es apoteósica.

Ver Post >
‘Moonlight’, silencioso canto contra los estereotipos
img
Asier Manrique | 09-02-2017 | 9:00| 0

MOONLIGHT

Título original: Moonlight

Año: 2016

Duración: 111 minutos

País: Estados Unidos

Director: Barry Jenkins

Guion: Barry Jenkins y Tarell McCraney

Música: Nicholas Britell

Fotografía: James Laxton

Reparto: Trevante Rhodes, André Holland, Janelle Monáe, Ashton Sanders, Jharrel Jerome,Naomie Harris, Mahershala Ali, Shariff Earp, Duan Sanderson y Edson Jean

Productora: Plan B Entertainment

Género: Drama

Chiron es un joven afroamericano con una difícil infancia, adolescencia y madurez que crece en una zona conflictiva de Miami. A medida que pasan los años, el joven se descubre a sí mismo y encuentra el amor en lugares inesperados. Al mismo tiempo, tiene que hacer frente a la incomprensión de su familia y a la violencia de los chicos del barrio. (FilmAffinity)

‘Moonlight’ cuenta en 3 momentos diferentes de la vida de Chiron el ir y venir de un chico que crece con una madre drogadicta y que es víctima de bullying. Contada con suma delicadeza y con muy pocas palabras, ‘Moonlight’ ha convencido a una crítica entregada y se ha llevado el Globo de Oro a la mejor película dramática.

Chiron es un niño pequeño que a través de 3 momentos (infancia, adolescencia y edad adulta), va descubriendo su propia sexualidad mientras lucha contra una madre sumergida en el mundo de las drogas y un ambiente escolar donde no se le respeta. A pesar de sus pocas palabras y de la frialdad del personaje, consigue que el espectador empatice con él desde el primer momento.

Pero ‘Moonlight’ es mucho más que una película sobre la homosexualidad y las drogas, es una película sobre combatir los estereotipos. Ni los vendedores de droga son todos gente desalmada, ni una madre tiene que actuar como una madre por el simple hecho de ser una madre y bullying y el acoso escolar se combaten desde los centros educativos.

‘Moonlight’ habla de encontrar esa pequeña luz cuando todo está oscuro, porque bajo la luz de la luna todos nos vemos azules, no hay diferencias. Lo hace con total sencillez, buscando un relato que, a pesar de ser específico en sus tramas, se puede entender como una historia universal de búsqueda de tu lugar.

En esta carrera hacia los Óscars, ‘Moonlight’ tendrá una rival que ya ha conseguido arrasar allá donde se ha presentado, aun compitiendo una contra otra. Pero películas así no necesitan de una o varias estatuillas, llegar hasta la carrera final por los premios les da la visibilidad suficiente para que su historia llegue a todos.

Lo mejor: Es cuidadosa, delicada y poderosa.

Lo peor: Su pausado ritmo puede hacer que la cinta decaiga en varios momentos.

Ver Post >
‘Manchester frente al mar’, vivir eternamente con la culpa encima
img
Asier Manrique | 07-02-2017 | 9:00| 0

MANCHESTER FRENTE AL MAR

Título original: Manchester by the Sea

Año: 2016

Duración: 135 minutos

País: Estados Unidos

Director: Kenneth Lonergan

Guion: Kenneth Lonergan

Música: Lesley Barber

Fotografía: Jody Lee Lipes

Reparto: Casey Affleck, Michelle Williams, Kyle Chandler, Lucas Hedges, Tate Donovan, Erica McDermott, Matthew Broderick, Gretchen Mol, Susan Pourfar, Christian J. Mallen,Frankie Imbergamo, Shawn Fitzgibbon, Richard Donelly, Mark Burzenski y Mary Mallen

Productora: Amazon Studios

Género: Drama

Lee Chandler es un fontanero que se ve obligado a regresar a su pequeño pueblo natal tras enterarse de que su hermano ha fallecido. Allí se encuentra con su sobrino de 16 años, del que tendrá que hacerse cargo. De pronto, Lee se verá obligado a enfrentarse a un pasado trágico que le llevó a separarse de su esposa Randi y de la comunidad en la que nació y creció. (FilmAffinity)

‘Manchester frente al mar’ habla de cómo sobrellevar la culpa, el remordimiento, el dolor y cómo convivir con todo ello sin poder exteriorizarlo. Y no se trata de que al protagonista, Casey Affleck, no le dejen exteriorizar todo lo que carga sobre sus hombres, él no es de esas personas que cuentan las cosas.

