Diario Vasco
img
Categoría: Bélico
‘Hasta el último hombre’, la redención de Mel Gibson

HASTA EL ÚLTIMO HOMBRE

Título original: Hacksaw Ridge

Año: 2016

Duración: 131 minutos

País: Estados Unidos

Director: Mel Gibson

Guion: Robert Schnkkan y Andrew Knight

Música: Rupert Gregson-Williams

Fotografía: Simon Duggan

Reparto: Andrew Garfield, Sam Worthington, Hugo Weaving, Vince Vaughn, Teresa Palmer,Luke Bracey, Rachel Griffiths, Richard Roxburgh, Matt Nable, Nathaniel Buzolic,Ryan Corr, Goran D. Kleut, Firass Dirani, Milo Gibson, Ben O’Toole, Richard Pyros,Robert Morgan, Dennis Kreusler, Michael Sheasby, Ben Mingay, Damien Thomlinson, Nico Cortez, Darcy Bryce y Roman Guerriero

Productora: Lionsgate

Género: Bélico / Drama

Narra la historia de Desmond Doss, un joven médico militar que participó en la batalla de Okinawa, en el Pacífico durante la II Guerra Mundial, y se convirtió en el primer objetor de conciencia en la historia estadounidense en recibir la Medalla de Honor del Congreso. (FilmAffinity)

Si ha habido un retorno este año, además del programa Operación Triunfo, en lo que a cine se refiere, ha sido la vuelta de Mel Gibson a la dirección. El cineasta y actor ha vuelto por la puerta grande con un drama bélico, ambientado en la II Guerra Mundial y que ha emocionado por su potente mensaje y contener algunas de las mejores escenas de guerra desde Salvar al soldado Ryan.

La cinta cuenta la historia de Desmond Doss. Se trata del primer objetor de conciencia en recibir  la Medalla de Honor del Congreso. Se alistó en el ejército pero no disparó un rifle jamás, su labor de médico le permitió salvar la vida de cientos de compañeros, en un acto tan heroico como cinematográfico.

‘Hasta el último hombre’ brilla especialmente en su hora final, toda una lección de ritmo y de cine. Apoyado en la grandísima actuación de un actor que se ha revelado como la sensación de la temporada, Andrew Garfield, la película de Gibson consigue despuntar como una de las cintas más loables de los Óscars. Ya era hora de que un actorazo como Garfield recibiera el aplauso unánime de crítica y público. Lleva demostrando que vale, y mucho, para esto desde hace años, pero, tal vez, necesitaba trabajar con Mel Gibson y Martin Scorsese, para terminar de reivindicarse.

Probablemente se vaya de vacío, pero no deja de ser una oportunidad tomada por la Academia de redimirse con un director polémico como Gibson. Su ausencia los últimos años y sus constantes idas y venidas por temas religiosos sitúan en una posición complicada cualquier trabajo que haga. De hecho, este ‘Hasta el último hombre’ decae cuando la oda religiosa lo inunda todo. Aunque este canto a los beneficios de la religión también sirve para dar uno de los momentos más potentes de la película, justo al final, cuando Garfield pide su Biblia.

Bien interpretada y bien llevada. Con un granado grupo de actores entre los que destacan Sam Worthington, Hugo Weaving (Las aventuras de Priscilla) o Vince Vaughn, la película logra una de las historias más potentes del cine bélico de los últimos años.

Lo mejor: La actuación de Andrew Garfield y la hora final de película.

Lo peor: El excesivo tono religioso que tiene la cinta en muchas ocasiones.

