Diario Vasco
img
Autor: eurofan93
'Pretty Woman', una tontería muy entretenida
img
Asier Manrique | 03-07-2015 | 9:59| 0

PRETTY WOMAN

Título original: Pretty Woman

Año: 1990

Duración: 119 minutos

País: Estados Unidos

Director: Garry Marshall

Guion: J.F. Lawton

Música: James Newton Howard

Fotografía: Charles Minsky

Reparto: Julia Roberts, Richard Gere, Hector Elizondo, Jason Alexander, Ralph Bellamy,Laura San Giacomo y Hank Azaria

Productora: Touchstone Pictures / Silver Screen Partners IV / Arnon Milchan Production

Género: Romántico / Comedia

Edward Lewis, un apuesto y rico hombre de negocios, contrata a una prostituta, Vivian Ward, durante un viaje a Los Angeles. Tras pasar con ella la primera noche, Edward le ofrece dinero a Vivian para que pase con él toda la semana y le acompañe a diversos actos sociales. (FilmAffinity)

Nadie esperaba en 1990 que esta historia, al estilo de Cenicienta, de millonario conoce a prostituta y surge el amor, se convirtiera en el bombazo que fue, es y será. Con un cuarto de siglo, ‘Pretty Woman’, es todo un clásico de Hollywood, del cine de los años 90 y de las comedias románticas.

La idea inicial era que fuese una película más oscura, que indagara en el mundo de la prostitución y las drogas, pero en Touchstone pensaron en pasarla por un filtro edulcorado y facilón. La decisión fue totalmente acertada. La película dirigida por Garry Marshall no tuvo un presupuesto muy alto, 14 millones, pero recaudó casi 500 en todo el mundo, sin que nadie se explique todavía la razón de semejante éxito. En España se ha emitido hasta 20 veces en abierto en televisión desde su primer pase en 1994. Excepto en los años 1995, 1999, 2000 y 2004, nunca ha faltado una cita con la historia de Gere y Roberts, logrando siempre un éxito enorme de audiencia.

Julia Roberts protagoniza la cinta. La actriz, prácticamente desconocida en aquel momento, logró su papel frente a otras actrices como Meg Ryan, Michelle Pfeiffer, Jodie Foster, Jennifer Connelly, Winona Ryder o Drew Barrymore. Roberts fue considerada en un primer momento para un papel secundario, pero al final se metió en la piel de Vivian Ward, papel por el que recibió una nominación al Óscar y al BAFTA a la mejor actriz, y logró el Globo de Oro a la mejor actriz. Su trabajo es muy bueno, convincente, siendo el rol que catapultaría a la fama a esta actriz.

Su compañero de reparto es Richard Gere, actor que no era del gusto del director, Garry Marshall. Gere logró su papel frente a Christopher Reeve, Al Pacino, Daniel Day-Lewis, Denzel Washington y Sylvester Stallone, actores que se barajaron para el rol de Edward Lewis. Gere, de actitud y rostro serio, es el contrapunto perfecto a la peculiar Vivian. Gracias a esta película vio incrementada su fama de seductor, aunque, en cierta manera, quedó encasillado dentro de las películas facilonas.

La cinta no cuenta con escenarios espectaculares, ni elementos llamativos, es el poder de la sencillez. Nos trae una historia cotidiana, contada de manera desenfadada y despreocupada, con una buena serie de escenas para la posteridad, como el momento de ir de compras, la cena con los caracoles o la noche de ópera, por poner unos ejemplos. Gere y Roberts, con la ayuda de unos secundarios de lujo como Héctor Elizondo, el gerente del hotel, y Laura San Giacomo, la amiga de Vivian, nos dejan una de las parejas mejor compenetradas y con más química del cine de comedia romántica en la historia.

Le daría una nota más alta a la película, pero valorándola objetivamente debo admitir que no es una gran película. Los 7 puntos vienen del buen rato que hace pasar y de la extraña capacidad que tiene de no aburrir a pesar de verla muchas veces.

Lo mejor: la química de los protagonistas.

Lo peor: el tufillo a prefabricado que transmite en todo momento.