Sin tener que entrar en más detalles, para no caer en spoilers, Lee, el personaje interpretado por Affleck, ha vivido un hecho tan traumático que condiciona el resto de su vida. Se vuelve una persona solitaria, que evita toda relación social, que se refugia en sí mismo y que se ve obligado a vivir una y otra vez aquello que le atormenta.

La película va contando en pequeñas píldoras a modo de flashbacks lo que pasó con Lee, mientras vamos viendo cómo afronta la muerte de su hermano y el hacerse cargo del hijo de este. Además, Lee, tendrá que afrontar volver a su ciudad natal, reencontrarse con los fantasmas de su pasado, con su exmujer, con aquello de lo que ha estado huyendo siempre.

Con un trabajo encomiable del único Affleck que sabe actuar, ‘Manchester frente al mar’ crece como un melodrama con mucha palabra, pero sin apenas comunicación. Los personajes se evitan constantemente, aunque estén cerca físicamente, no dan nunca el paso de acercarse, de compartir momentos, de entender al que tienen en frente.

La historia cabalga a buen ritmo con escenas desgarradoras. Una de ellas un flashback donde Casey Affleck recuerda lo que pasó con su mujer y sus hijos y marcó para siempre su vida. Este momento es el que explica la razón de ser de Lee en la actualidad. Este momento de quiebro se ve intensificado con el reencuentro en la calle de Affleck y Michelle Williams, que interpreta a su mujer. En una escena donde vemos que hay heridas que son imposibles de cerrar, culpas de las que no se puede uno desembarazar.

Contada con delicadeza, a pesar de ser tremendamente dura y descarnada, ‘Manchester frente al mar’ es la dósis dramática que los Óscars necesitaban. Bien interpretada y dirigida con pulso firme. Peca en no incluir personajes femeninos realmente redondos, aunque es una historia de dos hombres, de Patrick y de su tío Lee.

La primera gran película de Amazon como productora opta realmente a un único premio, el de mejor actor para Casey Affleck, aunque eso no desmerece la cinta. Recomendable para los amantes de los verdaderos dramones, aquí irán serviditos.

Lo mejor: la actuación de Casey Affleck.

Lo peor: se echan en falta personajes femeninos de más peso dentro de la película.

Ver Post >
‘Lion’, la importancia de cerrar heridas
img
Asier Manrique | 02-02-2017 | 9:00| 0

LION

Título original: Lion

Año: 2016

Duración: 120 minutos

País: Australia

Director: Garth Davis

Guion: Luke Davies (basado en la novela de Saroo Brierley)

Música: Volker Bertelmann y Dustin O’Halloran

Fotografía: Greig Fraser

Reparto: Dev Patel, Sunny Pawar, Nicole Kidman, Rooney Mara, David Wenham,Nawazuddin Siddiqui, Tannishtha Chatterjee, Deepti Naval, Priyanka Bose y Divian Ladwa

Productora: Weinstein Company

Género: Drama

Saroo Brierley es un niño que con tan sólo cinco años se perdió en las calles de Calcuta, a miles de kilómetros de casa. Tras un largo viaje acabó siendo adoptado por una pareja australiana. Veinticinco años después, con la única ayuda de Google Earth, Saroo intentará encontrar a su familia biológica. (FilmAffinity)

Nominada a seis Premios de la Academia, ‘Lion’ es la única película de las 9 que optan a mejor cinta que no se ha rodado en Estados Unidos. Cuenta la historia de un niño perdido, alejado de su familia, que se ve obligado a superar cada uno de los duros peldaños que se le presentan.

Dividida en dos partes, ‘Lion’ destaca más en su primera parte, la que se centra en la infancia del niño Saroo en la India. Sin necesidad de recurrir a paisajes espectaculares, ni a una fotografía al servicio de ganar por los ojos aquello que no se puede ganar por el fondo, ‘Lion‘ llama la atención desde el primer minuto. Aún incluso cuando la historia puede resultar lejana para la mayoría, consigue la implicación absoluta del espectador con ella.

En su segunda mitad cae en un relato más lineal, menos espectacular, más típico. Toda la parte australiana navega entre el melodrama más convencional, restándole intensidad a una cinta que comienza de la forma más potente posible. Es una verdadera pena, porque la película podría haber sido mucho más grande de haber conseguido que todo el pack fuese igual de potente.

Bien interpretada, ‘Lion’ destaca especialmente por el gran trabajo de Dev Patel, que ha crecido y muy bien desde ‘Slumdog Milionaire’. Así y todo, sin que Patel cuente con los mejores minutos de la película, es el que mejor exprime su papel. No desmerece tampoco el trabajo de Sunny Pawar, como el niño Saroo, y Nicole Kidman, en el papel de la madre adoptiva.