Ver Post >
‘Rogue One: Una historia de Star Wars’, la sensación de que algo falta flota en el ambiente

ROGUE ONE: UNA HISTORIA DE STAR WARS

Título original: Rogue One: A Star Wars Story

Año: 2016

Duración: 133 minutos

País: Estados Unidos

Director: Gareth Edwards

Guion: Chris Weitz y Tony Gilroy

Música: Michael Giacchino

Fotografía: Greig Fraser

Reparto: Felicity Jones, Diego Luna, Ben Mendelsohn, Donnie Yen, Jiang Wen, Mads Mikkelsen, Forest Whitaker, Alan Tudyk, Riz Ahmed, Jonathan Aris, Jimmy Smits,Alistair Petrie, Genevieve O’Reilly, Valene Kane y Warwick Davis

Productora: The Walt Disney Company / Lucasfilm

Género: Ciencia ficción / Acción / Bélico

El Imperio Galáctico ha terminado de construir el arma más poderosa de todas, la Estrella de la muerte, pero un grupo de rebeldes decide realizar una misión de muy alto riesgo: robar los planos de dicha estación antes de que entre en operaciones, mientras se enfrentan también al poderoso Lord Sith conocido como Darth Vader, discípulo del despiadado Emperador Palpatine. Film ambientado entre los episodios III y IV de Star Wars. (FilmAffinity)

La narrativa de ‘Star Wars’ tiene la peculiaridad de que pasa de contar los episodios 4, 5 y 6  a contar los 1, 2 y 3, para luego traernos la 7 y ahora sacarse de la manga un episodio intermedio entre el 3 y el 4. Todo muy raro, pero bueno, se puede seguir bien. En este episodio 3,5 nos cuentan cómo se robaron los planos que permitieron poder atacar la Estrella de la Muerte en el Episodio IV.

Ante la perspectiva de que se trata de una historia menor en la saga, ‘Rogue One’ no consigue disipar esa sensación en toda la cinta. Parece que algo falta o falla y eso flota en el ambiente durante las más de dos horas de película. Sigue lastrando la narrativa y convirtiendo a la cinta en lo que se esperaba desde un principio, algo que interesa a los fans y poco más.

La factura técnica es impecable, tal vez hasta más cuidada que la de El despertar de la fuerza. Además de ello, se nutre de un mejor grupo de actores que la cinta dirigida por J.J. Abrams, ya que cuenta entre sus actores con verdaderos pesos pesados como Felicity Jones (Un monstruo viene a verme), Mads Mikkelsen (Casino Royale) o Forest Whitaker. Todos ellos conforman, junto a Diego Luna y compañía el reparto de una cinta que tenía la obligación de destacar aun con todo en contra.

¿Pero es que no destaca por nada? Para nada. ‘Rogue One’ tiene la gran virtud de contener dos momentos muy potentes en su cinta. El primero de los momentos, también el segundo, tiene que ver con el personaje de Darth Vader, que apareciendo menos de 10 minutos en toda la película consigue hacerse con el protagonismo absoluto. Ese primer momento al que hacía referencia tiene que ver con un Vader que se muestra por primera vez, en un entorno donde nos queda claro que es el malo malísimo e impone.

Pero si te pensabas que esa primera aparición de Vader imponía, no es menos el segundo. El final, cuando entra en acción, es lo mejor de toda la película. Unos pocos minutos de un Vader en acción, cruel, sanguinario y masacrando todo lo que encuentra por delante. Es el malo que impactó y cautivó en las entregas originales de la saga.

Es en el personaje antagónico principal donde se encuentra la virtud mayor de la película. Respecto a todo lo demás, hablamos de una película que adolece de falta de ritmo, con un inicio totalmente pausado y aburrido y un final más apoteósico pero donde no consigue despertar nunca el interés de entregas previas.

Creo que todos coincidimos en que la existencia de ‘Rogue One’ podría haberse evitado, pero existiendo tampoco molesta. Es una cinta más, mejor que otras de la saga, pero que sigue siendo un capítulo menor en una saga de dimensiones demasiado grandes para esto. La criatura queda reducida por lo grandioso de este universo que creó George Lucas a finales de los años 70. Aun así, tiene la virtud de servir bien de bisagra, es una pieza que encaja bien en el puzzle.

Lo mejor: Darth Vader, un robaescenas en toda regla.

Lo peor: No consigue deshacerse de la sensación constante de que es un episodio menor.