Ver Post >
'El hombre de mimbre', choque de religiones
img
Asier Manrique | 26-06-2015 | 10:55| 0

EL HOMBRE DE MIMBRE

Título original: The Wicker Man

Año: 1973

Duración: 85 minutos

País: Reino Unido

Director: Robin Hardy

Guion: Anthony Shaffer

Música: Paul Giovanni

Fotografía: Harry Waxman

Reparto: Edward Woodward, Christopher Lee, Britt Ekland, Diane Cilento, Ingrid Pitt, Lesley Mackie, Walter Carr, Lindsay Kemp y Aubrey Morris

Productora: British Lion Film Corporation

Género: Thriller / Terror

Una carta que hace sospechar que una joven desaparecida ha sido asesinada lleva al sargento Howie de Scotland Yard hasta Summerisle, una isla en la costa de Inglaterra. Allí el inspector se entera de que hay una especie de culto pagano, y conoce a Lord Summerisle, el líder religioso de la isla. (FilmAffinity)

Hasta hace dos semanas desconocía la existencia de esta película. El fallecimiento de Christopher Lee, uno de sus protagonistas, a los 93 años me permitió indagar más en su filmografía y descubrir que ‘El hombre de mimbre’ era su película favorita de su extensísima carrera como actor, donde se cuentan más de 200 títulos, así que qué mejor que ver la película. El actor renunció a su caché para participar en el proyecto, ya que los productores de la cinta contaban con un presupuesto bajísimo. Esta revisión de ‘El hombre de mimbre’ sirve para rendir homenaje al rey de las películas de serie b, al hombre que más veces ha interpretado al conde Drácula, un mito del séptimo arte.

La cinta dirigida por Robin Hardy, y con Anthony Shaffer a cargo del guion, explora el enfrentamiento entre el puritanismo cristiano, representado por el sargento Howie (Edward Woodward), y los ritos y barbarie paganos, de los habitantes de la isla Summerisle. La película cuenta con un elemento bautizado por Alfred Hitchcock, el MacGuffin, que presenta un punto de partida o un elemento argumental que después carece de importancia en la trama, como el robo de los 40.000€ dólares por parte de Janet Leigh como punto de partida en ‘Psicósis’.

Edward Woodward, se mete en la piel del sargento Howie. Woodward interpreta al elemento extraño de la historia, el personaje que llega desde fuera y se encuentra con un pueblo con distintas costumbres, cultos y ritos. La alta carga de religiosidad y puritanismo de la que hace gala el sargento es el principal elemento de choque de la cinta. Howie representa el totalitarismo de las religiones, intolerantes ante otras opciones de culto o creencias que chocan con la suya.

El contrapunto de Woodward es el personaje de Christopher Lee. El recientemente fallecido actor interpreta al dueño y señor de la isla, un hombre venerado por los habitantes del lugar y que es la cabeza visible de la religión que practican. Lee (‘El Hobbit’) nos deja para el recuerdo dos secuencias con un juego de argumentos, giros y engaños con el personaje de Woodward, la primera es la escena en la casa de Lord Summerisle (Lee) y la segunda la secuencia final de la fiesta de la cosecha. Lord Summerisle es tanto el hombre aperturista, el que defiende la posibilidad de convivir con otras religiones en paz, como el defensor de una serie de valores arcaicos y bárbaros, capaces de llegar a extremos terribles.

La película está cargada de escenas de alto contenido erótico, recordable el baile de Britt Ekland completamente desnuda, o las mujeres saltando sobre el fuego. Además incluye elementos extraños en el cine de terror, aunque sea complicado clasificar a la cinta dentro de un único género, como son las escenas musicales, numerosas a lo largo de la cinta, llenas de letras con dobles sentidos y provocaciones. El director de la cinta, Robin Hardy, llegó a bromear diciendo que había rodado un musical y no un thriller.

Convertida en una película de culto, 32 años después de su estreno contó con un remake protagonizado por Nicolas Cage, aunque como todo lo que hace este hombre últimamente es mejor evitarlo. ‘El hombre de mimbre’ está considerada como una de las mejores películas británicas de todos los tiempos, contando con un giro argumental final brillante y una atmósfera mística cuidada al detalle, nos transporta dentro de la isla de Summerisle y hace que resulte creíble todo el entorno y la situación.

Lo mejor: guion e historia cautivadoras, el giro argumental final y Christopher Lee.

Lo peor: extraña combinación de thriller, terror y musical.