Como drama, ‘Lion’ funciona de cine. Su final, muy potente y sencillo, consigue tocar la fibra sensible de lleno, cautivando al espectador, implicándolo en la historia como sí lo hace en su primer tercio.

La cinta habla de la importancia de cerrar las heridas del pasado, acabar con aquello que nos atormenta y poner la vida en orden. Un mensaje de encontrarse a sí mismo con el que ‘Lion’ ya ha cautivado a los encargados de decidir los nominados a los Óscars, premios en los que probablemente se tenga que conformar con poquitas estatuillas.

Lo mejor: toda la parte inicial en la India.

Lo peor: la parte australiana es mucho más típica, lineal y previsible.

Ver Post >
‘Tarde para la ira’, a vueltas con las expectativas
img
Asier Manrique | 01-02-2017 | 9:00| 0

TARDE PARA LA IRA

Título original: Tarde para la ira

Año: 2016

Duración: 92 minutos

País: España

Director: Raúl Arévalo

Guion: Raúl Arévalo y David Pulido

Música: Lucio Godoy

Fotografía: Arnau Valls Colomer

Reparto: Antonio de la Torre, Luis Callejo, Ruth Díaz, Manolo Solo, Alicia Rubio, Raúl Jiménez y Font García

Productora: La Canica Films

Género: Thriller

Madrid, agosto de 2007. Curro entra en prisión tras participar en el atraco a una joyería. Ocho años después sale de la cárcel con ganas de emprender una nueva vida junto a su novia Ana y su hijo, pero se encontrará con una situación inesperada y a un desconocido, José. (FilmAffinity)

No es la primera vez que hablo en este espacio de lo importantes que son las expectativas con las que te pones a ver una película. Cuando se presentó ‘Tarde para la ira’ en cine no pude verla. Las críticas fueron muy buenas, y ahora con tanto premio que ha recibido, las expectativas estaban por las nubes. Pues bien, de nuevo las expectativas me juegan una mala pasada.

El debut cinematográfico, como director, de Raúl Arévalo (La isla mínima) es más que sólido. El actor presenta una historia con buenos mimbres, con una narración que va increscendo y con unos actores principales en forma. ¿El problema donde está? En que no es para tanto. Su mayor virtud está en el trabajo de los personajes, pero la historia en su conjunto adolece de elementos que vuelvan el conjunto más completo.

Antonio de la Torre demuestra una vez más que es uno de los mejores actores del momento. Su personaje es inquietante, sucio y oscuro. En este aura desasosegante y sórdido que monta el director, su personaje sobresale por ser todavía más sórdido y desasosegante. Un personaje desesperado y enloquecido que vamos conociendo poco a poco.

Ahora bien, esta historia de venganza que Arévalo plantea pierde todo su potencial desde el momento en que este sentimiento en el personaje de de la Torre pierde todo el interés para el espectador. El rimo tan sumamente lento con el que la película está construido tampoco ayuda. El sentimiento descarnado que debería ser la venganza, se torna en desesperanza y hastío. Llega un momento donde es tal la pesadez generada que como espectador buscamos que termine ya todo.

¿Qué ha llevado entonces al mundo a premiar tanto a ‘Tarde para la ira’? Puede ser el efecto ópera prima que un internauta describía en un foro estos días. Nos cegamos ante las primeras películas de un director, las valoramos mucho mejor que a otras películas porque les presuponemos menos talento o manejo del lenguaje cinematográfico, no lo sé, pero ocurre. Tesis o Whiplash son igualmente óperas primas y el resultado es mucho más compacto que en el filme de Arévalo.

Así y todo, crítica y academia se han puesto de acuerdo para premiar a ‘Tarde para la ira’ como la mejor película del año, y en unos días sabremos si los Goya ratifican esta tendencia. Personalmente, prefiero que Que Dios nos perdone o Un monstruo viene a verme se lleven el gran premio del cine español.

Lo mejor: la actuación de Antonio de la Torre.

Lo peor: el ritmo tan lento, tan monótono y el poco interés generado por la venganza planteada lastran la película.

Ver Post >
Sobre el autor Asier Manrique
Comunicador, periodista y blogger. Amante de la música, el cine, la televisión... Escribo El Fotograma para compartir mi pasión por el cine, cine clásico y actual, de todos los géneros.

Otros Blogs de Autor