Ver Post >
’1898. Los últimos de Filipinas’, mensaje antibélico entre lo esperpéntico y absurdo

1898. LOS ÚLTIMOS DE FILIPINAS

Título original: 1898. Los últimos de Filipinas

Año: 2016

Duración: 129 minutos

País: España

Director: Salvador Calvo

Guion: Alejandro Hernández

Fotografía: Álex Catalán

Reparto: Luis Tosar, Emilio Palacios, Álvaro Cervantes, Javier Gutiérrez, Karra Elejalde,Carlos Hipólito, Eduard Fernández, Ciro Miró, Patrick Criado, Miguel Herrán, Ricardo Gómez, Alexandra Masangkay y Maykol Hernandez

Productora: Enrique Cerezo PC / TVE / TeleMadrid / 13TV

Género: Bélico / Aventuras

A finales del siglo XIX, en la colonia española de Filipinas, un destacamento español fue sitiado en el pueblo de Baler, en la isla filipina de Luzón, por insurrectos filipinos revolucionarios, durante 337 días. En diciembre de 1898, con la firma del Tratado de París entre España y Estados Unidos, se ponía fin formalmente a la guerra entre ambos países y España cedía la soberanía sobre Filipinas a Estados Unidos. Debido a esto, los sitiados en Baler son conocidos como «los últimos de Filipinas». (FilmAffinity)

Lo han dicho sus protagonistas más jóvenes durante la promoción de la película, “ya era hora de que el cine español narrara más que la Guerra Civil”. Tenemos un gran potencial como industria cinematográfica, pero vivimos anclados en relatar la Guerra Civil. Como decían Miguel Herrán, Patrick Criado y Ricardo Gómez durante la promoción de la película, “teniendo una historia así, los americanos habrían hecho un montón de películas y series”, y no es para menos.

Desde luego, la historia del Sitio de Baler da para comedias, dramas, películas bélicas y de aventuras, todo junto. Es la historia del esperpento y absurdo de un grupo de 50 sitiados en una iglesia durante casi un año luchando en una guerra que había terminado sin que ellos lo supieran.

Todo esto lo aprovecha Salvador Calvo para crear una historia antibélica y antipatriota de dimensiones colosales. Una película que hace grande al cine español. Salvador Calvo, da el salto de la televisión, donde ha dirigido episodios de series como ‘Motivos personales’‘Alakrana’ o ‘Hermanos’ y TV-movies como ‘Paquirri’ y ‘La Duquesa’. Su trabajo es acertado y consigue crear una película que mantiene la tensión y el interés de principio a fin. Se nota su trabajo anterior en TV-movies, puesto que el tipo de narración en algunas partes recuerda demasiado a este tipo de películas hechas para televisión.

La historia está contada con gusto y elegancia. Con una fotografía bellísima y unos escenarios espectaculares que transportan al espectador a la mismísima isla de Filipinas. Una historia contada con habilidad, gusto y dignidad, cine de altura. Su gran virtud es encontrar ese punto intermedio entre lo esperpéntico, grotesco y absurdo y heróico, porque también tiene su punto épico la historia.

Algunos criticarán con dureza su marcado sabor antipatriota. La frase “No vais a morir por España, no; vais a morir por imbéciles”, ya ha causado polémica en sus trailers. El patriotismo barato, de chichinabo y exacerbado no tiene lugar en esta película, que trata con desdén esta defensa a ultranza de la patria por aquellos que no tienen ojo crítico hacia lo ridículo de España.

En cuanto al plano actoral, su acierto es combinar lo mejor de los veteranos con lo mejor de los jóvenes. Luis Tosar, Javier Gutiérrez (La isla mínima), Karra Elejalde (Ocho apellidos vascos), Eduard Fernández (El hombre de las mil caras) y Carlos Hipólito dan cuenta de su valía como actores, dando lo mejor de sí mismos creando personajes que bailan entre lo grandilocuente y lo hilarante.