Ver Post >
'Jurassic World', nuevo envoltorio para el mismo caramelo
img
Asier Manrique | 19-06-2015 | 9:59| 0

JURASSIC WORLD

Título original: Jurassic World

Año: 2015

Duración: 124 minutos

País: Estados Unidos

Director: Colin Trevorrow

Guion: Colin Trevorrow, Rick Jaffa, Amanda Silver y Mark Protosevich

Música: Michael Giacchino

Fotografía: John Schwartzman

Reparto: Chris Pratt, Bryce Dallas Howard, Ty Simpkins, Nick Robinson, Vincent D’Onofrio,Irrfan Khan, Omar Sy, Jake Johnson, Judy Greer, BD Wong, Katie McGrath y Lauren Lapkus

Productora: Amblin Entertainment / Universal Pictures

Género: Ciencia ficción / Aventuras

Nueva entrega de la saga iniciada por Steven Spielberg. Veintidós años después de lo ocurrido en Jurassic Park, la isla Nublar ha sido transformada en un parque temático, Jurassic Wold, con versiones «domesticadas» de algunos de los dinosaurios más conocidos. Cuando todo parece ir a la perfección y ser el negocio del siglo, un nuevo dinosaurio de especie todavía desconocida y que es mucho más inteligente de lo que se pensaba, comienza a causar estragos entre los visitantes del Parque. (FilmAffinity)

22 años han pasado desde que Steven Spielberg dirigiera una de las cintas que más han marcado su filmografía, ‘Jurassic Park’. Con dos secuelas más, la primera de ellas dirigida por Spielberg, pero ambas de dudosa calidad y rotundo éxito en taquilla, ha llegado ahora el cuarto episodio de una franquicia que vuelve a resucitar. Spielberg logró con aquella cinta de 1993 dar un giro a la ciencia ficción, el fenómeno de masas cautivó a todos, de mayores a pequeños, y siguió confirmando que el director convierte en oro prácticamente todo lo que toca.

Con Spielberg a un lado, ejerciendo de productor de ‘Jurassic Park III’, y ahora de ‘Jurassic World’, las labores de dirección recaen en Colin Trevorrow, sin contar con el director de la tercera entrega, Joe Johnston. El trabajo de Trevorrow es bueno, nos presenta un historia bien rodada, que suple las carencias de un guion mediocre con un apabullante espectáculo de efectos visuales y secuencias de acción.

En el apartado actoral tenemos a Chris Pratt como absoluto protagonista de la cinta. El actor de moda del momento, después de haber interpretado a Star-Lord en ‘Guardianes de la galaxia’ y sonar para ser el nuevo Indiana Jones, se enfunda el traje de héroe de la película. Pratt se encuentra en su salsa, cómodo ante un papel en el que entremezcla la acción con el humor, géneros que domina. Su compañera en la aventura es Bryce Dallas Howard, hija del director Ron Howard. Howard es el contrapunto a Pratt, una mujer meticulosa, obsesionada con el trabajo y sin un minuto libre. Los dos actores nos regalan divertidas escenas, cargadas de sentido del humor.

Los jóvenes Nick Robinson (‘The Kings Of Summer’) y Ty Simpkins (‘Iron Man 3’) interpretan a los niños Mitchell. Robinson en la adolescencia y Simpkins en la niñez, nos dejan unas buenas interpretaciones, mejor que las de Joseph Mazzello y Ariana Richards en la primera entrega de la saga. En papeles secundarios tenemos a Omar Sy (‘Intocable’), Vincent D’Onofrio (‘El Juez’) y Jake Johnson (Nick Miller en la serie ‘New Girl’), todos ellos cumpliendo, en especial Johnson, que nos regala dósis de su particular sentido del humor y muecas.

Repleta de guiños a la cinta original de la franquicia (la camiseta de Jake Johnson, las constantes referencias al personaje de Richard Attenborough o la participación de B.D. Wong) dejan a esta parte de la saga como la encargada de reiniciar de nuevo la historia y servir de nexo de unión con la original. Han pasado 14 años desde la tercera entrega y los fans de ‘Jurassic Park’ necesitaban una película como ‘Jurassic World’.

Ninguna de las cuatro cintas del parque de atracciones con dinosaurios me parece brillante. La primera ofreció novedad, pero desde entonces todas han seguido el mismo esquema y han aportado nuevos dinosaurios, nada más. Esta cuarta parte suma una mayor dosis de efectos especiales y un guion algo más elaborado que en la segunda y tercera entregas de la saga, pero la historia y el argumento siguen siendo los mismos de aquel primer episodio, poca novedad. El tema principal sigue siendo la crítica a la acción humana en el curso de la naturaleza, esta vez acentuado por la creación de un nuevo dinosaurio, el Indominus Rex.