En el otro lado, tenemos a lo mejor de las nuevas generaciones de actores: Álvaro Cervantes, Emilio Palacios, Patrick Criado, Miguel Herrán (A cambio de nada) y Ricardo Gómez. De todos sobresalen Álvaro Cervantes, en una de sus mejores interpretaciones, y Patrick Criado. En el lado contrario, Ricardo Gómez no da la talla, aunque tampoco cae en el desastre, pesa mucho haber interpretado durante tanto tiempo al hijo de los Alcántara en ‘Cuéntame Cómo Pasó’, y ser su primera experiencia en cine. Por cierto, curioso el encuentro entre Carlitos, Ricardo Gómez, y la voz de Carlitos como narrador, Carlos Hipólito.

También destaca, para bien, la única actriz femenina de la cinta, la hispano-filipina, Alexandra Masangkay. Algunos recordarán a Alexandra de la última edición celebrada de Operación Triunfo, en 2011. Su papel, aunque muy breve, dota de mística y de dinamismo a una cinta que podría caer en ser demasiado plana a ratos.

Lo mejor: Álvaro Cervantes y Patrick Criado, así como el cuidado equilibrio que encuentra entre la épica y el esperpento de la historia, y en dar protagonismo por igual a todos sus actores principales.

Lo peor: Hay pasajes que recuerdan demasiado a una TV-movie.

Ver Post >
‘Salvar al soldado Ryan’, la mejor batalla jamás rodada

SALVAR AL SOLDADO RYAN

Título original: Saving Private Ryan

Año: 1998

Duración: 170 minutos

País: Estados Unidos

Director: Steven Spielberg

Guion: Robert Rodat

Música: John Williams

Fotografía: Janusz Kaminski

Reparto: Tom Hanks, Tom Sizemore, Edward Burns, Matt Damon, Barry Pepper, Giovanni Ribisi, Adam Goldberg, Jeremy Davies, Vin Diesel, Ted Danson, Paul Giamatti, Max Martini, Dennis Farina, Harrison Young, Kathleen Byron, Harve Presnell, Dale Dye,Leland Orser, Bryan Cranston, Nathan Fillion, Ryan Hurst, Corey Johnson, Andrew Scott, Joerg Stadler y Dylan Bruno

Productora: Paramount

Género: Bélico

Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Tras el desembarco de los Aliados en Normandía, a un grupo de soldados americanos se le encomienda una peligrosa misión: poner a salvo al soldado James Ryan. Los hombres de la patrulla del capitán John Miller deben arriesgar sus vidas para encontrar a este soldado, cuyos tres hermanos han muerto en la guerra. Lo único que se sabe del soldado Ryan es que se lanzó con su escuadrón de paracaidistas detrás de las líneas enemigas. (FilmAffinity)

‘Salvar al soldado Ryan’ es una película que comienza de forma tan potente, tan visual, tan impactante, que sus casi 3 horas de metraje se hacen hasta cortas. La cinta de Spielberg (El puente de los espías) sacó de la inocencia a muchos espectadores que vivieron el horror de la guerra con una crudeza hasta entonces no mostrada. Visto por un espectador más joven, la escena del desembarco de Normandía de ‘Salvar al soldado Ryan’ no supone tal impacto, mucho menos si tenemos en cuenta que después han venido productos como ‘Juego de Tronos’ que no escatima en crudeza y realidad.

 

Fuera de los primeros 30 minutos de película, ‘Salvar al soldado Ryan’ se vuelve una película más, sin ofrecer nada demasiado diferente como para encontrarnos ante la mejor película bélica de la historia. A pesar de ello, es un producto fácil de consumir y de seguir, aun durando 170 minutos, casi 3 horas.

Tom Hanks protagoniza esta cinta. Su trabajo, como soldado frío y distante, es de admirar. Consigue mantener un protagonismo férreo a pesar de estar rodeado de personajes variopintos. En el lado opuesto está Matt Damon (Marte), cuyo personaje no da mucho de sí y que tampoco aporta demasiado.

En la cinta encontramos a una larga retahíla de actores en papeles muy diversos. Desde el soldado que comienza inocente pero termina por convertirse en cruel, Jeremy Davies; al francotirador Barry Pepper (El corredor del laberinto: Las pruebas), o el médico Giovanni Ribisi (Ted). Vin Diesel (Guardianes de la galaxia), Bryan Cranston (Pequeña Miss Sunshine) y Paul Giamatti (12 años de esclavitud) también hacen aparición en la película.

El trabajo de Spielberg es bueno. Innegable que el maestro es un gran cineasta. Consigue que una película larga, y que podría haber caído en la monotonía más absoluta, se vuelva una pieza entretenida. Pero, de nuevo, hay que remontarse a los minutos iniciales de la película para encontrar el mayor aliciente para seguir viendo ‘Salvar al soldado Ryan’. El trabajo de Spielberg, filmando con absoluta maestría la escena de la playa, da cuenta del nivel de este director.

A destacar el humor que impregna toda la película. Podemos estar ante una de las cintas más duras de la historia, sí, pero los momentos cómicos se convierten en puntos a destacar en la narración. Tal vez, y con permiso de la escena de la playa, otra vez, sean los momentos que hacen de esta película algo más.

Finalmente, decir que la cinta estuvo nominada a Mejor película en los Óscars. Pues bien, Hollywood volvió a meter la pata como ya lo hizo cuando dejó sin la preciada estatuilla a Apocalypse Now, película con muchas similitudes a esta. El gran premio del cine de 1998 se lo llevó ‘Shakespeare in love’, ver para creer.

Lo mejor: la secuencia del desembarco en Normandía.

Lo peor: Matt Damon.

Ver Post >
‘El cazador’, no es una película sobre la guerra, es sobre la amistad

EL CAZADOR

Título original: The Deer Hunter

Año: 1978

Duración: 183 minutos

País: Estados Unidos

Director: Michael Cimino

Guion: Deric Washburn

Música: Stanley Myers

Fotografía: Vilmos Zsigmond

Reparto: Robert De Niro, Christopher Walken, Meryl Streep, John Savage, John Cazale,George Dzundza, Chuck Aspegren, Amy Wright, Joe Grifasi y Rutanya Alda

Productora: EMI Films

Género: Drama / Bélico

Tres amigos, amantes de la caza, y que trabajan como obreros en una fábrica de fundición de acero de Pennsylvania, pasan juntos las últimas horas antes de despedirse para ir a luchar como voluntarios a la guerra de Vietnam, un conflicto bélico que les cambiará a todos la vida para siempre. (FilmAffinity)

Independientemente de su mensaje, ‘El cazador’ es una de las más grandes películas jamás hechas sobre la amistad. Encuadrada dentro del escenario de la Guerra de Vietnam, y sin la necesidad de relatar la historia desde la crudeza más absoluta como Apocalypse Now, ‘El cazador’ sobrevive como una oda a la camaradería, al compañerismo y a la supervivencia.

En ‘El cazador’ encontramos un gran reparto, aunque el que sobresale sobre todos es Christopher Walken. Su actuación como secundario eclipsa completamente a un Robert De Niro (Joy) protagonistas y una Meryl Streep (Mamma Mia!) que poco a poco iba creciendo hasta convertirse en el monstruo interpretativo que es hoy en día. Walken se llevó merecidamente el Óscar al mejor actor secundario, por uno de los papeles más memorables que el cine recuerda.

Con un ritmo pausado, ‘El cazador’, dibuja su camino como una película que muestra como el ser humano se tiene que ir levantando de cada zarpazo que le va dando la vida. En la película, los 3 protagonistas masculinos, cada uno a su manera, se vuelven víctimas de la decisión que tomaron de alistarse para ir a combatir a Vietnam. Cada uno pagará las consecuencias de esa decisión, y obligará a los demás a tener que sobrellevarlas también.

La película de Michael Cimino, fallecido el pasado domingo, ha pasado a la historia con letras grandes, no es para menos. Es una de las historias más cruentas y desgarradoras que se han narrado jamás en Hollywood. Los 183 minutos de metraje, que pueden parecer excesivos, son 3 horas de la vida condensada, del proceso de maduración de las personas y de la lucha contra los demonios de uno mismo, de tener que empezar de cero cuando no se puede volver a empezar de cero.