Nos tratan de convencer con un caramelo con nuevo envoltorio, pero que esconde el mismo dulce que ya hemos probado anteriormente. Todo esto nos deja una película previsible, sin lugar a la sorpresa o a que el espectador trate de adivinar lo que está por venir.

Aprovecho estas líneas para felicitar a los productores de la cinta, que está arrasando en taquilla, batiendo todos los récords de recaudación.

Lo mejor: el dúo Chris Pratt-Bryce Dallas Howard y los efectos especiales.

Lo peor: previsibilidad y falta de originalidad.

Ver Post >
'Pearl Harbor', Bay no es Cameron, ni Affleck es DiCaprio
img
Asier Manrique | 12-06-2015 | 12:08| 0

PEARL HARBOR

Título original: Pearl Harbor

Año: 2001

Duración: 170 minutos

País: Estados Unidos

Director: Michael Bay

Guion: Randall Wallace

Música: Hans Zimmer

Fotografía: John Schwartzman

Reparto: Ben Affleck, Josh Hartnett, Kate Beckinsale, Cuba Gooding Jr., Alec Baldwin, Jon Voight, Tom Sizemore, Dan Aykroyd, Colm Feore, Cary-Hiroyuki Tagawa, Matthew Davis, Ewen Bremner, Jaime King, William Fichtner, John Diehl, Leland Orser,Tomas Arana, Jennifer Garner, Eric Christian Olsen, Sara Rue, Lindsey Ginter y Pat Healy

Productora: Touchstone Pictures / Jerry Bruckheimer Film

Género: Bélico / Acción / Romántico / Drama

Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Rafe y Danny crecieron juntos en una zona rural estadounidense y su larga amistad se mantiene cuando ambos ingresan como pilotos en las fuerzas aéreas. Rafe encontró en Evelyn, una valiente enfermera, al amor de su vida, pero pronto tuvieron que separarse, al ser llamado Rafe para servir en la Fuerza Aérea Británica (RAF) contra los alemanes. Mientras tanto, Danny y Evelyn son enviados a la base aérea de Pearl Harbor en Hawaii… (FilmAffinity)

14 años se han cumplido desde que Michael Bay trasladara al cine el ataque japonés sobre la base militar estadounidense en Pearl Harbor (Hawaii). Al contrario que ‘Tora! Tora! Tora!’ (1970), el filme de Bay no cuenta con la precisión histórica que requiere una cinta que narra hechos históricos de tal calado como este. El director toma como ejemplo el ‘Titanic’ de James Cameron, y pretende contarnos por medio de una historia épico-romántica lo que sucedió, aunque naufraga estrepitósamente. Michael Bay no es James Cameron, y lo deja patente. Tampoco Ben Affleck, protagonista de la cinta, es Leonardo DiCaprio, las comparaciones son odiosas.

Primer error, un guion lleno de topicazos, más centrado en ensalzar a los Estados Unidos que a narrar lo que ocurrió, sirviendo de moderna película propagandística. Las frases de los personajes de Franklin D. Roosevelt (John Voight) y Jimmy Doolittle (Alec Baldwin), caen en el ridículo absoluto. Memorable es la escena en la que Roosevelt se levanta de su silla de ruedas y pronuncia la frase “no me vuelva a decir que no se puede hacer” a uno de sus consejeros. Randall Wallace, autor de notables guiones como el de ‘Braveheart’ o ‘El hombre de la máscara de hierro’, nos deja para la posteridad estas 3 horas llenas de clichés lamentables y complicados de digerir.

Segundo error, el director. Michael Bay (la saga ‘Transformers’) es de esos directores que llenan sus películas de fuegos artificiales, muy bonitos, pero sin ningún sentido, ni coherencia por detrás. El director no profundiza lo más mínimo en la historia, sí en el romance, y nos deja su único momento de lucidez en las escenas de acción del bombardeo de Pearl Harbor y la Incursión Doolittle, con la que termina la película. Bay nos deja planos bellísimos (aviones sobrevolando las montañas hawaianas o el ataque sobre los acorazados del puerto) y un ritmo fantástico en esos momentos, pero nos quedan dos horas de película donde no es capaz de mantener el nivel. Michael Bay es experto en hacer caja con sus películas, pero las calificaciones que reciben sus películas en sitios web de prestigio como Rotten Tomatoes, y sus dos premios y tres nominaciones al peor director en los Razzie dejan clara su capacidad para narrar historias.

Tercer error, un casting donde ninguno consigue brillar, aunque casi todos tienen la excusa 1 y 2 como razones para dejarnos estas actuaciones olvidables. Actores como John Voight, el padre de Angelina Jolie, o Alec Baldwin están aquí relegados a soltar frases épicas, nada más. Podríamos añadir a la lista a Cuba Gooding Jr. (‘Jerry Maguire’), que interpreta al Oficial Dorie Miller, en un papel que deja en el espectador la sensación de ser un simple parche, para rellenar minutos de metraje.

Tampoco se libra el trío protagonista. Kate Beckinsale (saga ‘Underworld’) y Josh Hartnett (la serie ‘Penny Dreadful’) consiguen salvar en cierta manera su papeleta. Beckinsale es la más brillante de los tres, y a pesar del guion, nos deja una actuación salvable. Hartnett, aunque está ahí por su innegable atractivo, consigue mostrar más matices y empatizar mejor con el espectador que su compañero Ben Affleck, y es que él es el gran error del reparto de la cinta. Affleck se pasa toda la película con cara de estar oliendo a mierda, la misma cara durante las 3 horas de película, ocurra lo que ocurra. Mejor que se dedique a dirigir o escribir guiones y no a actuar, porque su limitada capacidad actoral está a la altura de nombres como Adam Sandler (’50 primeras citas’), siendo ambos asiduos en las nominaciones al Razzie.

Cuarto error, duración de la cinta y exceso de paja. Está bien que nos cuente una historia de amor y además nos de ciertos tintes históricos, muy pocos, pero la duración de la película es excesiva. Tres horas de película que se pueden dividir en tres bloques de una hora cada uno: historia de amor de Beckinsale con Affleck y después Hartnett, ataque a Pearl Harbor y finalmente la Incursión Doolittle. Cada una de las tres partes, narradas en ese orden, podría haberse reducido a la mitad, puesto que todas se hacen largas y aburridas, tediosas. El segundo acto, el del ataque a Pearl Harbor, es el más redondo de los tres, donde hay más material salvable, pero todo lo demás se resume en morralla, propaganda y clichés baratos y manidos de un director más preocupado por el continente que por el contenido de la película. Y finalmente tenemos un tercer acto irrelevante totalmente, Bay se extiende otra hora más para contar un acontecimiento histórico de pasada y para concluir, de la peor manera posible, la historia de amor que desarrolla en el primer tercio. Si la película se llama ‘Pearl Harbor’ centrémonos en eso y dejemos todo lo demás para otra ocasión.

Pero la película no se completa únicamente de errores. Entre los aciertos de ‘Pearl Harbor’ encontramos su banda sonora, de manos del maestro Hans Zimmer, o una exquisita fotografía, muy cuidada por parte de John Schwartzman. Las escenas de Beckinsale con las rocas y el mar de fondo, la escena que ella comparte con Hartnett entre los paracaídas o los mencionados planos de aviones sobrevolando Hawaii y Japón, son de una extraordinaria factura. En cuanto a la BSO, Zimmer nos presenta un trabajo sencillo, donde las piezas musicales son el acompañamiento de lo que vemos y no protagonistas de la cinta.

También hay que mencionar que una de las dos películas que esconde la cinta (historia de amor y la II Guerra Mundial) está conseguida, y es el triángulo amoroso AffleckBeckinsaleHartnett. Bay debió limitarse a vendernos una historia de amor, olvidarse del trasfondo de la guerra, porque, a pesar de Ben Affleck, esta parte de película guarda cierto interés, siendo la única que consigue transmitir algo de emoción.

Me gustaría desgranar la nota a la película, algo que no suelo hacer habitualmente. Le doy 1 punto a la historia de amor, 1 a las escenas de acción y los planos que Bay nos regala en estas escenas, y 1,5 a la música, y otros tantos a la fotografía. Esto da un total de 5 puntos, los otros 5 hasta el 10 los pierde por haber narrado de forma tan pueril y barata unos acontecimientos históricos de suma importancia en el transcurso de la II Guerra Mundial. Aunque me queda la sensación de haber dado una nota excesivamente generosa.

Lo mejor: las escenas de acción, la fotografía y la banda sonora.

Lo peor: Ben Affleck, Michael Bay, el tratamiento histórico y el guion de Randall Wallace.