Cimino, dirigió 7 películas en toda su vida, quedando relegado de la industria por sus fracasos con ‘Las puertas del cielo’ y ‘El año del dragón’, por sus extravagantes exigencias y continuos problemas con guionistas, actores, productores y demás personal del cine. En 2002 el ministro de cultura francés le nombró Caballero de las Artes y las Letras.

Para la posteridad dejó Cimino su gran obra, ‘El cazador’, con escenas memorables como las de la ruleta rusa en la cabaña del río, la escena final entre Walken y De Niro en Saigón o el regreso de De Niro de Vietnam a casa evitando todo contacto con sus amigos y familia. En esos pequeños detalles que inundan el profundo guion de ‘El cazador’ está la gran riqueza de esta obra que se llevó a casa 5 Óscars (mejor película, mejor director, mejor actor secundario, mejor sonido y mejor montaje) del total de 9 a los que optaba.

Lo mejor: es uno de los mejores retratos sobre la amistad que Hollywood ha hecho jamás.

Lo peor: su duración puede hacerse excesiva, sobre todo si no consigue captar la atención del espectador.

Ver Post >
‘Apocalypse Now’, brillante retrato sobre el horror y el delirio de la guerra

APOCALYPSE NOW

Título original: Apocalypse Now

Año: 1979

Duración: 153 minutos

País: Estados Unidos

Director: Francis Ford Coppola

Guion: John Milius y Francis Ford Coppola

Música: Carmine Coppola y Francis Ford Coppola

Fotografía: Vittorio Storaro

Reparto: Martin Sheen, Marlon Brando, Robert Duvall, Frederic Forrest, Laurence Fishburne,Sam Bottoms, Albert Hall, Dennis Hopper, G.D Spradlin, Christian Marquand,Harrison Ford, Aurore Clément, Cynthia Wood, Colleen Camp, Damien Leake, Herb Rice, James Keane y Scott Glenn

Productora: United Artists

Género: Bélico / Drama

El Capitán Willard es un oficial de los servicios de inteligencia del ejército estadounidense al que se le ha encomendado en Camboya la peligrosa misión de eliminar a Kurtz, un coronel renegado que se ha vuelto loco. En el corazón de la selva, en un campamento sembrado de cabezas cortadas y cadáveres putrefactos, la enorme y enigmática figura de Kurtz reina como un buda despótico sobre los miembros de la tribu Montagnard, que le adoran como a un dios. (FilmAffinity)

Estrenada cuatro años después del final de la Guerra de Vietnam (1959-1975) e inspirada en la novela ‘El corazón de las tinieblas’ de Joseph Conrad, ‘Apocalypse Now’ supuso la culminación de la época más dorada de su director, Francis Ford Coppola. El cineasta encadenó las dos primeras partes de ‘El Padrino’, aclamadas por público y crítica, con este relato sobre el horror de la guerra ambientado en Vietnam. Coppola pasaría después por una década desafortunada, con títulos menores y acumulando deudas por sus fracasos en taquilla. En los años 90 renacería con la tercera parte de ‘El Padrino’ y ‘Drácula de Bram Stoker’, para volver a un segundo plano de la actividad, más centrada en producir que en dirigir.

Coppola nos dejó una obra maestra en ‘Apocalypse Now’, una historia durísima, cruel y directa sobre “el horror” (repetido dos veces al final de la cinta por Marlon Brando) de la guerra. ‘Apocalypse Now’ lleva a la pantalla el delirio extremo al que lleva la guerra a sus partícipes. La cinta es larga, más si se visiona la director’s cut version (‘Apocalypse Now Redux’, estrenada en 2002), que incluye 49 minutos de material que se quedó fuera en la versión inicial, pero resulta el más espeluznante e inquietante retrato de la guerra.

El rodaje de la cinta fue eterno, se alargó hasta dos años, incluyendo otro largo periodo de montaje previo y posterior al rodaje, cuatro años en total. Los miembros del equipo tuvieron que trabajar bajo condiciones extremas, en decorados que se embarraban, inundaban y caían. Cuentan que Martin Sheen, el protagonista de la cinta, sufrió un ataque al corazón durante el rodaje de la película. En un pequeño papel encontramos al debutante Harrison Ford, muy al inicio de la película, que poco después se convertiría en toda una estrella a nivel mundial gracias a su participación en la trilogía original de ‘Star Wars’ y, sobre todo, a ‘Indiana Jones’, su personaje más icónico, elegido recientemente como el mejor personaje de la historia del cine.