Ver Post >
'Saw II', más juegos, más sangre y más acción
img
Asier Manrique | 05-06-2015 | 11:25| 0

SAW II

Título original: Saw II

Año: 2005

Duración: 93 minutos

País: Estados Unidos

Director: Darren Lynn Bousman

Guion: Leigh Whannell y Darren Lynn Bousman

Música: Charlie Clouser

Fotografía: David Armstrong

Reparto: Donnie Wahlberg, Shawnee Smith, Tobin Bell, Franky G., Glenn Plummer, Dina Meyer, Emmanuelle Vaugier, Beverley Mitchell, Eric Knudsen, Tim Burd, Lyriq Bent

Productora: Lions Gate Films

Género: Terror

Puedes leer también la reseña de ‘Saw’.

Un año después del estreno de ‘Saw’ llegó a nuestros cines su secuela, ‘Saw II’. Esta entrega cambia de director y prácticamente de reparto, repitiendo en papeles principales, únicamente, Shawnee Smith y Tobin Bell. La continuación de aquella primera terrorífica entrega nos presenta un reparto más amplio y mayor dosis de acción, sangre y vísceras.

Leigh Whannel repitió como guionista, esta vez acompañado de Darren Lynn Bousman. Bousman también dirigió la cinta, trabajo que repitió en la tercera y cuarta entregas de la franquicia. El director de la primera entrega, Jan Wan, pasa a ser productor de la película, igual que en el resto de las secuelas.

“Decide rápido… o muere despacio”. Cuando aparece una nueva víctima de asesinato con los signos característicos de Jigsaw, el Agente Eric Matthews se embarca en una investigación exhaustiva que le permite detener al asesino sin demasiado esfuerzo. Sin embargo, para Jigsaw ser detenido no es sino otra parte de su retorcido plan. Hay otras ocho víctimas jugándose la vida y ahora le toca a Matthews unirse al juego… (FilmAffinity)

El claro protagonista de la cinta es el villano, Jigsaw/Puzzle. La interpretación de Tobin Bell es fantástica. Sin apenas moverse de una silla consigue transmitir la situación incómoda que están viviendo los que rodean al villano. Bell vuelve a ponerse en la piel del personaje, esta vez con más protagonismo que en el primer filme, uno de los grandes aciertos de la secuela, por no decir que es el gran acierto con mayúsculas.

Shawnee Smith repite su rol como Amanda Young. Amanda volverá a estar dentro del juego de Puzzle y su experiencia escapando de sus malvadas creaciones será esencial en el transcurso del juego. Su papel más destacado en el cine es, precisamente, en las películas de Saw. Actualmente participa en la sitcom ‘Anger Management’ junto a Charlie Sheen.

Donnie Wahlberg (‘El desafío’) interpreta aquí al policía Eric Matthews. Expedientado por sus polémicas formas de actuar, se convierte en foco central de los planes de Puzzle con un sospechoso mensaje. La implicación de su hijo en el juego hará que Matthews se muestre en su verdadera esencia.

Dirige la cinta Darren Lynn Bousman. En 2004 llegó a oídos de los creadores deSaw un proyecto que Bousman presentó a varias compañías, siendo finalmente rechazado por su extrema violencia y parecido conSaw. Los productores de Saw le llamaron, nada más confirmarse la secuela de la cinta, y pensaron en adaptar la idea de ‘The Desperate’ (nombre de su proyecto) en ‘Saw II’. Bousman repetiría después como director en ‘Saw III’ y ‘Saw IV’. Desde entonces ha desarrollado su carrera como director, guionista y productor dentro del género del terror, aunque sin conseguir la relevancia que obtuvo con la franquiciaSaw.

‘Saw II’ supera al primer episodio en un guion más encaminado a conseguir un final impactante. Al contrario que su predecesora, esta posee elementos que difícilmente se pueden prever hasta bien entrado en el clímax de la cinta. Posee un guion ágil y una realización algo más cuidada.

La fórmula de Saw sigue funcionando, ofreciendo una nueva vía propia dentro del cine de terror, posteriormente repetido hasta la saciedad. Si algo funciona no lo cambies… aunque tampoco lo quemes.

Lo mejor: mejor planteamiento, guion e historia que la primera entrega.

Lo peor: la sensación de estar viendo más de lo mismo.

Ver Post >
Sobre el autor Asier Manrique
Cine de ayer, hoy y de siempre en El Fotograma

Otros Blogs de Autor