Con los nombres de Marlon Brando (‘Un tranvía llamado deseo’) y Robert Duvall (‘El Juez’) como principales reclamos de la película, se nos presenta un casting amplio, variopinto y en forma. Brando y Duvall cuentan con dos papeles breves, pero claves en la cinta. El personaje de Duvall es el Teniente Coronel Kilgore, un excéntrico mando del ejército estadounidense, obsesionado con el surf y con una fuerte personalidad. Para el recuerdo queda la frase que Duvall pronunciaba: “me gusta el olor del Napalm por la mañana”.  Kilgore representa a esos militares decadentes, de dudosa valía y excesiva suerte (para seguir viviendo), que disfrutan haciendo la guerra.

Brando interpreta a Walter E. Kurtz, el personaje sobre el que oímos hablar durante toda la película, pero que no aparece hasta que falte apenas media hora para los títulos de crédito. Kurtz no está mucho más cuerdo que el personaje de Duvall, aunque es posible razonar con él, pero representa la resignación, el abandono y la soledad de quien goza del poder. Brando, con kilos de más y la cabeza rapada, no nos presenta al personaje de su vida, pero siempre es un lujo tener en una película a uno de los grandes actores de la historia. Marlon Brando, no en vano, es uno de los tres actores (junto a Charles Chaplin y Marilyn Monroe) que entró en la lista de las 100 personalidades clave del siglo XX de la revista Time, siendo el único de ellos que estaba vivo para poder ver el ejemplar de la famosa revista. Coppola convenció al actor para trabajar durante un mes en el rodaje de la cinta por 3,5 millones de dólares, una cantidad desorbitada en aquella época.

En el papel protagonista está Martin Sheen, para quien no lo conozca es el padre del polémico Charlie Sheen. Ramón Antonio Gerardo Estévez, su nombre real (es hijo de emigrantes gallegos), interpreta al Capitán Willard, el encargado de llevar a cabo la misión de encontrar y acabar con el régimen de Kurtz. El personaje de Sheen, poco expresivo, es el de un hombre curtido en la batalla, pero que conoce lo que es volver a casa, sentirse fuera de lugar, arrastrar las secuelas de lo vivido durante la guerra, la representación del llamado Síndrome de Vietnam. La escena inicial de Sheen en el hotel, donde se hace un corte, es totalmente real, el actor se cortó de verdad.

En principio el personaje de Willard iba a ser interpretado por Harvey Keitel, pero después de varias secuencias rodadas con él el director decidió prescindir del actor y voló hasta Los Ángeles para convencer a Sheen, que rechazó en un primer momento participar en la película por estar rodando con Scorsese. Sheen ya impresionó a Coppola en su audición para ser Michael Corleone, personaje que finalmente recaería en Al Pacino, que también fue barajado para aparecer en ‘Apocalypse Now’ y que rechazó debido al mal recuerdo que guardaba de rodar en la selva de la República Dominicana en ‘El Padrino II’, donde cayó enfermo.

La película es una secuencia de descarnadas escenas bélicas (como la mítica de los helicópteros y el Napalm al ritmo de la ‘Cabalgata de las valquirias’ de Wagner) y un reflexivo viaje por la jungla vietnamita, rodado en Filipinas. Un guion profundo, filosófico y, en ciertos momentos, grandilocuente, hacen de ‘Apocalypse Now’ una cinta para recordar, donde el único problema es su excesiva duración, haciéndose pesadas algunas escenas intermedias.

Lo mejor: guion, narración, BSO y el personaje de Robert Duvall.

Lo peor: excesiva duración.

Ver Post >
Sobre el autor Asier Manrique
Comunicador, periodista y blogger. Amante de la música, el cine, la televisión... Escribo El Fotograma para compartir mi pasión por el cine, cine clásico y actual, de todos los géneros.

Otros Blogs de Autor